Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/291

Esta página no ha sido corregida
280

del conocieron su gran yerro y culpa, comenzaron á ponerse en huida, y los de caballo y los peones españoles y indios nuestros amigos siguieron el al- cance, y mataron á muchos, y prendió y cautivó muchas mujeres y niños, que se dieron por escla- vos; aunque movido á compasion, no quiso matar ni destruir cuanto pudiera, y aun antes que de allí partiese hizo recoger la gente que quedaba, y que se viniesen á su pueblo; y así, está hoy muy pobla- do y arrepentido de lo pasado. El dicho alguacil mayor pasó adelante cinco ó seis leguas á una po- blacion de Tascaltecal, que es la más junta á los términos de Celúa, y allí halló á los españoles y gente que traían los bergantines. E otro día que llegó, partieron de allí con la tablazón y ligazon dellos, la cual traían con mucho concierto más de ocho mil hombres, que era cosa maravillosa de ver, y así me parece que es de oir, llevar trece fustas diez y ocho leguas por tierra; que certifico á vues- tra majestad que deudo la avanguarde á la retre- guarda habia bien dos leguas de distancia. E como comenzaron su camino llevando en la delantera ocho de caballo y cien españoles, y en ella y en los la- dos por capitanes de más de diez mil hombres de guerra á Yutecad y Teutipil (1), que son dos se- Ñores de los principales de Tascaltecal; y en la re-

(1) Aintecatl y Teutepil en la vanguardia y Calobime- catl en la retaguardia; estos eran de los principales de Tlax- cala