Página:Camana pedagogia social.djvu/19

Esta página ha sido corregida


acontece para burla y escarnio de nuestra pobre inteligencia; ni lo débil robusto; ni las aspiraciones más nobles serán precisamente, por una estupenda inversión de valores morales, las que depriman y amengüen la voluntad del ser. Las superioridades, las verdades, los triunfos se impondrán sin demostración, por sí mismos, por el hecho de existir.

Sí la elección de la vida entre aquello que la propaga y robustece y aquello que la amengua y desvirtúa no puede ser dudosa; lo bueno, lo justo, lo verdadero es lo favorable a la vida; lo malo, lo injusto, lo falso, lo que a ella se opone. Y al preguntarse Reyles si cabe una concepción religiosa de la vida semejante al ideal cristiano o una ilusión neo-romántica que surja del descreimiento como la pintada mariposa del gusano vil, me atrevo a responder: sí, surgirá un ideal nuevo y no será "una de esas mentiras saludables que en otrora fueron propicias al interés vital para producir el espejismo encantador; que daban a la existencia una razón de ser y le marcaban imperiosamente un derrotero". Será un ideal, hijo del instinto más potente, de aquél aún ineducado, del que rige a la vida entera desde que por él es engendrada. El ideal será, hijo del instinto de pro-creación humana, integralmente orientado.

Es ley de desarrollo en la vida el vestir la realidad instintiva, y por ello sabiamente, con velos de ilusión tanto más cambiantes y espesos cuanto más íntimamente relacionados están los hechos con