Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/223

Esta página no ha sido corregida
212

veinte dias curándome de las heridas (1) que traía, porque con el camino y mala cura se me habia em- peorado mucho, en especial las de la cabeza, y ha- ciendo curar asimismo á los de mi compañía que estaban heridos: algunos murieron, así de las heri- das como del trabajo pasado, y otros quedaron mancos y cojos, porque traían muy malas heridas, y para se curar habia muy poco refrigerio, é yo asimismo quedé manco de dos dedos de la mano izquierda.

Viendo los de mi compañía que eran muertos

muchos, y que los que restaban quedaban flacos y heridos y atemorizados de los peligros y trabajos en que se habian visto, y temiendo los por venir, que estaban á razon muy cercanos, fuí por muchas veces requerido dellos que me fuese á la villa de la Veracruz, y que allí nos haríamos fuertes antes que los naturales de la tierra, que teniamos por amigos, viendo nuestro desbarato y pocas fuerzas, se confederasen con los enemigos, y nos tomasen los puertos que habíamos de pasar, y diesen en nosotros por una parte y por otra en los de la villa de la Veracruz, y que estando todos juntos, y allí los navíos, estariamos más fuertes y nos podriamos mejor defender, puesto que nos acometiesen, hasta tanto que enviásemos por socorro á las islas.

(1): Cortés fué herido gravemente una vez en la cabeza,

otra en una pierna y otra en una mano.