Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/203

Esta página no ha sido corregida
192

rodeleros, y más de tres mil indios de los naturales de Tascaltecal, que habia venido conmigo y servían á los españoles; y llegados á una puente, pusimos los ingenios arrimados á las paredes de unas azo- teas, y ciertas escalas que llevábamos para las su- bir; y era tanta la gente que estaba en defensa de la dicha puente y azoteas, y tantas las piedras que de arriba tiraban, y tan grandes, que nos descon- certaron los ingenios y nos mataron un español y hirieron muchos, sin les poder ganar un paso, aunque puñábamos mucho por ello, porque pelea- mos desde la mañana fasta medio día, que nos vol- vimos con harta tristeza á la fortaleza. De donde cobraron tanto ánimo, que casi á las puertas nos llegaban, y tomaron aquella mezquita grande, y en la torre más alta y principal della se subieron fasta quinientos indios, que segun me pareció, eran per- sonas principales. Y en ella subieron mucho man- tenimiento de pan y agua y otras cosas de comer, y muchas piedras; ó todos los más tenian lanzas muy largas con unos hierros de pedernal (1) más anchos que los de las nuestras, y no menos agudos; é de allí hacian mucho daño á la gente de la forta- leza, porque estaba may cerca della. La cual dicha torre combatieron los españoles dos ó tres veces y la acometieron á subir; y como era muy alta y te-

(1) En mi librería tengo dos puntas de pedernal destas lanzas, de largo de más de un palmo, y tan fuertes y pene- trantes como hierro.