Oro y ébano: 038


Regreso al pasadoEditar




I

Dilatada llanura, dilatada

perspectiva campestre, amplio horizonte

pleno de azul purísimo, cascada

refundida en los ámbitos del monte!


Viejo trapiche, rustico bohío

recostado en las frondas, solariega

casa de campo, turbulento rio,

valle profundo, solitaria vega!


Tronco en que me senté con ella, acanto

cuya sombra profusa amparó nuestro

fugaz amor, tan vivo como santo!


Vuéstro soy con mi vida y con mi estro...

vuéstro, vuéstro será mi mejor canto

y mi último suspiro será vuéstro!


II

¡Lejanía del tiempo, lejanía

de mi niñez y de mi adolescencia!

Oasis de mi virgen alegría,

sagrario de mi cándida inocencia!


Terrores infantiles, sueños vagos

de glorias y de númenes ignotos,

paseos por la orilla de los lagos,

pláticas a la sombra de los sotos!


Primero, único amor! Ánfora llena

de miel de rosas y del azul de cielo,

horas de luz en que la vida es buena,


acercamiento a Dios...

La frente inclino,

nacen las alas en mis hombros, vuelo...

y torno a recorrer todo el camino!


Oro y ébano de Julio Flórez
A Bogotá -

A la torre de Panamá (La antigua) - Canción - Candor -
Décima - El barquero misterioso - El entierro de Lila - El poder del canto -
En el monte - Introducción (Al poeta) - La desahuciada - La novia eterna -
Las manos de mi madre - Los besos en los ojos - Ocaso y orto - Paisaje de verano -
Primera aurora - Regreso y adiós a la ciudad - Soneto - Tu alma -
Tu pañuelo - A Colombia - A una niña - Canciones -
Como las olas - Dos amarguras de distinta fuente - El canto del cisne - El hermano Jorge Pombo -
En el divan - Estrellas - La balada inédita - La hurí del pescador -
La ondina - Lo que dirán los ángeles - Más allá - Ósculo tropical -
Pordioseros de amor - Regreso al pasado - Solos - Sumersión -
Tu cuerpo - ¡Lejos! (Oro y ébano) -