Los Tellos de Meneses I (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de Los Tellos de Meneses I.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 124
Los Tellos de Meneses I Félix Lope de Vega y Carpio


Los Tellos de Meneses

Primera Parte

Félix Lope de Vega y Carpio

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• TELLO VIEJO
• TELLO MOZO
• MENDO, villano gracioso
• SANCHO, villano
• FORTÚN, labrador


• AIBAR, labrador
• Don RAMIRO
• BATO, villano
• LAURA, labradora


• INÉS, villana
• REY Ordoño de León
• Doña Elvira, INFANTA
• Don NUÑO


• BENITO
• SILVIO, villano
• VILLANOS
• CRIADOS


Acto I
Pág. 002 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


Salen la INFANTA doña Elvira
y don NUÑO
INFANTA:

               Parecerá loca acción
               a quien la virtud ignora.

NUÑO:

               ¡Extraña resolución
               en una heroica señora,
               hija de un rey de León!
               Otros medios puede haber.

INFANTA:

               Ansí pienso defender,
               contra mi honor y decoro,
               al quererme hacer de un moro
               un rey cristiano mujer.

NUÑO:

               Ejemplos hay conocidos
               de mujeres que supieron
               reducir a sus maridos,
               y que a la fe los trujeron
               los brazos y los oídos.
               Tal con el rey de Valencia
               tu hermosura y tu presencia,
               señora, pudieran ser,
               al mayor ejemplo hacer,
               si no igualdad, competencia.
               Casa con él; que, aunque moro,
               en las virtudes sin fe
               es un archivo, un tesoro;
               y, aunque fuera de ella esté,
               sabrá guardarte decoro.
               Hace el Rey esta amistad
               por ganar la voluntad
               del de Córdoba y Toledo,
               no porque los tiene miedo,
               por mayor seguridad,
               que nadie se ha de mover
               en siendo Tarfe su yerno.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 003 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Primero pudiera ser
               volverse gloria el infierno
               que ser de Tarfe mujer.
               En lugar de flores bellas,
               Nuño, nacerán estrellas,
               y los peces de los ríos
               trocarán sus centros fríos
               al manto que esmalta en ellas.
               Primero el feroz denuedo
               del arrogante león
               tendrá de un cordero miedo,
               será firme la ocasión,
               y se estará el tiempo quedo.
               Cesarán la competencia
               los elementos ociosos
               de su inmortal resistencia,
               y no tendrán envidiosos
               privanza, virtud ni ciencia.
               Será la flaqueza fuerte,
               tendrá venturosa suerte
               el bien con la ingratitud,
               enfadará la salud
               y será dulce la muerte.

NUÑO:

               ¿Resuelta, en efeto, estás
               de que el conde castellano
               te favorezca?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 004 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Hoy verás
               del moro el intento vano,
               y el de mi padre, que es más.
               No juzgues a desvarío,
               Nuño, el pensamiento mío;
               siendo forzoso ausentarme,
               nadie puede remediarme
               mejor que el conde mi tío.
               Heme fiado de ti,
               de tu valor confiada,
               para defenderme ansí;
               que yo sé que iré guardada
               de ti mejor que de mí.

NUÑO:

               ¡No me tengan por traidor
               si te acompaño en tu error!

INFANTA:

               No es error hacer defensa
               una mujer en la ofensa
               de su virtud y su honor.
               Sara cegó de llorar
               por no se querer casar;
               y fue de alabanza dina,
               huyendo a un padre, Eufrosina,
               a quien pretendo imitar;
               en hábito de varón
               huyó Eugenia, y yo he tenido
               para huir más ocasión
               de un rey de León que ha sido
               para mí rey y león.
               A punto mis joyas tengo;
               que los sucesos prevengo
               que temo, aunque no lo sé,
               pues que por guardar mi fe
               a tantas fortunas vengo.
               Si como Cecilia fuera,
               algún ángel esperara
               que mi virtud defendiera,
               porque ese moro dejara
               su ley tan bárbara y fiera.
               Mucho del cielo confío;
               de mí no, Nuño; y ansí
               intento tal desvarío.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 005 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


NUÑO:

               Para servirte nací,
               blasón de mi sangre y mío.
               Mira a la hora que quieres
               que venga por ti, pues eres
               quien se vale de mi nombre;
               que nace obligado un hombre
               a defender las mujeres.

INFANTA:

               Cuando se ponga la luna,
               que media noche será.

NUÑO:

               Vendré sin falta ninguna,
               en un caballo, en que ya
               corramos los dos Fortuna.

INFANTA:

               Pues por el parque saldré.

NUÑO:

               Y yo a la puerta estaré.

INFANTA:

               Aunque es hazaña atrevida,
               más quiero perder la vida
               que no aventurar la fe.
Vanse.
Salen TELLO MOZO,
vestido de gala,
con aderezo dorado
y plumas,
y LAURA, labradora

TELLO MOZO:

               Finalmente ¿no he podido
               guardarme de ti?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 006 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               De amor,
               ¿quién puede? Y más si el temor
               de ausencia promete olvido.
               Y de la suerte que vas,
               vestido a lo cortesano,
               ¿no ves que encubres en vano
               los enojos que me das?
               Que entre esperanza y temor
               vivo con tantos recelos
               que me avisaran los celos
               cuando se durmiera amor.
               ¿Cómo te has vestido ansí?

TELLO MOZO:

               Prima, aunque Tello, mi padre,
               es labrador, por mi madre
               hidalgo y noble nací;
               y él en toda la montaña
               de León siempre ha tenido
               fama de ser bien nacido,
               y de los godos de España.
               Pues ¿qué quieres a un mancebo
               como yo? ¿No es poco honor
               de los dos ser labrador?
               Por dicha, ¿en el mundo es nuevo
               que quien tiene hacienda emprenda
               ser algo más de lo que es?
               ¿En qué desatinos ves
               que le gasto mal su hacienda?
               ¿Es mucho que a la ciudad
               vaya como hombre de bien,
               adonde los que me ven
               conozcan mi calidad?
               ¿Quién culpa lo que no pasa
               de un honrado pensamiento?
               ¿Tengo de ir en un jumento,
               como un villano de casa?
               En ella, gracias a Dios,
               afeitan la yerba a un prado
               cien yeguas; pues mi criado
               y yo ¿es milagro que en dos
               vamos a ver la ciudad
               y a comprar alguna cosa?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 007 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               A no dejarme celosa
               del traje la novedad
               y de León la hermosura,
               tu pensamiento aprobara.
               Galán, es cosa muy clara
               que harás alguna locura.
               Tú gracias, yo pocas dichas,
               ¿qué espero, pues de las galas
               nacen a los hombres alas
               y a las mujeres desdichas?
               Fuera de esto, si en León
               ves las damas cortesanas
               o en visitas o en ventanas,
               donde con tal perfección
               está el adorno y el traje
               que en ángeles las convierte,
               después, ¿qué ha de parecerte
               nuestro rudo villanaje?
               Una mujer que consejo
               pidió al tocarse a una fuente,
               no a un mar de cristal enfrente,
               que es más lisonja que espejo,
               ¿qué podrán ser para ti
               cuando vuelvas de León?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 008 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Prima, lo mismo que son
               los prados en que nací,
               con su natural belleza,
               no los jardines del arte;
               porque es en aquella parte
               madrastra Naturaleza.
               Deja celos excusados,
               porque me pone temor
               mostrarme tanto rigor
               antes de estar desposados.
               ¿Qué dejas para después,
               si esto me dices agora?
Salen TELLO VIEJO
e INÉS, labradora

INÉS:

               Bien lo sabe mi señora,
               pues le llama.

TELLO VIEJO:

               Espera, Inés.
               ¡Qué buena conversación!
               ¿Tú con gente cortesana,
               Laura?

TELLO MOZO:

               (Cogióme; por Dios, (-Aparte-)
               que le avisaron que estaba
               de partida a la ciudad.)

LAURA:

               La vista o la edad te engaña;
               con Tello, mi primo, estoy.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 009 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               ¿Quién es Tello?

LAURA:

               ¿No le acabas
               de conocer?

TELLO VIEJO:

               ¿Cómo puedo?
               Que Tello mi hijo, Laura,
               es labrador como yo,
               aunque de aquestas montañas
               el más bien nacido y rico,
               y habrá dos horas que andaba
               con un gabán y un sombrero
               tosco, abarcas y polainas.
               ¿Hijo yo con seda y oro,
               espada y daga dorada,
               plumas y más aderezos
               que una nave tiene jarcias?
               No creas tú que es mi hijo.
               Caballero, ¿dónde pasa?
               ¿Es cazador de este monte?
               ¿Perdióse acaso? ¿No habla?

TELLO MOZO:

               ¿Qué tengo de hablar, señor,
               si dee esta suerte me tratas?
               Quien te avisó mejor fuera
               que este enojo te excusara.
               ¿Es mucho que a la ciudad
               un hijo de un hombre vaya
               tan principal como tú,
               y que ha de heredar tu casa,
               en traje que lo parezca?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 010 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Y ¿es justo que en esas galas
               gastes con tanta locura
               el dinero que no ganas?
               ¿En qué está la diferencia
               de la nobleza heredada,
               al oficial o al que cuida
               de su cuidado y labranza?
               En que el uno vista seda
               y el otro una jerga basta.
               La carroza del señor,
               que, cuando el techo levanta,
               descubre los arcos de oro
               con las cortinas de grana,
               ¿no ha de tener diferencia
               a un carro con seis estacas,
               cuatro mulas por frisones,
               su mismo pelo por franjas,
               que, cuando mucho, a una fiesta
               lleva en un cielo de caña
               algún repostero viejo
               con las armas de otra casa?
               ¿Beber en cristal es poco,
               o de algún arroyo el agua
               con la mano, que le vuelve
               la mitad desde la barba;
               comer en plata o en barro,
               supuesto que más se gasta,
               pues nunca de su valor
               faltó la plata quebrada?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 011 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               ¡Ay, Tello! La perdición
               de las repúblicas causa
               el querer hacer los hombres
               de sus estados mudanza.
               En teniendo el mercader
               alguna hacienda, no pára
               hasta verse caballero,
               y al más desigual se iguala.
               ¿Qué hijo de un oficial
               lo mismo que el padre trata?
               De aquí nace aquella mezcla
               de cosas altas y bajas,
               que los matrimonios ligan,
               con que sangres y honras andan
               revueltas; de aquí los pleitos,
               las quejas y las espadas.
               Hidalgo naciste, hijo;
               pero entre aquestas montañas
               de un labrador que ha vivido
               del fruto de cuatro vacas,
               seis ovejas y dos viñas.
               Dejad al señor las galas
               y a los soldados las plumas;
               volved al paño y la abarca;
               que yo soy mejor que vos,
               y tal vez los pies me calzan
               por el riguroso enero
               las nieves de las montañas,
               y en junio las canas cubre
               algún sombrero de paja;
               que,de agradecido al trigo,
               la pongo sobre estas canas.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 012 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               ¿Quién pudiera persuadir,
               padre mío, con palabras
               a los años, que se olvidan
               de lo que por ellos pasa?
               No hay hombre anciano que crea
               que caminó la jornada
               de la vida en aquel brío,
               cuando el que tuvo le falta.
               Conozco que ha sido exceso
               de un labrador estas galas;
               pero no de un hijo vuestro,
               que sois rey de estas montañas.
               Si fuérades labrador
               de aquéllos que cavan y aran,
               no pudiera a vuestra culpa
               satisfacer mi ignorancia;
               pero si cuando del cielo
               en copos la nieve baja,
               no cubre más de estos montes
               que con las guedejas blancas
               vuestro ganado menor;
               y si de ovejas y cabras
               parecen los prados pueblos,
               y yerba y agua les falta;
               si tenéis de plata y oro
               tanto cofres, tantas arcas,
               y tiran cien hombres sueldo
               de vuestra familia y casa,
               ¿por qué os engañó la edad
               en decir que lo que acaba
               las ciudades es hacer
               los hombres tales mudanzas?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 013 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               El que su casa no aumenta
               y la deja como estaba,
               no es hombre digno de honor,
               antes de perpetua infamia.
               ¿Para qué camina un hombre
               tanto mar sobre una tabla;
               para qué estudia y pelea,
               sino para que su fama
               aumente a su casa el nombre?
               Que si el mundo se quedara
               en el oficio de Adán,
               Naturaleza, afrentada,
               se corriera de mirar
               por muros y torres altas,
               por palacios, por ciudades,
               montones de trigo y paja.
               No hubiera ciencias, no hubiera
               quien el mundo gobernara,
               ni pinturas, ni esculturas,
               sedas, piedras, oro y plata.
               Fue divina providencia
               para las cosas humanas
               diversas inclinaciones;
               y por eso a nadie espanta
               que aprenda un hombre a empedrar,
               pudiendo desde su infancia
               aprender artes que en oro
               piedras preciosas engastan.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 014 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Yo, en efeto, padre mío,
               no me inclino a cosas bajas;
               si os cansan mis pensamientos,
               a mí los vuestros me agravian.
               A Ordoño, rey de León,
               hace guerra el de Granada;
               con alistarme soldado
               vendrán bien plumas y galas.
               Ni os gastaré vuestra hacienda
               ni oiré tan viles palabras;
               que si vos estáis contento
               del campo y de su ganancia,
               yo aspiro a cortes de reyes
               y a ennoblecer vuestra casa.
Vase

TELLO VIEJO:

               Oye, Tello; Tello, escucha.

LAURA:

               Él tiene mucha razón.

TELLO VIEJO:

               ¿Tan poca reprehensión
               le cansa?

LAURA:

               No es sino mucha.

TELLO VIEJO:

               Ayuda tú, por tu vida;
               anda, di que no se vaya.

LAURA:

               ¿Cómo es posible que haya
               quien estorbe su partida?

TELLO VIEJO:

               Pues yo iré; que por ventura
               tendrá respeto a quien soy,
               si no a tu amor.

Vase


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 015 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               ¡Buena estoy!

INÉS:

               Si estás de su amor segura,
               ¿qué importa que vaya Tello
               a la ciudad?

LAURA:

               Nadie amó
               segura.

INÉS:

               Presumo yo
               que con un sutil cabello
               le atarás y le tendrás.
Sale MENDO

MENDO:

               ¿Está acá nueso amo el mozo?

INÉS:

               Cayóse el gozo en el pozo.

MENDO:

               ¿Qué dices?

INÉS:

               Que no te vas.

MENDO:

               Engáñaste; que ha de ser
               lo que Tello una vez dice,
               si el mundo lo contradice.

LAURA:

               Pues esta vez no has de ver
               la ciudad, Mendo alcahuete.

MENDO:

               ¿Yo alcahuete?

INÉS:

               Pues ¿quién es
               el que le lleva?

MENDO:

               Yo, Inés.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 016 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


INÉS:

               Buen castigo te promete
               señor, por esas maldades.

LAURA:

               Sí, Mendo, culpado estás;
               que, como a la corte vas,
               a que vaya le persuades,
               contándole lo que ves.

MENDO:

               ¿Qué veo yo?

LAURA:

               Mil mujeres,
               pintándolas como quieres
               de la cabeza a los pies.
               Y todo es linda invención,
               porque ¿qué puedes tú ver
               mientras llevas a vender
               trigo, cebada y carbón?
               Desnuda lo cortesano,
               vuelve al capote.

MENDO:

               ¡Por Dios,
               que me tratáis bien las dos!
               ¿Esto de serviros gano?
               ¿Quién dice a Tello, quién cuenta
               tus gracias? ¡Qué lindo humor!
               ¿Quién le anima a mi señor
               al casamiento que intenta?
               ¿Quién te pinta cuando al día
               sirves de alba al levantarte?
               ¿Quién, cuando vas a acostarte,
               tu cubierta bizarría?
               ¿Quién le dice como yo,
               Laura, que te guarde fe?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 017 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               Hoy, Mendo, yo te escuché,
               donde ninguno me vio,
               cuando a Tello le dijiste,
               "No es tu valor para el monte;
               déjale, alégrate, ponte
               galas, colores te viste.
               Una tosca montañesa
               que consultó para erizo
               Naturaleza, y la hizo
               en el molde de una artesa
               con un zapato de lazo
               como un medio celemín,
               sobre la ceja el garbín,
               la cola en el espinazo;
               ¿qué tiene que ver con ver
               una columna de nieve
               en tres puntos de pie breve?"

MENDO:

               ¿Yo lo dije?

LAURA:

               Y hay mujer,
               perro, que tiene los pies
               como bonete doblado.
               Pues alabar el calzado
               sólo escucharas, Inés,
               medias, zapatillo y liga,
               a Venus imaginaras.
               Todas tienen lindas caras;
               no hay mujer de quien no diga
               que es un serafín, un cielo,
               como de la corte sea;
               infierno llama a la aldea.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 018 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               ¡Bien pagas, Laura, mi celo!
               Yo tengo la culpa, yo,
               porque alabo, estimo y quiero
               aquel tomillo salsero
               con que este monte os crió;
               el oler a flor de espinos
               por abril en las orillas
               de los ríos, no a pastillas
               de esos ámbares divinos,
               que han dado a tantas mujeres
               mal de madre, y a los hombres
               tanto enfado y otros nombres
               que impidan vuestros placeres.
               ¿Quién vuestra limpia hermosura
               y vuestra tez encarnada,
               tiesa y firme como espada,
               sin pelo ni quebradura;
               aquel lavarse a dos manos,
               un caldero por espejo;
               el querer al tiempo viejo;
               y el pedir sin pasamanos;
               aquel blanco delantal
               con mil randas y labores,
               en que puede coger flores
               la misma aurora oriental;
               quién lo alaba y encarece
               como yo?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 019 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               Ya he conocido
               tus lisonjas.

MENDO:

               Quien ha sido
               la causa, esto y más merece.
               Pero yo lo enmendaré
               con llevarle a la ciudad
               para que sea verdad.

LAURA:

               Y yo a señor le diré
               cómo eres perro de muestra
               de Tello, el ventor y hurón
               de sus damas, destruición
               suya y de la hacienda nuestra;
               que eres el que vende el trigo
               que le hurtáis, y aun el dinero...

MENDO:

               Escucha, Laura.

LAURA:

               No quiero.
               Hoy cuanto pasa le digo.
Vase

MENDO:

               Inés, detenla.

INÉS:

               ¿Yo?

MENDO:

               ¿Pues?

INÉS:

               Mal conoces el estado
               a que conmigo has llegado.

Vase


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 020 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Oye una palabra, Inés.--
               Más quiero oír un "vos," más un desprecio
               de quien ayer en baja mar vivía;
               más por fuerza escuchar mala poesía,
               y a un sordo, oyendo yo, que me hable recio;
               más quiero ver a la virtud sin precio,
               sufrir de un ignorante la porfía;
               querer una mujer que tenga tía;
               hablar a un bobo y respetar a un necio;
               más quiero consentir de un estudiante
               el frío verso y bachillera prosa,
               con mucha presunción, siendo ignorante;
               más los melindres de una necia hermosa,
               y que en falsete un barbinegro cante,
               que resistir una mujer celosa.
Vase.
Salen el REY de León, viejo,
RAMIRO y CRIADOS

REY:

               ¿A qué podrá llegar mi desventura?
               O ¿qué podrá servirme de remedio?

RAMIRO:

               Señor, el cuerdo el último procura;
               que la paciencia es saludable medio
               para curar los males imposibles.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 021 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               ¡Fuerte elección, si está la muerte en medio!
               No fueran mis desdichas insufribles,
               Ramiro, a no ser yo la causa de ellas;
               que esto las hace justas e invencibles.
               Si yo culpar pudiera a las estrellas,
               o un loco amor, que el más real decoro
               suele vencer cuando faltaran ellas,
               remedio hallara en el dolor que lloro;
               mas no le puede haber faltando Elvira,
               porque, cristiano, quise darla a un moro.
               Mas quien el corazón penetra y mira
               sabe que fue mi intento confianza
               de que al bautismo el de Valencia aspira.
               ¿Qué dice Blanca, en fin?

RAMIRO:

               Que la esperanza
               es vana de buscarla, a lo que piensa,
               si vive ya donde el poder no alcanza;
               pues, viendo que era débil la defensa
               con que pudiera resistir tu gusto,
               fiando el caso a la piedad inmensa,
               solicitado de tu gran disgusto,
               como era darla por mujer a un hombre
               que, no siendo cristiano, fuera injusto,
               salió con diferente hábito y nombre
               donde tienen por cierto que se ha muerto.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 022 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               ¿A quién habrá que mi dolor no asombre?
               Sin duda de las fieras del desierto
               sepulcro es ya, pues no parece en cuanto
               se ha buscado, inquirido y descubierto.
               Que Porcia del amor aplaque el llanto
               comiendo brasas; que Lucrecia el pecho
               al hierro entregue, no me causa espanto,
               ni, reducida a punto tan estrecho,
               el de Cleopatra a un áspid, ni el ardiente
               de Dido y Fedra en lágrimas deshecho;
               pero que una mujer cristiana intente
               matarse ¿a quién no causa maravilla?
               ¡Desesperada, infiel, inobediente!
               ¿Qué ha respondido el conde de Castilla?

RAMIRO:

               Lo que todos responden admirados.
               En fin, ningún lugar, ciudad ni villa
               dejó de verse en todos sus estados;
               ni el de Navarra sabe cosa alguna.

REY:

               Quitaránme la vida mis cuidados.
               No me quiero quejar de mi FORTÚNa;
               castigo fue del cielo mi imprudencia.
               Disculpa no podrá tener ninguna,
               ni mal tan grande remitir paciencia.

Vanse.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 023 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


Salen la INFANTA y
don NUÑO con una caja
de joyas en la mano
INFANTA:

               Suelta las joyas, villano,
               ya que me dejas ansí.

NUÑO:

               Pienso, Elvira, que de mí
               te vienes quejando en vano,
               pues, pudiendo ser tirano
               de tu más noble tesoro,
               y no como indigno moro,
               sino como noble hidalgo,
               de tanto peligro salgo
               libre tu honor y decoro;
               que en este monte pudiera,
               dando lugar al deseo,
               hacer que del vil Tereo
               menor la tragedia fuera.
               Esta montaña tuviera
               otra Filomena hermosa,
               más desdichada y quejosa;
               pues si te dejo el honor,
               ¿qué joyas tienen valor
               que igualen la más preciosa?
               Acompañarte no ha sido
               traición, pues que fue ampararte;
               la traición fuera forzarte,
               a tu grandeza atrevido.
               Mi honor, mi patria he perdido;
               si es ansi, forzoso es,
               para librarme después
               entre moros y cristianos,
               llevar el oro en las manos,
               que son los mejores pies.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 024 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Aunque las joyas te pido,
               no es por ellas mi interés;
               por una sortija es
               que del rey, mi padre, ha sido;
               que, aunque tanto me ha ofendido,
               le tengo notable amor.
               Cosa es de poco valor.

NUÑO:

               ¿Es la de esta sierpe?

INFANTA:

               Sí;
               que de un diamante y rubí
               tiene en la boca una flor.
NUÑO le da a la INFANTA
una sortija

NUÑO:

               Toma; que aunque ésta tuviera
               el valor de las demás,
               no te negara jamás
               cosa que tu gusto fuera.

INFANTA:

               No me dejes sola, espera,
               en tan ásperas montañas;
               llévame a aquellas cabañas.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 025 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


NUÑO:

               Seré, Elvira, conocido
               por autor, como lo he sido,
               de tan infames hazañas.
               Quien ha tenido valor
               para venir de esta suerte,
               no tema, Elvira, la muerte,
               pues no ha temido el honor.
               Donde me lleva el temor
               voy arrepentido y triste;
               confieso que me pusiste
               una esperanza, que fue
               por donde hasta aquí llegué
               con la ocasión que me diste.
               Codicia de tu belleza
               me dio causa aquella tarde;
               pero rendíla, cobarde,
               a los pies de tu grandeza;
               que no pudo mi bajeza
               tener tan altos despojos,
               ni atreverme a darte enojos
               pude en ocasión igual;
               que la hermosura real
               tiene deidad en los ojos.
               Cuantas veces me incitaba
               un pensamiento amoroso,
               tantas de tu rostro hermoso
               la grave luz me cegaba.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 026 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


NUÑO:

               Quien en tal batalla estaba
               bien hace en dejarte, a efeto
               de que el temor más discreto,
               tratándote, fuera ingrato;
               que es tan poderoso el trato
               que a nadie guarda respeto;
               que si algo suele perder,
               contra las humanas leyes,
               respeto, Elvira, a los reyes,
               sólo el trato puede ser.
               Túrbase quien llega a ver
               de un rey la deidad severa,
               como su ser considera,
               y el más sabio se recata;
               pero quien los sirve y trata
               ni se muda ni se altera.
               Yo parto, en fin, vitorioso
               de mí mismo, y tan leal
               que dejo ocasión igual
               al más cuerdo o más dichoso.
               Lo que me trujo animoso,
               determinado en secreto,
               me vuelve necio y discreto.
               Perdona, y quédate aquí;
               que voy huyendo de ti
               por no perderte el respeto.

Vase


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 027 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Hurta los rayos al dorado hermano
               para vestirse de su luz la luna;
               sin mirar otra palma, de ninguna
               cortó racimos de oro el africano.
               Gime la tortolilla, y gime en vano,
               cuando el esposo que murió importuna;
               sin dueño no hay en monte fiera alguna.
               Mi vida alegre en el discurso humano,
               de la suerte que el alma al cuerpo informa,
               es como la primera inteligencia,
               materia la mujer, el hombre forma.
               Y tanto más ampara su presencia,
               y así su forma nuestro ser conforma,
               que, siendo éste traidor, siento su ausencia.
Canta dentro un VILLANO

VILLANO:

               Triste está la infanta Elvira,
               días ha que no se alegra;
               que la casa el rey su padre
               con el moro de Valencia.

INFANTA:

               Aquí llegan mis desdichas;
               pero si la causa llega,
               tan triste como atrevida,
               ¿qué mucho que lleguen ellas?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 028 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


VILLANO:

               ¡Qué mal lo ha mirado Ordoño!
               A la fe que se arrepienta;
               porque quien no teme a Dios
               no puede hacer cosa buena.

INFANTA:

               ¡Ah, buen hombre, ah labrador!
Dentro

VILLANO:

               Digo que llaman, Teresa,
               detrás de aquellas carrascas,
               y voz de mujer semeja.
Sale el VILLANO
               ¿Quién llama? ¿Quién es? ¿Sos vos?
               ¡Voto al sol, que es cosa nueva
               vuestro traje en estos montes,
               que no es a la usanza nuestra!

INFANTA:

               Más nuevas son mis desdichas.
               Trújome por esta tierra
               un capitán.

VILLANO:

               ¿Quién lo duda?
               Como tiene el amor flechas,
               a las más engañan plumas.
               ¿Cómo diablos os inquieta
               tanto en vuestras almohadillas
               el tapatán de la guerra?
               Pero ¿cómo os deja aquí?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 029 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Por mis desdichas me deja,
               que son largas de contar.
               Pero dime, ¿son aldeas
               esas grandes caserías,
               que de ellas parecen peñas
               y de ellas huertas parecen?

VILLANO:

               Todas son casas que albergan
               hombres ricos montañeses,
               que se quedaron en ellas
               desde el tiempo de los godos;
               tienen aquí sus haciendas
               y son reyes de estos montes.
               Ésa que miráis más cerca
               es de Ramiro de Aibar,
               mi amo; esotra más vieja
               es de Servando Fernández;
               estotra es de Mendo Vega,
               aquélla es de Ortún Ordóñez;
               pero de aquí legua y media
               la de Tello de Meneses,
               hombre a quien todos respetan.
               Allí hallaréis amparo,
               pero con alguna ofensa
               de vuestro honor.

INFANTA:

               ¿Por qué causa?

VILLANO:

               Porque tiene un hijo en ella
               más galán que Gerineldos,
               que no hay moza que no pesca
               en todo aqueste distrito.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 030 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Pues mejor será a la vuestra.

VILLANO:

               Ramiro de Aibar, mi amo,
               tiene una hija doncella,
               y con ella estaréis bien;
               pero trocando la seda;
               que no os querrán recebir.

INFANTA:

               Ninguna cosa desean
               mis penas sino mudar
               el traje. Si alguno hubiera
               antes de llegar allá,
               por sayal, por tosca jerga
               le diera de buena gana.

VILLANO:

               Conmigo vino Teresa
               para ayudarme a cargar
               de carrascas la carreta;
               hablad con ella; que pienso
               que os ayude cuanto pueda,
               aunque rústica aldeana,
               porque, con ser montañesa,
               sabe más que Cencerrón,
               Arístoles y Seneca.

INFANTA:

               Vamos, pues, adonde está.

VILLANO:

               ¡No es mala la diferencia,
               pues por un carro de roble
               llevo una carga de seda!

Vanse.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 031 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


Sale NUÑO con la caja de las joyas
NUÑO:

               Sin saber dónde camino,
               me lleva el justo temor
               donde me trujo el amor
               o me enseña mi destino.
               Mas ya, temor, no imagINÉS
               que has de hallar segura tierra;
               que quien los principios yerra
               ¿cómo ha de acertar los fINÉS?
               Necio fue mi atrevimiento
               en ayudar la locura
               de Elvira, por la hermosura
               que cegó mi pensamiento;
               pero, en fin, ya la dejé,
               y por sendas tan incultas
               voy que, al mismo sol ocultas,
               ni las penetra ni ve.
               En mis imaginaciones
               no hay rama en esa ocasión
               que no sea un rey de León,
               y cada rey mil leones.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 032 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


NUÑO:

               Lo que me da más cuidado
               son las joyas, enemigos
               que han de servir de testigos
               si soy de su gente hallado.
               Y así, cavando la tierra
               con esta daga, las quiero
               esconder; pero primero,
               para conocer la tierra,
               poner alguna señal.
Dan voces dentro
               Gritos dan. Todo me asombra;
               que espanta su misma sombra
               a quien dice o hace mal.}}
Hablan dentro MENDO y TELLO MOZO

MENDO:

               Por aquí, por aquí fue.

NUÑO:

               Ellos me buscan a mí.

TELLO MOZO:

               ¿Dónde, Mendo?

MENDO:

               Por aquí.

TELLO MOZO:

               Él es.

MENDO:

               ¡Muerto soy! ¿Qué haré?
               Pero detrás de estas ramas
               será mejor esconderme.

Escóndese.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 033 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


Salen MENDO, TELLO MOZO
con una ballesta, y SANCHO
TELLO MOZO:

               Desdicha habemos tenido.

MENDO:

               ¿Cómo?

TELLO MOZO:

               Que ya no parece.

MENDO:

               En parte, por Dios, me huelgo;
               que es venir a cazar liebres
               durmiendo en sus verdes camas
               como caza de mujeres;
               y querer matar un oso
               es peligro, donde suele
               burlarse el más alentado,
               engañarse el más valiente.

TELLO MOZO:

               Yo desde lejos querría
               tirarle.

MENDO:

               Pues no te acerques,
               que el ejemplo de Favila
               aun está en León presente.

TELLO MOZO:

               Dime, ¿qué te dijo Laura?

MENDO:

               ¿Qué áspid, tigre o serpiente,
               qué caimán o cocodrilo,
               pisados o heridos, vuelven
               con tal furia como Laura
               contra mi pecho inocente,
               diciéndome que yo era...?
               ¿Dirélo?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 034 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Dilo.

MENDO:

               Alcahuete,
               que te llevaba a León
               para que sus damas vieses;
               que te las pintaba a todas
               con lisonjeros pinceles,
               para moverte a cosquillas
               la sangre en la edad que tienes;
               que yo te ayudaba a hurtar
               el trigo; y, aunque no miente,
               siendo tanta la abundancia,
               mucho cuidado parece.
               Demás de que ya tu padre,
               de miserable, no quiere
               ni aun darte para vestir,
               cuando en ese campo llueve
               lana, trigo y aun maná,
               siendo por sangre Meneses.
               Pues a mí, que el otro día
               le pedí unos zaragüelles,
               me dijo, "Sin ellos te anda,
               Mendo, pues camisa tienes;
               que con sayo a la rodilla
               mis abuelos y parientes
               sin zarargüelles andaban
               más ligeros y más fuertes."
               Respondíle, "En esos tiempos
               eran los aires más leves;
               pero agora son tan bravos
               que dieran risa a la gente."
               Añadió que te decía
               mil testimonios, y advierte
               que la he dado la palabra
               que no irás eternamente
               a la corte, aunque te llame
               el rey por trecientas veces.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 035 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Loca debe de estar Laura.

MENDO:

               Cuerda o loca, no te quejes
               de mí si no voy contigo.

TELLO MOZO:

               ¿Qué es aquello que se mueve?

MENDO:

               Allí han sonado las ramas.
               ¡El oso es, tira!
Dispara la ballesta TELLO MOZO

TELLO MOZO:

               Acertéle;
               pues se queja.

MENDO:

               ¡Lindo tiro!

SANCHO:

               ¡Lindo flechazo!

MENDO:

               Excelente.

TELLO MOZO:

               Bien puedes llegarle a ver;
               que con yerba presto muere.

MENDO:

               Pues no salió tras nosotros,
               no hayas miedo que se vengue,
               por el corazón le diste.

TELLO MOZO:

               Pues llega a verle.
Éntranse MENDO y SANCHO
               ¿Qué temes?
Dentro MENDO

MENDO:

               ¡Vive Dios, que has muerto a un hombre!


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 036 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               ¿Qué me dices?

MENDO:

               Llega a verle.

TELLO MOZO:

               Sacadle los dos en brazos.
               ¿Hay tal desdicha, hay tal suerte?
               ¿Era cazador acaso?

MENDO:

               Hidalgo y noble parece.
Sacan MENDO y SANCHO
a NUÑO con una flecha

TELLO MOZO:

               ¿Quién sois, caballero?

NUÑO:

               ¡Ay cielo!
               Esto mis culpas merecen.
               Yo soy...
Muere

MENDO:

               Quedóse en "yo soy;"
               lo demás dijo la muerte.

TELLO MOZO:

               ¡Buen talle!

MENDO:

               ¡Gentil vestido!
               Los despojos te competen.
               ¿Qué habemos de hacer?

TELLO MOZO:

               Callar;
               y al hombre que lo dijere,
               ¡vive Dios, que he de cortarle
               la lengua!


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 037 de 124
Los Tellos de Meneses, primera parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Señor, pues eres
               el dueño de este difunto,
               ¿qué haremos de él?

TELLO MOZO:

               Mendo, hacerle
               sepultura en ese arroyo.

SANCHO:

               ¡Crüel estrella!

MENDO:

               ¡Que llegue
               a morir por oso un hombre!

TELLO MOZO:

               Arrójale, Mendo, y vuelve.
MENDO y SANCHO meten al difunto
               ¿De qué sirve esconderse de tu flecha,
               muerte crüel, pues dondequiera, airada,
               llamas sin voz, y con tu planta helada
               entras donde jamás entró sospecha?
               Para esconderse, muerte, no aprovecha
               la cortina de púrpura bordada;
               porque la mira en la ballesta armada
               desde que nace el hombre tienes hecha.
               Pero este ejemplo, aunque cruel, advierte
               que fue muerte de éste merecida,
               y no por culpa de su triste suerte.
                  Pues claramente da a entender la herida
               que quien como animal tuvo la muerte
               murió en el traje que vistió la vida.

FIN DEL ACTO PRIMERO


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Acto II
Pág. 038 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Sale la INFANTA sola
INFANTA:

               No se cansa mi fortuna
               de engañarme y perseguirme,
               pues, en mis desdichas firme,
               no espero mudanza alguna.
               Al hábito labrador
               incliné mi majestad,
               porque en tal desigualdad
               desconociese el valor;
               peor así me ha conocido
               y ha hecho suertes en mí,
               como si fuera quien fui
               o supiera lo que he sido.
               Serví en el rústico traje
               que estoy, para ser ejemplo
               de que no hay tan alto templo
               que el tiempo no humille y baje;
               y, aunque en la casa que estaba
               su dueño bien me quería,
               una hija que tenía
               mis acciones envidiaba.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 039 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Fuerza fue no la sufrir,
               porque no may más que temer
               que una envidiosa mujer
               adonde se ha de servir;
               que, si tantas penas pasa
               quien por vecina la tiene,
               a mayor desdicha viene
               quien vive en la misma casa.
               La de Tello de Meneses
               me dicen que es por aquí.
               ¡Ay, Fortuna, si de mí
               y de mi honor te dolieses!
               Hame puesto un labrador,
               que sus locuras me dijo,
               miedo con Tello, su hijo,
               para defender mi honor;
               por otra parte he sabido
               que es muy cortés y galán.--
               ¿Dónde estos serranos van?
               ¡Qué dicha hubiera tenido
               si fueran de su labranza!


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 040 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen SANCHO y MENDO
MENDO:

               Cuanto a Inés, Sancho, no quiero
               obligarte con que espero
               en sus desdenes mudanza.
               Tengo tan poco favor
               que, en dejar de pretender,
               no pienso que pueda hacer
               mayor servicio a mi amor.
               Si te quiere bien a ti,
               yo me rindo; tuya sea.

SANCHO:

               Amor me dice que crea
               que me favorece a mí,
               y no le falta razón;
               que, bailando el otro día,
               le dije que la tenía
               en medio del corazón.
               Con esto, en sala, en cocina,
               dondequiera que la veo,
               se ríe y muestra el deseo
               que a tener mi amor la inclina.
               Antiyer la pellizqué,
               y tal mojicón me dio
               que sin seso me dejó.

MENDO:

               Y ¿es favor?

SANCHO:

               Pues ¿no lo fue,
               si brazo y mano tenía
               más limpio que están las frores?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 041 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Sancho, de tales favores
               tengo yo muchos al día.
               No tiene hacienda señor
               para comprar cucharones,
               con que me da coscorrones,
               sin tenerlos por favor.
               ¡Oh, qué mal, Sancho, conoces
               estas ninfas del fregado
               que, como yeguas en prado,
               retozan tirando coces!
               Yo te la doy, pues estás
               de esos favores contento.

SANCHO:

               Quejas oigo, pasos siento.

MENDO:

               Quedo, no te informes más.--
               Serrana, que guarde Dios,
               ¿dónde bueno por aquí?

INFANTA:

               De casa de Aibar salí,
               bien le conocéis los dos,
               donde he servido dos meses.
               Era importuna mi ama,
               y voy buscando por fama
               la de Tello de Meneses.
               ¿Sois suyos acaso?

MENDO:

               Sí;
               y a vos, detened el paso,
               no os ha hecho el cielo acaso.

INFANTA:

               Dicha ha sido para mí
               hallar de su casa gente.
               Pero de cierta ocasión
               traigo mala información.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 042 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Creed que la envidia miente.
               Si queréis servir allá,
               buen salario os aseguro.

INFANTA:

               Creedme que lo procuro.
               ¿Está lejos?

MENDO:

               Cerca está.

INFANTA:

               ¿Querráme a mí?

MENDO:

               ¿Qué decís?
               Tal gracia y talle tenéis
               que la casa mandaréis
               si un mes en ella servís.--
Habla aparte a SANCHO
               Sancho, acoto esta mujer;
               a Inés te di.

SANCHO:

               Soy un necio;
               mas por la mitad del precio
               pleito te quiero poner.
               Porque tiene tanta estima
               que, para que me la des,
               te daré por ella a Inés
               y dos cabritos encima.

MENDO:

               No hay que tratar: ella es mía.--
               Seguidme, hermosa serrana;
               que nunca tan de mañana
               salió en este monte el día.

INFANTA:

               Para perder el temor,
               de aquí a su casa podréis
               contarme lo que sabéis
               de este hidalgo labrador;
               que, entretenidos ansí,
               no hay camino que se sienta.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 043 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Bien decís; estadme atenta;
               que no está lejos de aquí.
               Serrana, cuya belleza
               nació para ser señora
               en los palacios del rey,
               y no es haceros lisonja,
               sabed, ya que los honráis
               con vuestra presencia hermosa,
               que en las faldas de los montes
               de Asturias yace a la sombra
               un León, cuyas guedejas
               tiembla el moro y el sol dora,
               a quien el piadoso cielo
               restituye la corona.
               Éste las doradas garras
               muestra al África, de forma
               que por mil partes le vuelve
               las espaldas temerosas.
               De donde los tuvo ocultos
               don Pelayo en Covadonga,
               tantos fidalgos decienden
               que están las montañas solas;
               pero de los que han quedado,
               cuyos solares adornan
               paveses de antiguas casas,
               familias de gente goda,
               la de Tello de Meneses,
               serrana, es la más famosa,
               más rica, y por muchas causas
               más respetada de todas.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 044 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Cincuenta pares de bueyes
               aran la tierra, abundosa
               de rubio trigo, que apenas
               hay trojes que le recojan.
               Trepan estas altas peñas
               fértiles cabras golosas
               en cantidad, que parece
               que otro monte inculto forman.
               Bajan a ese claro río,
               de aquellas nevadas rocas,
               a beber tantas ovejas
               que unas a otras se estorban;
               que los cristales que encubren
               las arenas por un hora,
               los mismos peces enseñan
               envueltos en verdes ovas.
               Las rocas llamé nevadas,
               no por los hielos de Bóreas,
               mas porque la blanca lana
               hace que no se conozcan.
               No hay dehesas, vegas, prados
               adonde las vacas coman,
               con ser de Tello las mieses
               diez leguas a la redonda.
               Los toros al herradero,
               como el fuego los provoca
               del hierro abrasado, vienen
               novillos y salen onzas.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 045 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               En llegando la vendimia
               de negras uvas rebosan
               los lagares, que las cepas
               por pardos sarmientos brotan.
               Treinta y más hombres las pisan,
               y el mosto que sus pies moja,
               para cuando vino sea
               les jura vengar su honra.
               Aquí en cárceles de erizos
               le dan castañas sabrosas
               los montes, las anchas vegas
               verdes peras, guindas rojas,
               con las pálidas camuesas,
               nueces, avellanas, moras,
               servas, nísperos y almendras,
               que flores de nácar bordan.
               Gansos los arroyos cubren,
               aves tan vanas y locas
               que con aquel débil cuello
               piensan que en el cielo topan.
               Los animales morenos,
               lenguaje que el mundo toma,
               pues llama moreno a un negro,
               siendo la color notoria,
               salen al ronco instrumento
               en gran número al aurora,
               aunque más parece noche
               por donde el camino asombran.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 046 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               En esos bosques sombríos
               con amorosas congojas
               braman mil sueltos venados
               por las ciervas desdeñosas.
               Los conejos advertidos
               por los vivares se alojan,
               y escogen campo las liebres
               adonde ligeras corran.
               Cuando el madroño sangriento
               su verde fruto colora,
               salir de sus altas cuevas
               los osos peludos osan.
               No menos los jabalíes,
               que el verano se remontan,
               vienen a buscar hambrientos
               las sazonadas bellotas.
               Aquí entra bien Tello el mozo,
               que la fama mentirosa
               os ha pintado, diciendo
               que cuanta mira deshonra.
               Digo que entra, porque suele
               con valor y vanagloria
               matar estos animales,
               puesto que a su padre enoja;
               que con su sangre a un venablo
               de suerte el oro desdora
               que está de esta parte el asta,
               y el acero de la otra.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 047 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Es un mancebo galán
               que puede servir de alcorza
               tan dulce que algunas hembras
               se le llegan como moscas.
               Hablar en su cortesía
               es contar granos de aljófar
               sobre las flores que el alba
               llora en sus cogollos y hojas.
               Su entendimiento y blandura,
               su condición generosa
               para un príncipe nacieron,
               que no para gente tosca.
               He sido yo de opinión,
               que tengo en algunas cosas,
               aunque labrador, buen gusto,
               ni es todo el sayal alforjas,
               que, como las frutas, hizo
               Naturaleza estudiosa
               los hombres agros y dulces;
               y así, en esta casa agora
               Tello el viejo es agro y Tello
               el mozo es dulce.--No os pongan
               temor, porque el noble viejo
               trata de su hacienda sola
               y, aunque estéis aquí dos años,
               sin ser falta de memoria,
               no sabrá si le servís,
               porque hay doscientas personas;
               mas si fuérades oveja,
               como sois mujer, señora,
               supiera cuándo nacistes
               mejor que vuestra parroquia.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 048 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               El mozo no os hará mal,
               porque sus manos y boca
               compone su entendimiento,
               y en sus palabras sus obras;
               fuera de que es imposible
               que los ojos en vos ponga,
               respeto de que su padre
               le quiere dar por esposa
               a Laura, una prima suya,
               que es una gallarda moza,
               si vuestra hermosura y gracia
               que esto diga me perdona;
               que, no habiendo competencia
               con los claveles y rosas
               de vuestra boca y mejillas,
               las suyas blancas y rojas
               pueden hacer un invierno
               primavera deleitosa;
               porque de solas las almas
               merece ser labradora.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 049 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Pero ella y una criada
               a esta fuente sonorosa
               por agua bajan; habladlas;
               y a mí, a quien tanto enamoran
               esos ojos, dad licencia
               que a serviros me disponga;
               que en esta ruda corteza
               vive un alma que os adora,
               de quien en tosca materia
               seréis vos divina forma,
               seréis miel en alcornoque,
               letras en persona rota,
               valor en hombre sin dicha
               y ventura en vida corta,
               guante de ámbar en villano,
               en ruin lengua buena copla,
               armas en cobarde pecho,
               doblón rico en pobre bolsa;
               que, desdeñado o querido,
               seré vuestro en pena, en gloria,
               contento en cualquier estado
               que la Fortuna me ponga.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 050 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen LAURA e INÉS
con dos cantarillas
INÉS:

               Digo que es Mendo, y que viene
               con Sancho y una mujer.

LAURA:

               ¿Que siempre éste ha de traer
               lo que celosa me tiene?

INFANTA:

               Dadme, señora, esa mano.

LAURA:

               ¿Qué es esto, Mendo?

MENDO:

               Señora,
               una hermosa labradora
               que hallé en ese verde llano.
               Dice que a Aibar ha servido
               y que por cierto disgusto
               le ha dejado.

INFANTA:

               Con más gusto,
               si dicha hubiera tenido,
               en vos me hubiera empleado;
               pero yo no merecía
               serviros.

LAURA:

               La cortesía,
               el talle, el traje, el agrado,
               el rostro, obliga a estimar,
               serrana, el ofrecimiento.

INFANTA:

               Menos os digo que siento,
               y sólo os puede obligar
               el hallarme en tierra extraña.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 051 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               ¿De dónde sois?

INFANTA:

               De Castilla.

LAURA:

               Mucho el veros maravilla
               que vengáis a la montaña.

INFANTA:

               Es larga historia; después
               os la quiero referir.
Hablan aparte LAURA e INÉS

LAURA:

               Mejor que para servir,
               es para servida, Inés.

INÉS:

               Recíbela, por tu vida;
               que es lástima que se pierda.

LAURA:

               La condición se me acuerda
               de Tello.

INÉS:

               Está defendida
               con el amor que te tiene;
               y ésta es moza honesta y grave,
               si no encubre lo que sabe.

LAURA:

               ¿Qué sé yo de dónde viene?

INÉS:

               ¿Habrá más de despedilla
               si al rostro sale traidora?

LAURA:

               ¿El nombre?

INFANTA:

               Juana, señora.

LAURA:

               Tomad esta cantarilla
               y seguidme, que en la fuente
               me contaréis vuestra historia.

Vanse la INFANTA,
LAURA e INÉS


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 052 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Llevado me ha la memoria.

SANCHO:

               Yo hallo un inconveniente.

MENDO:

               ¿Cómo?

SANCHO:

               El viejo, que retozos
               teme en mozas de despejo.

MENDO:

               Si no la quisiere el viejo,
               servirá para los mozos.
Vanse. Salen AIBAR, labrador, y BATO

AIBAR:

               Pienso que negociaremos;
               que es muy rico y liberal.

BATO:

               Fortún no ha dado un real;
               ¡bien con él la igreja haremos!

AIBAR:

               Tello es hombre de valor.

BATO:

               ¿Quién da voces?
Salen TELLO VIEJO y SILVIO

TELLO VIEJO:

               ¿Esto pasa?
               ¡Salid, villano, de casa!

SILVIO:

               No tengo culpa, señor;
               detén, por Dios, la cayada.

TELLO VIEJO:

               ¿Qué tengo de detener?
               ¿De mi hacienda habéis de hacer
               como de hacienda robada?
               ¡Vive Dios...!


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 053 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


SILVIO:

               Oye en disculpa...

TELLO VIEJO:

               ¿Qué disculpa puedes darme
               que no sirva de enojarme
               y de hacer mayor tu culpa?
               ¿Cuántos pies tiene un lechón?

SILVIO:

               Cuatro.

TELLO VIEJO:

               Pues ¿cómo has traído
               tres?

SILVIO:

               El uno se ha caído;
               que ya sé que cuatro son.

TELLO VIEJO:

               Del pecho te he de sacar
               este pie si le has comido.
Huye SILVIO y TELLO VIEJO le sigue,
volviendo enseguida

BATO:

               ¡A buen puerto hemos venido!
               Vámonos, señor Aibar.

AIBAR:

               Dices bien. ¿Éste es Meneses,
               aquel noble y liberal?
               No he visto miseria igual.

BATO:

               Menester fue que lo vieses
               para poderlo creer.

Hacen que se van


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 054 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               ¿Quién va? ¿Quién sale de aquí?
               Vuelva quién es.

AIBAR:

               No entendí,
               puesto que te vine a ver,
               hallarte enojado.

TELLO VIEJO:

               Aibar,
               ya sabes que soy tu amigo.
               No lo estoy mucho, y contigo
               me sabré desenojar.
               ¿Qué quieres? ¿A qué venías?

AIBAR:

               No más de a verte.

TELLO VIEJO:

               Es engaño,
               pues el irte es desengaño,
               que alguna cosa querías.

AIBAR:

               No, cierto.

TELLO VIEJO:

               Di la verdad;
               que nuestra amistad se ofende.

AIBAR:

               Pues a quien tan bien la entiende,
               quiero hablarle en amistad.
               Tello, a mí me han encargado
               recoger algunos días,
               por aquestas caserías,
               la limosna y el cuidado
               de la iglesia que labramos
               de esta vega en la mitad,
               con que la dificultad
               de ir a la villa excusamos.
               Ella está ya comenzada;
               limosna os vine a pedir,
               porque siempre oí decir
               vuestra condición honrada
               y la liberalidad
               con que procedéis en todo;
               pero entré, y halléos de modo
               que, diciéndoos la verdad,
               os tuve por miserable;
               que reparar en un pie
               un hombre tan rico fue,
               Tello, bajeza notable.
               Por esto, a la fe, me fui.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 055 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Cierto que tenéis razón.
               Es ansí mi condición;
               pero es en mi casa ansí.
               Venid, Aibar, a la tarde,
               y contad tres mil ducados.

AIBAR:

               ¿Qué decís?

TELLO VIEJO:

               Que, a estar contados,
               no fuera en darlos cobarde.

AIBAR:

               ¿Tres mil?

TELLO VIEJO:

               Mirando en un pie
               y en otras cosas ansí,
               puedo daros lo que os di,
               y otros muchos os daré.
               Id en hora buena, Aibar.

AIBAR:

               Tres mil años, y aun es poco,
               viváis.

TELLO VIEJO:

               Id con Dios.

AIBAR:

               Voy loco.

BATO:

               ¡Tres mil! ¿Qué más pudo dar
               el mismo rey de León?
Hablan aparte AIBAR y BATO

AIBAR:

               ¿Qué te parece el ejemplo?
               Que quien a Dios labra templo,
               da beneficio a pensión.

Vanse AIBAR y BATO


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 056 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               ¡Cuán bienaventurado
               puede llamarse el hombre
               que con escuro nombre
               vive en su casa, honrado
               de su familia, atenta
               a lo que más le agrada y le contenta!
               Sus deseos no buscan
               las cortes de los reyes,
               adonde tantas leyes
               la ley primera ofuscan
               y, por el nuevo traje,
               la simple antigüedad padece ultraje.
               No obliga poca renta
               al costoso vestido,
               que al uso conocido
               la novedad inventa,
               y con pocos desvelos
               conserva la igualdad de sus abuelos.
               No ve la loca dama
               que por vestirse de oro
               se desnuda el decoro
               de su opinión y fama
               y, hasta que el arco rompa,
               la cuerda estira de la vana pompa.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 057 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Yo salgo con la aurora
               por estos verdes prados,
               aun antes de pisados
               del blanco pie de Flora,
               quebrando algunos hielos
               tal vez de los cuajados arroyuelos.
               Miro con el cuidado
               que salen mis pastores;
               los ganados mayores
               ir retozando al prado
               y, humildes a sus leyes,
               a los barbechos conducir los bueyes.
               Aquí las yeguas blancas
               entre las rubias reses,
               las "emes" de Meneses
               impresas en las ancas,
               relinchan por los potros,
               viéndolos retozar unos con otros.
               Vuelvo, y al mediodía
               la comida abundante
               no me pone arrogante;
               que no pienso que es mía,
               porque, mirando el cielo,
               el dueño adoro con humilde celo.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 058 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Todos los años miro
               la limosna que he dado
               y lo que me ha quedado,
               y diciendo suspiro,
               viendo lo que se aumenta,
               "Siempre me alcanza Dios en esta cuenta."
               Voy a ver por la tarde,
               ya cuando el sol se humilla,
               por esta verde orilla,
               el esmaltado alarde
               de tantas arboledas,
               locos pavones de sus verdes ruedas;
               y, como en ellas ojos,
               frutas entre sus hojas
               blancas, pálidas, rojas,
               del verano despojos,
               y en sus ramas suaves
               canciones cultas componer las aves.
               Cuando la noche baja,
               y al claro sol se atreve,
               cena me aguarda breve,
               de la salud ventaja;
               que, aunque con menos sueño,
               más alentado se levanta el dueño.
               De todo lo que digo
               le doy gracias al cielo
               que fertiliza el suelo,
               tan liberal conmigo;
               porque quien no agradece
               la deuda al cielo ni aun vivir merece.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 059 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen LAURA, INÉS y la INFANTA
INÉS:

               Aquí está señor.

LAURA:

               Bien creo
               que se ha de alegrar de verte.

INFANTA:

               Tengo yo tan poca suerte
               que lo imposible deseo.

LAURA:

               Esta serrana, señor,
               que de Aibar criada ha sido,
               en tu nombre he recibido;
               que muestra a tu casa amor,
               y la habemos menester.

TELLO VIEJO:

               ¿Menester adonde hay tantas?
               ¡A qué cosas te adelantas!--
               Id con Dios, buena mujer;
               que bostezos de señora
               tiene mi sobrina ya.
               Viendo que la casa está
               con tanta familia agora,
               ¿más costa quiere añadir?

LAURA:

               ¿Costa una pobre mujer
               en tu casa puede hacer
               y que te viene a servir?

TELLO VIEJO:

               Pues ¿no es una boca más?

LAURA:

               Donde todo está sobrado,
               ¿te da una mujer cuidado?
               Pienso que enojado estás.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 060 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Laura, mira por mi hacienda,
               pues es toda para ti.

INFANTA:

               Doleos, señor, de mí;
               no permitáis que me ofenda
               tan grave necesidad
               que se me atreva al honor.
               Por pobre os pido favor,
               aunque tengo calidad.
               De limosna habéis de hacer
               esto por Dios y por mí.

TELLO VIEJO:

               ¿Por Dios decís?

INFANTA:

               Señor, sí.
               No me permitáis perder.

TELLO VIEJO:

               Jamás por Dios he negado
               cosa que pudiera hacer.
               Laura...

LAURA:

               ¿Señor?

TELLO VIEJO:

               La mujer
               con lágrimas me ha obligado;
               ella queda recebida.
               Vístela, para las fiestas,
               de algunas cosas honestas,
               aunque no está mal vestida.

LAURA:

               Yo buscaré qué la dar.

TELLO VIEJO:

               Si tuyo, Laura, ha de ser,
               ¿qué me puede a mí deber?
               Hazle un vestido sacar
               que cueste hasta cien ducados.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 061 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               Pues tú, que darla temías
               de comer donde estos días
               comen doscientos criados,
               ¿la mandas vestir ansí?

TELLO VIEJO:

               Laura, una cosa es guardar
               nuestra hacienda, y otra es dar;
               lo que he guardado le di.

LAURA:

               No habrá vestido en la sierra
               que a tanto pueda llegar.

TELLO VIEJO:

               Pues bien la puedes comprar,
               a la usanza de esta tierra,
               arracadas y corales;
               que muestra ser bien nacida.

LAURA:

               Juana, ya está recebida.

INFANTA:

               Esas manos liberales
               beso mil veces, señor.

TELLO VIEJO:

               Id en buen hora, y guardad
               en todo la honestidad
               que merece vuestro honor.
Vanse todas y queda solo TELLO VIEJO
               En mi vida, aunque tratase
               a quien jamás conociese,
               hice bien que le perdiese
               ni mal que no me pesase.
               O mal o bien lo emplease,
               siempre de aquesta virtud
               resulta al alma quietud;
               aunque conozco también
               que del sol del hacer bien
               es sombra la ingratitud.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 062 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Entran, en jubón,
TELLO MOZO con una pala de
pelota, y MENDO
TELLO MOZO:

               Cansado estoy.

MENDO:

               Has jugado
               dos horas largas y más.

TELLO MOZO:

               Señor me vio.

TELLO VIEJO:

               ¿Dónde vas?

TELLO MOZO:

               A vestirme voy, cansado
               de jugar un desafío
               con dos mozos montañeses.

TELLO VIEJO:

               ¡Es, por vida de Meneses,
               tu cuidado el propio mío!
               ¿Qué jubón es ése, Tello?

TELLO MOZO:

               ¿Nunca has visto este jubón?

TELLO VIEJO:

               ¡Bravas tus locuras son!
               ¡Ponte una cadena al cuello!
               ¿Qué te costó?

TELLO MOZO:

               No lo sé.
               Basta que yo lo he pagado.

TELLO VIEJO:

               ¿Sí? ¿De lo que has trabajado?

TELLO MOZO:

               No poco trabajo fue.

MENDO:

               Bien dice, pues que sacamos
               a cuestas cuarenta hanegas
               de trigo.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 063 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               A locuras llegas
               que has de hacer que nos perdamos.
               ¿Perdiste al juego?

TELLO MOZO:

               Perdí.

TELLO VIEJO:

               ¿Cuánto?

TELLO MOZO:

               Cien reales no más.

TELLO VIEJO:

               ¿No más? ¡Qué gracioso estás!

TELLO MOZO:

               Esto ¿qué te importa a ti?

TELLO VIEJO:

               Pues ¿a quién le ha de importar
               si a mí no me importa, loco?

TELLO MOZO:

               ¡Cosas dices...!

TELLO VIEJO:

               Poco a poco.

TELLO MOZO:

               ¿Aun no me dejas hablar?

TELLO VIEJO:

               Ten, en hora mala, seso.
               ¿Cien reales?

MENDO:

               ¿De esto te enojas?

TELLO VIEJO:

               ¿Y las mejillas muy rojas
               del sudor y del exceso?
               Ve, Mendo, y a Laura di
               que una camisa te dé;
               no se resfríe.

Vase MENDO


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 064 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               No haré,
               si estoy delante de ti,
               que me haces sudar de pena.

TELLO VIEJO:

               Falta te harán los cien reales.

TELLO MOZO:

               Sí harán, porque mis iguales
               no han de pedir cosa ajena.

TELLO VIEJO:

               Ven por mil a mi aposento.
Vase

TELLO MOZO:

               Mil años vivas, señor.
               (¡Mil reales! ¡Qué extraño humor! (-Aparte-)
               ¿Y siente que pierda ciento?)
Sale MENDO

MENDO:

               De trigo se los ahorra.

TELLO MOZO:

               Perdone o de sí me aparte;
               que yo no tengo otra parte
               que mis fortunas socorra.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 065 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Sale la INFANTA con una camisa
doblada en un azafate
INFANTA:

               (Querer mi honor resistir (-Aparte-)
               mi fortuna es desvarío,
               si el primer servicio mío
               es a quien pensaba huir.
               Diome esta camisa Inés
               para Tello, aquel travieso
               mozo de tan poco seso
               que de estas montañas es
               el Júpiter, el Narciso,
               el galán, el robador...
               Mas ya me ha dado el temor
               de su condición aviso.
               ¡Ay Dios! Allí stá...¿Si es él?
               Pero es fuerza que lo sea.
               ¡Buen talle! ¿Quién hay que crea
               que habrá mal término en él?
               ¡Gentil aire! No parece
               de sangre humilde aquel brío.)

TELLO MOZO:

               ¿Quién habla aquí?

INFANTA:

               Señor mío,
               quien desde agora os ofrece
               una criada, añadida
               a las muchas que tenéis.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 066 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               ¿Vos servís?

INFANTA:

               Pues ¿no lo veis?

TELLO MOZO:

               ¿O venís a ser servida?
               ¿De dónde sois?

INFANTA:

               Yo, señor?
               De Castilla.

TELLO MOZO:

               ¿De qué tierra?

INFANTA:

               De Zamora.

TELLO MOZO:

               Y ¿a esta tierra
               venís a servir? ¿Fue amor?
               Que éste tiene gran poder,
               mayormente en la hermosura.

INFANTA:

               Siempre he vivido segura
               de querida y de querer.
               Fue pura necesidad;
               pero tengo algún valor,
               y no era justo, señor,
               que mujer de calidad
               sirviera en su propia tierra;
               que algún tiempo fui servida,
               y por no ser conocida
               vengo a servir a la sierra.

TELLO MOZO:

               ¿No hubo desde Zamora
               a León gente ninguna
               que os hablase y viese?

INFANTA:

               Alguna
               que en tantos lugares mora,
               y mucha que caminaba.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 067 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Y ¿eran ciegos?

INFANTA:

               No, señor.

TELLO MOZO:

               Y ¿a nadie le dijo Amor
               que en vuestros ojos estaba?

INFANTA:

               ¿Qué amor?

TELLO MOZO:

               ¿No sabéis lo que es?

INFANTA:

               No, cierto.

TELLO MOZO:

               Movéisme a risa.

INFANTA:

               Poneos, señor, la camisa;
               que así me lo dijo Inés.

TELLO MOZO:

               Es amor una pasión
               que se engendra de los ojos,
               que ciertos vapores rojos
               levantan del corazón;
               los cuales naturalmente
               suben y intentan salir;
               por eso es fuerza acudir
               a los ojos como a fuente.
               Miran la persona amada
               y, como es el corazón
               su patria, aunque ajenos son,
               como propia les agrada.
               Pero, como en ella están
               con violencia sus enojos,
               vuelven a buscar los ojos
               por donde a los otros van.
               Entran en quien los envía
               y, en el camino encontrados,
               son cometas abrasados
               que encienden la fantasía;
               con la cual el corazón
               se mueve, y el movimiento
               engendra el dulce elemento
               de aquella imaginación.
               Considerad, si os admira,
               o me he declarado mal,
               el aliento en el cristal
               de un espejo que se mira;
               que de esta manera son
               estos espíritus rojos
               en el cristal de los ojos,
               espejos del corazón.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 068 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Yo, señor, como villana,
               no entiendo filosofías;
               que hasta en las palabras mías
               voy por la senda más llana.
               No hay en mi tierra ese amor,
               ni espíritus que le formen;
               basta que dos se conformen,
               que es lo que entiendo mejor;
               que si alguno con mal fin
               con espíritus mirara,
               el cura se los sacara
               a puro hisopo y latín.
               Advertid que habéis jugado,
               y que os podéis resfriar.

TELLO MOZO:

               Antes me temo abrasar
               que morir de resfriado;
               que ya he visto en vuestros ojos
               el fuego en que me abraséis.

INFANTA:

               Teneos, señor, no me deis
               con los espíritus rojos;
               que se me pueden entrar
               al corazón si es ansí,
               y temo que no haya aquí
               quien me los pueda sacar.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 069 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               No sé si pueda creer,
               de tu estilo y tu presencia,
               que es segura tu inocencia.

INFANTA:

               Pues ¿en qué lo echáis de ver?

TELLO MOZO:

               En que cuando estás hablando
               tienes traidora la risa.

INFANTA:

               Poneos, señor, la camisa;
               que me estarán aguardando.

TELLO MOZO:

               ¿Cómo te llamas?

INFANTA:

               ¿Yo? Juana.

TELLO MOZO:

               Juana, seamos amigos;
               que, a no temer los testigos,...
               Pero venme a dar mañana
               esa camisa; que agora
               no me la quiero mudar.

INFANTA:

               (Yo me vuelvo en cas de Aibar.) (-Aparte-)

TELLO MOZO:

               Oye.

INFANTA:

               ¡Señora, señora!
Salen LAURA e INÉS

LAURA:

               ¿Qué es esto?

TELLO MOZO:

               ¿Qué puede ser?
               ¿No me envías esta moza
               con la camisa?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 070 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               Y retoza
               la burra en el alcacer.
Habla a la INFANTA
               ¿Quién la camisa te dio?

INFANTA:

               Inés, señora.
A INÉS

LAURA:

               Pues di,
               ¿doyte la camisa a ti,
               que estaba ocupada yo,
               y dasla a estotra que apenas
               ha entrado en casa?

INÉS:

               ¿Qué quieres?
               ¿Todas no somos mujeres?

LAURA:

               Sí; pero hay malas y buenas,
               y a ésta puede la ocasión,
               aunque sea buena, hacer mala.
               ¿No había Silvia o Pascuala?

TELLO MOZO:

               No tienes, Laura, razón
               en tenerme en poco a mí,
               que sabes que tuyo soy.
               Aunque más culpa te doy
               en desconfiar de ti;
               que con el merecimiento
               nadie se puede igualar.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 071 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               Tello, por el mar de amar
               navega mi pensamiento,
               y ya sabes tú que celos
               son las tormentas de amor.

TELLO MOZO:

               Ofendes, Laura, tu honor,
               y eres ingrata a los cielos.

LAURA:

               Juana, si has de estar aquí,
               con Tello no has de hablar más;
               sólo aquello en casa harás
               que yo te mandare a ti.
               ¿Haslo entendido?

INFANTA:

               Muy bien,
               y eso mismo quiero yo.

LAURA:

               Pues esto basta.

TELLO MOZO:

               (Yo no.) (-Aparte-)

LAURA:

               ¿Qué dices?

TELLO MOZO:

               Que yo también.

LAURA:

               Entra a mudarte.

TELLO MOZO:

               Ya es tarde.

LAURA:

               No quiero que estés aquí.

TELLO MOZO:

               (¡Ay ojos! ¿Para qué os vi, (-Aparte-)
               si ha de haber quien siempre os guarde?)

Vanse todos menos la INFANTA


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 072 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Admiración me ha causado
               el talle y la discreción
               de Tello; prodigios son
               y monstruos de un monte helado.
               Si aquí me hubiera criado,
               o su igual nacido hubiera,
               presumo que me pudiera
               obligar a algún amor;
               porque he visto en él valor
               que para un príncipe fuera.
               No por esta variedad
               es bella naturaleza;
               que es dar ingenio y belleza
               donde falta calidad,
               error de su indignidad,
               si en ella le puede haber.
               ¡Qué estilo de proceder!
               Pero ¡ay Dios! ¿En qué pensaba?
               Necia estoy; que quien alaba
               no está lejos de querer.
               ¡Cuántos que en las cortes nacen
               envidiaron el valor
               de un hijo de un labrador,
               que ilustre sus partes hacen!
               O acaso me satisfacen,
               por ver que a lucir se alienta,
               donde apenas hay quien sienta;
               que a quien donde no pensó
               más que imaginaba halló,
               cualquier cosa le contenta.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 073 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen TELLO VIEJO
y FORTÚN, labrador
TELLO VIEJO:

               Mucho me pesa de veros,
               Fortún, en FORTÚNas tantas.

FORTÚN:

               Fianzas me han puesto ansí.

TELLO VIEJO:

               ¡Qué mal no han hecho fianzas!
               A muchos he dado hacienda
               de la que tengo, a Dios gracias;
               mas no he fiado a ninguno.
               Pero mirad las mudanzas
               de la dicha de los hombres;
               toda vuestra hacienda os sacan
               con dos dedos de papel,
               y a mí me escribe esta carta
               el rey.

FORTÚN:

               Pues ¿a vos el rey?

TELLO VIEJO:

               Llevamos esta ventaja
               los ricos aun a los reyes,
               que nos escriben y llaman
               si tienen necesidad.--
               ¿Aquí estás, Juana?

INFANTA:

               Aquí estaba
               a ver si me mandas algo.

TELLO VIEJO:

               A Tello luego me llama.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 074 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Perdonad, señor, no puedo;
               porque me ha mandado Laura
               que jamás hable con él,
               pena de perder tu casa.

TELLO VIEJO:

               ¡Qué necios celos! ¡Qué presto!

FORTÚN:

               Si quiere casarse Laura,
               no los tiene sin razón;
               que puede dárselos Juana.
               En casa de Aibar la vi,
               y es muy honesta.

TELLO VIEJO:

               Eso basta;
               que tengo por imposible
               que la honesta yerre en nada.--
               Llama a Mendo.

INFANTA:

               Está en el monte.

TELLO VIEJO:

               Pues haz que cualquiera vaya
               a buscar a Tello luego.
Vase la INFANTA
               En fin, de vuestras desgracias
               tengo, como amigo, pena;
               y el modo de remediarlas
               es que os llevéis mil ovejas
               de la más fértil manada;
               y, si salís de estos pleitos,
               y tenéis con qué pagarlas,
               me las volveréis; si no,
               quédense, Fortún, por dadas.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 075 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


FORTÚN:

               Besaros quiero los pies.

TELLO VIEJO:

               Eso para el rey o el papa;
               que más os debo yo a vos,
               que me habéis dado la causa
               para daros las ovejas,
               que vos a mí con tomarlas.
Salen SANCHO y un labrador
con una pelleja, y BENITO

SANCHO:

               Entra, no tengas temor.

BENITO:

               Más temo aquella cayada
               que la vara de un alcalde,
               pues no ejecuta la vara
               tan presto lo que sentencia.

TELLO VIEJO:

               ¿Qué es eso, Sancho?

SANCHO:

               No es nada.
               Dice Benito que un lobo
               le comió ayer una cabra,
               y aquí te trae el pellejo.

TELLO VIEJO:

               ¡Qué disculpa tan cansada!
               Júntanse cuatro serranos,
               la que les parece matan,
               y ponen la culpa al lobo.
               Escrito trae en la cara,
               aunque con poca vergüenza,
               lo que comió de la cabra.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 076 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


BENITO:

               No, señor. (En la barriga.) (-Aparte-)

TELLO VIEJO:

               Ahora bien; de su soldada
               se le descuente; que el lobo
               ni es mi pastor ni es mi guarda.

BENITO:

               Si los perros se descuidan,
               ¿quieres tú que sólo salga
               contra animal tan feroz?

TELLO VIEJO:

               No me repliques palabra,
               que, ¡vive Dios!...
Pégale

BENITO:

               ¡Ay!

FORTÚN:

               ¡Teneos!
               Daisme mil ovejas dadas,
               y ¿en una cabra miráis?

TELLO VIEJO:

               ¿No veis que aquéste me engaña,
               y vos venís a pedirme?
Salen la INFANTA y TELLO MOZO

INFANTA:

               Aquí está Tello.

TELLO MOZO:

               ¿Qué mandas?

TELLO VIEJO:

               Tello, el rey me ha escrito.

TELLO MOZO:

               ¿A ti?

TELLO VIEJO:

               ¿Es mucho? ¿De qué te espantas?
               Veinte mil ducados pide.
               Parécete que es sin causa?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 077 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               La necesidad te escribe,
               que la guerra de Navarra
               y la del moro le aprietan.

TELLO VIEJO:

               Con el moro se trataba
               darle a Elvira y, como Elvira,
               la desesperada infanta,
               --que ansí la llaman los versos
               que hasta los muchachos cantan--
               se mató, como se dice,
               Tarfe ha juntado las armas
               de sus amigos, y quiere
               que del alto Guadarrama
               la blanca nieve enrojezcan
               aljubas de seda y grana.
               Tú has de ir a León.

TELLO MOZO:

               ¿Yo?

TELLO VIEJO:

               Sí;
               que es digna aquesta jornada
               de tu persona; que yo,
               como sabe esta montaña,
               no entré en mi vida en la corte,
               ni he visto sus anchas plazas,
               sus palacios ni sus reyes;
               pero ninguno me gana
               en el amor y lealtad.

TELLO MOZO:

               Pues ¿a qué quieres que vaya?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 078 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Besarás la mano al rey,
               y llevarásle una carta
               con cuarenta mil ducados;
               los veinte que el rey me manda
               y veinte que yo le doy.

TELLO MOZO:

               ¡Veinte mil veces bien haya
               tu condición generosa!

TELLO VIEJO:

               Tello ¿su hacienda no gastan
               los hombres por sus amigos,
               o se pierden por fianzas?
               Pues ¿qué amigo como el rey?
               Oye aparte.
Hablan aparte los TELLOS

TELLO MOZO:

               ¿Qué me mandas?

TELLO VIEJO:

               ¿Tienes aquel vestidillo
               con que ir a León pensabas
               cuando yo te lo estorbé?)

TELLO MOZO:

               Sí, señor.

TELLO VIEJO:

               Para que vayas
               con él; porque no gastemos
               en hacerte nuevas galas.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 079 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Gracia tiene. Das al rey
               tanto dinero, y ¿reparas
               en un vestidillo mío?

TELLO VIEJO:

               Luego ¿con el rey te igualas?
               Vamos, Fortún, y ayudadme
               a contar este oro y plata.

FORTÚN:

               A la fe, que como vos
               pocos montañeses nazcan.
Vanse todos, menos TELLO MOZO
y la INFANTA

TELLO MOZO:

               Espera, Juana.

INFANTA:

               ¿Qué quieres?

TELLO MOZO:

               Hablarte media palabra.

INFANTA:

               Y ¿si la dices entera?

TELLO MOZO:

               Si la digo, que no valga.

INFANTA:

               Di presto.

TELLO MOZO:

               Tus bellos ojos
               me tienen cautiva el alma.

INFANTA:

               Más has dicho de catorce.
               Vete, que nos mira Laura;
               que yo te hablaré después.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 080 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Por la primera esperanza
               beso tu mano mil veces;
               que, a la fe, que yo te traiga
               de León...

INFANTA:

               Quedo, ya viene.
Vase TELLO MOZO
               ¡Qué necio amor me amenaza!
Sale MENDO con unas alforjuelas

MENDO:

               Pues yo no pierdo el juicio,
               no sé para qué le aguarda
               alguna poca prudencia
               o alguna mucha ignorancia.
               Cavando estaba en el monte
               cuando a los pies de una zarza
               me descubre el azadón
               tanto bien, riqueza tanta,
               que vengo fuera de mí.
               Esta vez conquisto a Juana...
               ¿Qué es a Juana? ¡Voto al sol,
               que si estrellas fueran damas,
               que alcanzara las estrellas!
               Ella está aquí.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 081 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               ¿De qué tratas,
               Mendo, en tu imaginación?
               ¿Qué tienes, que a solas hablas?

MENDO:

               Yo, Juana, tengo mil cosas
               en qué pensar.

INFANTA:

               Los que andan
               con el ganado en los montes,
               o en las viñas con la azada,
               ¿tienen que pensar?

MENDO:

               A veces
               cosas por los hombres pasan
               que obligan a pensamientos
               y a tratar en cosas altas.
               No es todo lo que parece
               y, si de ti me fiara,
               yo te dijera...

INFANTA:

               ¿De mí
               tienes tú desconfianza?

MENDO:

               Eres mujer.

INFANTA:

               Las mujeres
               mejor los secretos guardan
               que los hombres.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 082 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               A ser cierto,
               pocas hubiera preñadas.
               Mas, porque en algo me tengas,
               ya que con desdén me pagas,
               sabe, Juana, que soy hijo
               de un gran señor de Alemania
               que, pasando en romería
               a Santiago desde Francia,
               me dejó en cierta señora.
               Criéme en esta montaña,
               sabiendo sólo el secreto
               una labradora honrada
               que tiene toda mi hacienda.
               Si por dicha fueras, Juana,
               bien nacida como yo,
               tal estoy que me casara
               contigo; pero no es justo
               que, si eres de gente baja,
               eche a perder mi linaje.

INFANTA:

               Soy tan nueva en esta casa,
               Mendo, que yo no conozco,
               hasta que el trato lo haga,
               ni los cuerdos ni los locos,
               ni los humores que gastan.
               ¿Que tú eras loco?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 083 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               ¿Yo loco?

INFANTA:

               Pues tú, ¿señor de Alemania?

MENDO:

               Del marqués Pierres soy hijo;
               y ya que el amor me manda
               descubrirte mi secreto,
               advirtiendo que si hablas
               serás causa de mi muerte,
               quiero que te satisfagas
               de que es verdad lo que digo.

INFANTA:

               ¡Con qué locuras me engañas!

MENDO:

               ¿Míranos alguien?

INFANTA:

               Ninguno.

MENDO:

               Pues sólo en aquesta caja
               tengo...
Muestra la de las joyas de la INFANTA

INFANTA:

               (¡Ay Dios! ¿Qué es lo que veo?) (-Aparte-)

MENDO:

               ...piedras y joyas tan raras
               que puedo comprar la hacienda
               de Tello.

INFANTA:

               Una sola basta.

MENDO:

               Pues mira.

INFANTA:

               Qué hermosas joyas!


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 084 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Pues tuyas serán si callas.
               Casarémonos los dos,
               aunque me ha dicho mi ama
               que por los caniculares
               ningún discreto se casa.
               Mas no importa, yo soy mozo.

INFANTA:

               (Aquí es ocasión que valga (-Aparte-)
               la industria a la buena dicha.)
               Mendo, yo no imaginaba
               que eras hombre de valor;
               pero por la confianza
               que has hecho de mí, yo quiero
               pagarte con otra tanta.
               No es la infanta de León
               mejor que yo; historias largas
               quieren tiempo; bien sé yo
               que en nobleza no me igualas.
               Con más espacio hablaremos.
               Pero mira que no traigas
               tan públicas esas joyas,
               y que yo podré guardarlas.

MENDO:

               Hablémonos esta noche;
               que yo haré lo que me mandas.

INFANTA:

               No me tengo de ir sin ellas.

MENDO:

               Jura que no dirás nada.

INFANTA:

               A mí me importa.

MENDO:

               Pues toma,
               y dame esa mano blanca.

INFANTA:

               ¿Qué puedo negarte, Mendo?

MENDO:

               ¿Quiéresme?

INFANTA:

               ¿No es cosa clara?

MENDO:

               ¿Mucho?

INFANTA:

               Y más que mucho.

MENDO:

               ¡Ay cielos!
               ¡Víctor, Mendo!

INFANTA:

               Víctor, Juana!

FIN DEL ACTO SEGUNDO


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Acto III
Pág. 085 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen TELLO VIEJO,
TELLO MOZO y MENDO
TELLO VIEJO:

               ¿Que tan bien te recibió?

TELLO MOZO:

               No te puedo encarecer,
               señor, el gusto y placer
               que el rey de verme mostró.

MENDO:

               Pues ¿a quién llevan dinero
               que reciba mal a quien
               se lo lleva?

TELLO VIEJO:

               Dices bien,
               agradecérselo quiero;
               que en un librillo he leído
               que en un jumento llevaban
               una diosa que adoraban,
               con el respeto debido,
               los que la veían pasar,
               hincándose de rodillas;
               cuyas altas maravillas
               pudo el jumento pensar,
               como, en fin, era jumento,
               que eran por él, y paróse.
               Viéndolo el dueño, enfadóse
               del soberbio pensamiento
               y, pegándole muy bien,
               le dijo con voz furiosa,
               "No es a ti, sino a la diosa;"
               que es esto mismo también.
               Y así, pidiendo primero
               del compararte perdón,
               las honras del rey no son,
               Tello, a ti, sino al dinero.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 086 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Como quiera que haya sido,
               yo he sido del rey honrado,
               y él con los dos se ha mostrado
               liberal y agradecido.
               Celebró la carta y dijo
               no sé qué de mi persona;
               todo, en efecto, lo abona
               el valor de ser tu hijo.
               "No he visto menos renglones,"
               dijo, "ni más voluntad."

MENDO:

               Dijo el rey mucha verdad,
               si eran las obras razones.

TELLO MOZO:

               Informóle un caballero
               de ti por discreto modo
               y, sabiendo que eras godo,
               te hizo su tesorero,
               en muestra de sus deseos.
               Y no es poca maravilla;
               por que en León y Castilla
               se ha usado tenerlo hebreos,
               por ser en esta ocasión
               los más poderosos hombres,
               y dar diferentes nombres
               a oficios de estimación.
               Repliqué, "Si vos le hacéis
               a Tello señor de España,
               no vendrá de su montaña;
               mal su condición sabéis."
               Y dijo, "Si ser señor
               de su montaña desea,
               señor de su tierra será."


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 087 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Aun eso me está mejor;
               pero, puesto que me obliga,
               como razón que lo entienda,
               el darme mi propia hacienda
               es casarme con mi amiga.

TELLO MOZO:

               Horca y cuchillo tenéis
               desde hoy.

TELLO VIEJO:

               ¡Bravo favor!

MENDO:

               Hagamos cuenta, señor,
               aunque poco me debéis;
               que no quiero que algún día,
               si tenéis juridición,
               con razón o sin razón,
               por alguna falta mía,
               uséis de esas facultades.

TELLO VIEJO:

               ¿Soy yo falto de juicio?

MENDO:

               Por ocupar el oficio
               haréis dos mil necedades.

TELLO VIEJO:

               Mendo, oyendo tu razón,
               conozco, aunque para honrallos,
               que soy señor de vasallos
               en que ya tengo bufón.

MENDO:

               También es cosa asentada,
               si el ser señor te tocó,
               que soy virtuoso yo
               en que no me has dado nada.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 088 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Oye también mis mercedes.

TELLO VIEJO:

               ¡Generosa condición!

TELLO MOZO:

               Alcaide soy de León.

TELLO VIEJO:

               No sé, Tello, cómo puedes,
               sin casarte.

TELLO MOZO:

               Ya te entiendo.

TELLO VIEJO:

               ¡Qué presto que nos pagó
               tú el llevarlo, el darlo yo!
               Los reyes honran pidiendo
               y es temeraria bajeza
               de un vasallo dilatar
               lo que le mandaron dar
               Dios y la Naturaleza.

TELLO MOZO:

               Finalmente, el rey quería
               que tú le fueses a ver;
               mas, viendo que no ha de ser,
               dijo, "Pues yo iré algún día
               a visitarle a su casa;
               que le quiero por amigo."

TELLO VIEJO:

               Eso sí, venga; que os digo
               que no se le muestre escasa.
               Voyme a poner de señor.

MENDO:

               Pues cierto que, bien mirado,
               que vienes algo mudado
               después de aqueste favor.

TELLO VIEJO:

               ¿Oficios mudan las caras?

MENDO:

               Y aun las almas.

TELLO VIEJO:

               Ven conmigo.

Vanse TELLO VIEJO y MENDO


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 089 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Amor, de mi mal testigo,
               si en mis cuidados reparas,
               ¿cómo me dilatas, di,
               el premio de tanta ausencia?
Sale la INFANTA

INFANTA:

               (Como ve la resistencia, (-Aparte-)
               hace Amor suertes en mí.
               ¿Quién pensara que sintiera
               la ausencia de un hombre yo,
               y que, en viendo que volvió,
               tan necia a verle viniera?
               Mas ¡ay Dios!)

TELLO MOZO:

               ¿Qué dicha mía,
               Juana, a mis ojos te ofrece?
               Agora sí que amanece,
               porque sin el sol no hay día.
               ¡Qué largos son en León!
               Era un siglo una mañana,
               si es reloj del tiempo, Juana,
               la propia imaginación.
               Déjame verte, que quieren
               mis ojos satisfacer
               lo que han faltado de ver,
               pues verán mientras te vieren;
               que, no viéndote, no vieron.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 090 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               ¡Buen modo de encarecer,
               después que vienen de ver
               todo lo que ver quisieron!

TELLO MOZO:

               Yo, mi bien, ¿qué vi sin ti?

INFANTA:

               ¿Yo tu bien?
Sale MENDO quedito

MENDO:

               (Esto va bien.) (-Aparte-)

TELLO MOZO:

               Tú mi bien; que ni ellos ven
               sin ti, ni yo vivo en mí.

INFANTA:

               Como vienes cortesano,
               ya te enseñas a mentir.

MENDO:

               (¡Qué bien se deja venir (-Aparte-)
               el jilguerito a la mano!)

INFANTA:

               Dios sabe, Tello, los miedos
               que tu ausencia me causó.

TELLO MOZO:

               ¿Esperábasme?

INFANTA:

               Pues ¿no?

MENDO:

               (¡Aderézame esos bledos! (-Aparte-)
               ¡Vive Dios, que soy perdido!)

TELLO MOZO:

               ¡Ay Juana!

MENDO:

               (¡Ay rollo!) (-Aparte-)

TELLO MOZO:

               ¿Qué haré?
               ¿Cómo, mi bien, bajaré
               desde señor a marido?
               Que conozco tu virtud,
               y me ha dicho tu valor
               que has de volver por tu honor.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 091 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               (Templando se va el laúd.) (-Aparte-)

INFANTA:

               Si el traje te escandaliza,
               yo sé quién es desigual.

MENDO:

               (Ya pide este huevo sal, (-Aparte-)
               pues que suda en la ceniza.)

TELLO MOZO:

               ¡Oh, qué traigo de León
               para adorno a tu hermosura,
               si bien oro y plata pura
               cosas inútiles son!
               Mas finalmente verás
               una sarta de corales,
               aunque a tus rosas iguales,
               no serán corales más;
               que estarán cuando los venza
               de su esmalte el vivo ardor,
               o, de envidia, sin color
               o más rojos de vergüenza.
               De los extremos recelo,
               aunque son de oro también,
               que no son de precio en quien
               es toda extremos del cielo.
               Cuatro arracadas de perlas,
               de una esmeralda colgadas,
               dichosas y desdichadas,
               si honrarlas es deshacerlas.
               Un Cupido de oro, a quien
               lleva enfrenado un león;
               tú entenderás la ocasión,
               Juana, si me quieres bien.
               Ricas granas y palmillas
               para sayas y sayuelos,
               color de celos o cielos.
               No te truje zapatillas,
               y no fue sin advertencia;
               que dicen que es libertad
               en principios de amistad
               ganarse tanta licencia.
               Con esto sabrás que fue
               advertida cortesía;
               que quien zapatos envía
               presume que ha visto el pie.
               En premio de esto te pido...


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 092 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               (No pedirá, ¡vive Dios!, (-Aparte-)
               que yo apartaré a los dos.)
               Señor, un hombre ha venido
               de León en busca tuya.

TELLO MOZO:

               ¿Hombre? Luego vuelvo, Juana.
Vase

MENDO:

               ¡Ah Juana, Juana inhumana,
               Juana que el amor destruya,
               Juana mudable y traidora,
               Juana turca, Juana airada,
               Juana que, siendo criada,
               ya se levanta a señora!
               ¡Juana corales y perlas,
               Juana Cupido y palmillas,
               aunque no con zapatillas;
               tal miedo tuvo de hacerlas!
               ¡Oh, plega a tus pies ingratos
               que crezcan de aquí a San Juan
               tanto que en un cordobán
               no haya para dos zapatos!
               ¡Ah, falsa!


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 093 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Déjame aquí;
               que se lo diré a señor.
Sale LAURA y vase la INFANTA

LAURA:

               ¿Qué es esto?

MENDO:

               Celos y amor.

LAURA:

               ¿Celos y amor, Mendo?

MENDO:

               Sí.

LAURA:

               ¿Cúyos?

MENDO:

               De los dos.

LAURA:

               ¿Por qué?

MENDO:

               Porque Tello declarado
               quiere a Juana.

LAURA:

               (Mi cuidado (-Aparte-)
               cierto pronóstico fue.)

MENDO:

               Dos mil varas de palmillas
               le ha traído Tello a Juana,
               y por falta de badana
               no le trujo zapatillas;
               treinta sartas de corales,
               dos mil perlas, cien Cupidos...

LAURA:

               ¡La de los ojos fruncidos!
               ¡La honesta! ¡Fiad de tales!
               Pues, ¡por vida de mi tío...!
               Allá voy; aquí te espera.

Vase


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 094 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               ¿Hay cólera, hay áspid fiera,
               hay toro, hay presa de río
               como celos en mujer?
               Acabóse; yo he perdido
               a Juana; mas justo ha sido,
               si Juana de otro ha de ser.
Sale la INFANTA con su ropa, LAURA e INÉS

LAURA:

               Salid, honesta, salid.

INFANTA:

               Sin tanta furia, señora;
               que yo no he sido traidora
               y que soy noble advertid.

LAURA:

               ¡Muy mal con esto se prueba!

INFANTA:

               Oye y no me culpes.

LAURA:

               Calla.

INÉS:

               La ropa quiero buscalla,
               para ver si algo me lleva.

INFANTA:

               No tienes que buscar más.
               Mujer soy de bien, Inés.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 095 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Hablan aparte MENDO y la INFANTA
MENDO:

               Juana...

INFANTA:

               ¿Qué quieres?

MENDO:

               Ya ves
               que me quedo y que te vas;
               y pues te vas, no es razón
               que no me vuelvas mi caja.

INFANTA:

               ¡Jesús, Mendo, y con ventaja!
               ¡Aquéstas tus joyas son!
Dale la caja

MENDO:

               Vete, Juana, que por ellas
               pareceré lindo a alguna;
               que está la buena fortuna
               en darlas, digo en tenellas...
               Que alguna me está mirando
               que por ellas me quisiera.

INFANTA:

               No me perturba y altera
               tu desprecio, imaginando
               que me quita la ocasión
               de mayor desdicha mía;
               que ya Tello me tenía
               gran parte del corazón.
               Adiós, primer sentimiento
               de mi desdén; Tello, adiós.

Vase


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 096 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Ya estaréis libres las dos
               de envidia y celos.

LAURA:

               Yo siento
               la ausencia de esta mujer,
               pero más, que me dé celos.

INÉS:

               Mendo andaba con desvelos;
               ya no tendrá que temer
               competencias de su amo.

MENDO:

               Si tú a Sancho quieres bien,
               no me preguntes a quién
               quiero bien, celo o desamo.
Entre TELLO MOZO, desatinado

TELLO MOZO:

               ¿Cómo? ¿A Juana? ¡Hay tal maldad!

MENDO:

               (El loco rompió la gavia.) (-Aparte-)

TELLO MOZO:

               Quien de esta suerte me agravia
               no me tiene voluntad.
               ¿Por dónde va? ¿Dónde fue?

LAURA:

               Tente, primo; ¿dónde vas?

TELLO MOZO:

               ¿Quién es?

LAURA:

               Yo soy.

TELLO MOZO:

               ¿Aquí estás?

LAURA:

               ¿No me conoces?

TELLO MOZO:

               No sé;
               que, ¡vive Dios!...

LAURA:

               ¿En la daga
               pones la mano?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 097 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Sale TELLO VIEJO
TELLO VIEJO:

               ¿Qué es esto?

TELLO MOZO:

               Que ha despedido por mí
               a Juana Laura, de celos.

LAURA:

               Luego ¿no tengo razón?

TELLO VIEJO:

               Aunque la tengas, no has hecho,
               sobrina, lo que era justo.

LAURA:

               ¿Qué era justo?

TELLO VIEJO:

               Que primero
               me hablaras, y yo la diera
               algo para su remedio.--
               Y tú, ¿por qué la inquietabas?

TELLO MOZO:

               Yo no soy hombre que tengo
               pensamiento tan humildes.

TELLO VIEJO:

               ¿Tendrás otros pensamientos,
               desde alcaide de León,
               a esta parte? Ahora bien; quiero
               hacer que vayan tras ella.--
               Y tú no te inquietes, Tello.}}

Vase


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 098 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               No la verán más tus ojos.

TELLO MOZO:

               ¿Cómo que no? Ensilla, Mendo,
               el overo; que no fío
               de mi padre.

LAURA:

               Iré luego
               a decirle que te vas.--
               Ven, Inés.

TELLO MOZO:

               Ensilla presto.
Vanse todos menos MENDO

MENDO:

               Ya, señor, voy a ensillar.
               Antes que saque el overo,
               quiero visitar mis joyas,
               porque de su luz espero
               consolarme de la ausencia
               de Juana.
Abre la caja
               ¡Ay, Juana! ¿Qué es esto?
               ¡Vive Dios, que es un cordel
               que me deja para el cuello!
               ¡Linda cadena! ¡Oh, qué joya
               para un maldiciente necio!
               ¡Para quien sin saber nada
               habla todo a todos tiempos!
               ¡Oh, Juanilla! ¡Oh, Juana! ¡Oh, sierpe!
               ¡Oh, pícara! A ensillar presto...
               Pero mejor fuera a mí,
               pues que fui mayor overo.

Vase


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 099 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Sale la INFANTA con su ropa
INFANTA:

               Donde mi fortuna quiere,
               con inciertos pasos voy,
               fugitiva de mí misma;
               consejo de la razón.
               En la paz que yo pensaba
               hallé la guerra mayor,
               en el sagrado el peligro,
               y en el miedo la ocasión.
               ¿Qué pensó mi pensamiento,
               cuando, siendo yo quien soy,
               llevó mi memoria a Tello
               y a su amor mi inclinación?
               Nadie de los ojos fíe;
               que al más levantado honor,
               si no los cierra con llave,
               le harán cualquiera traición.
               De grande peligro salgo,
               pues, con ver que libre estoy,
               sospecha el temor que tengo
               que le dejo el corazón.
               Mas dice mi valor
               que en los principios se resiste amor.
               Pensó Laura que vengaba
               de sus celos el rigor,
               y dióme Laura la vida;
               que la ocasión me quitó.
               Aunque lágrimas me cuesta,
               ninguna culpa le doy;
               mejor es perder a Tello
               que no que me pierda yo.
               Si fuera aquel mozo ilustre,
               disculpara Amor mi error;
               pero, criado entre ovejas,
               no es bueno para león.
               Sangre del godo Rodrigo
               dicen que el tiempo le dio;
               la buena persona el cielo,
               y el rey Pelayo el blasón;
               partes constituyen dignas
               para amarle; mas, ¡ay Dios!,
               que dice el Amor que sí,
               y el rey, mi padre, que no,
               y en esta confusión huye
               la honra y se detiene amor.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 100 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen TELLO MOZO y MENDO
TELLO MOZO:

               Ten este caballo, Mendo;
               que allí la he visto.

INFANTA:

               ¡Ay de mí!

TELLO MOZO:

               ¿Dónde vas, señora, ansí?

INFANTA:

               Más que despedida, huyendo.

TELLO MOZO:

               ¿De quién?

INFANTA:

               De ti.

TELLO MOZO:

               No lo entiendo,
               pues que me llevas contigo.

INFANTA:

               De un poderoso enemigo
               voy huyendo.

TELLO MOZO:

               ¿Quién?

INFANTA:

               Amor.

TELLO MOZO:

               Si es Amor, ¿tanto rigor,
               tal crueldad, tanto castigo?
               Vuelve, vuelve; que me envía
               mi padre por ti.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 101 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               No puedo,
               Tello; que me ha dado miedo
               mi flaqueza y tu osadía.

TELLO MOZO:

               Pues ¿de qué descortesía,
               Juana, te puedes quejar?
               ¿Es más que morir y amar
               ésta de mi amor locura?
               Si fue culpa tu hermosura,
               ¿en qué me puedes culpar?

INFANTA:

               Tello, yo no he de volver...
               por causas que tú no sabes.

TELLO MOZO:

               Ya he visto en tus ojos graves
               que eres principal mujer.
               ¿De callar y padecer,
               Juana hermosa, te agraviaste?
               ¿De honesto amor te cansaste?
               Déjame no más de verte;
               mira que vengo a la muerte,
               de un hora que me dejaste.
               ¿Qué será, Juana, de mí
               si no vuelves?

INFANTA:

               No, en mi vida.

TELLO MOZO:

               Ya está Laura arrepentida;
               ella me envía por ti.
               Dicen que la culpa fui...
               Vuelve, Juana, por mi honor;
               que mi padre con rigor
               me ha reñido tan extraño
               que has de ir por su desengaño,
               si no quieres por mi amor.

INFANTA:

               ¿Cómo quieres tú que viva
               adonde Laura se abrasa?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 102 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Tú serás, Juana, en mi casa
               paloma con verde oliva.
               No permitas, vengativa,
               que lo pague mi inocencia.
               Vuelve a honrar con tu presencia
               el oriente donde fuiste
               sol; que de sombras le viste
               la soledad de tu ausencia.
               ¿Podrás tú, mi bien, sufrir
               que muera sin culpa yo?
               Porque Laura te ofendió,
               ¿me tengo yo de morir?
               ¿Adónde te quieres ir
               con esos pobres despojos,
               que no te den mil enojos,
               y por el hurto te prendan
               de un alma, por más que emprendan
               negarlo tus dulces ojos?
               ¿Dónde irás sin que por ello
               te injurien? ¿Quién te ha de ver
               que no diga, "Esta mujer
               se lleva el alma de Tello?"
               Si de la planta al cabello
               Laura envidia tu hermosura,
               muera Laura en su locura;
               piérdase Laura, no quien
               te estima y te quiere bien
               con fe tan honesta y pura.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 103 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               ¿Cómo, dime, negarás,
               si te prenden, que me llevas
               el alma, en llegando a pruebas
               de que tan hermosa estás?
               Luego más acertarás
               en volver donde me has muerto,
               porque es sagrado más cierto
               para excusar el castigo;
               pues mientras estás conmigo,
               tendrás el hurto encubierto.
               Que, estando los dos allí,
               pues tú mi alma has de ser,
               ninguno echará de ver
               que estoy sin la que te di;
               viviré yo, Juana, en ti,
               aunque sin alma, no ausente;
               que quien ama, si no miente,
               porque hay amar y hay fingir,
               eso deja de vivir
               que deja de estar presente.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 104 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               ¡Qué de manera de engaños!
               ¡Qué de suertes de invenciones,
               si de tus dulces razones
               no resultaban mis daños!
               Ejemplos y desengaños
               me aconsejan que me aparte,
               pero ¿dónde o en qué parte,
               pues quise, siendo mujer,
               no digo, Tello, querer,
               sino querer escucharte?
               Si las aves no pusieran
               el oído a la traidora
               voz que engaña y enamora,
               nunca en la liga cayeran;
               si a mí no me enternecieran
               los encantos de tu canto,
               tarde me rindieras tanto.
               --Ahora bien; yo soy mujer.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 105 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               ¿Qué dices?

INFANTA:

               Que esto es volver,
               aunque de serlo me espanto.

TELLO MOZO:

               Pues ven, mis ojos, que allí
               Mendo está con el caballo.

INFANTA:

               ¡Ay Tello!, obedezco y callo;
               que manda otro dueño en mí.

TELLO MOZO:

               ¿Vuelves con tu gusto?

INFANTA:

               Sí;
               pero en fe de tu valor,
               que respetarás mi honor.

TELLO MOZO:

               La luz que en tus ojos veo
               sabrá tener el deseo
               y reportar el amor.
Vanse. Salen TELLO VIEJO, LAURA e INÉS

TELLO VIEJO:

               ¿Estás loca?

LAURA:

               Loca estoy;
               y tú lo pareces más,
               pues tal licencia le das.

TELLO VIEJO:

               Yo ¿qué licencia le doy?

LAURA:

               Tello ¿no es ido por Juana
               con tu licencia?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 106 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Él se fue;
               porque yo a Sancho envié,
               y no a Tello, esta mañana.

LAURA:

               Si Tello tiene mujer,
               y tú nuera, dime, tío,
               ¿esperar no es desvarío
               a que yo lo venga a ver?

TELLO VIEJO:

               Tello, por hacerme gusto,
               aunque sin pedir licencia,
               no porque siente su ausencia,
               ni para darte disgusto,
               fue por Juana; y no hay razón
               que digas que es su mujer;
               porque ¿cómo lo ha de ser
               sin calidad? Que no son
               tan bajos los pensamientos
               de Tello.

LAURA:

               Ahora bien, yo soy
               desdichada y yo me voy,
               que, amores o casamientos,
               no los tengo de sufrir.

TELLO VIEJO:

               ¿Dónde vas?

LAURA:

               En cas de Aibar.

TELLO VIEJO:

               ¿En cas de Aibar?

LAURA:

               A llorar...
               y a servirle...

TELLO VIEJO:

               ¿Tú a servir?
               Quien manda treinta criadas,
               ¿ha de servir?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 107 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               ¿Qué ha de hacer,
               si Tello tiene mujer?

TELLO VIEJO:

               Necedades excusadas.
               Mi sobrina, ¿para quién
               es mi hacienda?

INÉS:

               Mendo viene,
               y escrito en los ojos tiene
               que no ha sucedido bien.
Sale MENDO

MENDO:

               Buenas nuevas.

TELLO VIEJO:

               ¿Pareció?

LAURA:

               Mejor de otra suerte fuera.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 108 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Pareció Juana en un bosque,
               cuyas floridas riberas
               cubren dos mansos arroyos,
               más que de cristal, de arena;
               que ellos propios la levantan,
               riñendo donde se encuentran.
               Vióla Tello, y arrojóse
               del caballo; así las riendas,
               y estuvímonos los dos,
               él contemplando la yerba,
               y yo de los dos amantes
               satisfacciones y quejas.
               Juana volver no quería;
               que dice que la atormentan
               celos de Laura, y mi amo
               la obligaba hasta vencerla;
               si bien es verdad, señor,
               que las mujeres discretas
               obran lo que menos dicen,
               y huyen lo que más desean.
               En fin, por fuerza o por gusto,
               que esto de alegar la fuerza
               las mujeres es lo mismo
               que dar la disculpa de Eva,
               entre los dos la pusimos
               en las ancas. La destreza
               de Tello a lo cazador
               se vio, pues, sin ofenderla,
               subió gallardo en la silla;
               pero, dejando la senda
               que viene a casa, del bosque
               siguió la inculta maleza.
               Ella, para no caer,
               que pienso que si cayera
               se lastimara en los troncos
               de aquella intrincada selva,
               echóle el derecho brazo
               al cuello, y de esta manera
               se me perdieron de vista;
               que llevaba Tello espuelas.
               Y, aunque era entonces Pegaso
               el rocín, yo le siguiera
               con ansia de ver a Juana,
               porque amor y celos vuelan;
               pero Tello me decía,
               "Mendo, quédate o te asienta;
               mira que te cansarás."
               Entendíle y di la vuelta.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 109 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               De esto ¿qué dirás, señor?

TELLO VIEJO:

               Que, como sabe la tierra,
               Tello buscaría el atajo..

MENDO:

               Y es muy discreta respuesta;
               que no hay atajo en el mundo,
               Laura, que más fácil sea
               que llevarse una mujer
               adonde jamás parezca.
               Con esto se ahorra un hombre
               de requiebros y promesas,
               y de andar, como en los pleitos,
               en demandas y en respuestas.
               Si es el fin el matrimonio,
               y el fin los sucesos prueba,
               ¡bien haya, amén, el concierto
               que no aguardó la sentencia!


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 110 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen TELLO MOZO y la INFANTA
TELLO MOZO:

               Llega, y besarás la mano
               a mi señor.

INFANTA:

               Con vergüenza
               de Laura llego.

INÉS:

               Éstos son.

TELLO VIEJO:

               ¡Vive Dios, que te quisiera,
               Mendo, con esta cayada
               hacer cuatro la cabeza!
               ¿Ves cómo por el atajo
               vino?

MENDO:

               Y es cosa muy cierta;
               pero no le hay sin trabajo.
               Mas yo me huelgo que venga...
               (porque me vuelva mis joyas). (-Aparte-)

TELLO MOZO:

               Juana la mano te besa
               por la merceed que le has hecho.

INFANTA:

               Señor, cuando yo ofendiera
               a mi señora, era justo
               que castigara mi ofensa;
               pero no, estando inocente.

LAURA:

               Sí, si la misma inocencia,
               y aun con esas humildades,
               se sale con cuanto intenta.

INFANTA:

               Señora, yo no quería
               volver; Tello me hizo fuerza.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 111 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Hablan aparte MENDO e INÉS
MENDO:

               ¿A fuerza ha llegado el caso?
               Para bien las bodas sean.

INÉS:

               Calla, malicioso, y mira
               que es Juana mujer honesta.

MENDO:

               ¿Quítole su honestidad?
               Tello se queda con ella.

TELLO VIEJO:

               Ahora bien; Laura, por mí,
               si es justo que lo merezca,
               habéis de hacer amistad.

LAURA:

               ¿No basta que tú lo quieras?

TELLO VIEJO:

               Juana, abraza a tu señora;
               y, porque de hoy más no tengas
               celos, casemos a Juana.

TELLO MOZO:

               No habrá cosa con que pueda
               estar Laura más segura.
               Mendo su marido sea.

MENDO:

               Antes de ir por el atajo,
               al mismo rey no la dieras,
               y ¿a mí me la das agora?
               No sé, ¡por Dios!, si la quiera.--
               Mas será envite de falso.

TELLO MOZO:

               No, Mendo, por Dios; que de ella
               sé que agradece tu amor.

MENDO:

               ¿Es verdad, Juana?

INFANTA:

               No tengas
               duda de mi amor.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 112 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Agora
               digo que los celos ciegan.--
               Mira, Tello, no te espantes
               de que yo a Juana no crea
               que, como en aquel rocín
               diste tan larga carrera,
               venir a parar en mí
               no ha sido poca destreza.

TELLO VIEJO:

               Ahora bien; yo doy en dote
               a Juana cincuenta ovejas,
               dos vacas, cuatro lechones,
               y de trigo veinte hanegas;
               y a Mendo doy una vara,
               pues soy señor de esta tierra.

MENDO:

               No me des, señor, oficio
               que, si no prendo, me pierda,
               pues en efeto es prender,
               y, si prendo, me aborrezcan.

TELLO VIEJO:

               Ahora bien; trazad la boda.
Hablan aparte TELLO MOZO y LAURA

TELLO MOZO:

               Con esto segura quedas.

LAURA:

               Juana, una sartén te mando
               y una cama de red nueva.

TELLO MOZO:

               ¡Ay Juana, que aunque es de burlas,
               siento el casarte de veras!

Vanse,


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 113 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


y quedan MENDO e INÉS
INÉS:

               ¿Parécete, Mendo, bien
               de la suerte que me dejas?

MENDO:

               Inés, cuando de casarme
               te resulte alguna ofensa,
               no quieras mayor venganza.

INÉS:

               Todos sois de esa manera;
               pero todos os casáis.

MENDO:

               Inés, el casarse es fuerza.

INÉS:

               Pues ¿cómo os quejáis después?

MENDO:

               No todos después se quejan;
               que muchos aciertan mucho,
               y otros por su culpa yerran.
               No está la paz en castigos,
               que deshonran; no remedian,
               sino en no querer los hombres
               volar por cosas ajenas.
               Regalos guardan lealtad;
               debida correspondencia
               en la mesa y en la cama
               hacen las mujeres buenas.

INÉS:

               Bravo casado serás.

MENDO:

               No quiera Dios que tal sea.

INÉS:

               Pues, ¿qué? ¿Manso?

MENDO:

               Peor, Inés;
               sino que quiera y me quieran.
               Y que alcance a nuestros hijos
               la bendición de la Iglesia.

Vanse.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 114 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen TELLO VIEJO y SANCHO
TELLO VIEJO:

               Esos, Sancho, no es posible
               que sepan que soy señor.

SANCHO:

               Excusarse del rigor
               parece cosa imposible.

TELLO VIEJO:

               Otro parece que estoy
               después que tengo el gobierno.

SANCHO:

               Tierno me pareces.

TELLO VIEJO:

               ¿Tierno?
               Verás qué castigos doy.

SANCHO:

               Tampoco has de ser cruel.

TELLO VIEJO:

               Ya sé yo que la templanza
               nos enseña la balanza
               que hay del cuchillo al cordel.
Sale MENDO con vara, y villanos

MENDO:

               No se puede imaginar
               la ventura que he tenido.

TELLO VIEJO:

               Pues, Mendo, ¿qué ha sucedido?

MENDO:

               No acababa de tomar
               la vara que veis aquí
               cuando dicen que el rey viene.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 115 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               ¿El rey?

MENDO:

               Y el que sólo tiene
               jurisdición sobre mí.

TELLO VIEJO:

               Pues di, ¿quién te dijo a ti
               que el rey al monte venía?

MENDO:

               Quien le vio cazar.

TELLO VIEJO:

               Sería
               cerca de León, no aquí.
Ruido dentro

MENDO:

               ¿No aquí? Pues ese ruido
               ¿qué piensas que puede ser?

SANCHO:

               Ya comienza a anochecer,
               y debe de haber venido
               con ánimo de que seas
               su huésped.

TELLO VIEJO:

               Turbado estoy--
               Mendo, a recebirle voy.

Vase


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 116 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               ¡Hola, Sancho! Enciendan teas
               por cuantas peñas y partes
               tiene este monte, que son
               de esta humilde habitación
               los muros y balüartes.--
               Voy a buscar frutas secas.--
A un VILLANO
               Tú, di a Juana que no salga;
               porque aquesta gente hidalga
               se muere por villan[ecas];
               y ella, por lo remilgado,
               les hará conversación.

SANCHO:

               Parte seguro; ellos son.
               Todo se alborota el prado.
Vanse. Salen el REY de León, TELLO MOZO,
TELLO VIEJO, y criados

TELLO VIEJO:

               ¿Cuándo, señor, merecí
               tanto honor?

REY:

               A conoceros,
               Tello, he venido, y a veros,
               pues vos no me veis a mí.
               Vuestro hijo ¿dónde está?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 117 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               A vuestro[s] pies, gran señor.

REY:

               ¿Sabéis que es mi alcaide?

TELLO VIEJO:

               Honor
               tan grande otro ser le da
               de aquél que tiene de mí.

REY:

               ¿No tenéis más?

TELLO VIEJO:

               Hanse muerto;
               y estuvieron en lo cierto;
               que para Tello hay aquí,
               y para tantos no había.

REY:

               ¿No le casáis?

TELLO VIEJO:

               Aquí tengo
               una sobrina...

REY:

               Si vengo
               a tiempo, servir querría
               de padrino a mis parientes.

TELLO VIEJO:

               Templad, señor, los favores;
               que reyes y labradores
               son extremos diferentes.

REY:

               Llamadme vuestra sobrina.

TELLO VIEJO:

               Como es hora de cenar,
               pienso que debe de andar
               del estrado a la cocina.

REY:

              ¡Oh, qué envidia, Tello, os tengo!

TELLO VIEJO:

               Señor, por acá se pasa
               pobremente.

REY:

               A vuestra casa
               más pobre que nunca vengo.

TELLO VIEJO:

               Pues no lo saldréis de aquí;
               que toda os la llevaréis.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 118 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Sale LAURA
LAURA:

               Aquí, gran señor, tenéis,
               para que os sirváis de mí,
               vuestra pobre labradora.

REY:

              ¿Es vuestra sobrina?

TELLO VIEJO:

               Laura,
               señor, mi casa restaura,
               si vos la casáis agora.

REY:

               Mucho me alegro de veros.
Salen SANCHO y MENDO.
Hablan aparte los dos

SANCHO:

               Arrima luego la vara.

MENDO:

               ¿Yo? ¿Por qué?

SANCHO:

               Porque está el rey
               presente.

MENDO:

               No es de importancia.

SANCHO:

               ¿Cómo no?

MENDO:

               Si un capitán,
               de la guerra o de las armas
               viene a ver y hablar al rey,
               Sancho, ¿quítase la espada?

SANCHO:

               No, Mendo.

MENDO:

               Pues ¿qué más tiene?


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 119 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


SANCHO:

               Necio, ¿no ves que es la causa
               porque representa al rey,
               que es justicia soberana,
               y no hay otra en su presencia?

MENDO:

               ¿Que una cosa tan delgada,
               Sancho, represente al Rey?

SANCHO:

               En eso, Mendo, declara
               que no ha de tenerla adonde
               pueda estar cosa contraria.

MENDO:

               Después que eres escribano,
               Sancho, a lo de corte hablas.

SANCHO:

               Y tú ¿no piensas mudar
               el ingenio y las palabras?

MENDO:

               No sé, por Dios. Mas ya ponen
               la mesa; arrimo la vara
               por pescar alguna cosa.
               que no porque es de importancia.

Sacan la mesa y salen los MÚSICOS,
y hay en la mesa una tortilla de huevos
y un poco de manjar blanco, y en
la tortilla de huevos una sortija


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 120 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Ya está prevenido todo.

REY:

               Tello será maestresala.

TELLO MOZO:

               Turbaréme, gran señor.

MENDO:

               Él manda como en su casa.

REY:

               ¿Quién sois vos?

MENDO:

               El alguacil.

REY:

               ¿Queréis algo?

MENDO:

               Los que tratan
               de la salud, comer mucho,
               aunque tengan buena gana,
               dicen que es delito; y vengo
               a ver si en tanta abundancia
               puedo pescar cualque cosa.
Dale el REY el plato de manjar blanco

REY:

               Buen labrador...

TELLO VIEJO:

               Es la gracia
               de todo el monte.

MENDO:

               Y la hambre.

REY:

               ...tomad.

MENDO:

               ¿Por cuánto faltara
               manjar blanco?

TELLO VIEJO:

               Parecéis
               príncipe que come en farsa.

Agora cantan los que quisieren


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 121 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               ¿Tortilla de huevos? Bueno.
               El gusto me adivinaba
               quien este cuidado tuvo.
Va a comer, y topa con la sortija en los dientes

MENDO:

               Traigan luego vino y agua;
               que ha topado alguna piedra.

TELLO VIEJO:

               ¿Piedra, señor? ¡Cosa extraña!

REY:

               Esta sortija conozco.

TELLO VIEJO:

               ¿Entre los huevos estaba
               sortija?

REY:

               Y sortija mía.

MENDO:

               Pues ¿de eso poco se espanta?
               En una morcilla un día
               hallé yo toda una sarta
               de cuentas que parecían
               dentro piñones y pasas.

REY:

               ¿Quién hizo aquesta tortilla?

TELLO VIEJO:

               ¿Quién guisó estos huevos, Laura?

LAURA:

               Juana, señor, los guisó.

REY:

               ¿Quién es Juana?

TELLO VIEJO:

               Llama a Juana.

MENDO:

               A prender a Juana voy.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 122 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


SANCHO:

               ¿Por qué?

MENDO:

               Por tortillas falsas,
               y porque quebró las muelas
               a un rey de tanta importancia.
               (Esta vez cobre mis joyas. (-Aparte-)
               ¡Oh ladrona, que le echabas
               piedras al rey en los huevos,
               como a bestia en la cebada!)
               Allá dentro voy por ella.

REY:

               (¡Cielo! ¿Quién imaginara (-Aparte-)
               que yo viniera a tener
               tanta pena en esta casa?
               Esta sortija es de Elvira,
               que con esta sierpe engasta
               este diamante y rubí.)
Hablan aparte los TELLOS

TELLO MOZO:

               Señor, hoy prenden o matan
               a Juana, si por ventura
               piensan que veneno daba
               al rey en esta sortija.

TELLO VIEJO:

               ¡Veneno! ¡Infame criada!


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 123 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Sale MENDO con la INFANTA
MENDO:

               Por fuerza habéis de salir.

INFANTA:

               ¡Déjame, por Dios!

TELLO VIEJO:

               Villana
               de Zamora o del infierno,
               ¿qué es esto que al rey le dabas?

REY:

               Tello, dejádmela ver.

TELLO VIEJO:

               ¿Para qué encubres la cara?
               Quita las manos.

REY:

               ¿Qué veo?
               Ya se me enternece al alma.--
               ¿Eres tú, Elvira? ¿Eres tú,
               hija, que de mis entrañas
               fuiste cuchillo en tu muerte?

TELLO VIEJO:

               ¿Cosa que fuese la infanta?

TELLO MOZO:

               ¡Ay padre! Si lo es, soy muerto.

REY:

               Elvira, a tu padre abraza,
               y agora venga la muerte.

MENDO:

               (Agora es cuando me manda (-Aparte-)
               freír en aceite el rey.)
               ¡Ah Juana! Si eres infanta,
               destruécame aquel cordel;
               que yo te daré la caja.


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 124 de 124
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Tuyas serán todas, Mendo.

TELLO VIEJO:

               Señor, toda nuestra casa
               perdona; que no supimos
               quién era.

REY:

               Quise casarla
               a su disgusto, y agora,
               Tello, la doy la palabra
               que sólo a su gusto sea.

INFANTA:

               Sí será; que estoy casada.

REY:

               ¿Casada? ¿Con quién?

INFANTA:

               Con Tello,
               a quien tú pariente llamas.

REY:

               Si no te hubieras casado,
               Elvira, yo te casara;
               porque no pudiera darle
               de este servicio otra paga.
               Daos las manos.

TELLO MOZO:

               Bien merece
               mi amor, mi fe, mi esperanza
               este premio.

TELLO VIEJO:

               No prosigas;
               porque aquí la historia acaba
               de Los Tellos de Meneses,
               godos de la antigua España
               hasta la segunda parte
               que refiera sus hazañas.

FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


Los Tellos de Meneses I de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III