Abrir menú principal


PeticiónEditar




Si en esta alma dolorida

reina la desolación,

si llevo en el corazón

toda la hiel de la vida;

si está en mi pecho escondida

la medusa de los celos

y sólo zarzas y hielos

encuentro por donde voy...

si ante mis súplicas hoy

están cerrados los cielos...


Por qué me pides que vierta,

este espíritu sombrío,

una gota de rocio?

¿no ves q'el alma está muerta?

cuándo en la playa desierta

pudo brotar una flor?

cuándo el pobre trovador,

un canto podrá verter,

de entusiasmo ó de placer,

bajo el yugo del dolor?

¡Oh!, no me pidas cantares

alegres, que mi canción

al salir del corazón

tiene el sabor de los mares.

Si te duelen mis pesares

y es cierto que me amas tanto,

pide un ¡ay! á mi quebranto

y reclama al pecho mío,

no una gota de rocío...

sino una gota de llanto.