Página:Algunas consideraciones sobre filosofía y enseñanza de la matemática.djvu/10

Esta página ha sido corregida



Es indudable que causará sorpresa el hecho de sucederse, con rapidez notoria, una colección extensa de publicaciones matemáticas, sin tiempo material casi, para elaborar las ideas y presentarlas bien depuradas y con el rigor formal exigido, en una exposición sintética, que ofrezca las ideas ordenadas, sin repeticiones, ni omisiones, defectos en los cuales se incurre fácilmente, sobre todo cuando hoy la Matemática ha extendido sus ramas de un modo tan considerable; impidiendo esta circunstancia el recorrer, con resultados satisfactorios, todas ellas.

Pero el estado actual de nuestra enseñanza, mejor dicho, el quietismo intelectual á que nos hallamos sometidos, que entraña graves peligros, exige un movimiento rápido, una evolución casi instantánea que nos haga recuperar el tiempo perdido.

La experiencia nos ha hecho ver cómo varían los objetos de estudio en cada época, que alteran según las necesidades creadas por el movimiento de la sociedad. Hoy, los estudios de las ciencias positivas exigen una preferencia, que no se ha notado en las universidades españolas.

Se impone una transformación radical en los estudios, cuya base es la Matemática, principiando por ésta.

La marcada desproporción en que se hallan estos estudios en nuestras universidades y las de otras naciones, impone, por lo menos, el presentarla á la consideración de quienes pueden encauzar nuestras orientaciones científicas por buen camino.

Y este era el objeto de la publicación fracasada, por falta de auxilios, de la Nueva Enciclopedia, mediante la que pretendíamos dar