Página:Camana pedagogia social.djvu/197

Esta página ha sido validada


LA EDUCACION Y LA GUERRA

No en nombre del altruísmo sino del egoísmo bien entendido —única y real virtud— proponemos esta solución al problema de la guerra.

Como la peste, como la prostitución, como el dogma imperante de obediencia, la guerra es hoy por hoy uno de esos llamados males necesarios para los que se procuran inmediatos remedios y mediata higiene que en un porvenir tan cercano como sea posible los suprima o los reduzca a su mínimum.

La guerra existe porque, a despecho de inyecciones de instrucción, el hombre es aún animal falto de cultura, es aún bárbaro, es aún salvaje.

No hay sino que aprovechar esa fuerza, esa energía que lo muestra aún joven, rico en vida, y encauzarla por medio de una cultura intensiva y extensiva — conste que no hablamos de instrucción cuya abundancia sin base apropiada cultural constituye serio peligro. Prueba al caso: En la actual guerra, ciencias y artes convergen a matar más a mansalva y, lo que es peor, a crear un ideal guerrero para el devenir humano.

Convencidos estamos de que la higiene reducirá