Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/256

Esta página no ha sido corregida
245

de dos ó tres días en su ciudad, me partí para la de Tascaltecal, que está á seis leguas; y llegado á ella, allí juntos todos los españoles y los de la ciudad, y hubieron mucho placer con mi venida. E otro dia todos los señores desta ciudad y provincia me vinieron á hablar y me decir cómo Magiscacin (1); que era el principal señor de todos ellos, habia fallecido de aquella, enfermedad de las viruelas (2); y bien sabian que por ser tan mi amigo me pesaria mucho; pero que allí quedaba un hijo suyo de hasta doce ó trece años, y que á aquel pertenecía el señorío del padre; que me rogaban que á él, como á heredero, se lo diese; y yo, en nombre de vuestra majestad lo hice así, y todos ellos quedaron muy contentos.

Cuando á esta ciudad llegué, hallé que los maestros y carpinteros de los bergantines se daban mucha prisa en hacer la ligazon y tablazon para ellos, y que tenian hecha razonable obra; y luego proveí de enviar á la villa de la Veracruz por todo el fierro y clavazon que hubiese, y velas y jarcia y otras cosas necesarias para ellos; y proveí, porque no habia pez, la hiciesen ciertos españoles en una sierra

(1) Gobernador de Tlaxcala, señor de Ocotelulco: sirvió mucho á Cortés y le Lespedó en su casa, y se llamó Lorenzo en el bautismo.

(2} Las viruelas era un mal no conocido entre los indios, y dicen que le trajo un negro de Narvaez. (Torquemada, tomo I, lib. 4, cap. 80.)