Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/220

Esta página no ha sido corregida
209

selo por la mucha necesidad en que nos viamos. En este pueblo estuve tres dias, donde me vinieron á ver y hablar Magiscacia y Sicutengal y todos los señores de la dicha provincia y algunos de la de Guasuciego (1), los cuales mostraron mucha pena por lo que nos habia acaecido, é trabajaron de me consolar (2), diciéndome que muchas veces ellos me habian dicho que los de Culúa eran traidores y que me guardase dellos, y que no lo habia querido creer. Pero que pues yo habia escapado vivo, que me alegrase; que ellos me ayudarian hasta morir para satisfacerme del daño que aquellos me habian hecho; porque, demas de les obligar á ello ser va- sallos de vuestra alteza, se dolian de muchos hijos y hermanos que en mi compañía les habian muer- to, y de otras muchas injurias que los tiempos pa- sados dellos habian recibido; y que tuviese por cier- to que me serian muy ciertos y verdaderos amigos hasta la muerte. E que pues yo venia herido, y to- dos los demás de mi compañía muy trabajados, que nos fuésemos á la ciudad, que está cuatro leguas deste pueblo, é que allí descansariamos, y nos cu rarian y nos repararian de nuestros trabajos y can- sancio. E yo se lo agradecí, y acepté su ruego, y les dí algunos pocas cosas de joyas que se habian

(1) Huajocingo, otra de las señorías é repúblicas. (2) Esta prueba de fidelidad y honradez de estas señorías é digna de alabar, y más viendo á Hernan Cortés herido, deshechos los suyos, pobres y muertos da hambre.