Página:13 Cartas del Famoso Conquistador Hernán Cortés.pdf/113

Esta página no ha sido corregida
102

é á su embajada le respondí que si en mi mano fue- ra volverme, que yo lo hiciera por facer placer á Muteczuma; pero que yo habia venido en esta tier- ra por mandado de vuestra majestad, y que de la principal cosa que della me mandó le hiciese rela- cion, fué del dicho Muteczuma (1) y de aquella su gran ciudad, de la cual y dél habia mucho tiem- po que vuestra alteza tenia noticia; y que le dije- sen de mi parte que le rogaban que mi ida á le ver tuviese por bien, porque della á su persona ni tier- ra ningun daño, antes pro, se le habia de seguir, y que despues que yo le viese, si fuese su voluntad todavía de no me tener en su compañía, que yo me volveria; y que mejor dariamos entre él y mí ór- den en la manera que en el servicio de vuestra al- teza él la habia de tener, que por terceras personas, puesto que ellos eran tales, á quien todo crédito se debia dar; y con esta respuesta se volvieron. En este aposento que he dicho, segun las apariencias que para ello vimos y el aparejo que en él habia, los indios tuvieron pensamiento que nos podrian ofender aquella noche, y como ge la sentí puse tal recaudo, que conociéndolo ellos, mudaron su pen- samiento, y muy secretamente hicieron ir aquella noche mucha gente que en los mentes que estaban

(1) El rey de España no podia saber de Muteczuma, pero sí es muy cierto que á Cortés le mandó le hiciese relacion de todo; y así, no mintió.