Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/281

Esta página no ha sido corregida
270

O

les dejaron el campo, y fueron quemando y ma- tando en ellos. Y fecho esto, y desembarazado aquel camino, los de Calco salieron á recibir á los españoles, y los unos y los otros so holgaron mucho. E los principales dijeron que me querian venir á ver y hablar; y así, se partieron, y vinieron á dormir á Tesáico; y llegados, vinieron ante mí aquellos principales con dos hijos del señor de Calco, y diéronnos obra de trecientos pesos de oro en piezas, y dijéronme cómo su padre era fallecido, y que al tiempo de su muerta les habia dicho que la mayor pena que llevaba era no verme primero que murie- se, y que muchos dias me habia estado esperando; y que los habia mandado que, luego como yo á es- ta provincia viniese, me viniesen á ver y me tu- viesen por su padre: y que como ellos habian sabi- do de mi venida á aquella ciudad de Tesáico, luego quisieran venir á verme, pero que por temor de los de Culúa no habian osado; y que tampoco en- tonces osaran venir, si aquel capitan que yo habia enviado no huhiera llegado á su tierra, y que cuando se hubiesen de volver á ella, les habia de dar otros tantos españoles para los volver en salvo. E dijéronme que bien sabia yo que nunca en guer- ra ni fuera della habian sido contra mí, y que tam- bien sabia cómo al tiempo que los de Culúa com- batian la fortaleza y casa de Temixtitan, y los españoles que yo en ella habia dejado cuando me