Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/210

Esta página no ha sido corregida
199

pasar, y me fué forzado de revolver solo contra mis enemigos, y con aquello fice algun tanto de lugar para que los caballos pudiesen pasar; y yo hallé la puente desembarazada, y pasé, aunque coa harto trabajo, porque habia de la una parte á la otra ca- si un estaño de saltar con el caballo; los cuales, por ir yo y él bien armados, no nos hirieron, mas de atormentar el cuerpo. E así quedaron aquella noche con victoria y ga- nadas las dichas cuatro puentes; é yo dejé en las otras cuatro buen recaudo, y fui á la fortaleza, y hice hacer una puente de madera, que llevaban cuarenta hombres; y viendo el gran peligro en que estábamos y el mucho daño que cada dia los indios nos hacian, y temiendo que tambien deshiciesen aque- lla calzada como las otras; y deshecha, era forzado morir todos; y porque todos los de mi compañía fuí requerido muchas veces que me saliese, é porque todos ó los mas estaban heridos, y tan mal, que no podian pelear, acordé de lo hacer aquella noche, é tomé todo el oro y joyas de vuestra majestad que se podian sacar, y púselo en una sala, y allí lo en- tregué en ciertos lios á los oficiales de vuestra al- teza, que yo en su real nombre tenia señalados, y á los alcaldes y regidores y á toda la gence que allí estaba, les rogué y requerí que me ayudasen á lo sacar y salvar, é dí una yegua mia para ello, en la cual se cargó tanta parte cuanta yo podia llevar; é señalé ciertos españoles, así criados mios como da