Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/119

Esta página no ha sido corregida
108

lo ladrillado, tan ancho, que pueden ir por él cuatro paseándose, y tiene de cuadra cuatrocientos pasos, que son en torno mil y seiscientos. De la otra parte del anden, hácia la pared de la huerta, va todo labrado de cañas con unas vergas, y detras dellas todo de arboledas y yerbas olorosas, y dentro del alberez hay mucho pescado y muchas aves, así como lavancos (1) y cercetas y otros géneros de aves de agua; y tantas, que muchas veces casi cubren el agua. Otro dia despues que á esta ciudad llegúe, me partí, y á media legua andada entré por una calzada que va por media desta dicha laguna dos leguas, fasta llegar á la gran ciudad de Temixtitan, que está fundada en medio de la dicha laguna; la cual calzada es tan ancha como dos lanzas, y muy bien obrada; que pueden ir por toda ella ocho de caballo á la par, y en estas dos leguas de la una parte y de la otra de la dicha calzada están tres ciudades, y la una dellas, que se dice Mesicalsingo (2), está fundada la mayor parte della dentro de la dicha laguna, y las otras dos, que se llaman la una Niciaca y la otro Huchilohuchico (3),


(1) Son inmemorables los lavancos ó patos que hoy se matan en la laguna de varios modos; uno con una escopeta ó fusil muy grande, que llaman los indios esmeril, otro cubriéndose los indios la cabeza con un casco de calabazas, y el cuerpo dentro del agua, los engañan y cogen por las patas; otro con redes, de noche. (2) Mexicalzingo. (3)Hoy se llama Churubusco, antes Ocholoposco.