Abrir menú principal

No para mí, del arrugado invierno

No para mí, del arrugado invierno de Andrés Bello



 No para mí, del arrugado invierno
 rompiendo el duro cetro, vuelve mayo
 la luz al cielo, a su verdor la tierra,
 No el blando vientecillo sopla amores
 o al rojo despuntar de la mañana
 se llena de armonía el bosque verde.
 Que a quien el patrio nido y los amores
 de su niñez dejó, todo es invierno.