Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/263

Esta página no ha sido corregida
252

curaron de seguir su camino, y cuanto más iban, más cerrados de pinos y de rama le hallaban. E como por todo el puerto iba muy espeso de árboles y matas grandes, y el camino hallaban con aquel es- torbo, pasaban adelante con mucha dificultad (1); é viendo que el camino estaba de aquella manera, hubieron muy gran temor, y creían que tras cada árbol estaban los enemigos. E como á causa de las grandes arboledas no se podian aprovechar de los los caballos, cuanto más adelante iban, más el te- mor se les aumentaba. E ya que desta manera ha- bian andado gran rato, uno de los cuatro de caba- llo dijo á los otros: Hermanos, no pasemos más adelante si os parece, que será bien, y volvamos á decir al capitan el estorbo que hallamos, y el peli- gro grande en que todos venimos por no nos poder aprovechar de los caballos; y si no, vamos adelante; que ofrecida tengo mi vida á la muerte tan bien como todos, hasta dar fin á esta jornada. E los otros respondieron que bueno era su consejo, pero que no les parecia bien volver á mí hasta, ver al- guna gente de los enemigos, ó saber qué tanto du-

(1) A doce leguas de México, poco más, están los dos vol- canes, el más alto es de fuego, el otro es de agua, y le lla- man la Sierra; y en alguna ocasion ha arrojado gran copia de aguas, que han asustado á México; el de Orizaba es más alto, y el de Toluca es muy frio: estos tres principales volca- nes de México, Orizaba y Toluca se están viendo desde lo alto.