No hay burlas con el amor (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de No hay burlas con el amor.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada




Personas que hablan en ella:
 
• Don ALONSO de Luna, galán
• Don JUAN de Mendoza, galán
• MOSCATEL, gracioso
• Don LUIS, galán
• Don DIEGO, galán
• Don PEDRO Enríquez, viejo y padre de las dos damas
• Doña BEATRIZ, dama
• Doña LEONOR, dama
• INÉS, criada


Pág. 1 de 11
No hay burlas con el amor Acto 1 Pedro Calderón de la Barca


Salen Don ALONSO de Luna y MOSCATEL muy triste

ALONSO:

          ¡Válgate el diablo! ¿Qué tienes,
          que andas todos estos días
          con mil necias fantasías?
          Ni a tiempo a servirme vienes,
          ni a propósito respondes;
          y, por errarlo dos veces,
          si no te llamo, pareces,
          y si te llamo, te escondes.
          ¿Qué es esto? Dilo.

MOSCATEL:

          ¡Ay de mí!
          Suspiros que el alma debe.

ALONSO:

          Pues ¿un pícaro se atreve
          a suspirar hoy así?

MOSCATEL:

          Los pícaros ¿no tenemos
          alma?

ALONSO:

          Sí, para sentir,
          y con rudeza decir
          de su pena los extremos;
          mas no para suspirar;
          que suspirar es acción
          digna de noble pasión.

MOSCATEL:

          Y ¿quién me puede quitar
          la noble pasión a mí?

ALONSO:

          ¡Qué locuras!

MOSCATEL:

          ¿Hay, señor,
          más noble pasión que amor?

ALONSO:

          Pudiera decir que sí;
          mas, para ahorrar la cuestión
          que "no" digo.

MOSCATEL:

          ¿Que no? Luego,
          si yo a tener amor llego,
          noble será mi pasión.

ALONSO:

          ¿Tú, amor?

MOSCATEL:

          Yo amor.

ALONSO:

          Bien podía,
          si aquí tu locura empieza,
          reírme hoy de tu tristeza
          más que ayer de tu alegría.

MOSCATEL:

          Como tú nunca has sabido
          qué es estar enamorado;
          como siempre has estimado
          la libertad que has tenido,
          tanto, que en los dulces nombres
          de amor fueron tus placeres
          burlarte de las mujeres
          y reírte de los hombres;
          como jamás a ninguna
          quisiste, y más te acomodas
          a engañar, señor, a todas
          que hacer elección de una;
          como eres (en el abismo
          de amor jugando a dos manos,
          potente rey de romanos)
          mal vencedor de ti mismo,
          de mí te ríes, que estoy
          de veras enamorado.

ALONSO:

          Pues yo no quiero criado
          tan afectuoso. Hoy
          de casa te has de ir.

MOSCATEL:

          Advierte...

ALONSO:

          No hay para qué advertir.

MOSCATEL:

          Mira...

ALONSO:

          ¿Qué querrás decir?

MOSCATEL:

          Que se ha trocado la suerte
          al paso, pues siempre dio
          el teatro enamorado
          el amo, libre el criado.
          No tengo la culpa yo
          de esta mudanza, y así
          deja que hoy el mundo vea
          esta novedad, y sea
          yo el galán, tú el libre.

ALONSO:

          Aquí
          hoy no has de quedar.

MOSCATEL:

          ¿Tan presto,
          que aun de buscar no me das
          otro amo tiempo?

ALONSO:

          No hay más
          de irte al instante.

                             Sale don JUAN

JUAN:

          ¿Que es esto?

MOSCATEL:

          Es pagarme mi señor
          el tiempo que le he servido
          con haberme despedido.

JUAN:

          ¿Con Moscatel tal rigor?

ALONSO:

          Es un pícaro, y ha hecho
          la mayor bellaquería,
          bajeza y alevosía
          que cupo en humano pecho,
          la más enorme traición
          que haber pudo imaginado.

JUAN:

          ¿Qué ha sido?

ALONSO:

          ¡Hase enamorado!
          Mirad si tengo razón
          de darle tan bajo nombre,
          pues no hace alevosía,
          traición ni bellaquería,
          como enamorarse un hombre.


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 2 de 11
No hay burlas con el amor Acto 1 Pedro Calderón de la Barca



JUAN:

          Antes pienso que por eso
          le debierais estimar,
          que diz que es dicha alcanzar,
          y yo por tal lo confieso.
          ¿Criados enamorados?
          Un hombre que se servía
          de dos mozos, y los veía
          necios y desaliñados,
          nada en su enmienda buscaba
          como es decirlos a ratos:
          "¡Enamoraos, mentecatos!"
          que estándolo, imaginaba
          que cuerdos fuesen después,
          y aliñados; y, en efecto,
          ¿qué acción, qué pasión, qué
          afecto,
          decid, si no es amor, es
          el que al hombre da valor,
          el que le hace liberal,
          cuerdo y galán?

ALONSO:

          ¡Pesia tal!
          De los milagros de amor
          la comedia me habéis hecho,
          que fue un engaño culpable,
          pues nadie hizo miserable,
          de avaro y cobarde pecho
          al hombre, si no es amor.

JUAN:

          ¿Qué es lo que decís?

ALONSO:

          Oíd,
          y este discurso advertid;
          veréis cuál prueba mejor.
          El hombre que enamorado
          está, todo cuanto adquiere
          para su dama lo quiere,
          sin que a amigo ni a criado
          acuda, por acudir
          a su gusto; luego es
          miserable amando, pues
          no es, ni se puede decir
          virtud, lo que no es igual,
          y miserable no ha habido
          mayor, que el que sólo ha sido
          con su gusto liberal.
          Que hace osados es error,
          pues nadie contra su fama
          entra en casa de su dama
          que no entre con temor.
           ¡Cuántos cobardes han sido
          de miedo de no perdellas;
          cuántos, mirando por ellas,
          mil desaires han sufrido!
          Luego, si gusto u honor
          hacen sufrir y callar,
          nadie me podrá negar
          que hace cobardes amor.
          Pues si privan los sentidos
          los favores o desprecios,
          bien claro está que hace necios,
          puesto que hace divertidos;
          pues que si se llega a ver
          o desdeñado o celoso
          el hombre más cuidadoso
          de lucir y parecer,
          desde aquel punto se deja
          descaecer, sin acudir
          al parecer y al lucir,
          y sólo aliña su queja.
          Luego amor en sus cuidados
          hace, con causas mudables,
          cobardes y miserables,
          necios y desaliñados.
          Y en fin, sea así o no sea así,
          no quiero mozo que ama
          y que, por servir su dama,
          deje de servirme a mí.

JUAN:

          A vuestra sofistería
          nada quiero responder,
          don Alonso, por no hacer
          agravio a la pena mía
          del amor; y si en su historia
          discurro, temo quedar
          vencido, y no quiero dar
          yo contra mí la victoria.
          A buscaros he venido
          para consultar con vos
          un pesar; mas viendo, ¡ay Dios!,
          que de mi amor ha nacido,
          le callaré, porque quien
          da a un criado tal castigo,
          mal escuchará a un amigo.

ALONSO:

          No escuchará sino bien;
          que no es todo uno, don Juan,
          ser vos el enamorado,
          o el bergante de un criado;
          que vos sois noble, galán,
          rico discreto y, en fin,
          vuestro es amar y querer;
          mas ¿por qué ha de encarecer
          el amor la gente ruín,
          y a quién no da enojo y risa
          que haya en el mundo (¡qué errores!)
          quien diga con hambre amores,
          y requiebre sin camisa?
          Y porque sepáis de mí
          que trato de un mismo modo
          burlas y veras, a todo
          me tenéis, don Juan, aquí.
          Salte allá fuera.

JUAN:

          Dejad
          que me escuche Moscatel,
          porque a vos os busco y a él.

ALONSO:

          Pues, proseguid.


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 3 de 11
No hay burlas con el amor Acto 1 Pedro Calderón de la Barca



JUAN:

          Escuchad:

             Ya, don Alonso, sabéis
          cuán rendido prisionero
          de la coyunda de amor,
          el carro tiré de Venus,
          tan fácil victoria suya
          que no sé cuál fue primero,
          querer vencer o vencerme,
          que un tiempo sobró a otro tiempo.
          Ya sabéis que la disculpa
          de tan noble rendimiento
          fue la beldad soberana,
          fue el soberano sujeto
          de doña Leonor Enríquez,
          hija del noble don Pedro
          Enríquez, de quien mi padre
          amigo fue muy estrecho.
          Este, pues, milagro hermoso,
          este, pues, prodigio bello
          es la dicha que conquisto,
          es la gloria que deseo.
          No os digo que venturoso
          amante, ¡ay de mí!, merezco
          favores suyos, que fuera
          descortés atrevimiento
          que los merezco decir;
          que aunque es verdad que los tengo,
          tenerlos es una cosa,
          y otra cosa merecerlos.
          Y así, que los tengo, digo;
          que los merezco, no puedo;
          que es conseguir lo imposible
          dicha, y no merecimiento.
          Con este engaño, llevado
          en las alas del deseo,
          lisonjeado de la noche,
          aplaudido del silencio,
          festejado de las sombras,
          a quien más favores debo
          que al sol, que a luz, que al día,
          vivo de saber que muero,
          hasta que más declarado
          pueda a rostro descubierto
          pedirla a su noble padre,
          de quien no dudo ni temo
          que me la dé, porque iguales
          haciendas y nacimientos,
          no hay que esperar, donde amor
          tiene hechos los conciertos.
          La causa de no pedirla
          y casarme desde luego
          con ella, es (aquí entra agora
          la pensión de este contento,
          el subsidio de esta dicha,
          y el azar de aqueste encuentro)
          tener Leonor una hermana
          mayor, y como no es cuerdo
          discurso querer que case
          a la segunda primero,
          no me declaro con él,
          porque si a pedirle llego
          alguna de sus dos hijas
          (que claro está que no tengo
          de decir a la que adoro),
          por ser la mayor, es cierto
          que me ha de dar a Beatriz;
          y si digo que no quiero
          sino a Leonor, es hacer
          sospechoso mi deseo,
          despertando la malicia
          que hoy yace en profundo sueño,
          y quizá perder la entrada
          que agora en su casa tengo,
          si no es ya que está perdida
          con el más triste suceso
          de amor, que me pasó anoche,
          pues la pena con que vengo
          buscándoos... Oídme, que aquí
          os he menester atento.
          Beatriz, de Leonor hermana,
          es el más raro sujeto
          que vio Madrid, porque en él,
          siendo bellísima, y siendo
          entendida, están echados
          a perder, por los extremos
          de una extraña condición,
          belleza y entendimiento.
          Es doña Beatriz tan vana
          de su persona, que creo
          que en su vida a ningún hombre
          miró a la cara, teniendo
          por cierto que allí no hay más
          que verle ella y caerse muerto;
          de su ingenio es tan amante
          que, por galantear su ingenio,
          estudió latinidad
          e hizo en castellano versos;
          tan afectada en vestirse
          que en todos los usos nuevos
          entra, y de ninguno sale.
          Cada día por lo menos
          se riza dos o tres veces,
          y ninguna a su contento.
          Los melindres de Belisa,
          que fingió con tanto acierto
          Lope de Vega, con ella
          son melindres muy pequeños;
          y con ser tan enfadosa
          en estas cosas, no es esto
          lo peor, sino es hablar
          con tan estudiado afecto
          que critica impertinente
          varios poetas leyendo;
          no habla palabra jamás
          sin frase y sin rodeos;
          tanto que ninguno puede
          entenderla sin comento.
          La lisonja y el aplauso
          que la dan algunos necios,
          tan soberbia, tan ufana
          la tienen que, en un desprecio
          de la deidad del amor,
          comunera es de su imperio.
          Este tema a todas horas,
          este enfado a todos tiempos
          aborrecible la hacen
          tanto, que no hay dos opuestos
          tan contrarios como son
          las dos hermanas, haciendo
          por instantes el estrado
          la campaña de su duelo.
          Ha dado, pues (yo no sé
          si es necia envidia o si celo),
          en asistir a Leonor,
          de suerte que no hay momento
          que no ande al alcance suyo,
          sus acciones inquiriendo
          tanto que al sol de sus ojos
          es la sombra de su cuerpo.
          Anoche, pues, en su calle
          entré embozado y secreto,
          y, haciendo al balcón la seña
          donde hablar con Leonor suelo,
          la ventana abrió Leonor,
          y yo a la ocasión atento
          llegué a hablarla; pero apenas
          la voz explicó el concepto
          que estudiado y no sabido
          no me cabía en el pecho,
          cuando tras ella Beatriz
          salió, y con notable estruendo
          la quitó de la ventana,
          dos mil locuras diciendo,
          que si yo entendí el estilo
          con que las dijo, sospecho
          que fueron que ella a su padre
          diría el atrevimiento.
          No sé si me conoció,
          y así cuidadoso temo
          el saber o no saber
          en qué ha parado el suceso,
          por cuya causa no voy
          a visitarle, temiendo
          su enojo; pero tampoco
          a dejar de ir me resuelvo,
          porque si acaso ha llegado
          a su noticia mi intento,
          la vida del dueño mío
          no dudo que corra riesgo.
          Y así, porque en irme o estarme
          hay peligro, elijo un medio,
          que es enviar este papel
          disimulado y secreto,
          que aun no va de letra mía,
          para cuyo efecto quiero
          a Moscatel que le lleve,
          valiéndose de su ingenio,
          y se la dé a Inés, criada
          de Leonor, porque no siendo
          conocido por criado
          mío, no hay que tener miedo.
          Y así que le deis licencia,
          don Alonso, es lo que os ruego,
          y que conmigo en la calle
          os halléis, porque si llego
          a saber que está Leonor
          en peligro, estoy resuelto
          a sacarla de su casa
          aunque todo el mundo entero
          lo estorbe; y para esta acción
          he elegido el valor vuestro.
          Mi amigo sois, don Alonso,
          y bien conocido tengo
          que las burlas del buen gusto
          son las veras del acero.
          No como amante os obligo,
          no como amigo os pretendo;
          como caballero, sí,
          pues basta ser caballero
          para que a un hombre valgáis
          que está a vuestras plantas puesto.



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 4 de 11
No hay burlas con el amor Acto 1 Pedro Calderón de la Barca



ALONSO:

          Moscatel, ese papel
          toma; en casa de don Pedro
          Enríquez, con la invención
          que te ofreciere tu ingenio,
          entra, y dale a esa criada
          que ha dicho don Juan.

JUAN:

          ¿Tan presto
          lo dispones?

ALONSO:

          Si ha de ser,
          ¿cuánto es mejor que sea luego?
          Toma el papel; con nosotros
          ven.

MOSCATEL:

          (Aunque aquí temer puedo Aparte
          el peligro, pues Inés
          --que es de mis sentidos dueño--
          es la que voy a buscar,
          amor me dé atrevimiento.

ALONSO:

          Guiad agora hacia la calle.

JUAN:

          (¡Qué amigo tan verdadero!)
Aparte

ALONSO:

          (¡Qué amores tan enfadosos!)
Aparte
          "Sí me oyeron, no me oyeron."
          ¡Bien haya yo, que en mi vida
          he enamorado con riesgo,
          sino dama a todo trance,
          sino moza a todo ruedo,
          que a la primera visita
          llamo recio y hablo recio!
          Y el haber en mí o no haber
          o temor o atrevimiento
          no consiste en más razón
          que haber o no haber dinero.

Vanse por una puerta y salen por otra

JUAN:

          Ésta es la calle. Porque
          no nos vean, estaremos
          en algún portal mejor.

Salen don LUIS y don DIEGO,
y pasan quitándose los sombreros

ALONSO:

          Decís bien; mas ¿quién son éstos
          que parece que la casa
          de Leonor miran atentos?

JUAN:

          Éste es un don Luis Osorio,
          a quien muy continuo veo
          en la calle aquestos días,
          y ha dado, ¡viven los cielos!,
          en cansarme.

ALONSO:

          Pues ¿hay más
          de que también le cansemos
          nosotros a él?

JUAN:

          Dejadle,
          que no es de estas cosas tiempo.
          Pasemos de largo, y no
          demos qué decir.

ALONSO:

          Pasemos,
          aunque con tantas figuras
          pueda ser hombre.

Vanse don LUIS y don DIEGO

JUAN:

          [a MOSCATEL]
          Tú luego
          darás la vuelta, y darás
          el papel a Inés.

MOSCATEL:

          Me temo...

JUAN:

          No hay qué temer, que aquí estamos
          a la vista. Éntrate presto.

Vanse don JUAN, MOSCATEL, y don ALONSO,
y salen don LUIS y don DIEGO por
la otra puerta, mirando a las ventanas

LUIS:

          Ésta es la capaz esfera,
          éste el abreviado cielo
          de la más bella deidad
          y del planeta más bello
          que vio el sol desde que nace
          en joven golfo de fuego
          hasta que abrasado muere
          en cana hoguera de hielo;
          y con ser tal su hermosura,
          en ella ha sido lo menos,
          porque pudiera ser fea
          en fe de su entendimiento.

DIEGO:

          Y en fin, ¿mujer tan discreta
          servís para casamiento?

LUIS:

          Por conveniencia y amor
          la sirvo y la galanteo,
          para cuyo efecto ya
          han de tratarlo mis deudos.

DIEGO:

          Pues no sé si lo acertáis.

LUIS:

          ¿Por qué no, si en ella veo
          virtud, hacienda y nobleza,
          gran beldad y gran ingenio?

DIEGO:

          Porque el ingenio la sobra;
          que yo no quisiera, es cierto,
          que supiera más que yo
          mi mujer, sino antes menos.

LUIS:

          Pues ¿cuándo el saber es malo?

DIEGO:

          Cuando fue el saber sin tiempo.
          Sepa una mujer hilar,
          coser y echar un remiendo,
          que no ha menester saber
          gramática, ni hacer versos.


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 5 de 11
No hay burlas con el amor Acto 1 Pedro Calderón de la Barca



LUIS:

          No es ejercicio culpable
          donde es tan noble el exceso
          que no tiene inconveniente.

DIEGO:

          Ni yo que le tenga pienso,
          pues antes sé lo contrario
          del rigor y del desprecio
          con que os trata.

LUIS:

          Ese desdén
          adoro. La vuelta demos
          a la calle; no otra vez
          pasen esos caballeros
          que ya miro con cuidado.

DIEGO:

          Vamos, pues.

LUIS:

          ¡Hermoso centro
          de la ingratitud que adoro!
          Presto a tus umbrales vuelvo,
          porque el galán que en la calle
          de su dama a todos tiempos
          no vive, violento vive,
          bien como vive violento
          el pez fuera de las ondas,
          el ave fuera del viento,
          fuera de la tierra el bruto,
          el rayo fuera del fuego,
          la flor fuera de la rama,
          la voz, fuera del aliento,
          fuera del alma la vida,
          y el alma fuera del cielo.

  Vanse, y salen LEONOR e INÉS, criada

LEONOR:

          ¿Está mi hermana vestida?

INÉS:

          Tocándose ahora quedó,
          y por no pudrirme yo
          de ver cuán desvanecida
          pide uno y otro consejo,
          a su espejo la dejé.

LEONOR:

          ¡Qué necio con ella fue,
          a todas horas, su espejo!

INÉS:

          ¿Cómo necio?

LEONOR:

          ¿No lo es
          quien a gusto en un pesar
          no sabe un consejo dar
          a quien se le pide, Inés?
          Pues si Beatriz le ha pedido
          mil consejos cada día,
          y a tan continua porfía
          nunca a gusto ha respondido,
          muy necio es.

INÉS:

          Ahora reparo
          la causa.

LEONOR:

          ¿Cuál puede ser?

INÉS:

          No se deben de entender,
          porque ella habla culto, él claro;
          y así se están todo el día
          porfiando los dos.

LEONOR:

          ¡Quién fuera
          tan feliz que no tuviera
          más cuidado! ¡Ay, Inés mía,
          con cuánto temor estoy
          de que aquestas melindrosa,
          esta crítica enfadosa,
          a mi padre cuente hoy
          lo que anoche me escuchó
          al balcón hablar!

INÉS:

          Supuesto
          que haber salido hoy tan presto
          mi señor de casa, dio
          lugar para prevenir
          el lance, y que no ha tenido
          tiempo de haberlo sabido,
          procuremos desmentir
          su malicia con alguna
          invención.

LEONOR:

          Ya he imaginado
          y digo que no he hallado
          a propósito ninguna,
          porque ¿cómo la he de hallar,
          si ella misma quién vio, fue,
          a don Juan?

INÉS:

          Lo que se ve
          es lo que se ha de negar,
          con brío y con desenfado,
          procurando deshacerlo;
          lo que no llegan a verlo,
          señor, se está negado.

LEONOR:

          El medio ¡ay de mí! mejor
          que me ofrece el pensamiento
          es, Inés, con rendimiento,
          dueño hacerla de mi amor,
          de mi empleo y mi esperanza,
          pues es hacer en efeto
          puerta de hierro a un secreto
          el hacer de él confianza.

INÉS:

          Y eso es lo que sucedió
          a un galán que enamoraba
          una dama donde estaba
          un clérigo que los vio.
          El clérigo no tenía
          en materia del callar
          buena fama en el lugar
          y viendo el riesgo que había
          de que a todos lo dijese,
          haciendo del ladrón fiel,
          se fue a confesar con él
          porque hablarlo no pudiese.


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 6 de 11
No hay burlas con el amor Acto 1 Pedro Calderón de la Barca



LEONOR:

          Eso mismo intento yo.

INÉS:

          Sí, pero esta santa liga
          a los clérigos obliga
          pero a las clérigas, no.

LEONOR:

          Pues, ¿qué he de hacer, ¡ay de mí!
          Inés, si esta industria sola
          es la que me queda?

Sale BEATRIZ con un espejo, mirándose en él

BEATRIZ:

          ¡Hola!
          ¿No hay una fámula aquí?

INÉS:

          ¿Qué es lo que mandas?

BEATRIZ:

          Que abstraigas
          de mi diestra liberal
          este hechizo de cristal
          y las quirotecas traigas.

INÉS:

          ¿Qué son quirotecas?

BEATRIZ:

          ¿Qué?
          Los guantes. ¡Que haya de hablar
          por fuerza en frase vulgar!

INÉS:

          Para otra vez lo sabré.
          Ya están aquí.

BEATRIZ:

          ¡Cuánto lidio
          con la ignorancia que hay!
          ¡Hola Inés!

INÉS:

          ¿Señora?

BEATRIZ:

          Tray
          de mi biblioteca a Ovidio,
          no el Metamorfosis, no,
          ni el Arte amandi, pedí,
          el Remedio amoris, sí,
          que ése le investigo yo.

INÉS:

          Pues ¿cómo he de conocer
          libro, si es que eso has pedido,
          si aun el cartel no he sabido
          de una comedia leer?

BEATRIZ:

          Oscura, idiota y lega,
          ¿no te medra cada día
          la concomitancia mía?

LEONOR:

          (Agora mi papel llega).
Aparte
          Hermana...

BEATRIZ:

          ¿Quién me habla así?

LEONOR:

          Quien a tus pies obediente
          viene a arrojarse.

BEATRIZ:

          Deténte;
          no te apropincues a mí,
          que empañarás el candor
          de mi castísimo bulto,
          y profanarás el culto
          de las aras de mi honor;
          porque mujer que fió
          del caos de la sombra fría
          y, en descrédito del día,
          nocturno amor aceptó,
          no mirar consiga atento
          mi semblante a voz profana,
          pues víbora será humana
          que con su, inficione, aliento.

LEONOR:

          Beatriz discreta y hermosa,
          mi hermana eres.

BEATRIZ:

          Eso no,
          que tener no puedo yo
          hermana libidinosa.

LEONOR:

          ¿Qué es libidinosa, hermana?

BEATRIZ:

          Una hermana que al farol
          trémulo, virrey del sol,
          osa abrir una ventana,
          y, susurrando por ella
          a voz media y labio entero,
          da qué decir a un lucero,
          da qué callar a una estrella.
          Pero yo minoraré
          el escándalo que has hecho,
          diciendo al paterno pecho
          sacrilegios de tu fe.
          Un devoto anoche vi...

LEONOR:

          ¿Y conocístele?

BEATRIZ:

          No,
          ni pudo ser, porque yo,
          ¿Qué másculo conocí?

LEONOR:

          Pues yo te quiero decir
          quién era, y con el intento
          que me habló.

BEATRIZ:

          ¡Qué atrevimiento!
          ¿Tal insulto había de oír?

LEONOR:

          Pues aunque oírlo no quieras,
          lo has de oír, porque también
          no está a mi decoro bien
          que tú con locas quimeras
          te persuadas a que ha sido
          liviandad lo que honor fue.

BEATRIZ:

          ¿Honor?

LEONOR:

          Oye.

BEATRIZ:

          No daré
          direto a tu voz mi oído.

LEONOR:

          Pues direto o no direto,
          todo has de escucharlo ya.

BEATRIZ:

          Oído por fuera, será
          clandestino tu secreto,
          y no puedo error tan mucho
          cometer.


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 7 de 11
No hay burlas con el amor Acto 1 Pedro Calderón de la Barca



LEONOR:

          Si hablando estoy...

BEATRIZ:

          Aspid al conjuro soy;
          no lo escucho, no lo escucho.

Vase BEATRIZ

LEONOR:

          ¡Oye!... Mas ¿quién ahí ha entrado?

INÉS:

          A mi señor buscar.

LEONOR:

          Mira quién es, mientras va
          mi desdicha y mi cuidado
          siguiendo una fiera.

Vase LEONOR y sale MOSCATEL

MOSCATEL:

          (Amor, Aparte
          ¡qué cobarde eres conmigo,
          pues aun no valen contigo
          las leyes de embajador!)

INÉS:

          ¿Es posible que has tenido,
          Moscatel, atrevimiento
          de entrar hasta este aposento?

MOSCATEL:

          Sin saber qué me ha movido
          a haber entrado hasta aquí,
          rigor es anticipado...

INÉS:

          Pues ¿no basta haber entrado?

MOSCATEL:

          Sí y no.

INÉS:

          Pues ¿cómo no y sí?

MOSCATEL:

          No, pues no sabes a qué;
          sí, pues enojada estás;
          no, pues presto lo sabrás;
          sí, pues tarde lo diré;
          y aunque pude haber venido
          de tu hermosura llamado,
          traído de mi cuidado
          y del tuyo distraído,
          a darte aqueste papel
          vengo, que don Juan me envía,
          ya que a mi cuidado fía
          lo que a Leonor dice en él;
          que por no ser conocido
          por criado suyo yo,
          con el papel me envió
          si ya la causa no ha sido
          conocer de mi dolor,
          saber de mi mal severo,
          que de amor no es buen tercero
          el que no sabe de amor.

INÉS:

          Pues di que el papel me diste
          y que a Leonor le daré;
          y vete presto, porque
          temerosa, ¡ay de mí triste!,
          de que Beatriz...

MOSCATEL:

          Yo me iré;
          que aunque adoro tu presencia,
          las leyes de tu obediencia
          tan constante observaré
          que a precio de su rigor
          compraré el desprecio mío,
          y a costa de tu desvío
          mereceré tu favor.

INÉS:

          Bien pudiera responderte
          que tan ingrata no he sido
          como te habré parecido;
          pero tiéneme de suerte
          el temor de verte aquí
          que dejo para después
          la respuesta. Vete pues,
          que tiempo... Mas ¡ay de mí!,
          mi señor por la escalera
          sube. Aquí no me ha de hallar,
          viéndote conmigo hablar.

Vase corriendo INÉS, y sale don PEDRO, viejo

MOSCATEL:

          Oye, aguarda, escucha, espera.

PEDRO:

          ¿Quién ha de esperar y oír?
          ¿Quién aguardar y escuchar?

MOSCATEL:

          Quien me tuviere que hablar
          o yo tenga que decir.

PEDRO:

         ¿Qué hacéis aquí?

MOSCATEL:

          ¿Qué he de hacer?
          ¿Ya vos no lo estáis mirando?

PEDRO:

          ¿Qué no habláis?

MOSCATEL:

          Estoy pensando
          lo que os he de responder.

PEDRO:

          ¿Qué buscáis?

MOSCATEL:

          ¡Que aquesto pase!
          A quien sea mi homicida.

PEDRO:

          ¿Por qué?

MOSCATEL:

          Porque yo en mi vida
          hallé cosa que buscase.

PEDRO:

          ¿Quién sois?

MOSCATEL:

          Habéis preguntado
          en propios términos hoy.
          Un criado honrado soy,
          si hay un honrado criado.

PEDRO:

          ¿A quién servís?

MOSCATEL:

          No serví,
          aunque criado me llamo.

PEDRO:

          ¿Cómo no?

MOSCATEL:

          Como mi amo
          es el que me sirve a mí.

PEDRO:

          Ya es mucha bellaquería
          hablarme de esa manera,
          y ya más plazo no espera
          la justa cólera mía.


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 8 de 11
No hay burlas con el amor Acto 1 Pedro Calderón de la Barca



MOSCATEL:

          (Malo va esto, ¡vive Dios! Aparte
          Si me da con algo aquí,
          ¡miren qué se me da a mí
          que en la calle estén los dos!)

PEDRO:

          Quién sois me habéis de decir,
          qué queréis y qué buscáis,
          y a qué en esta casa entráis,
          o en ella habéis de morir
          a mis manos.

MOSCATEL:

          Si firmado
          habéis la sentencia ciego
          con "ejecútese luego,"
          yo soy Moscatel, criado
          de un don Alonso de Luna.

              Salen al paño don JUAN y don ALONSO

JUAN:

          Pues está allí Moscatel,
          y vimos entrar tras él
          a don Pedro, mi fortuna
          no espera más.

ALONSO:

          Yo dispuesto
          a cuanto suceda estoy.
          A tomar la puerta voy.

PEDRO:

          Proseguid.

                            Llega don JUAN

JUAN:

          Señor, ¿qué es esto?

MOSCATEL:

          Eso sí.

PEDRO:

          (Forzoso es ya Aparte
          reportarme). Este hombre hallé
          aquí. Qué busca, no sé.

JUAN:

          ¿No? Pues él nos lo dirá,
          o a aqueste acero rendido
          morirá.

MOSCATEL:

          ¡Bueno!
[a MOSCATEL]

JUAN:

          (Algo di,
          Moscatel, que importa así.

MOSCATEL:

          (¡Buen socorro me ha venido!)
Aparte
          Un hombre busco, y no hallando
          nadie que me respondiera,
          de escalera en escalera
          me fui poco a poco entrando,
          sin ver a quién preguntar;
          hasta esta parte llegué,
          donde una doncella hallé
          (la verdad en su lugar);
Aparte
          pensando que era ladrón,
          huyó de mí, y a ella era
          el "escucha, aguarda, espera."

JUAN:

          Bien puede tener razón.

PEDRO:

          (Aunque no estoy satisfecho Aparte
          de que me diga verdad,
          fuera necia liviandad
          de mi espada y de mi pecho
          saber don Juan que he tenido
          otra sospecha; y así
          fingir me conviene aquí
          que su disculpa he creído,
          porque menos recatado
          le pueda después seguir,
          saber quién es, y salir
          de una vez de este cuidado).
          Pues, si venís a buscar
          un hombre, ¿por qué os turbó
          el verme a mí?

MOSCATEL:

          Porque yo
          soy muy fácil de turbar.

JUAN:

          Ea, id con Dios.

MOSCATEL:

          Que a los dos
          guarde.
[a MOSCATEL]

JUAN:

          A don Alonso di
          que se quite luego de ahí.

                             Vase MOSCATEL

PEDRO:

          Don Juan, luego vuelvo. Adiós.

JUAN:

          ¿Dónde vais?

PEDRO:

          Vuelvo a buscar
          unas cartas que perdí.

JUAN:

          No habéis de salir de aquí,
          u os tengo de acompañar.

PEDRO:

          (Algo, sin duda, ha entendido
          de mi enojo; fuerza es
          deslumbrarle). Venid pues.

JUAN:

          (Bien hasta aquí ha sucedido,
          pues sin sospechar en mí,
          asistirle a todo puedo).

               Vanse. Salen INÉS, y luego LEONOR


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 9 de 11
No hay burlas con el amor Acto 1 Pedro Calderón de la Barca


INÉS:

          Confusa de mirar quedo
          lo que ha sucedido aquí.
          Informarse tan severo,
          cobrarse tan recatado,
          hablar con él tan pesado,
          y seguirle tan ligero
          muchos efectos han sido.
          No sé qué ha de suceder.

                [Entrando LEONOR dice a BEATRIZ dentro]


LEONOR:

          ¡Válgate Dios por mujer!
          ¡Qué temeraria has nacido!

INÉS:

          Señora, ¿qué te ha pasado;
          que tan colérica vienes?

LEONOR:

          Que no me escuchó Beatriz
          porque ha estado impertinente,
          con más soberbia que nunca,
          tan cansada como siempre.
          Dice que dirá a mi padre
          el suceso.

INÉS:

          Cuando vienen
          los pesares, nunca, ¡ay triste!,
          vienen solos, pues de suerte
          se eslabonan unos de otros
          que, enredándose crueles,
          es víspera del segundo
          el primero que sucede.
          Aquel hombre que dejaste
          aquí, para que supiese
          yo quién era, te buscaba
          a ti, señora, con este
          papel; que don Juan no quiso,
          por el riesgo, que viniese
          criado suyo. El papel
          me dio apenas, cuando quiere
          el cielo que entre tu padre
          y que con el hombre encuentre.
          Llegó al empeño don Juan,
          e hizo que el hombre le diese
          no sé qué necias disculpas;
          pero aunque quiso prudente
          disimular mi señor,
          no pudo, y tras él se vuelve.

LEONOR:

          ¡Qué bien dicen que los males
          son, si hay uno, como el fénix,
          pues es cuna en que uno nace
          la tumba donde otro muere
          Dame el papel, porque quiero
          al instante responderle
          a don Juan en el peligro
          que estoy.

INÉS:

          No le guardes, léele,
          que quizá advertirá algo
          que en tu cuidado aproveche.

LEONOR:

          Dices bien; abrirle quiero,
          que nada en esto se pierde.

          Lee

          "¡Qué mal podré hermoso dueño,
          decirte ni encarecerte...!"

INÉS:

          Tu hermana viene.

LEONOR:

          ¡Ay de mí!

                             Sale BEATRIZ

BEATRIZ:

          ¿Qué misivo idioma es éste
          que ajado ocultas?

LEONOR:

          ¿Yo?

BEATRIZ:

          Sí.

LEONOR:

          No entiendo lo que me quieres
          decir.

BEATRIZ:

          Con vulgar disculpa
          me has obstinado dos veces.
          Ese manchado papel
          en quien cifró líneas breves
          cálamo ansarino, dando
          cornerino vaso débil
          el etíope licor,
          ver tengo.

LEONOR:

          En vano pretendes
          ver el papel, porque fuera
          también ser necia dos veces
          no querer saber de mí
          cuando de oírme te ofendes
          lo que yo quiero decir,
          y querer saber aleve
          lo que pretendo callarte.

BEATRIZ:

          Mi fraternidad no atiende
          a tu lengua, sí a tu acción,
          porque aquélla mentir puede
          y ésta ha de decir verdad;
          y así, en la ocasión urgente,
          si oír lo que quieres no quiero,
          saber sí lo que no quieres.

LEONOR:

          ¿De qué suerte, si no quiero,
          lo has de saber?

BEATRIZ:

          De esta suerte.

                  Ásela el papel y porfían las dos

          Suelta la epístola.

INÉS:

          (No es Aparte
          sino evangelio).


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 10 de 11
No hay burlas con el amor Acto 1 Pedro Calderón de la Barca



LEONOR:

          Aunque intentes
          por fuerza verle, tirana,
          poco podré o no has de verle.

BEATRIZ:

          Deja el papel.

Sale don PEDRO y ellas lo rompen
y se quedan cada una con su pedazo

PEDRO:

          ¿Qué papel
          es? ¿Por qué reñís, aleves?

INÉS:

          (Cayóse la casa, como
Aparte
          dice el fullero que pierde).

PEDRO:

          Suelta este pedazo tú,
          y tú suelta este otro.

LEONOR:

          (Déme
Aparte
          ingenio, Amor).

BEATRIZ:

          El que abstraes
          fragmento a mi mano débil
          te referirá baldones
          que tu pundonor padece.

LEONOR:

          El papel, señor, que miras,
          yo no sé lo que contiene;
          y pues que Beatriz lo sabe,
          ¿quién duda que suyo fuese?
          Leyéndole estaba cuando
          llegué...

BEATRIZ:

          ¿Yo?

PEDRO:

          ¡Calla!

LEONOR:

          Y sin verme,
          llegando con tal cuidado
          (que me le puso de verle),
          quise quitársele, y ella
          me le defendió. No pienses
          que fue atrevimiento en mí,
          que después que sé que tiene
          Beatriz quien la escriba, y quien
          la hable de noche por ese
          balcón, mi virtud me ha dado
          disculpas para atreverme,
          aunque soy menor hermana,
          a tratarla de esta suerte.

INÉS:

         (De mano gana Leonor
Aparte
          cuando un mismo punto tienen...)

PEDRO:

          ¡Por cierto, Beatriz!...

BEATRIZ:

          Ignoro,
          atónita, responderte,
          que me construyó su acento
          estatua de fuego y nieve,
          porque cuanto me acumula
          delito es suyo in especie.

LEONOR:

          Pues ¿aquí no estaba Inés,
          que decir la verdad puede?

BEATRIZ:

          Pues ¿Inés no estaba aquí
          que dirá lo que sucede?

INÉS:

          Yo soy en fin la presencia
          de todo el hecho presente.

PEDRO:

         (¡Ay de mí!, que combatido
Aparte
          de uno y otro mal tan fuerte,
          ambos me están mal, pues ambos
          armados contra mí vienen;
          que al averiguar (¡ay triste!)
          cúya es la culpa evidente,
          no es excusarme la pena,
          pues cuando a saberla llegue,
          tan sitiado mi dolor,
          tan acosado mi suerte,
          tan cercado mi desdicha
          en este lance me tiene,
          que habiendo (¡cielo!) que habiendo
          de morir precisamente
          quién me da muerte sabré,
          mas no excusaré la muerte).
          Vete tú, Beatriz, de aquí;
          y tú, Leonor, de aquí vete.

BEATRIZ:

          Señor, yo...

PEDRO:

          Nada digáis.

LEONOR:

          (Quiera Amor que no confiese Aparte
          el papel lo que yo niego).

BEATRIZ:

          Tú, mentil hermana tienes
          la culpa de todo.

                        Vanse LEONOR y BEATRIZ

PEDRO:

          Inés.

INÉS:

          (Aquí entro agora).
Aparte

PEDRO:

          Deténte.

INÉS:

          (Honor, con quien vengo, vengo).

PEDRO:

          Pues sola el testigo eres,
          ¿quién leía el papel?

INÉS:

          (Yo
          ni quito ni pongo leyes,
          pero hago lo que debo).

PEDRO:

          ¿Qué es lo que dudas? ¿Qué temes?

INÉS:

          (El oficio de críada
          es ayudar a quien miente).
          Señor, poco antes que tú
          llegué yo, sin que pudiese
          de la acción, ni de las voces
          saber cúyo el papel fuese.
          Ésta es la verdad, so cargo
          del juramento que tiene
          hecho cualquiera criada
          en el pleito que refieres.

PEDRO:

          (¿Aun este pequeño alivio
Aparte
          del desengaño, no quiere
          darme el dolor?) Vete, Inés.

INÉS:

          (¡Viva a toda ley quien vence!)
Aparte

                           Vase INÉS


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 11 de 11
No hay burlas con el amor Acto 1 Pedro Calderón de la Barca



PEDRO:

          Que el papel confesará
          cuanto tú y ellas me nieguen.
          Juntar quiero los pedazos
          de esta víbora, esta sierpe,
          que dividido el veneno
          en dos mitades contiene.
Lee
          "¡Qué mal podré, hermoso dueño,
          decirte ni encarecerte
          el cuidado con que estoy
          de que anoche nos oyese
          tu hermana! Avisarme al punto
          que a tu padre se lo cuente,
          para que te ponga en salvo."
          A entrambas a dos conviene
          el papel, para que sea
          hoy mi desdicha más fuerte,
          pues si supiera de una
          que con liviandad procede,
          supiera también de otra
          la virtud, y de esta suerte
          templado estuviera el daño;
          mas para que no se temple,
          quiere el cielo que a ninguna
          crea, y que en las dos sospeche.
          Hallar un criado aquí,
          turbarse (¡ay de mí!) de verme,
          llegar don Juan, y dejarle,
          salir tras él, y perderle,
          volver a casa y hallar
          la confusión que me vence,
          cosas son que han menester
          atenciones más prudentes.
          Y así, pues sé que el criado
          es, si su temor no miente,
          de don Alonso de Luna,
          saber quién es me conviene,
          y atender a sus acciones;
          y hasta que a mis manos llegue
          o desengaño o venganza,
          ¡valedme, cielos, valedme!

                            Vase don PEDRO


FIN DEL ACTO PRIMERO


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 1 de 12
No hay burlas con el amor Acto 2 Pedro Calderón de la Barca


Salen don JUAN, don ALONSO y MOSCATEL

ALONSO:

          De buena salimos.

MOSCATEL:

          Yo
          soy el que salí de buena
          y entré en mala, pues me vi
          ya de la muerte tan cerca.

JUAN:

          Determinarme yo a entrar,
          viendo la ocasión tan cierta,
          tras don Pedro, fue tu dicha.

MOSCATEL:

          Y aun la tuya, pues si dejas
          de entrar, confieso de plano.

ALONSO:

         ¿Eso dices?

MOSCATEL:

          Y aun lo hiciera
          mejor que lo digo.

ALONSO:

          Mira,
          don Juan, si amando hay quien tema.

JUAN:

          Pues ¿un amante es cobarde?

MOSCATEL:

          Mucho más, por ver que arriesga
          una vida que no es suya,
          sino de su hermosa prenda;
          y si es deuda de un amante
          en su servicio perderla,
          ya es de amor estelionato
          hipotecarla a otra deuda.

ALONSO:

          Ya que por don Juan te sufro
          esta locura, este tema,
          y hemos todo el día tratado
          de tus disgustos y penas,
          este rato que el pesar
          firma, si no paces, treguas,
          hablemos de tus amores
          otro poco; ya que es fuerza
          sufrirlos, hagamos de ellos
          entretenimiento. Cuenta,
          Moscatel, quién es tu dama,
          y en qué estado estás con ella.

MOSCATEL:

          En qué estado diré;
          quién es, no.

ALONSO:

          Pues ¿qué recelas?

MOSCATEL:

          Tu condición.

JUAN:

          ¿No soy yo
          seguro?

MOSCATEL:

          No hay cosa cierta.

ALONSO:

          Verdad es que yo he tenido
          por opinión siempre cuerda
          que, para una vez, no hay
          mujer mala, ni comedia,
          como ni para dos veces
          comedia ni mujer buena.
          Verdad es que, en mi concepto,
          todas, hay por qué quererlas,
          y todas, por qué dejarlas;
          y esto bien claro lo prueba
          el refrán: "no vivirás
          ni con ella ni sin ellas."
          Verdad es que la casada
          por fruta vedada, alegra
          bien, como también por fruta
          agridulce la doncella.
          Y pues que de frutas va,
          la viuda a mí me contenta,
          por fruta sin hueso, como
          me refrena la soltera,
          porque, a dos favores, es
          la soltera fruta injerta;
          la fregona, porque es fruta
          más barata, aunque más puerca;
          y a las demás del rebusco,
          ¡lavarlas para comerlas!
          Pero aunque esta condición
          tras su variedad me lleva,
          no por eso a los amigos
          falta la correspondencia.

MOSCATEL:

          Aunque más digas ni hagas
          de esta fruta culebresca,
          el querubín es mi amor,
          que de ti me la defienda.

ALONSO:

          Pues vaya, ¿en qué estado estás?

MOSCATEL:

          Que venturoso merezca
          alguna esperanza, quiso
          mi amor.

ALONSO:

          ¡Agora te diera
          más de dos mil bofetadas
          de buena gana! ¿Qué quieras,
          don Juan? ¿Que yo sufra un loco
          decir cosas como éstas?
          ¿Qué esperanza ni qué amor
          entre quien almohaza y friega?

JUAN:

          Así se conserva el mundo.

ALONSO:

          Sí, mas con malas conservas.

                Sale INÉS, tapada, con un papel



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 2 de 12
No hay burlas con el amor Acto 2 Pedro Calderón de la Barca



INÉS:

          ¿Señor don Juan?

JUAN:

          ¿Quién me llama?

INÉS:

          Yo soy.

JUAN:

          Vengas norabuena,
          Inés.

INÉS:

          Para haberte hallado
          he dado en Madrid mil vueltas.

JUAN:

          ¿Qué ha sucedido, que así
          vienes?

MOSCATEL:

          (Inesilla es ésta; Aparte
          quiera el cielo que mi amo
          no la atisbe ni la vea).

INÉS:

          A darte aqueste papel
          he venido. Adiós.

JUAN:

          Espera;
          le leeré.

Lee don JUAN, y entretanto se pone
MOSCATEL en medio de don ALONSO e INÉS

ALONSO:

          (No tiene, a fe,
Aparte
          mala cara la mozuela).

MOSCATEL:

          ¡Vióla! No daré un ochavo
          por mi honra toda entera.

ALONSO:

          Oye, Moscatel.

MOSCATEL:

          ¿Señor?

ALONSO:

          Si como esta moza fuera
          la tuya, te disculpara,
          si hay disculpa que amor tenga.

MOSCATEL:

          (Celos, vamos poco a poco;
Aparte
          no matéis con tanta priesa).
          ¿Ésta te parece bien?

ALONSO:

          Pues ¿no es bien hermosa ésta
          para fregona?

MOSCATEL:

          No es
          sino muy mala y muy fea.
          Si vieras, señor, la mía,
          pondría el alma que dijeras
          que era el pecado nefando,
          si entraba en su competencia.

ALONSO:

          ¡Viven los cielos, que mientes!

JUAN:

          Ya he leído.

ALONSO:

          ¿Y qué hay?

JUAN:

          Mil quejas
          de Leonor, y en fin me avisa
          que bien puedo ir a verla,
          que no hay sospecha de mí
          por una industria--cuál sea
          no dice--. Después de todo,
          yo volveré a daros cuenta.
          Vamos, Inés.

                             Vase don JUAN

ALONSO:

          Moscatel,
          no la dejes ir, deténla.

MOSCATEL:

          (¿Esto más, celos?)
Aparte

ALONSO:

          ¡Ah, hermosa!

INÉS:

          ¿Qué quieres?

ALONSO:

          Veros quisiera
          yo esa buena cara.

MOSCATEL:

          (¡Ay, cielos!)

INÉS:

          Hay mucho que ver en ella,
          y no vengo tan despacio.

ALONSO:

          Yo la sabré ver apriesa.

MOSCATEL:

          (Y aun dejar de verla y todo).
Aparte
                      Salen don LUIS y don DIEGO

DIEGO:

          La criada suya es ésta.

LUIS:

          Desde su casa le he visto
          salir, y vengo tras ella
          por ver si para Beatriz
          darla un recado pudiera.

INÉS:

          (No sé lo que Moscatel
Aparte
          me quiere decir por señas).

DIEGO:

          Con don Alonso de Luna
          habla.

LUIS:

          Cierta es mi sospecha;
          que venir una criada
          de Beatriz de esta manera
          a buscarle, estar él siempre
          en su calle y a sus rejas
          con el otro amigo suyo,
          mirar que cuando se aleja
          se quedan los dos hablando,
          no es posible que no sean
          lances de amor.

DIEGO:

          ¿Qué queréis
          hacer?

LUIS:

          Que aquí no me vean,
          que no tengo yo favores
          para que empeñarme pueda,
          y reñir un desvalido
          es valentía muy necia.

DIEGO:

          Decís bien, y quizá mienten
          los viles celos que os cercan.

LUIS:

          Nunca son viles los celos,
          don Diego.

DIEGO:

          Opinión es nueva.

LUIS:

          ¿Hay más nobleza que hablar
          verdad? Pues esta nobleza
          sólo los celos la tienen,
          porque no hay celos que mientan.

                      Vanse don DIEGO y don LUIS



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 3 de 12
No hay burlas con el amor Acto 2 Pedro Calderón de la Barca



INÉS:

          Bien está. Adiós, que es muy tarde.

ALONSO:

          Dejas que vaya siquiera
          con vos aquese criado.
          No vais sola.

INÉS:

          Norabuena;
          venga el criado conmigo.

MOSCATEL:

          (¡Que esto escuche! ¡Que esto vea!)

ALONSO:

          Moscatel.

MOSCATEL:

          ¿Señor?

ALONSO:

          Escucha:
          Inés me ha dado licencia
          para que en mi nombre vayas
          hasta su casa con ella;
          ve, y dirásla en el camino
          que como tal vez se venga
          a casa, no faltará
          algún regalo que hacerla.

MOSCATEL:

          ¿Es posible que tal dices?

ALONSO:

          Sí, que si en su amor ya es fuerza
          acompañar a don Juan,
          no es muy mala conveniencia
          tener quien aquel instante
          también a mí me entretenga.

MOSCATEL:

          Yo se lo diré.

ALONSO:

          En los trucos
          te aguardo con la respuesta.

Vase don ALONSO

MOSCATEL:

          (¡Quedamos buenos, honor!)
Aparte

INÉS:

          Vamos, Moscatel, ¿qué esperas?

MOSCATEL:

          Vamos, Inés.

INÉS:

          Pues, ¿tan triste
          conmigo vas, que aun apenas
          alzas a verme la cara?
          ¿Qué es aquesto?

MOSCATEL:

          ¡Ay, Inés bella!
          ¡Ay, dulce hechizo del alma
          qué de cuidados me cuestas!

INÉS:

         ¿Qué tienes?

MOSCATEL:

          Amor y honor.
          Quiero y sirvo, y hoy es fuerza
          entre mi dama y mi amo,
          que no sirva o que no quiera.

INÉS:

          No entiendo tus disparates.

MOSCATEL:

          Pues yo haré que los entiendas.
          Don Alonso, mi señor,
          te vio, Inés, y a Dios pluguiera
          que antes cegase, aunque yo
          el mozo de ciego fuera.
          Vióte, Inés, ¡ay Dios!, y al verte
          fue precisa consecuencia
          quererte; no tanto, Inés,
          por tu infinita belleza,
          como por su amor finito,
          que eres, al fin, cara nueva.
          Conmigo a decirte envía...
          (Aquí se turba mi lengua,
          aquí la voz se suspende,
          y aquí los sentidos tiemblan).
          Con más afectos, que cuando
          Prado hizo al rey de Suecia
          dice que si vas, Inés,
          a verle, tendrás (¡qué pena!),
          si es por la mañana, almuerzo,
          si es por la tarde, merienda.
          Bien veo que es la mayor
          infamia y mayor bajeza
          de un amante ser tercero
          (¡un volcán soy, soy un Etna!)
          de su dama; mas también
          veo que es mayor afrenta
          ser desleal a su dueño.
          Y así, entre una y otra deuda,
          amigo, amante y leal,
          cumplo con que de mí sepas
          que él te quiere, y yo lo lloro,
          porque al fin, de esta manera,
          tu amor digan y mis celos
          tu alegría y mi tristeza.

INÉS:

          ¡Grosero, descortés, loco!
          Detén esa aleve lengua,
          que no sé, no sé que has visto
          en mí para que te atrevas
          a hablar con tal libertad
          a una mujer de mis prendas.
          Dile a tu amo, villano,
          que soy quien soy, y no tenga
          pretensiones para mí;
          que de cualquiera manera
          iré a servirle a su casa,
          porque yo no soy de aquellas
          mujercillas que se pagan
          en almuerzos y meriendas,
          que soy moza de capricho,
          y eso le doy por respuesta.

MOSCATEL:

          ¿Eso dices?

INÉS:

          Eso digo;
          y presto de aquí te ausenta,
          no te vean en mi casa,
          mira que ya estamos cerca.

MOSCATEL:

          En fin, ¿te vas enojada?



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 4 de 12
No hay burlas con el amor Acto 2 Pedro Calderón de la Barca



INÉS:

          No me sigas, no me veas.

MOSCATEL:

          Obedecerte es forzoso.
          Pues tan triste, Inés, me dejas,
          "Bien podéis, ojos, llorar,
          no lo dejéis de verguenza."

                             Vase MOSCATEL

INÉS:

          Aquésta es mi casa; el manto
          me he de quitar a la puerta,
          que para esto solamente
          creo que en las faldas nuestras
          usamos los guardainfantes.
          Ahora, aunque mi ama la necia
          me haya echado un rato menos,
          no sabrá que he estado fuera.
          Nadie de ustedes lo diga,
          que los cargo la conciencia.

      Vase y salen don JUAN y LEONOR.
      Luego vuelve a salir INES

LEONOR:

          Esta mentira ha sido
          la que nuestro cuidado ha divertido.

JUAN:

          Fue del ingenio tuyo,
          que con eso que fue sutil arguyo.

LEONOR:

          Ya del todo perdida
          la vida, restauré en parte la vida,
          pues lo que era evidencia
          puse con el engaño en contingencia;
          que no es pequeño aviso
          saber hacer dudoso lo preciso.

JUAN:

          Tu padre, en fin, ¿de entrambas sospechoso
          quedó?

LEONOR:

          Tanto, que anda cuidadoso,
          yendo a casa y viniendo,
          escuchando a la una, a la otra oyendo.
          Hasta aquí no ha sabido
          cúyo el papel, ni para quién ha sido,
          porque Inés, que tenía
          sola noticia de la culpa mía,
          sin que a decirlo acuda,
          dejó en su fuerza la primera duda.

INÉS:

          Yo no dije que era
          el papel de Beatriz, porque pudiera
          el papel desmentirme,
          y así en lo que dijiste estuve firme.

JUAN:

          Dicha fue que viniera
          el papel de manera
          que a entrambas convenía,
          que bien se acuerda le memoria mía
          de que no te nombraba
          y de que escrito de otra letra estaba.
          Pero dime, ¿qué ha hecho
          Beatriz al testimonio?

LEONOR:

          Yo sospecho
          que, sujeta al indicio,
          si juicio tiene, ha de perder el juicio,
          pues sobre su melindre y su locura
          tan vana de su ingenio y hermosura,
          verse indiciada tanto
          de una sospecha, la convierte en llanto.
          Y estoy, don Juan, gustosa de manera
          de verla así, que diera
          porque fuera verdad y no fingido
          el amor que en su culpa he introducido
          la vida.

INÉS:

          Piensa tú, señor, qué haremos
          por llevar adelante sus extremos.

LEONOR:

          De nuestro amor industria lisonjera
          el divertirla y el culparla fuera,
          pues con eso dejara
          de perseguirme a mí, y ella callara.

JUAN:

          Ahora bien: pues yo quiero
          de esta venganza tuya ser tercero,
          y trayendo conmigo
          para que la entretenga un cierto amigo,
          haré... pero ella viene
          después lo oirás, que aquí callar conviene.

LEONOR:

          Pues vete, no te vea;
          que aunque aquesta sospecha en ti no sea
          a toda ley, bien creo
          que es mejor desvelar nuestro deseo.

JUAN:

          Pues adiós, Leonor bella.

INÉS:

          ¡Santiago y cierra, España! ¡A ella, a ella!

              Vanse INÉS y don JUAN y sale BEATRIZ

BEATRIZ:

          Aquí, que Fénix estoy
          --porque en fin la fantasía
          hace y no hace compañía--
          soliloquiar quiero hoy
          en qué infelice soy
          y en qué horóscopo nací;
          pues siendo mi honor en mí
          sol que el día iluminó,
          el eclipse padeció,
          y yo el efecto sentí.
             Entre mi nombre y mi ardor,
          con epiciclo confuso,
          el cuerpo opaco me puso
          la mentira de Leonor.

LEONOR:

          ¿Qué me quieres?


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 5 de 12
No hay burlas con el amor Acto 2 Pedro Calderón de la Barca



BEATRIZ:

          Es error,
          aunque a solas te he nombrado,
          fantasear que te he llamado;
          que si el nombrar es llamar,
          hoy desvía con nombrar
          al contrario mi cuidado.

LEONOR:

          Pues ¿por qué cruel conmigo
          tu voz a solas se emplea?

BEATRIZ:

          ¿Por qué? ¿Me interrogas? Sea
          tu mendacio tu castigo.
          ¿Tú no fuiste, amor testigo,
          la escrita?

LEONOR:

          Sí.

BEATRIZ:

          ¿Tú no fuiste
          la que al paterno dijiste,
          al fin, que era para mí
          el lineado papel?

LEONOR:

          Sí.

BEATRIZ:

          ¿Tú no fuiste quien hiciste
          tan valida la mentira
          que embelecó a la verdad,
          acuado su puridad?

LEONOR:

          Sí, Beatriz.

BEATRIZ:

          Pues, ¿qué te admira
          lamentar tu fraude?

LEONOR:

          Mira
          lo que tu enfado causó;
          que no lo inventara, no,
          si tú ayudaras mi engaño;
          mas ya sucedido el daño,
          Beatriz, primero era yo.
          Negarte a solas no quiero
          que mía la culpa fue,
          pero tampoco querré
          confesársela a un tercero.
          Yo amo, yo adoro, yo muero
          de amor... (¡Mi padre, ay de mí!)
Aparte

Sale al paño don PEDRO
por las espaldas de BEATRIZ, y cara a cara
de LEONOR; ella le ve, y él se encubre

PEDRO:

          "Yo muero de amor" oí
Aparte
          a Leonor.

LEONOR:

          (Cure mi error
Aparte
          mi vos). ¡"Yo muero de amor"
          dices delante de mí!
             ¡"Yo quiero"!

PEDRO:

           (¿Esto llego a ver?)
Aparte

LEONOR:

          ¡"Yo amor"!

BEATRIZ:

          ¿Aquesto llego a oír?

LEONOR:

          ¿"De amor muero" ha de decir
          una principal mujer?
          Mi padre lo ha de saber;
          que aunque tú me has dicho aquí
          que a él no, pero a mí sí
          lo confiesas, brevemente
          lo sabrá.

BEATRIZ:

          ¿Qué dices?

LEONOR:

          Tente;
          no te apropincues a mí.

BEATRIZ:

          El concepto dificulto
          de tus extremos, Leonor.

LEONOR:

          No me empañes el candor
          de mi castísimo bulto.

BEATRIZ:

         ¡Qué mudanza!

LEONOR:

          ¿Tal insulto
          pronunciar tu lengua osa?

PEDRO:

          (Leonor es la virtuosa).
Aparte

BEATRIZ:

          Oye, hermana.

LEONOR:

          Aqueso no,
          que tener no puedo yo
          hermana libidinosa.

                              Vase LEONOR

BEATRIZ:

          ¿Quién tales extremos vio?
          ¿Quién vio tales sentimientos?
          ¿Quién vio tales fingimientos
          de un instante a otro?

PEDRO:

          Yo.
          Yo los vi, Beatriz, y no
          en vano el cuidado ha sido
          que con las dos he tenido.

BEATRIZ:

          Señor, ¿tú estabas aquí?

PEDRO:

          Sí, sí, Beatriz, aquí estaba.

BEATRIZ:

          ¿Oíste a Leonor lo que hablaba?

PEDRO:

          Lo que hablaba a Leonor oí.

BEATRIZ:

          Luego, ¿ya estarás de mí
          desengañado?

PEDRO:

          Sí estoy,
          pues he llegado a ver hoy
          que una hermana menor pueda
          reñirte.

BEATRIZ:

         ¡Que tal suceda!
          Infausta y crinita soy.

PEDRO:

          ¿Qué crinita, ni qué "infasta"?

BEATRIZ:

          Señor...



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 6 de 12
No hay burlas con el amor Acto 2 Pedro Calderón de la Barca



PEDRO:

          Beatriz, bueno está;
          basta lo afectado ya,
          lo enfadoso, Beatriz, basta;
          que es lo que más te contrasta
          para que vencida quede
          tu opinión. Bien verse puede,
          si a hablar así te acomodas,
          que quien no habla como todas,
          como todas no procede.
          Yo sé que el cuidado ha sido
          y el papel de un caballero
          bachiller y chocarrero,
          leve y mal entretenido,
          y que le quieres he oído
          cuando Leonor te reñía.
          Culpa ha sido tuya y mía,
          mas remediarélo yo;
          aquí el estudio acabó,
          aquí dio fin la poesía.
          Libro en casa no ha de haber
          de latín, que yo no alcance;
          unas Horas de romance
          le bastan a una mujer.
          Bordar, labrar y coser
          sepa sólo; deje al hombre
          el estudio, y no te asombre
          esto; que te he de matar
          si algo te escucho nombrar
          que no sea por su nombre.

BEATRIZ:

          Subordinada al respeto,
          girasol de tu semblante,
          en estilo relevante
          no frasificar prometo.
          Deja, empero, a tu conceto
          desvanecer la apariencia
          que el engaño hizo evidencia,
          que hizo caso la malicia,
          queriendo con su injusticia
          captar su benevolencia.

PEDRO:

          ¡Perdiendo, Beatriz, el vicio,
          bien enmendada te veo!

BEATRIZ:

          ¡Por tu anticipata...!

PEDRO:

          Creo
          que hoy me has de quitar el juicio.

                  Vanse. Salen don ALONSO y MOSCATEL

ALONSO:

          ¿Eso la pícara dijo?

MOSCATEL:

          De tu amor tan ofendida,
          como si fuera hija Inés
          del Preste Juan de las Indias,
          "Decid" dijo, "a vuestro dueño
          que de mi valor no vista,
          que soy grande para dama,
          y para esposa soy chica."

ALONSO:

          Eso a reyes de comedia
          no hay condesa que no diga
          de Amalfi, Mantua o Milán,
          mas no las de Picardía.
          Si a mí se me diera algo,
          fuera la historia muy linda,
          porque no hay cosa que tanto
          me canse y me dé mohina
          como ver una fregona
          que a lo dama se resista.
          ¡Válgate el diablo, picaña!
          ¿Cómo no tienes a dicha
          que te hable un hombre que al fin
          trae una camisa limpia?

MOSCATEL:

          Señor, cada ropa blanca
          su semejante codicia.

ALONSO:

          Y ¿qué te pasó con Celia?

MOSCATEL:

          Estaba a su celosía
          asomada, y aun borracha,
          pues dijo por qué no ibas
          a verla, y esto, señor,
          en juicio no lo diría,
          porque ¿cómo has de ir a verla,
          si ya la viste ha tres días?

ALONSO:

          Mi firmeza me destruye,
          porque todas imaginan,
          siendo galán al quitar,
          que lo he de ser de por vida.
          Pues mejor es lo que a mí
          me ha pasado; como iba
          en un coche doña Clara,
          llamóme, lleguéme a oírla,
          y díjome que a la tarde
          (¡ahí es una niñería!)
          le enviase veinte varas
          de lama, porque quería
          hacer en mi nombre una
          pollera, y a media risa
          pregunté de qué color.
          Respondió que de la mía,
          y así al propósito hice
          de repente esta quintilla:

         "De mi color, bien mi amor
          dar la pollera quisiera;
          mas es tanto mi temor
          que no me dejas color
          de qué hacerte la pollera."

          Con esto me descarté
          de la lama.

MOSCATEL:

          Linda finca
          es un desenfado.

ALONSO:

          ¿Cómo?

MOSCATEL:

          Como paga a chanza vista.



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 7 de 12
No hay burlas con el amor Acto 2 Pedro Calderón de la Barca



ALONSO:

          ¿No sabes lo que en aquesto
          más me mata, más me admira?
          Que usándose hombre que nieguen,
          se usen mujeres que pidan.

MOSCATEL:

          Piden por su devoción.
          (¡Qué presto de Inés se olvida! Aparte
          Celos, adiós).

ALONSO:

          Moscatel.

MOSCATEL:

          ¿Señor?

ALONSO:

          ¿Quieres que te diga
          una verdad?

MOSCATEL:

          Si contigo
          lo puedes acabar, dila.

ALONSO:

          La Inesilla me ha picado.

MOSCATEL:

          ¿Tan aguda es la Inesilla?

ALONSO:

          Y por hacer burla de ella
          solamente, he de rendirla.
          Allá has de volver.

MOSCATEL:

          ¿Yo?

ALONSO:

          Sí.

MOSCATEL:

          (Celos no adiós tan aprisa).
Aparte
                             Sale don JUAN

ALONSO:

          Y dirás...

JUAN:

          ¡Gracias al cielo
          que os traigo nuevas un día
          de contento, porque amor
          no siempre ha de ser desdichas!
          Ya cesaron sus disgustos,
          sus pesares, sus rencillas,
          que, como es niño, el semblante
          que ayer fue llanto, hoy es risa.
          Ayer de vuestro valor
          me valí, cuando tenía
          empeños de honor, y agora
          que han mejorado de dicha,
          me he de valer, don Alonso,
          de vuestra cortesanía,
          buen gusto y sutil ingenio,
          porque en dos iguales líneas
          los dos extremos toquéis
          del pesar y la alegría.

ALONSO:

          Pues bien, ¿qué os ha sucedido?

JUAN:

          De cuanta culpa tenía,
          Leonor hizo a Beatriz dueño,
          cautelosa y prevenida;
          dudó el padre entre las dos
          cúya fuese la malicia,
          y quedó por fe dudosa
          la que era culpa precisa.
          Para ayudar este engaño
          con Beatriz y divertida,
          que si hay envidia entre hermanos,
          es la más cruel envidia,
          me ha pedido que con ella
          algún nuevo amante finja,
          porque la importa en extremo
          o culparla o divertirla.
          Y aquéste habéis de ser vos,
          ayudándoos ella misma
          a la entrada de su casa.
          Y así, desde aqueste día
          la habéis de asistir, pasear,
          adorar su celosía,
          solicitar sus criadas,
          donde saliere, seguirla,
          escribirla...

ALONSO:

          Deteneos,
          que ni hablarla, ni servirla,
          ni pasearla, ni mirarla
          sabré yo hacer en mi vida.
          ¿Yo mirar a una ventana
          embobado todo el día,
          haciendo el amor ardiente
          a un cántaro de agua fría?
          ¿Yo sobornar a una moza,
          porque mis penas la diga?
          ¿Yo abrazar un escudero
          con la barba hasta la cinta?
          ¿Yo seguir a una mujer
          ni saber dónde va a misa,
          ni si la oye?, que al fin, yo,
          don Juan, en toda mi vida
          la he averiguado a mi dama
          si tiene o no tiene crisma;
          y ellas se huelgan, pues todas
          niegan dónde se bautizan.
          ¿Yo escribir papel tan cuerdo
          que mil locuras no diga,
          donde el retozar no ande
          entre el afecto y la dicha?
          ¿Yo parlar a una ventana
          después de una noche fría,
          para pedir una mano?
          ¿Yo sufrir que muy esquiva
          me responda "es de mi esposo,"
          y con aquesta porfía
          me ande con su doncellez
          dando en cara cada día?
          ¡Vive Dios, que antes me deje
          morir, que a una mujer siga,
          ni solicite, ni ronde,
          ni mire, ni hable, ni escriba!
          Porque en no teniendo yo
          libre entrada a mis visitas
          donde tome mi despejo
          a la primera vez silla,
          la segunda taburete
          y al tercera tarima,
          siendo mi lecho el estrado
          y mi almohada una rodilla,
          y haciéndola que me rasque
          la cabeza si me pida,
          no daré por cuanto amor
          hay en el mundo dos higas.
          Y mirad, pues, qué mujer
          tan chistosa y entendida
          me traéis; una mujer
          que habla siempre algarabía,
          y sin Calepino no
          puede un hombre entrar a oírla.
          Y así, mirad si traéis
          algún disgusto en que os sirva,
          que voto a Dios que primero
          con diez hombre legos riña
          que con una mujer culta
          que ha de ser la dama mía,
          como fianza, abonada,
          sobre lega, llana y lisa.



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 8 de 12
No hay burlas con el amor Acto 2 Pedro Calderón de la Barca



JUAN:

          En la corta, don Alonso,
          ¿cada día no se mira,
          por hacer tercio a un amigo,
          enamorar a una amiga?

ALONSO:

          También se mira, don Juan,
          en la corte cada día
          perder uno su dinero
          por hacer tercio a una rifa.

JUAN:

          Yo no quiero que tu amor
          sea, sino que le finjas,
          que esto todo ha de ser burla.

ALONSO:

          Mucho el ser fingido obliga,
          y hacer burla de una loca
          tan vana y tan presumida...

MOSCATEL:

          (¡Qué presto hizo la razón
Aparte
          a la ocasión que le brinda!
          Tan loco nos venga el año.

ALONSO:

          Cuanto sea engaño y mentira,
          vaya; mas pensar que tengo
          de obligarla ni sufrirla,
          es pensar un imposible.

JUAN:

          Ni nadie a aqueso os obliga.

ALONSO:

          Pues desde aquí empiezo a amarla.

JUAN:

          Vamos a su casa misma,
          y en el camino os diré
          de ella cosas conocidas
          que importan, y haré que entréis
          a hablarla.

ALONSO:

          Vamos aprisa,
          que ya, de pensar, don Juan,
          lo que hoy a las burlas mías
          han de responder sus veras,
          me estoy muriendo de risa.

MOSCATEL:

          Quiera amor no pare en llanto.

ALONSO:

          ¿Qué llanto, necio, si miras
          que todo es burla?, pues sólo
          mi libertad solicita
          hacer buen tercio a don Juan,
          vengar a Leonor divina,
          burlar a Beatriz hermosa
          y retozar a Inesilla.

MOSCATEL:

          (No será, no, sino echarse Aparte
          con la carga de mis dichas).

                  Vanse. Salen BEATRIZ e INÉS

INÉS:

          Grande es, señora tu melancolía.

BEATRIZ:

          ¿Cómo no ha de ser grande, y más si es mía?
          (Y harta razón no tengo,
          pues por Leonor con mi ascendiente vengo
          a padecer calumnias de que amo,
          cuando la misma ingratitud me llamo?
          ¿Yo, pensar que he escuchado a un hombre amores,
          que admití un papel, que di favores,
          que entró en mi cuarto abriendo una fenestra,
          que fue el tacto la nube de mi diestra?
          Cosas son que el escrúpulo más leve
          dentro de mí, ni aun a pensar se atreve.
          Y así, aqueste retiro,
          donde la luz del sol apenas miro,
          lúgubre será esfera
          en que, engañando lo que vivo, muera.
          Estancia será esquiva
          en que, burlando lo que muero viva.
          El sol, Narciso de carmín y grana,
          desde el primer fulgor de la mañana
          al paroxismo de la noche fría
          adonde espera el parangón del día,
          no me ha de ver la cara,
          si ya con luz no se penetra avara
          a esta mansión adonde
          mi profanado pundonor me esconde.
          Lloren aquí mis ojos
          sinónimos neutrales, digo, enojos
          de torpes desvaríos,
          que son ajenos, y parecen míos.
          Inés, ¿no me he quejado
          en bien humilde estilo, en bien templado?
          Si mi padre me oyera,
          ¡Oh, cuánta enmienda en mis discursos viera!



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 9 de 12
No hay burlas con el amor Acto 2 Pedro Calderón de la Barca



INÉS:

          Mucha, aunque del tema reformado
          algunas palabrillas te han sobrado.

BEATRIZ:

          Dime cuáles han sido.

INÉS:

          "Lúgubres" y "crepúsculos" he oído,
          "equívocos", "sinónimos neutrales",
          "fenestras", "paroxismos" y otros tales
          de que yo no me acuerdo.

BEATRIZ:

          ¡Con la estulticica que hay, el juicio pierdo!
          Pues ¿ésas no son voces de cartilla,
          que un portero las sabe de la villa?
          Mas desde aquí prometo
          que calce mi conceto
          a pesar de Saturno,
          vil zueco, en vez de trágico coturno.

INÉS:

          (Enmendándose va).
Aparte

BEATRIZ:

          Y tú, si me oyeres
          frase negada a bárbaras mujeres,
          por ver si en esto topa,
          tírame de la manga de la ropa.

INÉS:

          La concesión aceto,
          y ser fiscala de tu voz prometo.

                  Salen LEONOR, don ALONSO y MOSCATEL

LEONOR:

          Ésta es Beatriz, y puesto que has venido
          a divertirla, su galán fingido,
          hablar aquí podrás seguramente;
          yo, atenta a que no haya inconveniente,
          con don Juan allí hablando,
          hoy las espaldas te estaré guardando.

                              Vase LEONOR

ALONSO:

          (¿Quién creerá que he tenido
          mudo el amor, aun siendo amor fingido?

INÉS:

          Moscatel, ¿qué es aquesto?

MOSCATEL:

          La droga introducir que se ha dispuesto.

INÉS:

          ¿Para qué entras tú acá?

MOSCATEL:

          ¿Para qué? Amo,
          y no has de estar a tiro de mi amo
          sin escucha.

BEATRIZ:

          Inés, ¿qué es esto?

INÉS:

          Un hombre, señora, es
          que hasta aquí se ha entrado.

BEATRIZ:

          ¡Un hombre en mi cubículo! ¿Qué haces?

INÉS:

          Tirarte de la manga.

BEATRIZ:

          ¡Necio intento!
          Detén, que sólo digo en mi aposento.

ALONSO:

          Hermosa Beatriz, la voz
          no des al aire, no des
          al cielo quejas, huidas
          de la prisión del clavel.
          Oye piadosa mis ansias
          sin enojarte, porque
          no siempre fue de lo hermoso
          patrimonio lo cruel.

BEATRIZ:

          ¿Andáis por antonomasias?

INÉS:

          Dos veces tiro.

BEATRIZ:

          ¡Está bien!
          Atrevido caballero,
          --que te has osado a romper
          la clausura donde el sol,
          que fénix y hoguera es,
          si tal vez entra atrevido,
          sale cobarde tal vez;
          y a no traer por disculpa
          que me viene el día a traer,
          no osara donde estoy yo
          a entrar en átomos él--,
          ¿qué atrevimiento, qué audacia
          rige tu alevoso pie?
          ¿Qué osadía, qué ardimiento
          te ha conducido, bajel
          derrotado, a investigar
          enjutos piélagos, que
          surcó tarde, mal o nunca
          racional piloto? Pues
          en Sirtes de mi recato,
          Escilas de mi desdén,
          en Caríbdis de mi honor,
          sólo has de hallar, has de ver
          o para que a fondo vayas,
          o para dar al través
          cuatro o seis desnudos troncos
          de dos escollos o tres.

INÉS:

          (Aquí empiezan sus engaños).
Aparte

MOSCATEL:

          (Él mismo vaya con él)
Aparte

ALONSO:

          Peritísima Beatriz,
          Beatriz, dulce enigma en quien
          vive de más el hablar
          o de más el parecer,
          pues a una deidad le sobra
          que hermosa en extremo es
          ser en extremo entendida;
          no admires de salto que
          golfo navegue, ignorando
          --naufragio mi aliento, pues--
          tu discreción, tu belleza;
          entre el mirar y el saber
          hurtar pude sitio al mar,
          y mucho agradable en él.

INÉS:

          (También ha menester éste
Aparte
          que le tire Moscatel).


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 10 de 12
No hay burlas con el amor Acto 2 Pedro Calderón de la Barca



ALONSO:

          Yo soy aquel que dos años
          viviente girasol fue
          de la luz de tu beldad;
          fragrante al llegarte a ver
          cuanto mustio al ausentarse,
          que entre el morir y el nacer
          no hubo más distancia que entre
          si se ve o si no se ve.

INÉS:

          (Atención, señoras mías;
Aparte
          entre mentir o querer,
          ¿cuál será lo verdadero,
          si esto lo fingido es?)

ALONSO:

          La causa hoy de este alboroto
          es haber hallado ayer
          tu padre el criado mío
          que te traía un papel;
          y viendo la obligación
          que tengo a quien soy, osé,
          temeroso de tu riesgo,
          agora que ocasión halle,
          entrar hasta aquí.

BEATRIZ:

          Deténte,
          que ya me incumbre saber,
          aunque mi riesgo derogue
          la más inviolable ley,
          qué papel o qué criado
          aquése que dices fue.

ALONSO:

          El criado, este criado;
          el papel, aquel papel
          que abrió Leonor, siendo tuyo,
          porque a ella se le dio Inés.

INÉS:

          Yo no se le di, que ella
          me le quitó sin querer.

BEATRIZ:

          ¿Tuyo era el criado?

ALONSO:

          Sí.

BEATRIZ:

          ¿Y tuyo el papel?

ALONSO:

          También.

BEATRIZ:

          ¿Y para mí?

ALONSO:

          Pues, ¿qué dudas?

BEATRIZ:

          Antes no dudo, pues sé
          que mi muerte y mi homicida
          fuiste de mi paz, cruel
          tirano, que introdujiste
          enscrúpulos en mi fe.
          Vuelve, vuelve las espaldas
          de piadoso, o de cortés,
          que solicitas mi muerte
          si aquí mi hermana te ve,
          porque hará verdades hoy
          los fingimientos de ayer.

INÉS:

          (¡Qué fácilmente creyó
          lo que él contó y yo afirmé!)
Aparte

MOSCATEL:

          (En fin, no hay cosa más fácil Aparte
          que engañar a una mujer.)

BEATRIZ:

          Y no quieras más victoria,
          de mi vanidad, que ver
          que por ti lloran mis ojos,
          que puede, en efecto, hacer
          costar lágrimas un hombre
          sin quererle una mujer,
          que no las lágrimas siempre
          señas son de querer bien.
          Vete.

ALONSO:

          (Más lo deseo yo,
Aparte
          que estoy ya para perder
          el juicio, pensando modos
          para responderte).

BEATRIZ:

          No des
          más escándalo en mi casa,
          que basta el primero ser
          que concupiscible oí.

                 Tírale de la manga INÉS

          No tires más, déjame,
          que tienes traza, por Dios,
          de dejarme muda.

ALONSO:

          En fe,
          diámetro al menos serte
          no rehusa aquesta vez
          mi opuesto planeta; quiero
          obedeceros cortés,
          pero en sabiendo mi amor.

BEATRIZ:

          Pues adiós, que ya lo sé.

ALONSO:

          No se ha empezado muy mal.

MOSCATEL:

          Ni se ha acabado muy bien;
          que viene gente.

INÉS:

          ¡Ay, señora,
          ir no le dejes!

BEATRIZ:

          ¿Por qué?

INÉS:

          Porque al paso están hablando
          Leonor, don Juan, y también
          tu padre.

MOSCATEL:

          El padre es el diablo
          de estos enemigos tres.

BEATRIZ:

          Mi climatérico día
          es hoy, ¡ay de mí!, si os ven,
          porque contra mí los cielos
          han sabido disponer
          evidencias que acreditan
          culpas que no imaginé.
          Para el cuarto de mi padre
          el paso esta cuadra es;
          no podéis salir de aquí,
          ni allá dentro entrar podéis;
          y así, antes que aquí entren,
          fuerza el esconderos es.


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 11 de 12
No hay burlas con el amor Acto 2 Pedro Calderón de la Barca



ALONSO:

          ¿Es comedia de don Pedro
          Calderón, donde ha de haber
          por fuerza amante escondido
          o rebozada mujer?

BEATRIZ:

          Esto conviene a mi honor.

ALONSO:

          ¿Yo me tengo de esconder:

MOSCATEL:

          Inés, mala burla es ésta.

INÉS:

          Y muy mala, Moscatel.

BEATRIZ:

          Esto he de deberos.

ALONSO:

          (Cielos
Aparte
          considerad que no es bien
          darme tan fino el pesar,
          siendo tan falso el placer).

BEATRIZ:

          ¿Qué esperáis?

ALONSO:

          ¿Qué he de esperar?
          Saber adónde ha de ser
          donde tengo de esconderme.

INÉS:

          Donde estar mejor podréis
          es en aquella alacena
          de vidrios.

BEATRIZ:

          Has dicho bien.

ALONSO:

          ¡Lindo búcaro del duque
          o de La Maya seré!
          ¿Yo en alacena de vidrios?
          ¡Voto a Dios!

BEATRIZ:

          Preciso es.

INÉS:

          Entrad.

ALONSO:

          Sin un calzador
          no es posible.

INÉS:

          Entra también.

MOSCATEL:

          ¿Es alacena de dos
          como mula de alquiler?

Éntranse en una alacena, québranse vidrios
y salen don PEDRO, LEONOR y don JUAN

INÉS:

          Mirad que quebráis los vidrios.

PEDRO:

          Hola, unas luces traed
          a esta sala.

JUAN:

          (¡Vive Dios,
Aparte
          que no sé lo que he de hacer
          si halla a don Alonso aquí
          don Pedro! Que yo bien sé
          que no tiene el cuarto puerta
          por donde salir, y en fe
          de haberle empeñado yo,
          y ser mi amigo también,
          no sé, como llegue a verle,
          qué remedio puede haber).

LEONOR:

          (¡Oh, nunca hubiera inventado
Aparte
          la venganza que busqué,
          pues empezando de burlas,
          tan de veras viene a ser!)

PEDRO:

          Aquestas noches, don Juan,
          ¿a qué hora os recogéis?

JUAN:

          Temprano. (Aquesto es decirme
          que me vaya, y fuerza es.
          En grande peligro dejo
          a don Alonso, por ser
          mi amigo; el estarme aquí
          no es posible; lo que haré
          será estar siempre a la mira
          de lo que ha de suceder).
          Quedá a Dios.

PEDRO:

          Adiós. Alumbra
          al señor don Juan, Inés.

JUAN:

          No habéis de salir de aquí.

              Va INÉS alumbrando, y vase don JUAN

PEDRO:

          Yo sé bien lo que he de hacer.

                             Vase don JUAN

LEONOR:

          (¿Adónde Beatriz habrá,
Aparte
          pues yo no lo puedo ver,
          a don Alonso escondido?)

BEATRIZ:

          (¡Que tantos sustos me dé
Aparte
          un hombre que no conozco!)

Vuelven don PEDRO e INÉS con la luz;
a tiempo que se quiebra un vidrio,
déjase INÉS caer la luz

PEDRO:

          Entra aquesa luz, Inés,
          en mi cuarto.

LEONOR:

          (Ahora sin duda Aparte
          da en su aposento con él).

PEDRO:

          Entrad conmigo las dos,
          que os tengo que hablar...mas ¿qué
          es aquello?

              Déjase caer el candelero INÉS



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 12 de 12
No hay burlas con el amor Acto 2 Pedro Calderón de la Barca



INÉS:

          El candelero
          se me cayó.

PEDRO:

          ¡Que no estés
          nunca, Inés, en lo que haces!

INÉS:

          Sí estoy, señor.

                       Vanse don PEDRO y LEONOR

BEATRIZ:

          Oye, Inés;
          pues mi padre se recoge
          tan presto, haz al punto que
          salgan de ahí aquestos hombres
          sin que lo llegue a entender
          Leonor.

INÉS:

          No lo entenderá.
          Mas dime cómo ha de ser,
          que mi señor no bajó
          con don Juan por ser cortés
          tanto como por cerrar
          las puertas.

BEATRIZ:

          Procura hacer
          que salgan como pudieren.

                             Vase BEATRIZ

INÉS:

          Ya por donde salgan sé.
          --Mis aprensados señores,
          bien desdoblaros podéis.

ALONSO:

          ¡Vive Dios, que si no fuera,
          pícaro, por no sé qué,
          que te matara!

MOSCATEL:

          No pude
          más, si los vidrios quebré,
          que eran vidrios, en efecto.

INÉS:

          Venid conmigo.

ALONSO:

          ¡Ay, Inés!
          Si fuera por ti el secreto,
          fuera empleado más bien.

MOSCATEL:

          No fuera sino es más mal.

ALONSO:

          ¿Qué ahora de temor estés?
          Vamos.
A INÉS
          Mas, por no perder
          ocasión, toma un abrazo.

MOSCATEL:

          (Cordero en brazos de Inés,
Aparte
          el hombre le vio mil veces,
          pero sola aquesta vez
          es el abrazado el hombre
          y el cordero el que lo ve.

INÉS:

          Salgamos presto de aquí.

ALONSO:

          ¿Quién dice que no?

INÉS:

          Que aunque
          mi señor cerró las puertas,
          bien salir los dos podréis;
          arrojaos sin que os sientan
          por este balcón. Ea, pues.

ALONSO:

          ¿Eso tenemos agora,
          Inés? ¿Balconear, después
          de una alacena?

INÉS:

          Esto es fuerza.

MOSCATEL:

          Y digas, la tal Inés,
          ¿es muy alto?

INÉS:

          Del segundo
          cuarto no más; no aguardéis.

ALONSO:

          ¿Mas que me quiebro una pierna?
          Hombres que enamoráis, ved;
          si estos lances en quien ama
          se dejan aborrecer,
          en quien no ama, ¿qué será?
          ¡Mal haya quien quiere bien!

                                 Vanse


FIN DEL ACTO SEGUNDO


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 1 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca


                   Salen INÉS y BEATRIZ

INÉS:

          Porque del balcón habiendo
          los dos Luzbeles caído...

BEATRIZ:

          ¡Ay, Dios! ¿Cómo, Inés, ha sido?

INÉS:

          ...llegaron con mucho estruendo
          unos hombres, pretendiendo
          conocerlos, y después
          repararon (tanta es
          de amo y mozo la destreza)
          el uno con la cabeza
          lo que el otro con los pies.

BEATRIZ:

          ¿Qué dices?

INÉS:

          Lo que ha pasado.

BEATRIZ:

          ¿Quién, Inés, te lo contó?

INÉS:

          Cuanto he referido yo
          relación es de un criado
          del galán de pie quebrado,
          como copla, que por ti
          saltó del balcón.

BEATRIZ:

          Y di:
          ¿quién le vulneró?... le ha herido,
          digo.

INÉS:

          Eso no se ha sabido.

BEATRIZ:

          ¿Doliente en fin yace?

INÉS:

          Sí;
          pierna y cabeza llevó
          quebradas, aunque ya está
          mucho mejor.

BEATRIZ:

          ¿Quedará
          claudicante?

INÉS:

          ¿Qué sé yo
          que es claudicante? ¡Que no
          has de perder vicio tal!

BEATRIZ:

          ¿Hay demencia? ¿Hay tosca igual?
          Di, ¿el claudicante no es
          hombre de alternados pies
          que se ambula desigual?

INÉS:

          No sé lo que es ni que no;
          sólo sé, de temor llena,
          que ha estado herido.

BEATRIZ:

          (Su pena, Aparte
          ¡ay de mí!, padezco yo.
          ¿Qué pócima que bebió
          --¡Qué delirio! ¡Qué ardimiento!
          ¡Qué ultraje! ¡Qué tormento!--
          el alma por el oído
          que la concibe un sentido,
          y la aborta un sentimiento?
          ¿Qué es lo que pasa por mí?
          Pero si yo de mí sé,
          yo misma me lo diré.
          Conjurado contra mí
          al dios de los necios vi,
          por ver cuánto baldonaba
          su deidad; y cuando estaba
          más fiera en la ofensa mía,
          ya los efectos sentía
          de las causas que ignoraba.
          Un hombre en mi cuarto entró
          de mis ansias informado,
          resuelto y determinado.
          Acción fue que me obligó
          al compás que me ofendió,
          pues si ofensa el amor piensa,
          la acción ser en mi defensa
          la construye obligación.
          Luego compatibles son
          la obligación y la ofensa.
          Vino mi padre, y aquí
          trágica mi historia fuera
          si cortés no obedeciera
          los preceptos que le di.
          Por mí escondido, y por mí
          precipitado y caído,
          quedó de otra mano herido;
          pues si iguales llego a ver
          que sentir y agradecer,
          ¿cuál será lo preferido?
          Es decir que su mal siento
          ilícito a mi valor
          y lícito no a mi amor
          faltarme agradecimiento;
          sentir por mi parte intento
          que a mí se pueda atrever;
          por la suya, que a tener
          llegue por mí tal pesar;
          y temo acabar de amar
          donde empiezo a agradecer).



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 2 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca



INÉS:

          ¿Qué pena es ésta, señora?
          ¿Qué tienes, que triste estás?

BEATRIZ:

          ¿Qué quieres que tenga más?

INÉS:

          No le gastes a la aurora
          las blancas perlas agora
          que has de echar menos después.

BEATRIZ:

          ¡Ay, Inés mía! ¡Ay, Inés!
          Si tú guardarme quisieras
          un secreto, tú supieras
          mi tormento.

INÉS:

          Dile pues;
          que aunque siempre en mi lugar
          San Secreto esclarecido
          día de trabajo ha sido,
          le quiero canonizar
          y hacer fiesta de guardar.

BEATRIZ:

          Pues si eso ha de ser así,
          yo he de fiarme de ti.
          A este galán caballero
          agradecer, Inés, quiero
          lo que ha pasado por mí.
          Pero no quisiera que él
          sepa que lo siento yo,
          porque ser piadosa, no
          es dejar de ser cruel.
          A mi obligación fiel,
          y fiel a mi honor, que intente
          saber de él mi fe consiente,
          no por él, sino por mí.

INÉS:

          Claro está que será así.
          (¡Ay, señores, que ya siente!)
Aparte

BEATRIZ:

          Quisiera que te llegaras,
          como que de ti salía
          a visitarle, Inés mía,
          y de su mal te informaras.

INÉS:

         ¿Y qué más?

BEATRIZ:

          Que le llevaras
          una banda, y le dijeras
          que tú la ladrona eras
          del favor.

INÉS:

          Está muy bien;
          y haré este papel tan bien
          como tú misma lo hicieras.
          Dame la banda, y verás
          cuál mi chinelita anda.

BEATRIZ:

          Yo voy, Inés, por la banda;
          pero mira que jamás
          nada a Leonor le dirás.

INÉS:

           Nada le diré a Leonor.

                      Vase BEATRIZ y sale LEONOR

          ¡Victoria por el Amor!

LEONOR:

          ¿De qué es el contento, Inés?

INÉS:

          Yo te lo diré después,
          aunque primero es mejor,
          que reviento, te prometo,
          porque en Dios y mi conciencia
          que hizo vuestra diligencia
          en Beatriz un grande efeto.

LEONOR:

          ¿Qué fue?

INÉS:

          Encargóme un secreto,
          y fue haberme encomendado
          que le cuente de contado;
          claro es, pues cuando no fuera
          por decirlo, lo dijera
          por habérmelo encargado.
          De Beatriz la fantasía
          ya don Alonso rindió;
          en tal lenguaje le habló
          que, a pesar de su porfía,
          conmigo una banda envía;
          en fin, en fin, ha de ser
          mujer cualquiera mujer.
          Por la banda quiero ir,
          y, pues te lo he de decir
          yo, tú no lo has de saber.

                           Vase INÉS

LEONOR:

          Digo que no lo sabré.

                             Sale don JUAN

JUAN:

          Pues ya yo lo tengo oído;
          ahora veo que en amor
          número hay, pues en rigor,
          por no dejarte infeliz
          crece un afecto en Beatriz
          cuando ha faltado en Leonor.

LEONOR:

          Pues, ¿en mí ha faltado?


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 3 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca



JUAN:

          Sí,
          en ti, Leonor, ha faltado;
          que aunque he sufrido y callado
          mis desdichas hasta aquí,
          fue porque pensé hoy de ti
          que averiguarlas pudiera
          sin que a ti te lo dijera;
          mas siendo fuerza sentirlas,
          no muera yo sin decirlas,
          ya que sin vengarlas muera.
          Don Alonso por tu gusto
          a hablar a Beatriz entró;
          ni arguyo ni pruebo yo
          si fue justo o no fue justo.
          Por excusar su disgusto
          a costa de su opinión
          se arrojó por un balcón;
          y ya que en la calle estaba
          a esperar en qué paraba
          su empeño, fue en ocasión
          el bajar, que habían entrado
          dos hombres en ella, y yo
          me desvié, porque no
          les diese el verme cuidado.
          Estando, pues, apartado,
          las cuchilladas oí,
          y a ellas al punto acudí;
          y por presto que llegué,
          ya los dos hombres no hallé
          y herido a mi amigo vi.
          Mira si de mis recelos
          puede haber causa mayor,
          pues en su fingido amor
          vi mis verdaderos celos.
          Quien acuchilla (¡Ay de mí,
          Leonor!) en tu calle así
          a quien sale de tu casa,
          bien dice que en ella pasa
          mi agravio. Por ti y por mí
          disimular he querido,
          como he dicho, hasta llegar
          (¡ay Leonor!) a averiguar
          quién ese galán ha sido;
          y viendo que no he podido
          y que son intentos vanos
          porque mis celos villanos
          no murmuren en mi mengua,
          quiero que diga la lengua
          lo que no han hecho las manos.
          ¡Quédate, ingrata, que no,
          pues que ya me he declarado,
          me has de ver desengañado
          en tu vida!

LEONOR:

          Pero yo,
          ¿no tengo una hermana?

JUAN:

          No;
          que si tú hermana tuvieras
          de quien amores supieras,
          no culparla procuraras
          ................... [--aras]
          ni de burlas ni de veras;
          y supuesto que has querido
          fingirla un galán, infiero
          que a tenerle verdadero
          no se le dieras fingido.

LEONOR:

          ¡Plegue al cielo...!

JUAN:

          No te pido
          satisfacciones, Leonor.

LEONOR:

          Ni éstas lo son, que es error
          cuando nunca te he ofendido.

JUAN:

          Pues que tú la causa has sido,
          deja que muera mi amor.

                  Vanse. Salen don ALONSO y MOSCATEL

MOSCATEL:

          Señor, ¿qué tienes? ¿Qué es eso?
          ¿En qué piensas? ¿En qué tratas?
          ¿En qué discurres? ¿En qué
          imaginas? ¿En qué andas?
          ¿Tú melancólico? ¿Tú
          divertido? ¿Qué mudanza
          es aquésta: ¿Tan valida
          ha sido una cuchillada?
          ¿Tanto poder ha tenido
          tu herida, tanta privanza
          un balcón, que han acabado
          contigo no hablar de chanza?

ALONSO:

          ¡Ay de mí!, que no sé, no,
          qué es lo que siento en el alma,
          que es bien y parece mal,
          que es gusto y parece ansia,
          que es gloria y parece pena;
          dicha, y parece desgracia,
          contento, y parece agravio;
          lisonja, y parece rabia;
          porque es un loco accidente
          que a un tiempo da vida y mata,
          como veneno compuesto
          de calidades contrarias.

MOSCATEL:

         ¡Hemos hecho buena hacienda!

ALONSO:

         ¿De qué te ríes?

MOSCATEL:

          No es nada.

ALONSO:

          ¡Ay de mí!

MOSCATEL:

          ¡Otra vez!

ALONSO:

          ¿De qué es,
          Moscatel, la carcajada?

MOSCATEL:

          Del suspiro, "ay de mí."



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 4 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca



ALONSO:

          ¿Por qué?

MOSCATEL:

          Porque, señor mío, engañan
          los señores: "ay de mí" es,
          amor te cogió en su trampa.

ALONSO:

          Sin duda que estás borracho.
          ¿Yo amor?

MOSCATEL:

          Tú amor.

ALONSO:

          Pues, ¿qué hallas
          en mí, para imaginar
          cosa de mí tan contraria?

MOSCATEL:

          Unas cosas que se dicen,
          y otras cosas que se callan.

ALONSO:

          ¿Yo enamorado? ¿De quién,
          si yo no he visto a otra dama
          sino a Beatriz?

MOSCATEL:

          De Beatriz.

ALONSO:

          ¿Yo, de un Ovidio con sayas?
          ¿Yo, de un Virgilio con ropa,
          y un Cicerón con enaguas?

MOSCATEL:

          ¡Tú, señor! ¿No me dijiste
          que no era tan afectada
          como don Juan te había dicho?

ALONSO:

          Es verdad.

MOSCATEL:

          ¿Tú no la alabas
          de hermosa?

ALONSO:

          Sí.

MOSCATEL:

          Tú no sientes
          que hombres en su calle haya
          que acuchillen?

ALONSO:

          No lo niego,
          pero tal tengo la causa.

MOSCATEL:

          Luego son celos.

ALONSO:

          No son;
          que no se me diera nada
          que hubiera hombres, como dieran
          celos y no cuchilladas;
          fuera de que, si yo fui
          a verla, fue por burlarla,
          de don Juan apadrinado,
          y fuera historia muy mala
          haberme llevado a ser
          el burlado yo.

MOSCATEL:

          En la plaza
          un toricantano un día
          entró a dar una lanzada,
          de un su amigo apadrinado;
          y airoso terció la capa,
          galán se quitó el sombrero,
          y osado tomó la lanza
          viento pasos del toril.
          Salió un toro, y cara a cara
          hacia el caballo se vino,
          aunque pareció anca a anca,
          porque el caballo y el toro,
          murmurando a las espaldas,
          se echaron dos melecinas
          con el cuerno y con el asta.
          Cayó el caballero encima
          del toro, sacó la espada
          el tal padrino, y por dar
          al toro una cuchillada,
          a su ahijado se la dio;
          y siendo de buena marca,
          levantóse el caballero
          preguntado en voces altas:
          "¿Saben ustedes a quién
          este hidalgo apadrinaba?
          ¿A mí, o al toro?" Y ninguno
          le supo decir palabra.
          Aplícate: apadrinado
          de don Juan, fuiste a la casa
          de Beatriz, la suerte erraste,
          y nadie a saber alcanza
          si era don Juan tu padrino,
          o de Beatriz.

ALONSO:

          ¡Calla, calla!
          ¡Qué mal aplicado cuento!

MOSCATEL:

          Bien o mal, doy a Dios gracias
          de que ya no reñirás
          mi amor, pues que ya en la danza
          entras también.

ALONSO:

          Si es así,
          dime ya de aquesa dama
          qué es el nombre, enamorado.
          ¿De qué servicio es guardarla?

MOSCATEL:

          Eso no, que no se pierde
          tan presto una mala maña.

                       Llama INÉS dentro

ALONSO:

          Mira quién llama a esa puerta.

MOSCATEL:

          ¿Quién es?

                           Sale INÉS

INÉS:

          ¿Está tu amo en casa,
          Moscatel?

MOSCATEL:

          (¡Cielos! ¿Qué miro? Aparte
          Inés es ésta). ¡Ay, ingrata!
          ¡Viven los cielos, que vienes
          a verle!

INÉS:

          Pues, ¿qué pensabas?
          (Quiero decir que es verdad,
Aparte
          porque lo que más me agrada
          es dar celos de poquito).
          Porque le importa a mi fama
          que don Alonso conozca
          que sé cumplir mi palabra.


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 5 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca



MOSCATEL:

          ¡Bien honrado pundonor!

INÉS:

          Quita.

MOSCATEL:

          No has de entrar.

INÉS:

          Aparta.

ALONSO:

          ¿Quién habla contigo?

MOSCATEL:

          Nadie.

INÉS:

          Miente, que alguien es quien habla.

ALONSO:

          Y muy alguien. Inés mía,
          una y mil veces me abraza.

INÉS:

          Mil veces te abrazo y una,
          por pagarte en otras tantas.

                      Pellízquela MOSCATEL

          ¡Ay!

ALONSO:

          ¿Qué es eso?

INÉS:

          Diome un golpe
          la guarnición de tu daga.

ALONSO:

          No dudo que tu venida
          sea a darme vida y alma,
          que aunque tú con Moscatel
          me respondiste enojada,
          en fin sabes que te quiero,
          y no has de ser siempre ingrata.

INÉS:

          Nunca lo fui yo contigo,
          que a la primera palabra
          dije que a verte vendría.

ALONSO:

          ¡Pícaro! Pues ¿tú me engañas?

MOSCATEL:

          ¿Yo, señor?

ALONSO:

          ¡Viven los cielos
          que he de matarte a patadas!

MOSCATEL:

          (Cumplióse el refrán; mas no,
Aparte
          que hacerme bailar les falta).

INÉS:

          En sabiendo a lo que vengo,
          Moscatel se desengaña.
          Duren los celos un poco.

MOSCATEL:

          ¡Voto a Dios! De una picaña...

INÉS:

          Pícaro, hablad con respeto;
          mirad que soy vuestra ama.

                             A don ALONSO

          A solas quisiera hablarte.

MOSCATEL:

          ¿A solas?

ALONSO:

          Salte allá, y guarda
          esa puerta.

MOSCATEL:

          (¿Yo la puerta? Aparte
          ¡Viven los cielos!)

ALONSO:

          ¿Qué hablas?

MOSCATEL:

          Que soy leal, y no tengo
          de consentir tal infamia,
          que por una picarona
          exceso ninguno hagas
          y se aventure la vida.

ALONSO:

          ¿De cuándo acá tanto guardas
          mi salud? Sale allá fuera.

MOSCATEL:

          No me saldré, si me matas,
          que esto conviene a tu vida.

ALONSO:

          Nunca te he visto con tanta
          lealtad.

MOSCATEL:

          Guardéla otras veces
          para esta ocasión.

ALONSO:

          Ya basta.
          Échale a empellones
          Ya estás sola; vuelve, Inés,
          a abrazarme.

INÉS:

          Aunque culpada
          me has hecho en venir a verte,
          por la opinión de mi ama
          ha sido, no porque vengo,
          como dije, por tu causa.

ALONSO:

          No sé qué quieras decirme.

INÉS:

          Dirélo en breves palabras.
          Beatriz, habiendo sabido
          cómo hubo unas cuchilladas
          de donde herido saliste
          a las puertas de su casa,
          de tu herida condolida,
          de tu término obligada
          y de tu salud dudosa,
          te envía toda esta banda.
          Favor es suyo, aunque ella
          me mandó que no llegaras
          a saber que ella la envía.
          Con esto, adiós.

ALONSO:

          Oye, aguarda.
          ¿Beatriz se acuerda de mí?
          ¿Beatriz siente mis desgracias?
          ¿Beatriz me envía favores?
          Novedad se me hace extraña.

INÉS:

          A mí no, porque en sabiendo
          que era tu voluntad falsa,
          supe que sería dichosa;
          que por no acertar en nada,
          más con nosotras merece
          quien finge, que no quien ama.
 
                             Sale MOSCATEL


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 6 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca



MOSCATEL:

          (¡Qué mal descansa un celoso!
Aparte
          ¡Qué mal un triste descansa!
          Mis penas veré, que menos
          es verlas que imaginarlas).

ALONSO:

          Inés bella, pues Beatriz
          hoy de extremo a extremo pasa,
          paso yo de extremo a extremo;
          que aunque fineza no haga
          de enamorado, de noble
          la he de hacer. Aquí aguarda
          a que el escriba un papel.

MOSCATEL:

          (Él se entra en esotra cuadra;
Aparte
          descanse mi corazón).
          Tigre fregatriz de Hircania
          vil cocodrilo de Egipto,
          sierpe vil, león de Albania,
          ¿tendrá mi lengua razones,
          tendrán mis labios palabras
          para quejarse de ti?

INÉS:

          No.

MOSCATEL:

          Pues si voces me faltan,
          tengan mis manos licencia
          de darte de bofetadas
          siquiera.

INÉS:

          No quiera hacer
          tu mano tal, que ya bastan
          las burlas, que todo ha sido
          por sólo tomar venganza
          de que dudases de mí
          que soy casta.

MOSCATEL:

          ¿Qué haces casta?
          Creeré primero traidora.

INÉS:

          No vine a ver...

MOSCATEL:

          Tú me engañas.

INÉS:

          ...a tu amo.

MOSCATEL:

          Pues, ¿por qué?

INÉS:

          A traerle...

MOSCATEL:

          ¿Qué?

INÉS:

          ...una banda.

MOSCATEL:

          ¿Cúya?

INÉS:

          De Beatriz, que ya
          un poco más claro habla.

MOSCATEL:

          ¿Y el abrazo?

INÉS:

          Fruta fue
          de palacio; eso no agravia,
          que si él abrazó el cuerpo,
          el alma tú.

MOSCATEL:

          Inés ingrata,
          si le das el cuerpo al otro,
          ¡dale a Barrabás el alma!

INÉS:

          Picón fue.

MOSCATEL:

          Pues los picones,
          si juegan, muden baraja
          o truequen la suerte. Dame
          los brazos.

INÉS:

          De buena gana.

                            Sale don ALONSO

ALONSO:

          ¿Qué es esto?

INÉS:

          ¿Esto? Abrazar,
          en mi tierra.

MOSCATEL:

          Ha sido tanta
          la alegría de haber visto
          que ya esa fiera se ablanda
          --La curiosidad perdona,
          si he escuchado cuanto hablas--,
          que le di a Inés este abrazo
          en albricias de la banda.

ALONSO:

          Toma, Inés, este papel
          que le has de dar a tu ama,
          y para ti este diamante.

INÉS:

          ¡Vivas edades más largas
          que...! Claro está que es el fénix
          suegra mentira de Arabia.

                           Vase INÉS

MOSCATEL:

          ¿Diamante la diste?

ALONSO:

          Sí.

MOSCATEL:

          ¿Y de balde?

ALONSO:

          ¡Qué ignorancia!

MOSCATEL:

          Mil me lleven diablos hoy
          heréticos, si no amas
          a Beatriz.

ALONSO:

          ¿En qué los ves?

MOSCATEL:

          En que das sin esperanza.
          No está en uso, ni está en rueca.

ALONSO:

          Quien agradece no ama,
          y yo estoy agradecido,
          no enamorado.

MOSCATEL:

          Esto basta,
          que en el infierno de amor,
          dicen que tiene más almas
          la virtud, de agradecidas,
          que no los vicios, de ingratas.
          Y así, hagamos, señor, cuentas,
          que no he de quedar en casa.

ALONSO:

          ¿Por qué, Moscatel?

MOSCATEL:

          Porque
          amo no quiero que ama,
          y que no me acuda a mí
          por acudir a su dama.

ALONSO:

          Bien el haberte sufrido
          tantas locuras me pagas.

MOSCATEL:

          Esto ha de ser.

                             Sale don JUAN



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 7 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca



JUAN:

          ¿Qué ha de ser?

ALONSO:

          Irse quiere de mi casa.

JUAN:

          ¿Por qué, Moscatel?

MOSCATEL:

          Porque
          ha hecho la mayor infamia,
          la mayor ruindad, mayor
          bajeza, mayor...

JUAN:

          ¡Acaba!
          ¿Qué ha sido?

MOSCATEL:

          ¡Hase enamorado!
          Mira se tengo harta causa.

ALONSO:

          En esta locura ha dado
          por haber visto con cuánta
          fineza sirvo a Beatriz
          por vuestro amor.

JUAN:

          A Amor gracias...

ALONSO:

          ¿Cómo?

JUAN:

          ...que ya de ese empeño
          libre estáis, como se acaba
          hoy mi amor.

ALONSO:

          Pues, ¿y Leonor?

JUAN:

          Leonor de mi pecho falta,
          que como Amor es Fortuna,
          sujeto vive a mudanzas.
          ¿Vuestra amada, don Alonso?

ALONSO:

          Yo no he ni de hablarla
          ni de verla en mi vida.
          Pues, ¿volveré yo a su casa
          y a su calle a hablarla y verla,
          por la tarde y la mañana,
          siendo yo el descalabrado,
          y vos, la cabeza sana,
          no lo haréis?

JUAN:

          No, porque herida
          más penetrante y tirana
          son mis celos, porque son
          mortal herida del alma.

ALONSO:

          Pues troquemos las heridas,
          que yo primero tomara,
          sea mortal o venial,
          tener hoy descalabrada
          el alma que la cabeza,
          y esto bien claro se saca
          del efecto, pues si curan
          en falso una herida, mata,
          y a los celosos da vida
          cualquier cura, aunque sea falsa.

JUAN:

          En fin, don Alonso, sea
          con poca o con mucha causa,
          no he de volver a poneros
          en la confusión pasada.

ALONSO:

          Ni por mí habéis de dejarlo,
          que a mí no se me da nada.

JUAN:

          Por mí lo dejo, y por vos,
          porque vuestra herida basta.

ALONSO:

          De una herida no escarmientan
          caballos de buena casta.

JUAN:

          ¿Yo me volveré a llegar
          allá? ¡Suerte excusada!

ALONSO:

          Pues cuando por vos no sea,
          por ver si a saber se alcanza
          quién me ha herido, he de volver.

JUAN:

          Cuando importe a vuestra fama
          desde acá fuera podremos
          hacer diligencias varias.

ALONSO:

          Yo más pretendo, don Juan,
          buena opinión con las damas
          que con los hombres, y no
          es bien que mujer tan vana
          como Beatriz, de mí piense...

JUAN:

          Yo sabré desengañarla
          de todo.

ALONSO:

          Don Juan, don Juan,
          hablemos verdades claras;
          yo he de ir a ver a Beatriz.

MOSCATEL:

          ¡Hablara para mañana!
          ¡Y dirá que miento yo!

JUAN:

          Si eso os importa, ¿qué os falta?
          Id vos muy en hora buena.

ALONSO:

          ¿Cómo, sin que las espaldas
          me guardéis vos y Leonor?

JUAN:

          Yo no he de volver a hablarla.

ALONSO:

          Esto habéis de hacer por mí;
          que no es cosa tan extraña,
          por hacer tercio a un amigo,
          volver a hablar a una dama.

JUAN:

          Por vos, don Alonso, haré
          lo que en mi vida pensaba.

MOSCATEL:

          ¿Qué os andáis haciendo puntas,
          nobles de capa y espada,
          si ambos deseáis ir a verlas?
          Y no hay cosa más usada
          que ser amancebamientos
          en los estrados y salas,
          ad perpetuam rei memoriam
          litigados, y se hallan
          contra los celos fiscales
          dos amigos y dos damas,
          porque cuando el uno riñe,
          el otro las paces trata.

JUAN:

          Ahora bien, por vos iré;
          mas mirad, antes que vaya,
          que hay alacena.


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 8 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca



ALONSO:

          ¿Qué importa?

MOSCATEL:

          Que hay balconazo.

ALONSO:

          ¡Que haya!

MOSCATEL:

          Que hay cuchillada.

ALONSO:

          Eso no;
          fuera de que si amor traza
          que por sola una mentira
          me sucedan cosas tantas,
          vengan ya, por ser verdades,
          alacena y cuchilladas.

                  Vanse. Salen don DIEGO y don LUIS

DIEGO:

          Ya sabréis la voluntad
          con que siempre os he servido.

LUIS:

          Conozco vuestra amistad,
          y sé, don Diego, que ha sido
          con fineza y con verdad.

DIEGO:

          Pues no me tengáis a exceso
          una reprensión.

LUIS:

          No haré.

DIEGO:

          Aquel pasado suceso...

LUIS:

          Queréisme decir que fue
          locura, ya lo confieso;
          porque haber a un hombre herido
          que conmigo no ha tenido
          lances de competidor
          no trae disculpa mejor,
          Diego, que no haberla habido.
          Fuerza es remediarlo, pues
          quien lleva ya en sus recelos
          perdido el miedo a los celos,
          no se le tendrá después.

DIEGO:

          Y ahora, ¿qué habéis de hacer
          de lo que ya se trató?
          Pues es cierto que a saber
          vuestros intento llegó
          don Pedro.

LUIS:

          ¿Qué hay que temer?
          Deshácese un casamiento,
          siendo santo sacramento,
          después que se efectuó,
          ¿y no lo desharé yo
          sin efectuarle?

                            Sale don PEDRO

PEDRO:

          (Atento
Aparte
          a este hielo que me abrasa,
          a esto, que me hiela, ardor,
          a lo que en mi agravio pasa,
          y al respeto de mi honor,
          salgo tan tarde de mi casa.
          A don Luis pretendo hablar,
          que mejor es acabar
          de una vez con mi recelo,
          que no esperar que un mozuelo
          que es fábula del lugar
          se me atreva. Él viene aquí.
          ¡Cuánto de verle me alegro
          galán y noble! Éste sí.

DIEGO:

          Vuestro suegro viene allí.

LUIS:

          Pues huyamos de mi suegro.

PEDRO:

          ¡Señor don Luis! Informado
          de deudos vuestros he estado
          de que honrar habéis querido
          mi casa, y agradecido
          como es justo, os he buscado
          para mostrar cuánto estoy
          ufano de merecer...

LUIS:

          Señor don Pedro, yo soy
          el que las dichas de ayer
          tiene por disculpas hoy.
          Confieso que me atreví
          a tanto empeño, y que fui
          venturoso en tanto empeño,
          pues ser de estas honras dueño
          por lo menos merecí.
          Pero soy tan desdichado,
          aun con las dichas, señor,
          que para tomar estado,
          un nuevo empeño de honor
          lo ha deshecho y lo ha estorbado.

PEDRO:

          ¿De honor empeño (¡ay de mí!)
          os retira de esto?

LUIS:

          Sí.

PEDRO:

          Pues ¿cómo? ¿En qué (¡estoy mortal!)
          puede a Beatriz estar mal?

LUIS:

          Que no lo entendáis así,
          que de vuestro enojo ha sido
          el honor mal entendido.
          Vos de mis disculpas no...

PEDRO:

          ¿De qué suerte?

LUIS:

          Porque yo,
          señor, habiendo sabido
          que su majestad --que el cielo
          guarde por sol de esta esfera,
          por planeta de este suelo--,
          con su católico celo
          sale aquesta primavera,
          y sabiendo cómo hacía
          gente un señor de quien fui
          deudo, por ventura mía,
          que me honrase le pedí
          con alguna compañía.
          Hámela dado. Éste ha sido
          el empeño que he tenido
          para no tomar estado,
          que el que es marido y soldado,
          no es soldado o no es marido.
          Si yo volviese, señor,
          entonces con más valor
          me podéis hacer feliz,
          porque hoy casar con Beatriz
          no le está bien a mi honor.

                      Vanse don DIEGO y don LUIS



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 9 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca



PEDRO:

          "Porque hoy casar con Beatriz..."
          ¡Válgame el cielo! ¿Qué ha sido
          lo que he visto, lo que he oído?
          Poco siento, ¡ay infeliz!
          No me deja mi sentido...
          Pero afligirme es error;
          si en aquel caso consiste
          su honor, miente mi temor,
          que en fin, cuanto piensa un triste
          siempre ha de ser lo peor.

                  Vase. Salen BEATRIZ e INÉS
 

BEATRIZ:

          Inés, ¿cómo el papel tomaste?

INÉS:

          Como
          todo cuanto me dan, señora, tomo.

BEATRIZ:

          Sin duda le dirías
          que de mi parte ibas.

INÉS:

          Desconfías
          de mí sin causa, porque yo he callado
          que era tuya la banda, y el recado
          callé por tu respeto,
          como suelo callar cualquier secreto.

BEATRIZ:

          Pues, Inés, ¿a qué efeto,
          si es así, me has traído
          papel?

INÉS:

         (¡Vive el Señor, que me ha cogido!
Aparte
          Mas yo me soltaré). Que le trajera,
          me dijo, y que si acaso hallar pudiera
          ocasión, te le diese.
          Yo lo tomé porque de mí creyese
          cuán de su parte estaba;
          que, puesto que una banda le llevaba
          hurtada, que era tuya, bien creería
          que un papel, que es más fácil, te traería.

BEATRIZ:

          Esta satisfacción algo me agrada.

INÉS:

          (Aqueso es dar satisfacción honrada).
          Leonor, señora, viene.

                              Sale LEONOR

BEATRIZ:

          Pues, que el papel me vea, no conviene.

                             Vase BEATRIZ

LEONOR:

          Bien pudiera yo agora
          decir con mayor causa --¿quién lo ignora?--
          ¿qué idioma fue misivo el que en lineado
          papel ocultas en tu manga ajado?

BEATRIZ:

          Y yo también pudiera
          decir que en vano preguntarlo fuera,
          pues quien saber no quiere
          lo que quiero decir, saber no espere
          lo que callarle quiero.

LEONOR:

          ¡Inés, Inés!

INÉS:

          ¿Pues no por hablar muero?

LEONOR:

          Inés, oyes, ¿qué ha sido
          este papel?

INÉS:

          ¡Qué poco te he debido!
          ¿No aguardaras siquiera
          a que sin preguntar te lo dijera?
          Que se me hace conciencia, te prometo,
          la pregunta llevar, pero ¡un secreto!

                          Al paño BEATRIZ

BEATRIZ:

          Mal segura, escuchar desde aquí quiero
          qué hablan las dos.

INÉS:

          Fui a verle, y lo primero
          le dije que Beatriz me lo mandaba.

LEONOR:

          Bien hiciste.

BEATRIZ:

          Yo mal, pues me fiaba
          de criada. ¡Ay, Leonor, que en ellas anda!

INÉS:

          Lo segundo, en su hombre di la banda.

BEATRIZ:

          ¡Ay, infeliz! ¿Qué he oído?

LEONOR:

          En esa cuadra hay ruido.

INÉS:

          Don Juan es el que ha entrado.

LEONOR:

          Pues, ¿cómo, si de aquí se fue enojado,
          diciendo que en su vida no me había
          de ver?

INÉS:

          ¡Que estés tan nueva todavía
          que no sepas que cuando está un amante
          diciendo más furioso y arrogante
          "No he de volver a verte, ingrata bella"
          es cuando muere por volver a ella!

BEATRIZ:

          Ya que a escuchar mis penas he empezado,
          acabe de escucharlas mi cuidado.

                 

Salen don JUAN, don ALONSO y MOSCATEL


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 10 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca


JUAN:

          Pensarás que me han traído
          a verte, Leonor, y hablarte
          mis celos, porque los celos
          --perdona el civil lenguaje--
          son ordinarios de amor,
          que así llevan como traen.
          Pues no, Leonor, no he venido
          para que me desengañes,
          porque el desaire de amor
          es hablar en el desaire.
          Con otra ocasión he vuelto
          a pisar estos umbrales,
          porque nunca les faltó
          ocasión a los pesares.
          Don Alonso, a quien tú hiciste
          de Beatriz fingido amante,
          desairado de tu casa
          salió con el primer lance,
          tanto, que porque no piensen
          de Beatriz las vanidades
          que el no volver aquí es
          de escarmentado y cobarde,
          me ha pedido que le traiga
          a verla. ¿Cómo negarle
          puedo yo lo mismo a él,
          que él no me negó a mí antes?

BEATRIZ:

          ¡En notable obligación
          estoy, cierto, a estos galanes!

JUAN:

          Él viene, Leonor, a esto;
          y porque en aquesta parte
          nunca piensen mis desdichas,
          nunca sospechen mis males,
          nunca imaginan mis penas
          que fue gana de buscarte,
          en la calle me estaré
          en tanto que a Beatriz hable
          y de este escrúpulo leve,
          y de esta malicia fácil
          desempeñe su opinión,
          su crédito desengañe.
          Don Alonso, entrad, y pues
          ya el sol, helado cadáver,
          agonizando entre sombras,
          en brazos de noche yace,
          hablad a Beatriz, y ved
          que aquí don Pedro no os halle.

LEONOR:

          Aguarda, don Juan, espera.

JUAN:

          ¿Qué quieres, Leonor, que aguarde?

LEONOR:

          Desengaños.

JUAN:

          Son en vano.

LEONOR:

          Disculpas.

JUAN:

          Serán en balde

                             Vase don JUAN

LEONOR:

          Tras él iré, don Alonso;
          luego vuelvo. Perdonadme,
          pues en cualquiera suceso,
          todo lo que es me era antes.

                              Vase LEONOR

ALONSO:

          ¿Mas que me voy sin hablar
          a Beatriz?

MOSCATEL:

          ¿No dirás mas que
          nos vemos en otro aprieto
          al pasado semejante?

ALONSO:

          Inés, dime dónde está,
          para que entretanto le hable,
          Beatriz.

                             Sale BEATRIZ

BEATRIZ:

          Aquí está Beatriz,
          escuchando los ultrajes
          de una vil hermana, de un
          falso amigo, de un infame
          criado, una criada aleve,
          y de un cauteloso amante,
          porque entre Leonor, don Juan,
          Inés y Moscatel halle,
          si no consuelo a mis penas,
          disculpa a mis disparates.
          Y aunque pudiera de tantos
          agravios, tantos pesares,
          tantas ofensas y tantas
          bajezas vuestras quejarme,
          viendo que contra mí todos
          el falso motín firmasteis,
          porque en la corte del alma,
          donde en pacíficas paces
          reina el desdén, nunca tiene
          el amor comunidades,
          sólo en esta parte intento,
          sólo quiero en esta parte,
          como quejosa, ofenderme,
          como ofendida, quejarme,
          del mayor de mis agravios
          y no el menor de mis males;
          porque en las mujeres es
          el más sensible desaire
          que las ame la mentira
          y no la verdad las ame.
          ¿Tan pocas las partes son
          de mi hacienda y de mi sangre?
          ¿Tan pocas de mi persona
          --decirlo tengo--, las partes
          que hay, que si un hombre hubiera
          que atrevido me mirase,
          fuese con fingido amor?
          ¡Quiéreme a mí por burlarme,
          a mí por...!


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 11 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca



ALONSO:

          Beatriz hermosa,
          si de todos tus pesares
          sales tan airosa como
          de ése, que más sientes, sales,
          fácil es el desengaño.

BEATRIZ:

          ¿Cómo el desengaño es fácil,
          cuando el quererme es por burla?

ALONSO:

          Si atiendes, con escucharme:
          Tal vez por burla se atreve
          uno al mar, sin que presuma,
          viéndole jardín de espuma,
          viéndole selva de nieve,
          que hay peligro en él, y, en breve,
          selva y jardín son horror.
          Mar es amor en rigor;
          luego en placer y en pesar,
          si no hay burlas con el mar,
          no hay burlas con el amor.
          Tal vez, por burla o ensayo,
          polvorista artificial
          hace un rayo material,
          y forja contra sí el rayo,
          cuando con mortal desmayo
          muere a su violento ardor.
          Rayo es amor en rigor
          contra su artífice; luego,
          si no hay burlas con el fuego,
          no hay burlas con el amor.
          Tal vez desnuda un amigo
          la espada para esgrimir
          con otro, y le viene a herir
          como si fuera enemigo;
          su destreza es su castigo,
          y así, usar de ella es error.
          Espada amor en rigor
          es, luego; desenvainada,
          si no hay burlas con la espada,
          no hay burlas con el amor.
          Tal vez por burla, mirando
          doméstica y mansa ya
          una fiera, un hombre está
          con ella, Beatriz, jugando;
          cuando más la halaga blando,
          volver suele a su furor.
          Fiera es amor, en rigor,
          luego, si ya lisonjera,
          no hay burlas con una fiera,
          no hay burlas con el amor.
          Por burla al mar me entregué,
          por burla el rayo encendí,
          con blanca espada esgrimí,
          con brava fiera jugué;
          y así, en el mar me anegué,
          del rayo sentí el ardor,
          de acero y fiera el furor;
          luego, si saben matar
          fiera, acero, rayo y mar,
          no hay burlas con el amor.

BEATRIZ:

          A ese argumento...

            Sale INÉS de prisa, alborotada, y LEONOR

LEONOR:

          ¡Ay de mí!
          Huyendo salió a la calle
          don Juan, y cuando le daba
          voces, vi entrar a mi padre.
          Esconder me importa agora...

BEATRIZ:

          No, Leonor, porque ya es tarde;...

LEONOR:

          ...a don Alonso.

BEATRIZ:

          ...que hoy
          ha de saber cuanto pase
          mi padre, pues tus engaños
          se han de saber.

LEONOR:

          Cuando trates
          tú decirlo, yo sabré
          culparte a ti, y disculparme;
          y así, puesto que las dos
          corremos el riesgo iguales,
          iguales, Beatriz, busquemos
          el remedio.

BEATRIZ:

          Por mostrarte
          a proceder bien, lo haré,
          que es fuerza estar de tu parte.

MOSCATEL:

          Alacena, como iglesia,
          pido.

ALONSO:

          Eso no haré, que es antes...

INÉS:

          Él entra ya.

BEATRIZ:

          Este aposento
          hoy de su vista te guarde.

MOSCATEL:

          ¡Y a mí me guarde también!

ALONSO:

          (¡Qué pesados son los lances
Aparte
          de amor hijo de familias!)

MOSCATEL:

          Inés, avisa en la calle
          que ya estamos escondidos;
          que haya quien nos descalabre.

              Escóndense los dos, y sale don PEDRO



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 12 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca



PEDRO:

          ¿Tan tarde, y no han encendido?
          Haz tú que unas luces saquen.

INÉS:

          Ya las tengo prevenidas.

PEDRO:

          (¡En mi casa tal desaire!
Aparte
          ¡A mis ojos tal afrenta!
          Cielos piadosos, o dadme
          paciencia, o dadme la muerte.

BEATRIZ:

          Señor, ¿qué tienes?

LEONOR:

          ¿Qué traes?

PEDRO:

          Tengo honor, y traigo agravios...
          aunque miento en esta parte,
          puesto que yo no los traigo;
          ellos vienen a buscarme
          dentro de mi misma casa.

LEONOR:

          (¡Ay de mí!)
Aparte

INÉS:

          (Todo se sabe).
Aparte

BEATRIZ:

          Pues, señor, ¿no me dirás
          de qué estos extremos nacen?

PEDRO:

          De tus locuras, Beatriz;
          que ya es fuerza declararme,
          viendo que por ti se atreve
          hoy un mozuelo arrogante
          al honor de aquesta casa.

LEONOR:

          (Ya no hay cosa que no alcance).
Aparte

BEATRIZ:

          ¿Yo, señor?

                    MOSCATEL aparte al paño

MOSCATEL:

          Malo va esto.

PEDRO:

          Sí, pues por ti don Luis hace
          desprecios de ella, y de mí.

BEATRIZ:

          (Convaleciendo va el lance).
Aparte

LEONOR:

          (Eso bien, cobré mi aliento).
Aparte

                             Sale don JUAN

JUAN:

          (Un caso bien puede errarse
Aparte
          de una vez, pero de dos
          la una no le yerra nadie.
          No he de esperar a que cierren
          las puertas, y después baje
          por el balcón don Alonso.
          Remediarlo pienso antes).
          Señor don Pedro, si en vos
          hoy la amistad de mis padres,
          heredada obligación
          de mi casa y de mi sangre...

LEONOR:

          (¿Qué es lo que intenta don Juan?)

BEATRIZ:

          (Muerta estoy hasta escucharle).

JUAN:

          ...os obliga en un aprieto
          a valerme y ampararme,
          de vuestra casa a las puertas
          me ha sucedido un desaire
          con tres hombres, y me importa
          no volver solo a buscarles.
          Muy bien sé que puedo a vos
          atreverme y declararme,
          porque sé que es vuestro pecho
          el Etna que dentro arde,
          aunque cubierto de nieve.

PEDRO:

          No paséis más adelante;
          que ya sé que es ley precisa
          de mi honor y de mi sangre
          en esta edad no dejar
          a hombre que de mí se vale.
          Vamos.

JUAN:

          En fin, sois quien sois.
          (En llevando yo a tu padre,
          Leonor, echa a don Alonso).

                  Habla ALONSO aparte al paño

ALONSO:

          (Éstos son los que matarme
          quisieron. No me está bien
          ir con ellos ni quedarme).

PEDRO:

          Esperad, que ya es de noche,
          que de aquesa sala saque
          un broquel, prenda olvidada
          de mi mocedad.

JUAN:

          Sacadle
          presto.

BEATRIZ:

          (¡Él se ha empeñado más
Aparte
          por donde pensó librarse!)

PEDRO:

          ¿Quién esta aquí dentro?

ALONSO:

          Un hombre.

                        Salen don ALONSO y MOSCATEL

MOSCATEL:

          Dice bien, porque no es nadie
          el otro que está con él.

PEDRO:

          Don Juan, pues que yo a ayudarte
          iba contra tu enemigo,
          obligación es más grande
          el ayudarme tú a mí,
          cuando es la causa más grave.
          Este hombre ofende mi honor
          y a mí me importa matarle.

ALONSO:

          Don Juan, de tan grande empeño
          la obligación tuya sabes.
          Mi vida y las de estas damas
          es preciso que yo ampare.

               Riñen, y don JUAN en medio



No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero

Pág. 13 de 13
No hay burlas con el amor Acto 3 Pedro Calderón de la Barca



LEONOR:

          ¡Ay de mí!

BEATRIZ:

          ¡Infelice soy!

JUAN:

          ¿Quién vio empeño semejante?

PEDRO:

          ¿Te suspendes?

ALONSO:

          ¿Ahora dudas?

PEDRO:

          Mas soy bastante a vengarme
          sin ti.

JUAN:

          Tente, don Alonso.
          Tente, señor.

PEDRO:

          Pues, ¿tú paces
          pones?

ALONSO:

          Pues, ¿tú contra mí
          tan viles extremos haces?

                             Hablan dentro

LUIS:

          Cuchilladas hay en casa
          de don Pedro.

DIEGO:

          Más no aguardes;
          entremos, don Luis.

                      Salen don LUIS y don DIEGO

LUIS:

          ¡Teneos!

PEDRO:

          Gente viene.

ALONSO:

          ¡Duro trance!

LUIS:

          ¿Qué es esto?

PEDRO:

          Esto es, don Luis
          satisfacer el ultraje
          que te oí, pues si no está
          bien a tu honor el casarte
          con Beatriz, al mío está bien
          satisfacer y vengarme.

LUIS:

          Ahí verás que no sin causa
          traté yo de disculparme,
          que ya, por haber tenido
          algún empeño en la calle...

ALONSO:

          Sin duda que tú me heriste.

LUIS:

          Es verdad.

ALONSO:

          Yo he de vengarme.

JUAN:

          Pues quiere el cielo que así
          hoy mis celos desengañen,
          viva Leonor en mi pecho.
A don PEDRO
          Ya es forzoso que la guarde
          contra ti.}}

PEDRO:

          Don Juan, don Juan,
          en aquesta casa nadie
          ha de defender mis hijas
          si no es con quien ellas casen.

ALONSO:

          Esa palabra te tomo.

JUAN:

          Pues el remedio es tan fácil
          yo soy de Leonor.

ALONSO:

          Y yo
          de Beatriz.

PEDRO:

          Fuerza es que calle;
          que, ya sucedido el daño,
          nada puede remediarse.

MOSCATEL:

          En fin, el hombre más libre,
          de las burlas de amor sale
          herido, cojo y casado,
          que es el mayor de sus males.

INÉS:

          En fin, la mujer más loca,
          más vana y más arrogante,
          de las burlas del amor,
          contra gusto suyo, sale
          enamorada y casada,
          que es lo peor.

MOSCATEL:

          Inés, dame
          esa mano; si ha de ser
          no lo pensemos, y acaben
          burlas de amor, que son veras.

ALONSO:

          No se burle con él nadie,
          sino escarmentad en mí;
          todos del amor se guarden,
          y perdonad al poeta
          que humilde a esas plantas yace.




FIN DE LA COMEDIA


No hay burlas con el amor
Acto primero - Acto segundo - Acto tercero