Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/267

Esta página no ha sido corregida
256

y que de su parte me rogaban que en su tierra no hiciese ni consintiese hacer daño alguno; porque de los daños pasados que yo habia recibido, los culpantes eran los de Temixtitan, y no ellos, y que ellos querian ser vasallos de vuestra majestad y nuestros amigos, porque siempre guardarian y con- servarian nuestra amistad; y que nos fuésemos á la ciudad, y que en sus obras conoceriamos lo que comiamos en ellos. Yo les respondí con las lenguas que fuesen bien venidos; que yo holgava con toda paz y amistad suya; y que ya que ellos se ex- cusaban de la guerra que me habian dado en la ciudad de Temixtitan, que bien sabian que á cinco ó seis leguas de allí de la ciudad de Tosáico (1), en ciertas poblaciones á ella sujetas, me habian muerto la otra vez cinco de caballo y cuarenta y cinco peones, y más de trescientos indios de Tas- calcecal que venian cargados, y nos habian tomado mucha plata y oro y ropas y otras cosas; que por tanto, pues no se podian excusar desta culpa, que la pena fuese volvernos lo nuestro; é que desta manera, aunque todos eran dignos de muerte por haber muerto tantos cristianos, yo queria paz con ellos, pues me convidaban á ella; pero que de otra.

(1) Tezinco fué reino separado del de México antes de ve- nir Cortés, que perdió su monarca por la división que hubo cuando quisieron heredarle tres hermanos, y el último rey de Tezcuco fué Nezchualpilí, padre del señor que mandaba cuando entró Hernan Cortés.