Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/264

Esta página no ha sido corregida
253

raba aquel camino. E comenzaron á pasar adelan- te; y como vieron que duraba mucho, detuviéronse, y con uno do los peones ficiéronme saber lo que habian visto; y como yo traía la avanguarda con la gente de caballo, encomendándonos á Dios, segui- mos por aquel mal camino (1) adelante, y envié á decir á los de la retroguarda que se diesen mucha priesa y que no tuviesen temor, porque presto sal- driamos á lo raso. E como encontré á los cuatro de caballo, comenzamos de pasar adelante, aunque oon harto estorbo y dificultad; y al cabo de media legua plugo á Dios que abajamos á lo raso, y alli me reparé á esperar la gente, y llegados, díjeles á todos que diesen gracias á nuestro Señor, pues nos habia traido en salvo hasta allí, de donde comen- zamos á ver (2) todas las provincias de México y Temixtitan que están en las lagunas y en torno dellas. Y aunque hubimos mucho placer en las ver, considerando el daño pasado que en ellas habiamos recibido, representósenos alguna tristeza por ello, y prometimos todos de nunca della salir sin victo- ria, ó dejar allí las vidas, Y con esta determinacion íbamos todos tan alegres como si fuéramos á cosa de mucho placer, Y como ya los enemigos nos sin- tieron, comenzaron de improviso á hacer muchas y grandes ahumadas por toda la tierra; y yo torné

(1) Y tan mala, que es admiracion que bajasen por él. (2) Desde la falda del volcan se ve á México en un dia claro.

CARTAS DE HERNAN CORTES —TOMO I.— 25