Página:Camana pedagogia social.djvu/54

Esta página ha sido corregida


al hombre. Es de bondad, de indulgencia, de alegría, de amor humano", nos enseña Renan.

Aceptemos, como verdad fundamental, que la educación sexual debe tener una base religiosa.

Pero, ¿cuál? ¿Qué criterio pragmático nos permitirá reconocer cuándo una idea, cuándo un sentimiento religioso son o no verdaderos, es decir, son o no humanos?

Todo sentimiento, toda idea religiosa es buena, eleva la espiral ascendente de la vida, cuando expande la conciencia de la fuerza individual, cuando facilita la comunión de la energía interna con la energía externa; cuando eleva, cuando exalta la personalidad haciéndola más digna ante ella misma; cuando guía hacia ese amor que nos procura el sentimiento más elevado de potencia; cuando acrecienta la confianza en nosotros mismos; cuando, al individualizarnos cada vez más, nos hace más y más universales; cuando despierta y aviva el orgullo de vivir dignamente la vida, el orgullo de castigarnos y de recompensarnos a nosotros mismos por la sola aprobación o reprobación interna; el orgullo de sentirnos causa activa en busca del ideal individual, social o cósmico — ahora que es moda el hacer gala de profesar esa reviviscencia del fatalismo encarnada en el incompleto determinismo actual.

Se acrecenterá, así, la admiración del cosmos ante la potencia infinita en él desplegada, núcleo de la religiosidad.

Todo sentimiento, toda idea religiosa que marque