Página:120 años de la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.djvu/28

Esta página ha sido validada
Biblioteca del Congreso Nacional de Chile — 28

ministros del anterior Presidente de la República, don Manuel Bulnes Prieto (1841-1851). Varas, luego, lo sería también de Montt Torres y juntos conformarían una dupla famosa en la educación y la política chilena.

Con estos antecedentes, don Pedro no podía ser menos y así, en 1870, se recibió de abogado y seis años después fue electo diputado suplente por Petorca y más adelante propietario, en 1879. Su partido político era el Nacional, también llamado Montt-Varista.

Y don Pedro no estaba ajeno a la problemática de las bibliotecas. Por esos años, su hermano Luis era un reconocido bibliófilo, poseedor de una gran biblioteca y así el diputado supo, además, valorar su importancia como entidades formadoras con visión de futuro. Años después, don Luis Montt llegaría a ser Director de la Biblioteca Nacional.

Pero en 1879, los avatares de la política chilena los monopolizaría la Guerra del Pacífico librada entre Chile y los aliados Perú y Bolivia. Las urgencias del sangriento conflicto durarían hasta 1884, tras el triunfo final de las armas chilenas.

Durante toda a contienda, el Congreso Nacional de Chile no dejó de sesionar, manteniendo la continuidad de la legislatura y la estabilidad de su sistema presidencial democrático representativo.

Y así, mientras Gobierno y oposición defendían sus legítimas diferencias políticas en lo interior, aunaban esfuerzos consensuadamente para hacer frente a las necesidades de una contienda bélica para la cual el país no estaba preparado. Había que movilizar, reclutar, adiestrar, apertrechar, armar, transportar ejército y marina en un mínimo de tiempo y en todo el país, sin dejar de lado la marcha del régimen institucional.

De modo que cuando en 1883, el diputado Pedro Montt M., se encontraba de viaje por Europa “coadyuvando” en el esfuerzo por incrementar el fondo bibliográfico de la biblioteca de la Cámara de Diputados, aún no se apagaban los ecos de las batallas de la guerra del Pacífico, a la sazón desarrollándose en los Andes peruanos.

Pero Pedro Montt no estaba de visita protocolar en Francia y otros países