Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/253

Esta página no ha sido corregida
242

venido habían sido desbaratados, y hablaron con el capitan que se halló con el desbarato, y se les certificó que si iba al dicho rio de Pánuco, no podía ser sin recibir mucho daño de los indios. Y estando así en el puerto con determinación de se ir al dicho rio, comenzó un tiempo y viento muy recio, y hizo la nao salir, quebradas las amarras, y fue á tomar puerto doce leguas la costa arriba de la dicha villa, á un puerto que se dice San Juan; é allí, despues de haber desembarcado toda la gente y siete ó ocho caballos y otras tantas yeguas que traían, dieron con el navío á la costa, porque hacia mucha agua; y como esto se me hizo saber, yo escribí luego al capitan del haciéndole saber cómo á mí me habia pesado mucho, de lo que le habia sucedido, y que yo había enviado á decir al teniente de la dicha villa de la Veracruz, que á él y á la gente que consigo traía hiciese muy buen acogimiento y les diese todo lo que habían menester, y que viesen qué era lo que determinaban, y que si todos ó algunos dellos se quisiesen volver en los navíos que allí estaban, que los diese licencia y les despachase á su placer. Y el dicho capitan y los que con él vinieron determinaren de se quedar y venir adonde yo catana; y del otro navío no hemos sabido hasta agora; y como há ya tanto tiempo, tenemos harta duda de su salvamento; plega á Dios lo haya llevado á buen puerto. Estando para me partir de aquella provincia de Tepeaca, supe cómo dos provincias que se dicen