Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/235

Esta página no ha sido corregida
224

los vivos, aunque de los muertos algo ocupado; y llegamos á los aposentos y albergues que tenían he- chos en el campo nuevamente, que en tres partes que estaban, parecía cada una dellos una razonable villa; porque, demas de la gente de guerra, tenian mucho aparato de servidores y forocimiento para su real; porque, segun supe despues, en ellos habia personas principales., lo cual fué todo despojado y quemado por los indios nuestros amigos, que certi- fico á vuestra encra majestad que había ya juntos de los dichos nuestros amigos más de cien mil hom- bres (1). Y con esta victoria, habiendo echado to- dos los enemigos de la tierra, hasta los pasar alien- de unas puentes y malos pasos que ellos tenian, nos volvimos á la ciudad, donde de los naturales fuimos bien recibidos y aposentados; é descansamos en la dicha ciudad tres dias, de que teniamos bien necesidad. En este tiempo vinieron á se ofrecer al real ser- vicio de vuestra majestad los naturales de una po- blacion grande que está encima de aquellas sierras, dos leguas de donde el real de los enemigos esta- ba, y tambien al pié de la sierra donde he dicho que sale aquel fumo, que se llama esta poblacion Ocupatuyo (2). E dijeron que el señor que allí te- nian se habia ido con los de Culúa al tiempo que

(1) Por estas acciones de los de Huauquechula se les han concedido muchos privilegios y se les conservan el dia de hoy. (2) Ocuituco, que está al pié del volcan.