Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/221

Esta página no ha sido corregida
210

escapado, de que fueron muy contentos, y me fui con ellos á la dicha cuidad, donde asimismo halla- mos buen recebimiento; y Magiscacin me trajo una cama de madera encasada (1), con alguna ropa de la que ellos tienen, en que durmiese, porque ningu- na trajimos, y á todos hizo reparar de lo que él tuvo y pudo. Aquí en esta ciudad habia dejado ciertos enfermos, cuando pasé á la da Temixtitan, y ciertos criados mios con plata y ropas mias y otras cosas de casa y provisiones que yo llevaba, por ir mas des- ocupado, si algo se nos ofreciese; y se perdieron to- das las escrituras y autos que yo habia hecho con los naturales destas partes, é quedando asimismo toda la ropa de los españoles que conmigo iban, sin llevar otra cosa mas de lo que llevaban vestido, con sus camas; é supe cómo habia venido otro criado mio de la villa de la Veracruz, que traía mantenimientos y cosas para mí, y con él cinco de caballo y cuaren- ta y cinco peones; el cual habia llevado asimismo consigo á los otros que yo allí habia dejado con toda la plata y ropa y otras cosas, asi mias como de mis compañeros, con siete mil pesos de oro fundido que yo habia dejado allí en dos cofres, sin otras joyas, y más otros catorce mil pesos de oro en pie- zas que en la provincia de Tuchitebeque se habian

(1) Encasar es, segun Covarrubias, volver un hueso á, su lugar, y por lo bien hecho, pudo usar Cortés este término para la cama; aunque es natural que dijese encajar, que es usado en obras de taracea.