Los Tellos de Meneses II (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de Los Tellos de Meneses II.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 111
Los Tellos de Meneses II Félix Lope de Vega y Carpio


Los Tellos de Meneses

Segunda Parte

Félix Lope de Vega y Carpio

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• REY de León (Alfonso III)
• TELLO de Meneses VIEJO
• TELLO de Meneses MOZO
• GARCI-TELLO, niño
• MENDO, gracioso


• SANCHO, gracioso
• INFANTA doña Elvira
• LAURA, su prima
• INÉS, criada
• Don ARIAS


• Un CURA
• CRIADO
• MÚSICOS
• SOLDADOS


• CRIADOS
• MOROS
• VILLANOS
• ACOMPAÑAMIENTO


Acto I
Pág. 002 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


Salen la INFANTA doña Elvira y doña
LAURA, con sombreros y rebociños,
y Músicos labradores cantando
MÚSICOS:

               "Quien se levanta hermosa
               y con salud, parida,
               algo adivina.
               Quien puede levantarse
               con bríos montañeses
               volver quiere a enfermarse
               por otros nueve meses.
               Quien hoy a sus Meneses
               le pareció tan linda,
               algo adivina."


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 003 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               Por muchos años, señora,
               de la cama te levantes
               a dar envidia a la aurora,
               cuando con tiernos diamantes
               baña los campos de Flora.
               Por pizarras desiguales,
               viendo que a los campos sales,
               tropieza en su misma prisa
               la nieve, deshecha en risa,
               para que pises cristales.
               Las flores de la ribera
               salen a verte a porfía;
               todo se esmalta y espera
               de tus ojos alegría
               y de tus pies primavera.
               Todo tu salud lo viste
               de contento, hermosa infanta;
               hasta la tórtola triste
               parece que alegre canta
               después que al prado saliste.
               No hay ave que de su empleo
               no muestre dulce deseo;
               que, con ser justa su pena,
               aun no llora Filomena
               los amores de Tereo.
               Las hiedras, que en verdes techos
               bañan acopados colmos,
               de ramas y de hojas hechos,
               con abrazos más estrechos
               han enredado los olmos.
               Aquestas voces suaves
               que, ya risueñas ya graves,
               con naturales acentos
               suenan en dos elementos
               son las fuentes y las aves.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 004 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Laura mía, esos amores
               no parecen de cuñada.

LAURA:

               Pues ¿de qué serán mejores
               que de una prima, templada
               al gusto de tus favores?
               ¡Dichoso Tello, que fue
               digno de tan bella esposa!

INFANTA:

               Paso, prima; que vendré
               a estar de entrambos celosa.

LAURA:

               Ahora, Elvira, ¿por qué?
               Ocho años han pasado
               que yo los tuve de ti;
               pero en viéndole casado,
               con las esperanzas di
               al vago viento el cuidado.
               Yo confieso aquel deseo
               de que tan lejos me veo;
               digno fue de tu valor,
               porque le guardaba amor
               para más dichoso empleo.
               A mucho te aventuraste;
               por este bárbaro suelo
               muchos trabajos pasaste;
               pero ya, gracias al cielo,
               en sus brazos descansaste.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 005 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Al mísero navegante
               truecan, Laura, en un instante
               la alegre color de celos
               en tanto luto los cielos
               que no parece un diamante.
               Sus claraboyas serenas
               escupen balas de hielo,
               truenan nubes de horror llenas
               que, desquiciando su velo,
               van arrastrando cadenas.
               El uno y el otro polo
               parece que sacudir
               quieren la máquina, y solo
               entre nubes de zafir,
               no sabe su aurora Apolo.
               Sube hasta el cielo arrogante
               del mar el profundo abismo,
               porque no hay sol que le espante;
               y, cayendo de sí mismo,
               es fulminado gigante.
               Y ansí con las luces bellas
               traslada la tempestad
               la furia del mar, que entre ellas
               ven los peces si es verdad
               que los hay en las estrellas.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 006 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Mas luego en tanta ruina
               corre la oriental cortina
               la aurora bañada en hielo,
               y el sol, corazón del cielo,
               la mar corona e ilumina.
               Así yo tantas crueldades
               padecí de mis desdichas
               entre aquestas soledades,
               hasta que el sol de mis dichas
               serenó las tempestades.
               Así del mar inhumano
               mi pobre barca salió,
               dándome el cielo su mano,
               aunque mi padre murió,
               y me aborrece un hermano.
               Dos hijos tengo, y en quien
               tengo el alma dividida,
               dando su parte también
               a Tello, porque no hay vida
               adonde los tres no estén;
               que esta necia presunción
               de don Arias es locura.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 007 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               Cuéntame por qué razón
               volver contra ti procura
               León al rey de León.

INFANTA:

               A la margen de esa fuente,
               que se queja y no lo siente,
               quiero contarte su historia,
               aunque ofenda la memoria
               tan enojoso accidente.

LAURA:

               Los necios son atrevidos.

INFANTA:

               De todos le diferencio,
               si amaron aborrecidos.

LAURA:

               Pide a la fuente silencio
               mientras te doy los oídos.

INFANTA:

               Presto verás que a ninguna
               tanta desdicha importuna,
               pues, ni villana ni infanta,
               me dejó con fuerza tanta
               de perseguir la fortuna.

Vanse,


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 008 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


y salen don ARIAS y el REY con acompañamiento
ARIAS:

               La muerte del invicto Ordoño, padre
               de Vuestra Alteza, y el debido llanto
               a sus claras virtudes vence tanto
               ser vos el heredero,
               príncipe soberano
               de la parte mejor del reino ibero,
               que ya el bramido de león hispano,
               resuscitando en vos su heroico hijo,
               las lágrimas convierte en regocijo.
               Vos, Alfonso, seréis, en Dios lo espero,
               de vuestro reino padre y la defensa
               de España, vuestra madre,
               que oprime el moro con injusta ofensa.
               La religión, la paz y la justicia,
               la ciencia y la milicia
               se verán abrazadas,
               de pacífica oliva coronadas.
               Vivid siglos, vivid, y ¡plega al cielo
               que, oyendo el justo celo
               y el ánimo devoto,
               vuestras banderas ponga en el remoto
               margen del mar de España,
               que las colunas baña
               que el Tebano llamó fin de la tierra;
               pues ya tenéis la torre en que se vían
               las fuertes naves de la Gran Bretaña
               cuando el mar discurrían,
               amenazando guerra! Sólo resta
               que nos deis sucesión, que os ha faltado
               de nuestra gran señora,
               y un sol leonés de castellana aurora.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 009 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               Ese cuidado sólo me molesta
               don Arias, por vivir desconfiado;
               y así, prometo al cielo
               visitar con piadoso heroico celo
               al gran patrón de España,
               a cuya espada debe tanta hazaña;
               y desde aquí le ofrezco,
               si tanto bien merezco,
               labrar la parte que a su templo falta.

ARIAS:

               La sucesión esmalta,
               como al gobierno público las leyes,
               las coronas y cetros de los reyes.
Salen MENDO y SANCHO

MENDO:

               Ya no tengo aquel temor,
               Sancho, que tener solía
               cuando labrador vivía;
               que ya no soy labrador.
               Con reyes trato en efeto;
               verdad es que a Dios y al rey
               no por tratallos es ley
               que se les pierda el respeto.
               Quiero decir que he llegado
               a hablarlos con libertad.

SANCHO:

               ¿No es hombre la majestad?

MENDO:

               Sí; pero es hombre endiosado;
               un rey es Dios en la tierra.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 010 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


SANCHO:

               Llega, que es buena ocasión,
               pues en su coronación
               a nadie las puertas cierra.

MENDO:

               Invictísimo señor
               que guarde y prospere el cielo...

REY:

               ¿Quién sois? Levantaos del suelo.

MENDO:

               (Cobrándole voy temor.) (-Aparte-)
               Criados somos de Tello,
               vuestro cuñado.

REY:

               ¿De quién?
Hablan aparte SANCH0 y MENDO

SANCHO:

               No escucha el "cuñado" bien;
               enderezóse de cuello.

MENDO:

               "Cuñado," aunque suele ser
               tal vez amistad segura,
               dicen que es añadidura
               que dan con propria mujer;
               de suerte que es como hueso
               del matrimonio un cuñado,
               que siempre viene forzado
               para hacer cabal el peso.

SANCHO:

               Vuelve a hablar.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 011 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Tello, señor,
               con esta carta te envía
               el parabién de este día;
               y en prendas de justo amor,
               Tello el viejo, y padre suyo,
               un presente montañés
               que, aunque indigno de tus pies,
               ya viene en nombre de tuyo;
               diez potros que pueden ser
               por lo corpulento padres,
               y cuatro yeguas sus madres,
               que las pudiera poner
               al carro de oro Faetonte,
               a haber moras en el cielo;
               porque del áfrico suelo
               las trasladó nuestro monte;
               trocando el color a veces,
               dos son cisnes y dos cuervos,
               aunque al correr fueran ciervos,
               a no ser por los jaeces;
               aunque los pies como truenos
               corren y vuelan también;
               que apenas ellas se ven,
               cuanto más sillas y frenos;
               y un caballo para ti,
               que parece hijo del toro;
               tales son las manchas de oro
               que puedo decirlo ansí.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 012 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Con blanco en lo rojo bebe;
               porque, para más belleza,
               jugando naturaleza,
               le tiró pellas de nieve.
               Como liso terciopelo
               el pelo vino a quedar,
               y sobre lo rojo a estar
               fondo en oro el blanco pelo.
               Y don Tello de Meneses
               el mozo, señor, te envía
               seis alfanjes de ataujía,
               diez jacos, veinte paveses.
               Los jacos, por más decoro,
               tienen, menudas y juntas,
               por los collares y puntas,
               un dedo de mallas de oro.
               Los paveses, todos nuevos,
               traen pintado el blasón
               de Castilla y de León,
               y las tortillas de huevos,
               para memoria de aquélla
               en que le puso su hija
               del rey la oculta sortija,
               y sus desdichas en ella.
               Diez jaeces recamados
               de aljófar y oro...


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 013 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               No más;
               que parece que me das
               los dos presentes pintados.
               ¡Qué gracioso embajador!
               Como del dueño, en efeto.

MENDO:

               No le hubo allá más discreto
               en todo el monte, señor.

REY:

               Leed, don Arias, la carta.

ARIAS:

               Tello el viejo firma aquí.

REY:

               Pues leedla.

ARIAS:

               Dice ansí.

MENDO:

               Carta y presente de carta.
Lee

ARIAS:

                  "Hijo, por muchos años os
                  coronéis rey de León; pareceos a
                  vuestro padre y seréis buen rey,
                  imitando sus virtudes, para que sea más
                  alegre vuestro reinado. Hoy os ha nacido otro
                  sobrino, hermano de Garci-Tello, que hoy
                  también cumple ocho años; de
                  suerte que ya tenéis dos sobrinos, y yo
                  dos nietos. La infanta, vuestra hermana y mi
                  hija, irá a veros luego que tenga salud.
                  Dios os haga buen rey y Santiago os ayude."
                  Tello de los Godos y Meneses.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 014 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               Hombres...

MENDO:

               ¿Señor?

REY:

               Decid a los dos Tellos
               que estoy muy ocupado;
               que me alegro, como se alegran ellos,
               de los hijos y nietos que han honrado
               su casa con la mía;
               y a mi hermana decid que no sería
               razón que a León viniese
               sin que yo la avisase y lo supiese.

MENDO:

               Prospere el cielo tu real persona,
               y ponga un mundo al pie de tu corona.
Hablan aparte SANCHO y MENDO

SANCHO:

               No queda muy contento.

MENDO:

               Siempre del alma el rostro fue argumento.

SANCHO:

               Como no tiene hijos, le fatiga
               esto de los sobrinos.

Vanse MENDO y SANCHO


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 015 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               ¡Por qué varios caminos
               la fortuna enemiga
               trueca la gloria en pena!
               ¿Qué vida fue tan próspera y serena,
               qué bien con tal exceso
               que sin alteración de algún suceso
               llegase hasta su fin gloriosamente?
               ¿Hijo me llama a mí Tello insolente?
               ¡Oh cuánto erró mi padre!
               Pues no es posible que al gobierno cuadre
               ni a la razón de estado
               haber tan mal casado
               con Tello de Meneses
               mi hermana, aunque blasonen sus paveses
               de las reales armas de los godos.

ARIAS:

               Señor, si era voz pública de todos
               que Tello el mozo...

REY:

               Basta.
               Si él fue atrevido y doña Elvira incasta,
               cortarle la cabeza era justicia.
               Demás, que siempre fue vulgar malicia
               árbitro en los sucesos licenciosa;
               que Elvira fue muy santa y virtüosa,
               y sólo erró en amalle.
               ¿Un pobre labrador, señor de un valle,
               con dos hijos que heredan mi corona,
               y yo sin ellos?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 016 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


ARIAS:

               Gran señor, perdona
               si te dijere que fue necio acuerdo
               de un rey prudente y cuerdo.
               Pero pienso que puedes remediallo,
               si quieres, fácilmente;
               que no te han de heredar injustamente
               hijos de tu vasallo;
               que, puesto que ya son de doña Elvira,
               siempre la sucesión al padre mira.

REY:

               Por la razón de más perfecto, al padre
               da la filosofía
               más parte que a la madre
               que nueve meses al infante cría.
               Pero, conde, los hijos de Meneses
               ¿han de ser reyes en León?

ARIAS:

               Querría
               que algún remedio en tanto mal pusieses.

REY:

               Vamos; que yo daré remedio.

ARIAS:

               El día
               que se determinare vuestra alteza,
               tendrá firme el laurel en la cabeza.
               (¡Oh, Elvira, muerto Tello, serás mía Aparte
               y, a pesar de las partes más contrarias,
               rey de León don Arias!
               Terrible cosa emprendo, pero es loco
               quien piensa que lo mucho cuesta poco.)

Vanse,


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 017 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


y sale TELLO VIEJO
vestido de negro y
su hijo TELLO MOZO
TELLO VIEJO:

               Mas ¿qué me quieres quitar
               el seso con estas cosas?

TELLO MOZO:

               Siempre te son enojosas
               las que me pueden honrar.

TELLO VIEJO:

               ¿Coche has hecho? ¿Estás en ti,
               sabiendo tú que en León
               no hay más que el del rey?

TELLO MOZO:

               No son
               esas leyes para mí.
               Y si es la infanta su hermana,
               mi esposa, aunque mi señora,
               ¿será bien que viva ahora
               como cuando fue villana?
               Mas son achaques en ti
               sólo por verme gastar;
               que no te puede pesar
               de que yo la sirva así.
               La iglesia que se acabó
               está lejos de tu casa,
               y el arroyo que se pasa
               no quiero ni gusto yo
               que le pase en un pollino.
               Y en las mulas, di ¿qué vienes
               a gastar si ciento tienes?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 018 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Para tan breve camino
               ¿coche es menester?

TELLO MOZO:

               Y el día
               que al campo quiere salir,
               ¿en un pollino ha de ir
               una infanta y mujer mía?

TELLO VIEJO:

               El diablo nos infantó;
               mejor nos iba sin ella.

TELLO MOZO:

               Cosa tan discreta y bella
               y tan santa ¿te cansó?

TELLO VIEJO:

               ¿Cuánto te costó la caja?

TELLO MOZO:

               Cien reales.

TELLO VIEJO:

               ¡Cien reales!

TELLO MOZO:

               ¡Pues,
               si a las carretas que ves
               apenas hace ventaja!
               Esto y labrar la madera,
               clavazón y tafetán
               otros ciento costarán.

TELLO VIEJO:

               ¿Otros ciento?

TELLO MOZO:

               Y más.

TELLO VIEJO:

               Espera;
               que lo quiero averiguar.

TELLO MOZO:

               ¡Qué gracia!

TELLO VIEJO:

               ¿A cómo costó
               el tafetán?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 019 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               No se halló,
               después de regatear,
               menos que a real la vara.

TELLO VIEJO:

               ¡A real el tafetán!
               Perdidas las cosas van.
               ¡Jesús, qué cosa tan cara!

TELLO MOZO:

               ¿Santíguaste?

TELLO VIEJO:

               Si compramos
               para tu madre un jubón,
               cuando con la bendición
               de la iglesia nos juntamos,
               dos varas de terciopelo
               de lo mismo que sacó
               la reina el suyo, y costó
               --así goce ya del cielo--
               a dos reales, y aún hoy vive,
               ¿no quieres tú que me espante?

TELLO MOZO:

               No, siendo cosa importante,
               pues gusto Elvira recibe...

TELLO VIEJO:

               De suerte que costará
               el coche doscientos reales
               sin mulas.

TELLO MOZO:

               Sí hará, y cabales.

TELLO VIEJO:

               Acabarme quieres ya.

TELLO MOZO:

               Señor, cuando labradores,
               aunque godos, gusto fuera
               que a ese modo se viviera;
               no cuando somos señores.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 020 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               ¡Ah, Tello! ¡Pluguiera a Dios
               que entre aqueste verde muro
               sin reyes, a lo seguro,
               descansáremos los dos!
               Conozco tu gran fortuna;
               pero dime, ¿a quién levanta
               puesto que ponga la planta
               en la frente de la luna
               --que aquellas manchas que ves
               pienso que pisadas fueron
               de dichosos que pusieron
               sobre su rostro los pies--
               que no le haya derribado
               antes de acabar la empresa?
               Que si del coche me pesa
               no es por lo que había costado,
               mas porque de mala gana
               paso desde labrador
               a imitar con el señor
               la grandeza cortesana.
               ¿Que, mirando sus cuidados,
               no sabes, Tello, que pierdes
               en ciudades campos verdes
               y por vasallos ganados?
               Si a la mañana, entre gente
               tan lucida como ingrata,
               se lava en fuente de plata,
               ¿qué más plata que esa fuente?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 021 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Si escuchando aduladores
               oye lisonjas süaves,
               ¿qué más dulces que esas aves
               que se están diciendo amores?
               Si le dan manjares varios
               los cocineros curiosos,
               ¿cuándo fueron provechosos,
               sino a la salud contrarios?
               Un capón, cuando le mates,
               y una manida perdiz
               come el señor, con telliz
               de azúcar y disparates;
               mas, cuando a comer te sientes,
               aunque te falte limón,
               ¿qué ha menester un capón
               sino buena gana y dientes?
               Pues a la noche acostarse
               mil hombres al rededor,
               ¿te parece que es mejor
               que a sí mismo desnudarse?
               ¿Qué importa que mil acudan?
               Mancos o imágenes son
               los que otros sin ocasión
               los visten y los desnudan.
               Blasone el señor bizarro;
               que nunca salió en rigor
               cometa por labrador,
               ni se dio veneno en barro.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 022 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Padre, de consejos tales
               yo no os tengo qué decir;
               ese modo de vivir
               no es de hombres, es de animales.
               Hasta ahora, desde Adán,
               que el mundo estaba en mantillas,
               y les daban las orillas
               agua y las bellotas pan,
               estudiaron policía
               los hombres; las soledades
               trocaron por las ciudades;
               hubo rey y monarquía.
               Las leyes fueron también
               instituto celestial
               para castigar el mal
               y para premiar el bien.
               Mal cumplieran con sus nombres,
               ni fuera entre humanos ley
               que hubiera entre abejas rey
               y les faltara a los hombres.
               Y creed que no es compás
               de almas nobles, de hombres buenos,
               estarse siempre a ser menos
               y no llegar a ser más.
               Si están cerca vuestros nietos
               de ser reyes de León,
               la villana imitación
               ¿será de hidalgos discretos?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 023 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Tello, yo estoy viejo ya;
               de la paz hablo, y quisiera
               que aquesta paz no saliera
               de la humildad en que está.
               Haz lo que fuere tu gusto.
Salen la INFANTA doña Elvira
y LAURA, INÉS y damas

INFANTA:

               A agradecerle venía
               el coche, y está aquí el viejo.
Empieza a retirarse

TELLO VIEJO:

               ¿Por qué, Elvira, te retiras?

INFANTA:

               Antes a besarte vengo
               la mano, y Laura mi prima,
               por el presente y la carta
               que al rey, mi señor, envías.

TELLO VIEJO:

               Ya estará de vuelta Mendo.

LAURA:

               Es menester que le escribas
               que venga a honrar el bautismo
               y saque el niño de pila.

TELLO VIEJO:

               No sé si me atreva, Laura;
               no porque el rey no vendría,
               mas porque darle aposento
               entre estos robles y encinas
               a tan grande majestad
               atrevimiento sería.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 024 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Como respondiere el rey,
               que ya tendrá más altiva
               la condición, trataremos
               --pues que lo fue de García
               su padre-- escribir que sea
               padrino de Ordoño.

TELLO VIEJO:

               Admiras
               la mudanza con razón;
               que puede ser que no admita
               rey lo que príncipe hiciera.

INÉS:

               Mendo y Sancho a toda prisa
               bajan la cuesta del monte;
               prevenidles las albricias;
               que de las yeguas se apean.

TELLO VIEJO:

               Dárselas el rey podía;
               que ya le tengo contadas
               cuatro mil doblas que habitan
               el limbo de un cofre, a quien
               descendieron desde niñas.

TELLO MOZO:

               Pues, dasle cuatro mil doblas
               al rey heredero, ¿y miras
               en que con un coche yo
               a Elvira y a Laura sirva,
               que cuesta veinte ducados?

TELLO VIEJO:

               Necio, ésas son demasías,
               y estotras necesidades;
               porque son las más precisas
               cuando los reyes heredan.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 025 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


Salen MENDO y SANCHO.
MENDO se dirige a los
del establo
MENDO:

               Los frenos solos les quita,
               y echarásles de comer.
Dirígese a los que están en escena
               Guarde el cielo vuestras vidas.

TELLO VIEJO:

               Seas bien venido, Mendo.
               ¿Qué hay del rey?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 026 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               ¿No lo adivinas?
               Pues no es tan malo de ver,
               por corto que estés de vista;
               que al rostro triste o alegre
               llamaron papel sin firma.
               La corona de León,
               de Asturias y de Galicia
               la frente adornaba apenas,
               bellísima infanta Elvira,
               a don Alfonso, tu hermano,
               --que, de cinco que tenías,
               quedó solo y fue el mayor--
               cuando, puesto de rodillas
               a la majestad humana,
               imagen de la divina,
               le doy la carta y refiero
               de los presentes la lista,
               hurtando pluma y pinceles
               al que escribe y al que pinta.
               El rey --la causa él la sabe--
               mal me escucha y peor me mira;
               y quien no escucha a quien habla,
               claro está que se fatiga.
               Mandó que abriese don Arias
               la carta y, como decías
               "hijo" en el primer renglón,
               parecióle cosa indigna
               de la grandeza de un rey,
               aunque amorosa caricia,
               que, sin ser padre, un vasallo
               hijo le nombre y escriba.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 027 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Así leyó lo demás;
               y me mandó que te diga
               que responderá a su tiempo,
               y que la Infanta desista
               de la venida a León;
               todas parecen enigmas.
               Bajamos yo y Sancho al campo
               del palacio, en que relinchan
               los mal empleados potros,
               murmurando la venida
               de sus libres y anchos prados,
               donde a su gusto mordían
               ya las hierbas, ya las flores,
               ya bebiendo en fuentes limpias
               con tal gusto que el villano
               que al agua los conducía
               pudiera contar despacio
               los tragos en las barrigas;
               murmuraban finalmente
               ver que a la corte venían
               a estar en fuertes aldabas
               que de libertad los privan.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 028 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Ellos, las yeguas, las armas,
               paveses y jacerinas,
               con los bordados jaeces,
               entrego al conde Favila;
               y, sin comer en León,
               como un alarbe, en la silla
               salto sin arzón, y vengo
               a deciros que la envidia
               de Garci-Tello y Ordoño,
               hijos de la hermosa Elvira
               y forzosos herederos,
               alguna cosa imagina;
               porque verse el rey sin ellos,
               e imposible a Geloíra,
               su esposa, hará que aborrezca
               Alfonso su sangre misma.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 029 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               ¿Eso responde mi hermano?

INÉS:

               Sancho ¿es verdad o es mentira?

SANCHO:

               Lo menos te ha dicho Mendo.

INFANTA:

               ¿Es posible que en el día
               que se corona, aun no sepa
               templar Alfonso la ira?

TELLO MOZO:

               Conmigo debe de ser
               el enojo.

TELLO VIEJO:

               Como vivan
               mis hijos y nietos, Tello,
               para que a Dios y al rey sirvan,
               hacienda tenéis y tierra
               adonde paséis la vida
               siendo reyes, sin ser reyes.
               Pero, porque no reciba
               como los potros las doblas,
               no las verá si no envía
               con muchos ruegos por ellas.
               A la fe que de otra guisa
               me trataba a mí su padre
               cuando a estos montes venía.
               Ea, no hay más que aguardar.
               Hoy Ordoño se bautiza;
               sea padrino su hermano.-
               Vístele de gala, Elvira,
               y cíñele espada y daga.
               Ven, Laura, que mi alegría
               no la ha de templar el rey
               con la envidiosa malicia
               de don Arias, pues ya entiendes
               por los pasos que camina
               a tan necias pretensiones.

LAURA:

               ¿Qué importan las fantasías
               de sus locos pensamientos?

Vanse la INFANTA, LAURA e INÉS


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 030 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Tello, parte y solicita
               lo que fuere necesario.

TELLO MOZO:

               ¿Sacarán las fuentes ricas?

TELLO VIEJO:

               Y cuando fueran tan grandes
               como las que se derivan
               de la nieve de esos montes.
               ¿Es cosa de cada día
               bautizar un nieto, nieto
               de un rey?

TELLO MOZO:

               Yo voy.
Vase

TELLO VIEJO:

               Date prisa.--
               Y vosotros, Mendo y Sancho,
               descansad, porque querría
               que el bautismo se celebre
               de manera que se escriba
               por cosa rara en León.

MENDO:

               Tú verás que regocijan
               los bailes y luminarias
               campos, valles, caserías,
               pastores, árboles, aves,
               cuantos la montaña habitan.

Vanse MENDO y SANCHO


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 031 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               La pena que me ha dado
               la respuesta del rey áspera y dura,
               puesto que me ha turbado,
               disimulé con prudencial cordura;
               que, si a entenderla diera,
               mayor cuidado el de mis hijos fuera.
               ¡Oh Tello, cuán seguro
               vivías tú, señor de la montaña
               que con eterno muro
               defiende y fortalece el mar de España!
               ¿Qué engaño entre tus bueyes
               aposentó caballos de los reyes?
               Aquí ¿no te alabaste
               que despertabas con la blanca aurora
               a ver el verde engaste
               de la voz de cristal, fuente sonora,
               en el trigo los grillos,
               y en la selva pintados pajarillos?
               ¿No alabaste las noches,
               las horas sin reloj siempre quietas?
               ¿Quién vio rodando coches
               por los sulcos de frágiles carretas,
               que, rompiendo pizarras,
               imitaban sus ruedas las cigarras?
               ¿No decías que hallaba
               su paz el alma en soledad? ¿Quién trujo
               la corte donde estaba
               de los yermos de Tebas el dibujo?
               Y ¿quién en triste día
               engirió con el "vos" la "señoría"?
               Pues, Tello, haced paciencia;
               si os quisisteis meter a caballero
               con tanta inadvertencia,
               sabed que la inquietud es lo primero;
               que es la caballería
               dulce cansancio, envuelto en cortesía.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 032 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


Sale GARCI-TELLO, niño, con espada
GARCI-TELLO:

               Mi madre dice que ya
               está prevenido todo.

TELLO VIEJO:

               ¡Oh, buen nieto! ¡Oh, fuerte godo!
               ¡Qué bien la espada os está!

GARCI-TELLO:

               Sólo a vuestra señoría
               aguardan.

TELLO VIEJO:

               No me llaméis
               "señoría," aunque podéís,
               pues que ser señor solía.
               ¡Por mi fe, que os tiene puesto
               galán Elvira!

GARCI-TELLO:

               Señor,
               Dios sabe con el temor
               que me ha vestido y compuesto.

TELLO VIEJO:

               ¿Temor? Pues ¿de qué, García?

GARCI-TELLO:

               De que os soléis enojar,
               y a los vestidos llamar
               excusada demasía.

TELLO VIEJO:

               La seda no me molesta,
               nieto; que lo que me enfada
               es la seda acuchillada,
               que está antes rota que puesta.
               Y con vos no hay intereses
               de hacienda, sábelo Dios;
               que os quiero yo mucho a vos,
               sí, por vida de Meneses.
               Era yo de vuestra edad
               como ahora os vengo a ver...
               Fue muy linda mi mujer,
               y mujer de calidad.
               Hoy la tengo el mismo amor.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 033 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


GARCI-TELLO:

               ¿Lloráis?

TELLO VIEJO:

               No.

GARCI-TELLO:

               Pienso que sí.

TELLO VIEJO:

               ¿Hay alguno por ahí
               que nos vea?

GARCI-TELLO:

               No, señor.

TELLO VIEJO:

               A fe, que os he de abrazar.

GARCI-TELLO:

               Pues ¿qué doncella soy yo?

TELLO VIEJO:

               No quiero que piensen, no,
               que me podéis obligar
               a mudar la condición
               de la aspereza pasada;
               y abrazaros con espada
               no ha sido sin ocasión;
               que me habéis dado placer
               en el pesar de algún daño
               porque, si yo no me engaño,
               presto la habréis menester.
               Y advertid que al ser tan bello
               lo fuerte igualéis.

GARCI-TELLO:

               Sí haré.

TELLO VIEJO:

               No digáis que os abracé
               a vuestra madre ni a Tello,
               y poneos esta cadena.
Dale una carta

GARCI-TELLO:

               Bésoos la mano, señor.

TELLO VIEJO:

               Y si Elvira mi valor
               de miserable condena,
               mil ducados os señalo
               cada año para vestiros;
               tanto, de veros y oíros
               tan hombre ya, me regalo.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 034 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


GARCI-TELLO:

               Son tan nobles alimentos,
               abuelo, como de vos.

TELLO VIEJO:

               ¡Abuelo! Pues, vive Dios,
               que os añada otros quinientos.

GARCI-TELLO:

               Señor, en tantos favores,
               uno os quiero suplicar.

TELLO VIEJO:

               Lo que tardáis en hablar
               dejarán de ser mayores.

GARCI-TELLO:

               Los mozos de nuestra casa
               quieren correr seis novillos;
               no se atreven a pedillos,
               no porque juzgan escasa
               vuestra mano liberal,
               pero porque yo los pida.

TELLO VIEJO:

               ¿Quién hay, nieto, que os impida
               serlo vos en fiesta igual?

GARCI-TELLO:

               También os pido licencia
               para torear, señor.

TELLO VIEJO:

               ¡Cómo se asoma el valor
               a pesar de la experiencia!

GARCI-TELLO:

               ¿Este principio os admira,
               señor, sabiendo quién soy?

TELLO VIEJO:

               Venid; que licencia os doy,
               si quieren Tello y Elvira.

Vanse.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 035 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


Salen SANCHO e INÉS
SANCHO:

               ¿No fuiste al bautismo, Inés?

INÉS:

               Quedéme a guardar la casa.

SANCHO:

               A la montaña se pasa
               la corte del rey leonés.
               No se ha visto fiesta en ella
               de tan grande autoridad.

INÉS:

               No pienso que la ciudad
               puede competir con ella.

SANCHO:

               ¿Hay cena de ostentación?

INÉS:

               No hay grandeza que no excedan;
               sin caza pienso que quedan
               las montañas de León.
               El bautismo de García,
               con ser el hijo mayor,
               fue con aplauso menor,
               aunque con más alegría.
Sale MENDO
               Mendo viene de la fiesta.--
               ¿Qué hay, Mendo? ¿Acabaron ya?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 036 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Un cielo imitando está
               la iglesia, nueva y compuesta.
               Salió el bautismo, por estar tan lejos
               el nuevo templo de la Ester dichosa,
               la que tuvo de Dios tantos reflejos
               que, ya que no fue sol, fue luna hermosa,
               adornando el camino verdes tejos,
               por la senda más fácil y arenosa,
               en caballos famosos que los prados
               a tanta juventud dieron prestados.
               Después de aquesta gente, que sería
               de treinta mozos, luz de la montaña,
               Pelayo un rico aguamanil traía,
               que fue del rey restaurador de España.
               Tras él, Laín con Almendor venía;
               dos fuentes llevan, donde el sol se baña,
               que daba con su luz, nadando en ellas,
               ondas de rayos, agua de centellas.
               Cubría un velo de brillante plata
               el capillo, la vela y el salero,
               en que la fe evangélica retrata
               las armas del cristiano caballero;
               y luego sobre un paño de escarlata,
               blasón de Tello, en un caballo overo,
               un mazapán que de León trajeron,
               que deudas monjas de la Infanta hicieron.
               No hay mapa que mejor ciudad describa
               que el azúcar formaba un baluarte,
               almenas, muros, pórticos, y arriba
               un muro con un bárbaro estandarte;
               éste, cercado de muchachos iba,
               con esperanza de alcanzar su parte;
               que desta fruta y género de roscas
               son con los ojos importunas moscas.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 037 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Aquí vieras el coche, que el camino
               por novedad parece que rehusaba,
               en que Rosenda al niño cristalino
               con el desnudo pecho regalaba;
               los dos Tellos, la Infanta y el padrino,
               no el rey, como su hermana lo esperaba;
               pero no menos Garci-Tello airoso,
               lo que faltó de rey, sobró de hermoso.
               Llegaron a la iglesia, en cuya puerta
               el nuevo cura estaba revestido.
               Allí la fe, que el alma le despierta,
               le abrió con sal la boca y el oído.
               Laura, por parecer dama, tan muerta
               como sabéis, cuando mudó vestido,
               al cura, que lo estuvo más de oírlo,
               por responderle "volo," dijo "virlo."
               A la pila en efeto le llevaron,
               y "Ordoño" por su abuelo le pusieron,
               en el Jordán del cielo le pusieron,
               y con el olio soberano ungieron.
               A su madrina Laura le entregaron,
               y la comadre y ella le envolvieron,
               encargando al padrino y la madrina,
               después del Evangelio, su dotrina.
               Llevara el mazapán muy sin recato
               el sacristán, entre él y un monacillo;
               pero, como tocaron a rebato,
               ganaron los muchachos el castillo;
               y aunque el entralle no salió barato,
               ni le quedó muralla ni portillo;
               que aun la sobrepelliz desde ese día
               servirá para bandas de sangría.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 038 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


Suena un tamboril y vaya entrando el bautismo,
TELLO VIEJO, TELLO MOZO, la INFANTA doña Elvira,
LAURA, GARCI-TELLO, y el CURA
TELLO VIEJO:

               Sentaos, que vendréis cansados;
               y en estas fuentes nos traigan
               colación; que el señor cura
               tendrá sed, porque son largas
               las oraciones.

CURA:

               Señor,
               nunca lo que obliga cansa,
               demás de haberos servido;
               y ¡plegue a Dios que de España
               veáis reyes esos nietos!
[|-

MENDO: ]

               Cuando esa dicha alcanzaran,
               no os hubiera estado mal.

INFANTA:

               García, ¿en qué le emplearas
               al señor cura?

CURA:

               Señora,
               hablad, por Dios, como infanta,
               y no como labradora.

INFANTA:

               La dignidad es tan alta
               que más honor se le debe.

GARCI-TELLO:

               Si yo, señores, reinara,
               hiciera al cura arzobispo.

CURA:

               La mano en mercedes larga,
               como por la posesión,
               os beso por la esperanza.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 039 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               ¿Y a mí, señor, qué me hicieras?

GARCI-TELLO:

               Hiciérate del alcázar
               de León alcaide.

MENDO:

               Es poco.

GARCI-TELLO:

               Mendo, menos arrogancias.
               De los reyes, el que sirve
               tiene por ley cortesana
               tomar sin quedar quejoso.

LAURA:

               ¿Qué dieras, sobrino, a Laura?

GARCI-TELLO:

               Acechárate dos días
               a qué fidalgo mirabas,
               y casárate con él.

LAURA:

               ¿Ése es premio a tu crianza?

GARCI-TELLO:

               ¡Qué desdicha de los reyes,
               que, por más que den, no acaban
               de contentar los quejosos!

INÉS:

               ¿Y a mí no me dieras nada?

GARCI-TELLO:

               A Mendo te diera, Inés.

MENDO:

               Señor, si todos los casas,
               más eres cura que rey.

TELLO VIEJO:

               Dad colación mientras cantan.
Dan colación y cantan.
Dentro, gran ruido

TELLO MOZO:

               Paso, no cantéis; oíd.

INFANTA:

               Gran gente llega con armas
               a nuestra casa. ¿Qué es esto?

TELLO VIEJO:

               ¿Con armas a nuestra casa?

GARCI-TELLO:

               Abuelo, ¿ahora es el tiempo
               en que he menester la espada?

TELLO VIEJO:

               No, nieto, hasta ver lo que es.

MENDO:

               Señor, el rey y don Arias.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 040 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


Salen el REY y don ARIAS
REY:

               Queden los soldados fuera.

TELLO VIEJO:

               Señor, ¿qué ocasión, qué causa
               a mi casa os ha traído
               con tanta gente de guarda?
               ¿Desciendo yo de traidores?
               ¿Ha quedado alguna raza
               de moros en esos montes?
               Esos paveses y lanzas
               que mis paredes adornan,
               ¿tienen las armas hurtadas?
               ¿No me las dieron los godos?
               Por menos que reyes llaman
               mis ascendientes Meneses.

REY:

               Tello, no gastéis palabras.
               Yo no vengo por sospechas;
               que pusiera a las montañas
               fuego si tuviera alguna;
               sólo vengo por mi hermana;
               no quiero que esté con vos.

TELLO VIEJO:

               Pues, señor, con vos se vayan
               ella y su esposo en buen hora;
               pero en honra de mis canas,
               dejadme de dos un nieto.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 041 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               Tello, no es ésa la causa.
               Yo sólo a mi hermana quiero;
               que, puesto que está casada
               con Tello, no está a mi gusto.
               A León quiero llevarla;
               que ya me han dicho letrados
               que puedo por muchas causas
               disolver el matrimonio.

TELLO MOZO:

               No habiendo en la sangre falta,
               ni en los hijos ni en la fuerza,
               ¿a nulidad puede darla
               causa en las leyes divinas
               ni en las razones humanas?

REY:

               Después lo veréis, Meneses.

TELLO MOZO:

               Si mi señora la infanta
               tiene disgusto conmigo,
               sin pleito puede apartarla
               de mis brazos vuestra alteza.

INFANTA:

               Necio temor os engaña.
               Y admírome, hermano mío,
               que a diez años de casada
               digas que apartarme puedes;
               que todos los que se apartan
               mienten a Dios, aunque al mundo
               parezcan verdades claras;
               que, cuando sin voluntad,
               como sucede, los casan,
               después consienten, pues tienen
               una mesa y una cama.
               Los jüeces juzgan bien,
               que juzgan por la probanza;
               pero Dios, de otra manera,
               que está dentro de las almas.
               Si yo quiero a mi marido
               y él me quiere, ¿hay ley que valga
               para que me aparte dél?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 042 de 111
Los Tellos de Meneses, segunda parte Acto I Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               Ser él Tello y vos la infanta
               de León, y yo sin hijos;
               y si la razón es alma
               de la ley, y es en los reyes
               la voluntad la que basta
               para hacer razón, ya es ley
               querer un rey lo que manda.
               Yo no vengo por Elvira,
               ni a dar razón de llevarla,
               sino a llevarla no más.
               El rey soy, y ella mi hermana;
               dame la mano.

INFANTA:

               Señor,
               ¿a qué tigre le quitaran
               dos hijos y su marido?
               ¡Ah consejos de don Arias!

ARIAS:

               ¿Yo, señora? El rey lo quiere;
               que yo bien seguro estaba.
               Si de mí teméis ofensa,
               iréme a Lugo mañana.
               Yo sólo sirvo a su alteza.

INFANTA:

               Que ya os conozco.-- Adiós, Laura;
               adiós, esposo; adiós, hijos;
               adiós, Tello.

TELLO VIEJO:

               ¿Quién pensara
               tal pesar en tal placer,
               y en tal gloria pena tanta?
               ¿Por qué no le hablas, nieto?

GARCI-TELLO:

               Porque callaban las canas,
               y no es bien que hablen nueve años
               adonde setenta callan.

TELLO MOZO:

               Voy a ver mi muerte, y ver
               cómo me llevan el alma.

INÉS:

               ¿Qué te ha parecido, Mendo,
               de tan notable mudanza?

MENDO:

               Inés, en cosas de reyes
               más vive quien menos habla.

FIN DE LA JORNADA PRIMERA


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 043 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen la INFANTA y don ARIAS
INFANTA:

Satisfacerme es error,
don Arias; dejadme aquí.

ARIAS:

Señora, ¿en qué te ofendí
para usar tanto rigor?

INFANTA:

Arias, vuestra pretensión
pienso decir a mi hermano.

ARIAS:

Será persuadir en vano
su justa satisfación.

INFANTA:

No hará, si se prueba cuánto
llegasteis a pretender.

ARIAS:

Pues ¿cómo lo ha de creer
de quien me aborrece tanto?

INFANTA:

¿Quién os dio licencia a vos
de que adonde estoy entréis?

ARIAS:

No el rey, pues vos no queréis,
sino Amor; que Amor es dios.

INFANTA:

No es amor, sino intereses
del reino; bien lo entendí.

ARIAS:

¿No estará mejor en mí
que en los nietos de Meneses?

INFANTA:

¡Villano, desvergonzado!
Yo os haré cortar la lengua.

ARIAS:

Amaros a vos no es mengua,
sino excelente cuidado.

INFANTA:

Yo seré vuestra homicida.
Mandarélo, ¡vive Dios!

Vase


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 044 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ARIAS:

               ¿Para qué, si tenéis vos
               en vuestras manos mi vida?
Sale el REY

REY:

               Don Arias, ¿qué es aquesto? ¿De qué sale
               mi hermana tan airada?

ARIAS:

               (No me vale (-Aparte-)
               disculpa ni razón en este caso.)
               Por vuestra alteza estas injurias paso;
               sólo pretendo que viváis seguro;
               que no hay tan fuerte muro
               que no derribe la ambición de un reino.

REY:

               Si justamente reino,
               pacífico señor de León y Asturias,
               ¿por qué me han de inquietar vasallos locos,
               muchos en arrogancia, en fuerza pocos?

ARIAS:

               Sufrir del vulgo bárbaras injurias
               no es prudencia de un rey, porque el castigo
               temor engendra, y el temor respeto.
               No deja el rey discreto
               criar atrevimiento en el vasallo;
               por esta parte se perdió Rodrigo;
               el freno es la obediencia del caballo.
               A Tello de Meneses se aficionan
               los mal contentos, y su intento abonan
               con que sus hijos son los que os heredan;
               y es porque la mudanza
               a los caídos pone en esperanza
               que levantarse puedan,
               y que podrán caer los levantados,
               trocándose de todos los estados;
               porque un reino, es sin duda
               que cuando muda rey, todo se muda.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 045 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               Yo he hecho diligencia
               con los obispos de León y Oviedo
               y con el arzobispo de Santiago,
               para templar de Tello la insolencia
               y librarme de algún atrevimiento,
               sin hacer en su vida y tierra estrago,
               para la nulidad del casamiento.
               Responden que no puede dirimirse
               ni en ley divina ni en derecho humano,
               que envíe el pleito a Roma.

ARIAS:

               Pretenden eximirse
               por amistad de Tello, pero en vano,
               si vuestra alteza toma,
               como absoluto rey, el caso a pechos;
               que bien sabrán, señor, los dos derechos
               que se ha de disolver, siendo parientes,
               no dispensando el papa.

REY:

               De esa suerte,
               con menos deshonor e inconvenientes
               se puede remediar dentro de España.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 046 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Sale CRIADO 1
CRIADO 1:

               Aquí está Tello, que ha venido a verte
               con Garci-Tello.

REY:

               ¿Quién?

CRIADO 1:

               García, su nieto.

REY:

               ¿Que Tello sale ya de la campaña?
               Entre; pero será con poco efeto.
Vase CRIADO 1

ARIAS:

               Oye con gusto un labrador discreto.
Salen TELLO VIEJO, GARCI-TELLO y MENDO

TELLO VIEJO:

               Dadme los pies, gran señor,
               y perdonad no humillarme;
               que no podré levantarme
               con el peso del dolor...
               Iba a decir de la edad.

REY:

               Vengáis, Tello, en hora buena.
               Sosegaos, hablad sin pena.

TELLO VIEJO:

               Vuestra grandeza y piedad
               alientan mi flaco brío,
               renuevan mi sangre fría.--
               Besad la mano, García,
               al rey mi señor, tu tío.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 047 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GARCI-TELLO:

               Aquí tenéis vuestra hechura;
               dadme la mano a besar.

REY:

               Que Tello os supo criar
               se muestra en vuestra cordura.
               Bien parecéis con espada.

GARCI-TELLO:

               Con ella nací, señor.

ARIAS:

               Bien parece en su valor
               y en tu servicio empleada.
               Y tiene muy buena madre.

TELLO VIEJO:

               Señor, pues podéis hacello,
               dadle silla a Garci-Tello,
               que es nieto de vuestro padre.

REY:

               Sentaos, Garci-Tello, aquí.

TELLO VIEJO:

               Yo también me sentaré,
               si vos mandáis, porque en pie
               estará la edad por mí.
Siéntanse los tres

REY:

               Antes no es inconveniente.
               Sentaos, porque gusto yo
               que quien hijo me llamó,
               como mi padre se siente.
Al REY

ARIAS:

               ¿No es injusto atrevimiento?
               Muy bien, señor, lo sentís.

REY:

               Decid, Tello, ¿a qué venís?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 048 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Estadme, señor, atento.--
               Queriendo el rey Ordoño, que Dios haya,
               casar a vuestra hermana doña Elvira
               con el moro de Córdoba, Abenaya,
               tan mal las paces afrentosas mira,
               ya que la noche en la dorada raya
               que deja el sol cuando al ocaso aspira
               ponía el pie, que de sus sombras viste,
               dejó el palacio fugitiva y triste.
               En fin, como mujer que a Dios temía,
               y que del moro temerosa estaba
               que al verdadero Dios no conocía
               y en el profeta bárbaro adoraba,
               ásperos montes, por inculta vía,
               para oculta vivir solicitaba,
               dejando fama, en tanto desconcierto,
               que con sus propias manos se había muerto.
               A mi casa llegó desconocida
               en hábito de pobre labradora,
               donde, sirviendo en ella, fue servida
               de Tello, que hoy la mereció y la adora.
               El modo como ha sido conocida,
               nadie, señor, presumo que lo ignora,
               y que, con gusto suyo como nuestro,
               se la dio por mujer el padre vuestro.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 049 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Los años que vivió vos estuvisteis
               a Portugal, Alfonso, gobernando;
               heredasteis al fin, y a León venisteis
               vuestra dichosa frente coronando;
               el parabién os di, que recibisteis
               mis cartas y presentes despreciando;
               porque siempre os causó desabrimiento
               de la infanta el humilde casamiento.
               Y no es mejor el conde de Castilla
               que Tello de Meneses, ¡vive el cielo!,
               ni cuantos ciñe de una y otra orilla
               el mar de España ni el celeste velo.
               Del godo, que fue rayo y maravilla,
               y para el moro le engendró en el cielo,
               de esa montaña soy centella viva,
               que de su misma sangre se deriva.
               Si he vivido entre rudos labradores,
               los paveses fidalgos ¿qué han perdido?,
               que sus blasones, armas y labores
               ni temen tiempo ni los cubre olvido.
               Los abuelos de Dios fueron pastores;
               y, pues que se honra de que lo hayan sido,
               y fue el oficio antiguo de más nombre,
               lo que Dios estimó, bien puede el hombre.
               Quitasteis a la infanta su marido,
               contra la ley de Dios; pero si efeto
               de algún temor, aunque es injusto, ha sido,
               dadme la infanta y os daré mi nieto;
               criadle como fuéredes servido,
               y tened de mi fe mejor conceto;
               no todos somos reyes, pero todos
               somo reliquias de los reyes godos.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 050 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Si las tortillas son blasones nuevos,
               en mi casa se hicieron, antes de ellas,
               de cabezas de moros, no de huevos,
               hasta que vino vuestra hermana a hacellas.
               Mas, disculpando yerros de mancebos,
               tales tortillas guisan las estrellas;
               que, porque no haya diferencia alguna,
               bate claras y yemas la Fortuna.
               No le quitéis por miedo o por consejo,
               a nadie su mujer; tratad de honrallos,
               si vasallos queréis, que Tello el viejo
               tiene dineros, armas y caballos.
               Mirad que sois agora nuevo espejo
               en que se han de mirar vuestros vasallos;
               no le manchéis, que no es de reyes sabios
               entrar en la corona haciendo agravios.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 051 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               Basta, Tello, no más; yo os tengo oído.
               Si a vuestro hijo le quité a mi hermana
               fue porque, el matrimonio dirimido,
               pudiera ser condesa castellana.
               Temiendo a Dios, la vuelvo a su marido.
               Hoy la llevad, vuestra justicia es llana;
               mas con dos condiciones.

TELLO VIEJO:

               Habéis hecho
               lo que esperé de tan heroico pecho.

REY:

               Conmigo ha de quedarse mi sobrino.

TELLO VIEJO:

               Eso es muy justo.

REY:

               Yo os enviaré luego
               la otra condición.

TELLO VIEJO:

               Ya la imagino.
               Yo os serviré si a la montaña llego.--
               Mendo, quédate aquí.}}

ARIAS:

               (¿Tal desatino (-Aparte-)
               se vio ni oyó jamás?)

TELLO VIEJO:

               Al cielo ruego
               prospere vuestra vida.-- Nieto mío,
               adiós, adiós; servid a vuestro tío.

REY:

               Id, don Arias, con él; dadle a mi hermana.

ARIAS:

               (Muriendo voy.) (-Aparte-)

GARCI-TELLO:

               Encomendadme, abuelo,
               a mi padre.

ARIAS:

               (¡Oh esperanza loca y vana!) (-Aparte-)

TELLO VIEJO:

               Vuelvo a decir, señor, que os guarde el cielo.

Vanse TELLO VIEJO y don ARIAS


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 052 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               ¿Eres su deudo tú?

MENDO:

               De una villana
               soy hijo, aunque mudé también el pelo
               después que nos hicimos cortesanos.

REY:

               ¿También entre vosotros hay villanos?

MENDO:

               En cuanto a labradores solamente,
               que en lo demás revienta la hidalguía.

REY:

               ¿De qué servís a Tello?

MENDO:

               Entre su gente
               guardar ganado pródigo solía.
               ¿Qué es pródigo ganado?

MENDO:

               Cortésmente
               quise encubrir el nombre que tenía;
               que, por haberlo el Pródigo guardado,
               es lo moreno pródigo ganado.
               Y ¿qué oficio te dieron?

MENDO:

               Gentilhombre.

REY:

               Y ¿a esa traza mudaron los criados?

MENDO:

               Los que tenían más ingenio y nombre.

REY:

               ¿Que muden ya los hombres los estados?--
               Venid, García.

GARCI-TELLO:

               Aunque llegar me asombre
               de su alteza, señor, a los estrados,
               dadme licencia y besaré su mano.

REY:

               Venís de la montaña cortesano.

Vase


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 053 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GARCI-TELLO:

               Mendo, dile a mi padre lo que pasa.

MENDO:

               Que me muero por irme te confieso.
               Por momentos topara en nuestra casa
               el pan, el vino, la cecina, el queso.
               Aquí debe de ser la gente escasa;
               sólo topo alabardas; pierdo el seso.

GARCI-TELLO:

               ¿De un hora estás quejoso?

MENDO:

               Un hora ¿es poco?

GARCI-TELLO:

               Por esto muere el mundo.

MENDO:

               El mundo es loco.
Vanse. Salen LAURA y TELLO MOZO

LAURA:

               Aunque me lastima el verte,
               no me pesa de vengarme.

TELLO MOZO:

               ¿Es bajeza desearme
               mayor dolor que la muerte?

LAURA:

               Que ha sido castigo, advierte,
               de la palabra quebrada.

TELLO MOZO:

               Laura, la ofensa olvidada,
               ¿vuelves a tanto rigor?

LAURA:

               Tello, de ofensas de amor
               ¿qué mujer se vio vengada?

TELLO MOZO:

               En diez años ¿no se olvida?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 054 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               ¿Cómo se puede olvidar
               lo que no puede dejar
               de durar toda la vida?
               Demás de estar yo ofendida,
               fueron necios tus empleos
               en blasones y trofeos,
               de altezas y majestades;
               que nunca desigualdades
               lograron bien sus deseos.
               ¿Nunca viste enamorado
               el gigante tornasol
               crecer por llegar al sol
               y quedar del sol burlado?
               Abre el círculo dorado
               que forma corona altiva
               y, cuando más alta y viva
               sus rayos de oro extendió,
               el mismo sol que la abrió
               ése mismo la derriba.
               ¿Nunca has visto trepadora
               planta que un olmo reviste
               y ella de flores se viste
               a la risa de la aurora,
               y que cuando el sol la dora
               triste y marchita se ve?
               Así tu esperanza fue;
               salió el aurora de Elvira,
               pero cuando el sol la mira
               no puede tenerse en pie.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 055 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               De mil flores se previno
               el necio almendro temprano
               que presumió que el verano
               estaba ya de camino;
               con espeso torbellino
               esparció por su elemento
               su vana hermosura el viento;
               así, vestido de flores,
               viento de fuerzas mayores
               derribó tu pensamiento.
               Soñaste la majestad
               del sol de Elvira, en razón
               que en el signo de León
               daba entonces claridad;
               llegaste a su voluntad;
               pero a tales pensamientos
               faltaron merecimientos,
               que los edificios altos
               no duran si suben faltos
               de primeros fundamentos.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 056 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Presto me verás morir
               y tendrás mayor venganza.

LAURA:

               Mi paciencia y mi esperanza
               hasta hoy pudieron vivir.

TELLO MOZO:

               ¿Qué tienes ya que pedir
               injustamente agraviada?
               Envaina, Laura, la espada
               de tan injusto rigor.

LAURA:

               Tello, de ofensas de amor
               ¿qué mujer se vio vengada?
Sale INÉS

INÉS:

               ¡Albricias --y con razón
               las pido-- dichoso Tello,
               Laura, ¡albricias!

TELLO MOZO:

               En desdichas
               ni las doy ni las prometo,
               que de no volverme a Elvira,
               ¿qué bien sin la muerte espero?

INÉS:

               ¡Ella y Tello, mi señor,
               vienen!

TELLO MOZO:

               ¡Oh piadosos cielos!
               Si viene la infanta, Inés,
               quisiera que hasta los hierros
               de esos cofres fueran de oro.

INÉS:

               Yo me contento con menos.--
               Y tú ¿no me das albricias?

LAURA:

               No sé; después nos veremos.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 057 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen TELLO VIEJO, la INFANTA,
y MÚSICOS, cantando
MÚSICOS:

               "Sea bien venida
               la hermosa Elvira,
               sea bien llegada
               la hermosa infanta."

TELLO MOZO:

               Déjame echar a los pies
               de mi buen padre, primero
               que te dé, Elvira, los brazos.

TELLO VIEJO:

               Habla con tu esposa, Tello,
               que si por ella te manda
               Dios, por divino precepto,
               que dejes tu padre y madre,
               acertarás en hacerlo.

INFANTA:

               Con justa razón me dejas,
               Tello, por quien hoy tenemos
               honra, vida y libertad.

TELLO MOZO:

               Señora, por él merezco
               verte en mis brazos; mas ya
               que alegre en ellos te tengo,
               habla a Laura, que llorando
               por tu ausencia se ha deshecho.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 058 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               ¡Laura!

LAURA:

               ¡Infanta, mi señora...!

INFANTA:

               ¡Gracias a Dios que te veo!--
               ¡Inés!

INÉS:

               ¡Señora del alma!

TELLO MOZO:

               ¿Mi hijo, padre, y tu nieto?

TELLO VIEJO:

               Quedó con el rey.

TELLO MOZO:

               Pues ¿cómo?

INFANTA:

               Yo, Tello, se lo agradezco.
               Allí se criará mejor;
               porque los señores, pienso
               que sólo en casa del rey
               pueden aprender a serlo.

TELLO MOZO:

               Tu cordura, Elvira, en fin,
               a mí me enseña a ser cuerdo.--
               Ea, bajen de esos montes
               labradores y vaqueros;
               celébrese tanta dicha,
               que hoy quisiera ser Orfeo
               para que fieras y plantas,
               peñas, robles, hayas, tejos
               se movieran a mi voz.

TELLO VIEJO:

               Tello, suspende el contento
               hasta ver lo que me escribe
               el rey; que allá quedó Mendo
               para traerlo.

TELLO MOZO:

               Señor,
               pediros quiere dineros.

TELLO VIEJO:

               Claro está que no se habían,
               con este acontecimiento,
               de escapar del rey las doblas.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 059 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Sale MENDO
MENDO:

               Cansado y rendido vengo.

TELLO VIEJO:

               Pues, Mendo, ¿traes el papel?

MENDO:

               Y me pesa de traerlo,
               porque has de sentir las costas
               del mal formado proceso.

TELLO VIEJO:

               Lee, Tello, para todos.

TELLO MOZO:

               Aquí dice lo primero:
               "Condiciones..."

TELLO VIEJO:

               ¿Condiciones?

TELLO MOZO:

               "...que han de guardar los dos Tellos:
               primeramente, a mi hermana
               ni en público ni en secreto
               la habéis de llamar infanta..."

TELLO VIEJO:

               ¡Riguroso mandamiento!

TELLO MOZO:

               "...sino Elvira de Meneses."

TELLO MOZO:

               Baile, señora, te han hecho.
               Sólo "echad acá mis nueces"
               faltaba en ese decreto.

INFANTA:

               Mal lo entendió el rey mi hermano;
               que por más honor lo tengo
               que el título de León.

LAURA:

               ¡Bien haya tu entendimiento!

TELLO MOZO:

               Dice más: "Que vuelvan todos
               a sus vestidos primeros,
               como proprios labradores,
               los criados y los dueños,
               sin exceptuar ninguno."


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 060 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Cumpliéronse mis deseos;
               que ¡vive Dios! que me daban
               pesadumbre por momentos
               estos follados o fuelles,
               con que pienso que parezco
               al conde don Julián
               cuando salió de Marruecos.
               Pues ¡la capita y la gorra!
               Milagro ha sido del cielo
               no haber caído en palacio
               los pajes del rey en ello.

MENDO:

               Bien sé yo que el alegría
               no tiene ese fundamento,
               sino el no haberte pedido
               el rey algunos dineros.
               Ahora bien; ¿qué hemos de hacer,
               que está mi señor suspenso?

TELLO VIEJO:

               Elvira, Inés, Tello y Laura,
               Mendo y los demás, no es tiempo
               de pensar en sinrazones.

INFANTA:

               Todos estos son consejos
               de mi enemigo don Arias.

TELLO VIEJO:

               El rey lo manda; no quiero
               examinar atrevido
               si es bien hecho o si es mal hecho;
               eso es justo, que el rey manda.

TELLO MOZO:

               Digo, señor, que obedezco;
               pero no puedo negarte
               el debido sentimiento
               por mi esposa.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 061 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Pues ¿por qué?
               Ya te he dicho que no tengo
               más honra yo que ser tuya.

TELLO VIEJO:

               Hijo, desnudaos de presto;
               volvamos a nuestra paz
               y a nuestro antiguo sosiego;
               que algún poderoso envidia
               la que en el campo tenemos.
               ¿No habéis visto en las comedias
               que el villano es caballero,
               y el caballero villano?
               Pues lo mismo represento;
               desnudaos; que puede ser
               que antes del acto postrero
               volvamos a ser señores.

TELLO MOZO:

               No me sirven de consuelo
               mudanzas de la Fortuna.

INFANTA:

               A mí sí; que las padezco
               por tu amor y por el mío.
Vanse, y quedan MENDO e INÉS

MENDO:

               Pues, Inés, ¿qué dices de esto?

INÉS:

               Que me vuelvo al delantal,
               a la sarta y al sayuelo
               de mala gana, pues ya
               de chapines altos vengo
               a chinelas con listones.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 062 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               ¡Mal año para mis celos,
               si no me alegro de ver
               que humilles los pensamientos,
               que estábades insufribles!
               Dejad los ámbares necios,
               volved a oler a tomillo;
               que una labradora en peto
               es flor de espino en el soto,
               y en las viñas flor de almendro.
               Voyme a vestir mi sayal;
               que andaba en estos grigüescos
               como después de los grillos
               no acierta pasos el preso.

INÉS:

               Aunque el viejo disimula,
               yo sé que no va contento.

MENDO:

               Tú ¿querrásme a lo villano?

INÉS:

               No sé; después nos veremos.
               Haz lo que te manda el rey.

MENDO:

               Los reyes son como el tiempo;
               hacen y deshacen hombres.
               Caro nos cuesta el ejemplo.

Vanse.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 063 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Salen el REY, don ARIAS
y GARCI-TELLO
ARIAS:

               Hay mil razones contrarias.

REY:

               La razón hace la ley.

GARCI-TELLO:

               (Escuchando voy al rey (-Aparte-)
               lo que habla con don Arias.)

ARIAS:

               Para asegurar tu vida,
               ¿qué importan dos montañeses?

REY:

               La sangre de los Meneses
               es por lealtad conocida
               desde el tiempo de Pelayo.
               No tengo yo que temer.

ARIAS:

               Sin trueno suele caer
               de pequeña nube el rayo.

GARCI-TELLO:

               (¡Caiga, traidor, sobre ti!) (-Aparte-)

REY:

               Porque obispos y letrados
               dicen que están bien casados,
               a su mujer le volví.
               También tenemos los reyes
               jüez, y tan poderoso,
               que es Dios, y es justo y forzoso
               temerle y guardar sus leyes.
               Si digo que por Dios reino,
               mirémoslo bien los dos;
               que rey que no teme a Dios
               poco gozará del reino.
               Basta mandarle volver
               al primer traje que tuvo,
               si acaso arrogante estuvo
               de verse con tal mujer;
               que, puesto en tanta bajeza,
               jamás tendrá atrevimiento,
               conociendo en su elemento
               su misma naturaleza.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 064 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ARIAS:

               Si vuestra alteza, señor,
               se consuela de tener
               su propia hermana mujer
               de un villano labrador
               que ayer iba tras los bueyes,
               aunque haya ejemplos tan llanos
               de griegos y de romanos
               que hubo labradores reyes,
               León no ha de permitir
               que salgan de una montaña
               para gobernar a España.

GARCI-TELLO:

               (Ya no lo puedo sufrir.) (-Aparte-)

ARIAS:

               Si temo lo que imagino,
               es por vos; que no por mí.

REY:

               Hablad bajo; que está aquí
               Garci-Tello, mi sobrino.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 065 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GARCI-TELLO:

               Ya la prevención es tarde,
               y hame pesado, señor,
               que manchen vuestro valor
               los consejos de un cobarde.
               Mi padre nunca ha tenido
               pensamientos de ser más
               de lo que hoy es; que jamás
               será más de lo que ha sido;
               porque quien ha sido tanto,
               ni ha de ser más ni ser menos;
               aconsejaos con los buenos,
               y reinaréis como un santo.
               No temáis los montañeses,
               pues ninguno fue traidor.
               Mas ya alabasteis, señor,
               la lealtad de los Meneses.
               Decir que han sido villanos
               mi abuelo y padre es mentira;
               y que lo sufráis me admira,
               teniendo poder y manos.
               Pero, pues que yo lo oí,
               y es razón tan mal hablada,
               me obliga a sacar la espada;
               yo por vos la saco así.
               Dadle licencia al villano
               que saque la suya.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 066 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               Quedo,
               sobrino.

GARCI-TELLO:

               Tendráme miedo
               viéndome el rayo en la mano.

REY:

               Sois niño, que no sabéis
               el respeto de los reyes.

GARCI-TELLO:

               Antes le debo a las leyes
               de Dios.

REY:

               ¿Cómo lo entendéis?

GARCI-TELLO:

               ¿No me manda honrar mi padre?

REY:

               Es verdad.

GARCI-TELLO:

               Pues mirad vos
               si hacer lo que manda Dios
               es honrar mi padre y madre.
               Pero, pues respeto os debo,
               como a mi rey y señor,
               salga a ese campo el traidor;
               verá que solo le espero.

ARIAS:

               No, no; seamos amigos;
               que no lo entendisteis bien.

GARCI-TELLO:

               De esto quiero que me den
               testimonio con testigos;
               por lo demás, yo me postro
               al rey con toda humildad.

ARIAS:

               El cetro os dará la edad,
               y el tiempo la barba al rostro;
               para entonces yo recibo
               el desafío, antes no.

GARCI-TELLO:

               Cuando tenga barbas yo,
               ¿habíades de estar vivo?

Vase


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 067 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ARIAS:

               ¿Parécele a vuestra alteza
               que se va echando de ver
               lo que en éstos ha de hacer
               su fiera naturaleza?
               Si esto hace en esta edad,
               ¿qué espera en otra mayor?

REY:

               Más que parece valor,
               ha sido temeridad.
               Confieso que me ha pesado
               de ver que, airado y resuelto,
               por Tello, su padre, ha vuelto.

ARIAS:

               No viene mal enseñado.
               ¡Ah, señor! Vendrá algún día
               en que os acordéis que fui
               quien este consejo os di.

REY:

               ¿Qué he de hacer, si es sangre mía?

ARIAS:

               ¿Tello es sangre vuestra?

REY:

               No.

ARIAS:

               Pues quitad la vida a Tello.

REY:

               Eso ¿cómo puedo hacello,
               sin que parezca rigor?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 068 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ARIAS:

               Las montañas de Castilla,
               que llaman de Guadarrama,
               pasó Almanzor a Toledo;
               y, aunque sus condes levantan
               gente y las armas previenen,
               a Zamora y Salamanca
               dicen que ha llegado el moro;
               mandad a Tello que vaya
               por general de mil hombres,
               y que a su costa los haga,
               el viejo dará el dinero;
               el mozo con arrogancia
               querrá mostrar que le dieron
               sangre los godos de España.
               Sin experiencia y sin gente,
               en la primera batalla
               vos quedaréis sin sospecha
               y con luto vuestra hermana.

REY:

               ¿Quién enviaremos a Tello?

ARIAS:

               Yo mismo iré.

REY:

               Pues, don Arias,
               muera Tello de esta suerte,
               y quede libre la infanta;
               que no he de andar cada día
               recelando que me matan
               hijos y nietos de Tello,
               que saben sacar la espada
               a mis ojos, sin tener
               aún manos para tomarla.

Vanse.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 069 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Sale TELLO MOZO de labrador
TELLO MOZO:

               Castigado y corrido
               os vengo a ver, montañas,
               en el hábito rústico primero,
               podré nunca ofendido.
               ¡No son dignas hazañas
               tratar tan mal un hombre caballero!
               Pero si considero
               que en estas soledades
               me ha de dejar la envidia,
               ¿para qué me fastidia
               que desconozca el rey tantas lealtades,
               y me trate de suerte
               que fuera menos mal darme la muerte?
Sale la INFANTA de labradora

INFANTA:

               Tello...

TELLO MOZO:

               Señora mía...
               ¿Vos por mí labradora?

INFANTA:

               Pues ¿puedo yo tener mayor ventura?

TELLO MOZO:

               Hoy parece que el día
               con disfrazada aurora
               las sombras a las selvas asegura.
               Tal suele rosa pura
               amanecer helada
               y encubrir la corona;
               mas, como perfeciona
               su esmalte rojo la del sol dorada,
               los rústicos despojos
               diamantes son al sol de vuestros ojos.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 070 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Tello, afrentas mayores,
               si aquéstas son afrentas,
               padeciera mi amor, por ti contento.
               Entre aquestos rigores,
               que son iras violentas,
               de nuestro hijo solamente siento
               la ausencia, si el intento
               del rey pasa adelante
               en tan necia sospecha.

TELLO MOZO:

               Para cosa mal hecha
               no hayas miedo que el ánimo levante;
               antes es dicha mía,
               que al rey le sobra amor, si el rey le cría.
Salen TELLO VIEJO y LAURA, INÉS y MENDO

MENDO:

               Aunque reciba disgusto,
               tenemos de andar así.
               ¿Qué te parezco?

TELLO VIEJO:

               Ahora sí
               que vienes, Mendo, a mi gusto.

MENDO:

               ¿Hablaré en la lengua antigua
               que solíamos hablar?

TELLO VIEJO:

               Podíante castigar
               si el delito se averigua.
               Habla como labrador,
               pues ya no eres caballero.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 071 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Este lenguaje grosero,
               si es el proprio, es el mejor.
               Un hombre que ausente estaba
               vino y, hallando otros trajes
               y diferentes lenguajes,
               les preguntó quién reinaba.
Sale don ARIAS de camino

ARIAS:

               Yo llego a buena ocasión,
               pues juntos os hallo a entrambos.

TELLO VIEJO:

               ¡Señor don Arias...!

TELLO MOZO:

               ¡Señor...!

ARIAS:

               Bien podéis darme los brazos.

INFANTA:

               (¡Ay, Laura, que el corazón (-Aparte-)
               me ha dado en el pecho saltos!
               ¿A qué vendrá mi enemigo?)

ARIAS:

               Perdonad si no he llegado,
               gran señora, a vuestros pies.

INFANTA:

               Advertid que estáis hablando
               con Elvira de Meneses;
               que ansí lo manda mi hermano.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 072 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


ARIAS:

               Vos sois quien sois; con el sol
               y con las estrellas hablo;
               hablo con el mismo cielo,
               o a lo menos su retrato.
               Vengo a daros buenas nuevas;
               que, sabiendo que ha pasado
               con gran ejéricito el moro
               de las márgenes del Tajo
               a los montes de Castilla,
               para atajarle los pasos
               nombra general a Tello,
               y quiere que forme un campo
               de mil hombres, en afrenta
               de los condes castellanos
               que le han dejado llegar
               al Tormes, con tanto estrago
               de los pueblos convecinos
               y sus campos como cuando
               rompe las puentes soberbio,
               temblando los montes altos
               de ver que el agua revuelve
               los robles y los peñascos.
               Ea, ¿no merezco albricias?

TELLO VIEJO:

               Yo, por mi parte, que tanto
               debo al rey en este honor,
               las que señaléis os mando.

ARIAS:

               De la raza de los vuestros
               no quiero más que un caballo.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 073 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               (Mejor tomara la yegua (-Aparte-)
               el conde, si no me engaño.)

TELLO VIEJO:

               A mí sólo por Elvira
               me pesa; en lo demás no hallo
               dificultad en volver
               a caballero y soldado
               desde villano quien pudo
               de caballero a villano.
               En fin, el rey se obedezca.--
               Aposentadle en el cuarto
               que estaba, cuando el baustismo,
               para el rey aderezado.

LAURA:

               Venid, señor.

ARIAS:

               No viniera,
               si no presumiera daros
               gusto, honor, y últimamente
               la gracia del rey; que tanto
               sentimiento y tal silencio
               da a entender que os ha pesado.

TELLO MOZO:

               No, señor; pero quien ama
               teme la ausencia y el daño
               que suele traer la guerra;
               pero estimo y siento cuánto
               me favorece su alteza
               con aqueste ilustre cargo.
               Contento y agradecido
               iré a besarle la mano.

ARIAS:

               Aquí se ha de hacer la gente;
               que quiere el rey obligaros
               con que a vuestra costa sea.

TELLO VIEJO:

               ¡Mil hombres! No hay para cuatro
               en toda nuestra hacendilla.

ARIAS:

               Vos lo miraréis de espacio.

Vanse don ARIAS y LAURA


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 074 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Bien pudiera responder...

TELLO MOZO:

               ¿Qué quieres que respondamos?
               Por ventura, ¿piensa el rey,
               o por deudo o por cuñado,
               que nos favorece en esto?

TELLO VIEJO:

               Hijo, el que es noble fidalgo
               con vida y hacienda sirve
               al rey de quien es vasallo.
               Paciencia y tomar las armas.
               Quitaos el capote pardo,
               pero guardadle también
               donde le halléis, por si acaso
               el rey os manda otro día
               que volváis a ser villano.

TELLO MOZO:

               Mendo, pues has de ir conmigo,
               espadas y armas te encargo.
               Haz que estén todas a punto.

MENDO:

               En fin, ¿a la guerra vamos?
Vanse TELLO MOZO y MENDO.
Dentro GARCI-TELLO

GARCI-TELLO:

               Este caballo tened.

INFANTA:

               ¡Ay, Tello; o ha sido engaño
               del amor, o es Garci-Tello!


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 075 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


Sale GARCI-TELLO
GARCI-TELLO:

               Dadme, ¡oh mis padres!, los brazos.

TELLO VIEJO:

               ¿Qué es esto, García?

GARCI-TELLO:

               Señor,
               mi venida quiere espacio.
               Delante del rey mi tío
               tuve con cierto fidalgo
               palabras; saqué la espada
               con ánimo de matarlo.
               Enojóse de esto el rey;
               salí de palacio al campo,
               esperéle y no salió;
               di de espuelas al caballo,
               y he venido, como ves,
               por no volver a palacio.

TELLO VIEJO:

               Cuando os di la espada, nieto,
               os dije, pronosticando
               para más tarde el suceso,
               no para tan tiernas manos,
               que la habrí[ais] menester.

GARCI-TELLO:

               Si él sale cuando le aguardo,
               abuelo, ésta es la hora
               que tocan por el fidalgo.

TELLO VIEJO:

               ¡Vive el cielo, que lo creo!
               Ya nos tenéis con cuidado;
               decidnos quién es.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 076 de 111
Los Tellos de Meneses Primera parte Acto II Félix Lope de Vega y Carpio


GARCI-TELLO:

               Señor,
               perdonad, porque hasta tanto
               que de él esté satisfecho,
               juré la vida de entrambos
               que no he de decir su nombre.

TELLO VIEJO:

               Nieto, vos sois muy honrado,
               y lo habéis hecho muy bien.
               Hoy, por veros tan gallardo,
               añado a los alimentos
               otros quinientos ducados.--
               Descanse, Elvira, mi nieto.

INFANTA:

               Piedad fue del cielo santo
               para la ausencia de Tello.

MENDO:

               Oye, Inés.

INÉS:

               Oigo, soldado.

MENDO:

               ¿Quieres casarte conmigo?

INÉS:

               Ya estoy casado con Sancho.

MENDO:

               ¿Qué falta has hallado en mí?
               Este tallejón ¿es barro?

INÉS:

               ¿Parécete poca falta
               ser celoso?

MENDO:

              ¡Malos años!
               ¿Marido buscas sin celos?
               El lleva gentil despacho.

FIN DE LA JORNADA SEGUNDA


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Acto III
Pág. 077 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Tocan cajas; salen soldados,
moros cautivos, TELLO MOZO
y MENDO, de soldado
TELLO MOZO:

               Parad las cajas; vitorioso alarde,
               no dispertéis la envidia, por si duerme,
               y muerto o vivo me esperaba tarde.--
               ¡Mendo!

MENDO:

               ¿Señor?

TELLO MOZO:

               ¿Qué sentirá de verme
               en tan pocas jornadas vitorioso
               quien pensaba afrentarme o deshacerme?

MENDO:

               Estará como suele toro en coso,
               muerto del caballero a cuchilladas,
               rendido a tierra el cuello sanguinoso,
               o como el ciervo en selvas enramadas
               que va buscando el agua con la flecha,
               las yerbas de la púrpura bañadas.

TELLO MOZO:

               ¡Agora sí que crece la sospecha!
               ¡Agora sí que mi inocencia pone
               en más peligro y en prisión estrecha!
               ¡Ahora sí que tímido interpone
               esto que se llamó razón de estado,
               que las leyes del cielo descompone!


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 078 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen el REY y don ARIAS
REY:

               Apenas puedo creer
               lo que estoy viendo.

ARIAS:

               Señor,
               entre fortuna y valor
               se diferencia el vencer.

MENDO:

               Tello, el rey te viene a ver.

TELLO MOZO:

               ¡Extraño exceso!

REY:

               Cuñado,
               seáis mil veces bien llegado.

TELLO MOZO:

               Señor, vuestro esclavo soy;
               que de los pies donde estoy
               tengo el ser que me habéis dado.

REY:

               Levantaos para abrazarme;
               que no ha de estar en el suelo
               quien subió su nombre al cielo
               para honrarse y para honrarme.

TELLO MOZO:

               ¿Quién pudiera levantarme
               sino vos?

REY:

               Vuestra opinión,
               pues en esta heroica acción
               contra las alarbes furias
               sois Alejandro de Asturias
               y sois César de León.
               Luego que supe el suceso
               de vitoria tan extraña
               que parece en toda España
               de favor del cielo exceso,
               que os di gran parte confieso
               del alma y la voluntad,
               confirmando la verdad
               de vuestro raro valor;
               que tal vez halla el amor
               alguna dificultad.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 079 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               No os diré, señor, a vos
               que vine, que vi y vencí,
               sino que vine y que vi;
               pero que ha vencido Dios.
               Tan desiguales los dos,
               bien claramente se ve
               que ese vencimiento fue
               de quien parar puede al sol,
               y del valiente español
               a quien debemos la fe.
               Con esto os pido licencia
               para ver a doña Elvira,
               centro donde siempre mira
               amor, que desvela ausencia;
               que cuando a vuestra presencia,
               señor, importe volver,
               vendré a serviros y a hacer
               lo que debo a hechura vuestra.

REY:

               Tello, una sangre es la nuestra
               y así el amor lo ha de ser;
               no me cansaré de amaros.

TELLO MOZO:

               Gran señor, ¿tanto favor?

REY:

               Merece vuestro valor,
               como lo veréis, honraros.

TELLO MOZO:

               Mil veces vuelvo a besaros
               las manos.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 080 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Aparte TELLO y MENDO
MENDO:

               ¿A quién no admira
               tanto amor en tanta ira?

TELLO MOZO:

               Vencer al rey fue vencer.

REY:

               Mientras yo la voy a ver,
               dad el parabién a Elvira.
Vanse todos,
menos el REY y don ARIAS

REY:

               Arias...

ARIAS:

               ¿Señor?

REY:

               Si pudiera
               pensar que me habían trocado
               el alma, menos cuidado
               de esta mudanza tuviera.
               Ya no es la que de antes era,
               que la razón de esta acción
               me ha trocado el corazón;
               que no debe de ser hombre
               el que no se rinde al nombre
               de la divina razón.
               Sin esto, vengo a entender
               --y es lo que más me acobarda--
               que si Dios este hombre guarda,
               nadie le podrá ofender.
               Lo que es en un rey poder
               es en Dios omnipotencia.
               ¿Qué importa la diligencia
               que habemos hecho los dos,
               si se pone el mismo Dios
               delante de su inocencia?
               ¿Qué cristiano ni gentil,
               qué romano o qué español,
               desde el que paraba el sol,
               venció con mil a diez mil?
               Si desde el Tajo al Genil
               triunfa, rendido Gazul,
               de tanta bandera azul,
               sólo falta, echando el sello,
               canten las damas a Tello
               las canciones de Saúl.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 081 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


ARIAS:

               Señor, la palabra os doy
               que estoy tan arrepentido
               de haber a Tello ofendido
               que ya con vergüenza estoy.
               Claramente se ven hoy
               su valor y su prudencia
               y su dicha en competencia;
               aunque presumo, señor,
               más que efectos del valor,
               milagros de la inocencia.

REY:

               ¿Cómo le podré yo ver
               que parezca que es acaso?

ARIAS:

               Fingiendo que vais de paso
               queriéndoos entretener;
               cazando podéis hacer
               una visita, que es justo,
               a vuestra hermana.

REY:

               El disgusto
               pasado quiero templar
               y a mis sobrinos honrar;
               que ha sido rigor injusto.

Vanse.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 082 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen la INFANTA doña Elvira,
LAURA y TELLO VIEJO
TELLO VIEJO:

               Basta, Elvira; que se esfuerza
               la nueva de la vitoria.

INFANTA:

               Será de los cielos gloria,
               que no de la humana fuerza.

TELLO VIEJO:

               Y aun dicen que ya volvía
               a ver al rey a León
               Tello.

INFANTA:

               Teme el corazón
               y la esperanza confía.
Sale INÉS

INÉS:

               Ya se confirmó por cierta
               la nueva; Mendo ha venido.

INFANTA:

               ¿Tú lo has visto o lo has oído?

INÉS:

               Y le he abrazado a la puerta.
Sale MENDO

MENDO:

               Dadme todos dos mil veces
               juntos los pies y las manos.

TELLO VIEJO:

               ¡Mendo!


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 083 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               ¡Ay cielos soberanos!
               Almas por brazos mereces.
               ¿Viene tu señor?

MENDO:

               Vendrá
               muy presto; que yo, temiendo
               que se adelantase a Mendo,
               deseoso de veros ya,
               águila caudal volví
               el caballo.

INFANTA:

               ¿Habéis vencido?

MENDO:

               Pues ¿no?

TELLO VIEJO:

               Mendo, ¿cómo ha sido?

MENDO:

               Oíd mientras viene.

TELLO VIEJO:

                Di.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 084 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               En las riberas del Tormes,
               por la parte que más baja
               miran las sierras de Béjar,
               envidia de Guadarrama,
               que están con sonoras ondas
               pidiendo para sus aguas
               derrita cándidas torres
               de su corona de plata;
               en una campaña verde,
               bien presto roja campaña,
               tenía Celín Gazul
               de ricas tiendas formada
               una ciudad populosa,
               una portátil montaña,
               coronada de banderas
               verdes, azules y blancas,
               cuyas arrogantes lunas
               ser hijas del sol negaban.
               ¿No has visto, cuando se pone,
               aquel intrincado mapa
               de mil cambiantes de nubes
               que forman figuras varias?
               Pues así nos parecían
               una mañana, que al alba
               los vistos trocaron miedo
               con los que entonces miraban.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 085 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               No suele llevar pastor
               las vísperas de las Pascuas
               los corderillos al cuello
               del que sus cuellos aguarda,
               como a los pobres leoneses
               les pareció que llevaba
               Tello a los moros sus vidas
               vendidas a inútil fama.
               Luego que vieron venir
               marchando nuestra vanguardia,
               que parecen más que son
               soldados en ordenanza,
               presumieron que venía
               el mismo león de España
               o los castellanos condes
               con el favor de Navarra.
               Y, aunque más reconocieron
               la poca gente, pensaban
               que era ardid y estratagema,
               repartiendo las escuadras
               por varias partes del monte
               que el verde llano cercaban,
               haciéndole antiguos robles
               una rústica guirnalda.
               Al arma tocaron luego
               sus pífanos y sus cajas
               con tan horrible alarido
               que al viento rompió las alas.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 086 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Corrieron el campo algunos,
               cuyas tocas y bengalas
               de oro y sedas de colores
               daban flores a las plantas.
               Caracoles y escarceos
               apenas mirar dejaban
               hacia qué parte tenían
               las caras o las espaldas.
               Y con tal fuerza y destreza
               blandían las fuertes lanzas
               que, juntándose los hierros,
               hicieron arcos las astas;
               y llegábanse tan cerca
               que, a no ser letra africana,
               leyéramos fácilmente
               las cifras de las adargas.
               Fidalgos pedían licencia;
               mas Tello a nadie la daba;
               que tal vez una desorden
               todo un campo desbarata.
               Cayó en estas bizarrías
               la noche, tan mal tocada,
               que no salió para verla
               una estrella a la ventana.
               A cada soldado Tello
               hacer un fuego le manda,
               quedando el campo de suerte
               que el sol no le hiciese falta.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 087 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               El se recogió a su tienda,
               y encima de su celada
               puso una imagen pequeña
               del santo patrón de España
               en forma de caballero,
               cuyo lado acompañaba
               San Millán monje, que suele
               hacer del báculo espada.
               En unas doradas nubes,
               sobre los santos estaba
               la que volvió en "Ave" el Eva,
               siempre limpia y siempre santa.
               Tales palabras decía,
               con lágrimas que bañaban
               su rostro, Tello a los tres
               que pienso que, aunque callara,
               fuera delante de Dios
               cada lágrima palabra.
               Tanto estuvo de rodillas
               que cayó sobre las armas
               dormido, si duerme el cuerpo
               cuando está velando el alma.
               Ya se acercaba el aurora,
               fuentes y prados la llaman,
               ellos en bocas de flores
               y ellas con lenguas de plata,
               cuando, dando voces Tello,
               diciendo ansí, se levanta,
               "Esperad, oíd, señora;
               ¿dónde vais, paloma blanca?
               Espera, Millán divino;
               apóstol de España, aguarda."
               Y en viendo que yo le escucho,
               turbado me mira y calla.
               "¿Qué es esto, señor?" le digo.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 088 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Y él me responde, "Vi clara
               la imagen de aquella iglesia
               que labró junto a su casa
               mi padre; con diferencia
               que está la túnica sacra
               bordada de estrellas puras
               entre flores de esmeraldas.
               Abrió las rosas divinas
               diciendo, 'Tello, en tu guarda
               enviaré dos caballeros.'
               Mas, siendo de merced tanta
               indigno, pienso que sueño;
               pero basta la esperanza,
               acompañando la fe;
               que caballos, hombres y armas
               no dan vitorias, que es Dios
               el que vence las batallas."
               Yo, que con abiertos ojos
               enternecido escuchaba
               pronósticos tan divinos,
               respondí, "Señor, ¿qué tardas
               en acometer los moros
               con segura confianza
               que Dios te ha de dar vitoria?"
               "Haz, Mendo, tocar al arma,"
               me dijo; y pidió el caballo
               que, armadas la frente y ancas,
               fogoso y lleno de espuma,
               con los relinchos que daba
               era tiple a las trompetas
               y contrabajo a las cajas.
               Puesta, pues, la gente en orden,
               Tello a los soldados habla
               como si fuera otro César
               en los campos de Farsalia.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 089 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Morir o vencer prometen;
               ya las hondas amenazan
               con tronantes estallidos
               las bárbaras cimitarras.
               Y las ballestas se ponen
               al blanco de las adargas,
               no volver jurando todos
               sin sangre acero a la vaina.
               Contarte el valor de Tello
               era afrentar mi ignorancia;
               que ayer me vieron los montes
               encordelar las abarcas;
               y, aunque enemigo, te juro
               que el de Gazul le igualara,
               a estar de su parte quien
               cumplió tan bien su palabra;
               que aquellos dos caballeros,
               con dos brillantes espadas,
               eran rayos de los moros;
               que de la suerte que tala
               celeste piedra las vides,
               dejando en torno sembradas
               de las ya desnudas cepas
               las rendidas esperanzas
               del labrador codicioso
               entre racimos y balas,
               así quedaban los moros
               por donde los santos pasan.
               Murió a las manos de Tello
               Gazul; dio fin la batalla,
               y yo a lo demás, pues viene
               con diez banderas ganadas,
               ricos despojos y esclavos;
               si bien la mayor ganancia
               ha sido servir al rey,
               pues ha ganado su gracia.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 090 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen TELLO MOZO, soldados y moros
TELLO VIEJO:

               Con mil tiernos abrazos
               te aguardamos, valiente caballero.

TELLO MOZO:

               ¿A quién daré los brazos,
               esposa mía y padre mío, primero?

TELLO VIEJO:

               A todos juntos, hijo,
               pues ha de ser común el regocijo.

INFANTA:

               Capitán valeroso,
               mil parabienes con el alma os damos.

LAURA:

               De verte vitorioso,
               no sólo yo, pero los verdes ramos
               estos altos laureles
               inclinan para hacerte coroneles.

TELLO MOZO:

               Laura, querida prima,
               tu afecto estimo y tu deseo agradezco.

INÉS:

               De Inés también estima
               los brazos, que por ansias te merezco
               de tu vida y vitoria.

TELLO MOZO:

               Siempre tendré tu amor en la memoria.
               Mendo os habrá contado
               la milagrosa nueva del suceso.
               Es valiente soldado.

INFANTA:

               Ya nos ha dicho el admirable exceso
               de tu valor.

TELLO VIEJO:

               En todo
               cumplió la obligación de ilustre godo.

INFANTA:

               ¿Qué dice el rey mi hermano?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 091 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               Gané su gracia, fin de mi deseo;
               pero, porque el humano
               semblante miro y lo interior no veo,
               será, padre, acertado
               dejar el traje de galán soldado.
               Quitadme brevemente
               galas, plumas, bastón, gola y espada;
               que, a su ley obediente,
               al rústico gabán y a la cayada
               vuelvo, en vez del acero,
               y a ser el mismo ser que fui primero;
               porque, estando mi Elvira
               en el traje que veis, no fuera justo,
               ni en tanto que la ira
               dure del rey, se le ha de dar disgusto.
               Pero guardadas queden,
               por si acaso otra vez servirle pueden;
               que, como la experiencia
               le ha mostrado, saldré más animoso,
               fiado en mi inocencia
               que en armas y [en] ejército copioso;
               que Dios da las victorias,
               cuyas son las batallas y las glorias.
               ¿Adónde está García?

TELLO VIEJO:

               Llamad a Garci-Tello que, ocupado
               de alguna niñería
               estará, de las nuevas descuidado.

TELLO MOZO:

               Todos os hallo buenos.
               De mil que yo llevé, diez traigo menos.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 092 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen GARCI-TELLO, de villano,
con un palo, y SANCHO
GARCI-TELLO:

               ¿Mi padre ha venido?

SANCHO:

               Sí,
               y vitorioso del moro.

GARCI-TELLO:

               ¡Padre y señor!

TELLO MOZO:

               ¿Qué tesoro,
               qué descanso para mí
               como tenerte, García,
               mis brazos con tanto amor?
               Aunque verte labrador
               no ha sido por culpa mía.
               ¿Cómo estás?

GARCI-TELLO:

               Para serviros,
               aunque a fe que habéis costado,
               después que fuisteis soldado,
               mil lágrimas y suspiros.
               Dícenme que habéis vencido,
               y que a nuestra iglesia nueva
               vuestra gente alegre lleva
               despojos que habéis traído;
               y que, cuando mayor fuera,
               vuestras victorias felices
               la excusaran de tapices
               con tanta alarbe bandera.
               ¿Por qué no me habéis traído
               un moro que viera yo?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 093 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO MOZO:

               ¿Nunca los has visto?

GARCI-TELLO:

               No;
               sino solamente oído.

TELLO MOZO:

               Pues, García, aquéstos son.

GARCI-TELLO:

               ¿Estos son moros? Parecen
               hombres.

TELLO MOZO:

               Sí, hombres son.

GARCI-TELLO:

               Merecen
               no serlo.

TELLO MOZO:

               ¿Por qué razón?

GARCI-TELLO:

               Porque no creen en Dios
               ni en su siempre Virgen Madre.
               La sangre me alteran, padre.

TELLO MOZO:

               ¿Tienes miedo?

GARCI-TELLO:

               Como vos.--
               ¡Perros, hoy entre mis manos
               pedazos os pienso hacer,
               hoy habéis de conocer
               quién son fidalgos cristianos!
'Vase tras ellos'

TELLO VIEJO:

               ¡Oh, buen nieto! ¡Vive Dios,
               que es fino como el coral!

TELLO MOZO:

               Mendo, no los haga mal.

TELLO VIEJO:

               Déjale mate a esos dos;
               que así se enseña el halcón
               desde pequeño a matar.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 094 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Sale GARCI-TELLO
GARCI-TELLO:

               ¡Que no les pude alcanzar!

MENDO:

               ¿Qué quieres, si galgos son?

GARCI-TELLO:

               A no me quitar la espada,
               aquí los mato a los dos.

INFANTA:

               Hijo, sosegaos, por Dios.

TELLO VIEJO:

               Nieto, envainad la cayada;
               que lo habéis hecho muy bien.

GARCI-TELLO:

               ¿Yo miedo, abuelo?

TELLO VIEJO:

               Habéis hecho
               muestra del alma y del pecho.
               Ea, a merendar os den,
               que habéis venido cansado
               de matar moros.

GARCI-TELLO:

               Podría
               ser que los mate algún día,
               que ésos, de mirarme airado,
               cobardes huyen al monte.

MENDO:

               No han de dejar liebre en él.

GARCI-TELLO:

               Pues yo los echaré de él
               antes que el sol se transmonte.

Vase.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 095 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Sale don ARIAS
ARIAS:

               Aunque he venido otras veces,
               que me tendréis por agüero,
               a daros pena, señores,
               por culpa de los sucesos
               de que yo no la he tenido,
               esta vez a daros vengo
               nuevas de que viene el rey
               a ver con mucho contento
               a la infanta, mi señora,
               y a dar parabién a Tello
               de la vitoria y despojos
               con justo agradecimiento.
               El queda tan cerca ya
               que me ha pesado de veros
               en ese traje; y así,
               que le recibáis os ruego
               en hábito cortesano,
               como es razón; que yo vuelvo
               a entretener a su Alteza
               porque no llegue tan presto.

Vase


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 096 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               ¿Qué es esto, Elvira?

INFANTA:

               No sé,
               pero presumo que ha hecho
               esta victoria en el rey
               algún agradecimiento.--
               Laura, a vestir.

LAURA:

               ¡Qué mudanzas!
Vanse la INFANTA y LAURA

TELLO VIEJO:

               Lleva, hijo, a Garci-Tello,
               di que le ponga su madre
               muy galán.

TELLO MOZO:

               Apenas creo
               que se mude la fortuna.
Vase

TELLO VIEJO:

               Dije, si te acuerdas, Mendo,
               que era comedia la vida
               y que tenía por cierto
               que mudaríamos traje
               antes del acto postrero.
               Pues mira cómo es verdad.

MENDO:

               ¡Gracias a Dios que no tengo
               vestido que me mudar!
               Tú ¿qué aguardas?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 097 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               No me acuerdo
               dónde puso los follados
               que truje de caballero.
               Tú ¿no los guardaste?

MENDO:

               ¿Yo?

TELLO VIEJO:

               ¿No te los di?

MENDO:

               No, por cierto.--
               Pero si bien se me acuerda...
               una tarde...

TELLO VIEJO:

               Dilo presto.

MENDO:

               ¿Unos como no sé qué
               diablos que para usar de ellos
               era menester que el cura
               los conjurase primero,
               para que no hiciesen mal
               a quien los trujere?

TELLO VIEJO:

               Esos.

MENDO:

               ¿Aquéllos eran follados?

TELLO VIEJO:

               ¿No los viste, majadero?

MENDO:

               ¿A los moños de las piernas
               ese nombre les ha puesto?
               Pues, señor, perdona.

TELLO VIEJO:

               ¿Cómo?

MENDO:

               Un espantajo con ellos
               hizo Silvio aquel verano
               a las higueras del huerto.
               ¿No te acuerdas que alabaste
               los higos que te sirvieron
               un día que dije yo
               --pienso que lo dije quedo--,
               "Buenos follados le cuestan,
               que, si no fuera por ellos,
               bien sabes tú que los tordos
               y los gorriones viejos,
               que llaman zorras con alas,
               se lo comen sin remedio?"


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 098 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Pues ¿no había una ballesta
               para echarlos? ¿Es bien hecho
               con las bragas de un fidalgo
               poner a las aves miedo?
               Si fuera a los moros, vaya;
               que bien podía ser esto,
               pues un tiempo, al ver las mías,
               los vi mil veces huyendo.
               ¡Vive Dios, si no mirara,
               Mendo, que vienes con Tello,
               que te había...!

MENDO:

               En tales días
               ¡buenas albricias te debo!

TELLO VIEJO:

               ¿Doyte yo a guardar mi hacienda?

MENDO:

               ¿Qué hacienda, señor, si has hecho
               mil soldados que te cuestan
               tal cantidad de dineros?

TELLO VIEJO:

               Necio, en servicio del rey
               todo es poco. ¿Qué honra tengo
               o qué vida sin su amparo?
               Pero para mí no quiero
               gastar mi hacienda dos veces.
               Pues ya es fuerza hacerlos nuevos.

MENDO:

               ¿Eso sientes?

TELLO VIEJO:

               ¿No es razón?
               Llámame a Sancho, que pienso
               que sabe de esto de sastre.

MENDO:

               Voy volando.

Vase


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 099 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Vuelve luego.
               Gran cosa un rey; de sólo Dios depende;
               el corazón del rey está en las manos
               de Dios, y en vano y con jüicios vanos
               presume el hombre que él de Dios entiende.
               El sol tal vez calienta y tal ofende;
               mas siempre es vida y luz a los humanos,
               que en los valles, los montes, selvas, llanos,
               flores y frutas, la corona extiende.
               Si el rey es sol, y en su virtud no hay falta,
               pues Dios quiere que el hombre rey le nombre,
               cuyo atributo su grandeza exalta,
               sirva a su rey, después de Dios, el hombre,
               que si no fuera "rey" cosa tan alta,
               no le tomara Dios para su nombre.
Salen MENDO y SANCHO

MENDO:

               Aquí está Sancho.

TELLO VIEJO:

               Sabrás
               que quiero hacer unas calzas.

SANCHO:

               Pues a buena ocasión vengo.
               ¿De qué las haces?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 100 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Aguarda.
               Esta vez me arrojo al mundo;
               házmelas, Sancho, de raja.

SANCHO:

               ¿De raja en esta ocasión?

TELLO VIEJO:

               ¿Hanme de mirar las damas?
               Pues, a fe que ahora treinta años...

MENDO:

               Y aun ahora, ¿qué te falta?

TELLO VIEJO:

               ¿Lisonjas? Vestido quieres.

MENDO:

               Si comes bien, si bien andas,
               y te vistes a ti mismo,
               si como un lirón descansas,
               si das al rollo las piernas,
               ¿qué te falta?

TELLO VIEJO:

               Lo que callas.
               Mas ¿cuánto habré menester?

SANCHO:

               Habrás menester diez varas,
               que eres entre fresco y alto.

TELLO VIEJO:

               Mas ¿qué? ¿Piensas hacer calzas
               para el gigante Goliás?
               Pero como dos me bastan,
               darás las ocho al perdón,
               que eternamente se acaba.

SANCHO:

               Porque anduvieras holgado
               lo hacía.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 101 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Antes tú te holgabas,
               pues de diez tomabas ocho,
               como si fuera mohatra.
               Ahora bien, Sancho, yo pienso
               que en aquellas viejas arcas
               que están en el armería
               ha de haber unas guardadas
               con que se casó mi abuelo.
               Pídele la llave a Laura;
               que para el tiempo que el rey
               ha de hacer otra mudanza
               y nos mande desnudar,
               cualquiera cosa me basta.

MENDO:

               Y a mí ¿no me vistes?

TELLO VIEJO:

               Sí;
               no digas que no te pagan
               las nuevas.

MENDO:

               Guárdete el cielo
               mil años.

TELLO MOZO:

               ¿Por qué me tasas
               la vida?

MENDO:

               Si mil son pocos,
               sean cien mil.

SANCHO:

               ¿De qué mandas
               que vista a Mendo?

TELLO MOZO:

               De seda,
               con pasamanos de plata...,
               que él te dará los dineros.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 102 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               ¿Yo, señor? ¡Graciosa traza
               es vestirme a costa mía!
               Yo no sé para qué guardas
               tanta hacienda. ¡Plegue a Dios
               que no te vengan las calzas!

TELLO MOZO:

               Mira, Mendo, ¿de qué piensas
               que las repúblicas andan
               perdidas? De los excesos
               de los vestidos, que gastan
               las haciendas que los hombres
               con tanto trabajo ganan.
               Yo te daré cien ovejas,
               créeme, y con ella trata,
               porque galas sin hacienda
               más son deshonra que galas.

MENDO:

               Veas de tu nieto nietos,
               y en tu mesa y en tu cama
               regañen con media lengua
               tatarachoznos tus canas.
               Llueva el cielo trigo en trojes,
               mosto en cubas y tinajas,
               y, por mayor bendición,
               no te quite el rey las calzas.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 103 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


Salen el REY, vestido de caza,
don ARIAS, la INFANTA, LAURA,
TELLO MOZO, GARCI-TELLO y acompañamiento
REY:

               Todos me han salido a ver,
               ¿y sólo Tello no viene?

TELLO VIEJO:

               El que más amor os tiene
               el postrero viene a ser.
               Mas perdonadme, señor;
               que el traje mudar quería,
               y por eso no salía;
               que no por falta de amor.

MENDO:

               En trazar ciertos follados,
               gran señor, se ha detenido;
               y pienso que seréis ido
               antes que estén acabados.

REY:

               Haréisme mucho placer;
               que os quiero ver muy galán.

TELLO VIEJO:

               ¿Qué galas, señor, serán
               como veniros a ver
               tan humano en esta casa?

REY:

               Siempre, Tello, lo seré.
               Lo pasado enojo fue;
               nunca ofende lo que pasa.
               Vine a cazar, Tello, aquí,
               y quise ver a la Infanta
               y a vos también.

TELLO VIEJO:

               Merced tanta
               por ella fue, no por mí.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 104 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               Y por honrar, que es razón,
               a Meneses, mi cuñado.

TELLO VIEJO:

               Sólo ese nombre le ha honrado.

REY:

               Ellos como yo lo son.

INFANTA:

               Besa la mano a su Alteza,
               García.

REY:

               ¡Sobrino mío!
               ¡Bravo mozo!

TELLO VIEJO:

               ¡Tiene brío!

REY:

               Cubrid, cubrid la cabeza.

GARCI-TELLO:

               Honrad, señor, por mi madre
               a mi padre...

REY:

               Yo lo haré.

GARCI-TELLO:

               ...porque no me cubriré
               si no se cubre mi padre.

REY:

               Cubríos, señor cuñado;
               que lo manda mi sobrino.

TELLO VIEJO:

               Es el rapaz peregrino;
               de vuestro padre es traslado.

REY:

               Tello, vaya alguna gente
               que sepa este monte bien,
               para que nuevas me den,
               antes que salir intente,
               de algún oso o jabalí.

TELLO VIEJO:

               Sancho le sabe en extremo.--
               Parte.

SANCHO:

               Yo voy.

Vase


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 105 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


TELLO VIEJO:

               Al sol temo,
               si ahora salí de aquí.
               Entretanto podéis ver
               una iglesia que he labrado
               y, en vez de paños, colgado
               de las banderas ayer
               que ganó Tello a los moros.
               Y en ella a la fe, señor,
               hacednos un gran favor.

REY:

               Favores, honras, decoros
               pedid, Tello; que allá voy.
               Sólo a honraros he venido.

TELLO VIEJO:

               Señor, por merced os pido,
               si ya en vuestra gracia estoy,
               que en ella arméis caballero
               a mi nieto don García.

REY:

               Reservémoslo a otro día;
               que salir al monte quiero.

TELLO VIEJO:

               Tiempo tendrá vuestra Alteza;
               esto le suplico yo.

REY:

               Que fuera me pareció
               en León con más grandeza,
               y con la corona y manto
               que los godos se ponían,
               si algún caballero hacían.

ARIAS:

               No dejes de honrarle tanto;
               que yo truje de León
               corona y manto real.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 106 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


REY:

               ¿Cómo en ocasión igual...?

ARIAS:

               Porque en aquesta ocasión
               honrases a tu sobrino,
               Tello, señor, me avisó.

REY:

               Venid todos.

TELLO VIEJO:

               ¿Cuándo yo
               fui de tantas honras dino?
Al entrarse, detenga don ARIAS
a la INFANTA y a LAURA

ARIAS:

               Oiga vuestra Alteza, y vos,
               señora Laura, escuchad.

INFANTA:

               Arias, ya vuestra lealtad
               agradecemos las dos.

ARIAS:

               El rey no me mira bien;
               hacedme favor, señora,
               de honrarme con él agora.--
               Y porque quede también
               nuestra amistad confirmada,
               pedid que a Laura me dé
               Tello por mujer.

INFANTA:

               Sí haré;
               que estará bien empleada.
               Id con el rey, que yo quedo
               a decírselo.

ARIAS:

               Tendréis
               un esclavo en mí, si hacéis
               lo que os ruego.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 107 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               Haré, si puedo.
Vase don ARIAS
               No sé quién ama donde no es querido,
               siendo todo el amor un instrumento
               que, destemplando su divino acento,
               disuena a la razón como al oído.
               ¿Qué consonancia harán amor y olvido,
               la fuerza y el desdén, si el fundamento
               de amor es un igual consentimiento,
               de las dos voluntades admitidio?
               Ya no quiero querer lo que solía,
               ni de amor las tormentas y las calmas;
               hoy toma puerto la esperanza mía.
               Quien no merece, no pretenda palmas;
               que consiste de amor la armonía
               en la correspondencia de las almas.
               ¡Laura!

LAURA:

               ¿Señora?

INFANTA:

               Ocasión
               se ofrece, si eres discreta,
               para que quedes perfeta.

LAURA:

               Burlas como tuyas son.

INFANTA:

               Don Arias me ha dicho aquí
               que te pida por mujer;
               ¿qué tengo de responder?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 108 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


LAURA:

               ¿Quieres que diga que sí?

INFANTA:

               ¿Eso quieres que te pida?

LAURA:

               Dame de término una hora
               para una cosa, señora,
               que dura toda la vida.

INFANTA:

               Mi Laura, tú eres discreta;
               que yo, cuando lo negases,
               si deseo que te cases,
               es porque quedes perfeta.
Vanse.
Salen TELLO VIEJO,
MENDO y SANCHO

TELLO VIEJO:

               ¿Está bien aderezado?

MENDO:

               Los dos lo habemos compuesto.

SANCHO:

               Más adorno fuera justo;
               mas lo posible se ha hecho.

MENDO:

               Tu rica tapicería
               no se colgó.

TELLO VIEJO:

               ¿Por qué, Mendo?

MENDO:

               Porque no dieron lugar;
               mas fueron Silvio y Alberto
               y, desnudando los prados
               de lirios, jacinto y trébol,
               de espadañas los arroyos,
               y el soto de álamos negros,
               es la iglesia un cielo.

TELLO VIEJO:

               ¡Y cómo!
               Adonde está Dios es cielo;
               y por la misma razón
               hoy es corte el monte nuestro,
               pues el rey en él está.
               Pero dime ¿vengo bueno?


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 109 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


MENDO:

               Que pareces de veinte años.

TELLO VIEJO:

               Bien sé yo que mientes, Mendo.
               No me vienen mal las calzas.

MENDO:

               Para el Jueves Santo quiero
               acotarlas desde ahora.

TELLO VIEJO:

               Buenos serán tus gregüescos.
Sale el REY con acompañamiento
y músicos y haya dos campanillas
en un campanario sobre la iglesia
y tóquelas un muchacho.
Salen TELLO MOZO, don ARIAS,
la INFANTA, LAURA, INÉS,
y GARCI-TELLO con espada

REY:

               Es edificio extremado;
               ¿qué os habrá costado, Tello?

TELLO VIEJO:

               Lo que gasto para Dios
               nunca en los libros lo asiento;
               que para lo que El me ha dado
               es poco lo que le vuelvo;
               porque, por más que le pago,
               siempre le quedo debiendo.

REY:

               Dadme el manto y la corona.

Sacan dos fuentes;
en una el manto y la corona,
y en otra la espada y
espuelas de GARCI-TELLO,
y él con botas


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 110 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


INFANTA:

               ¡Qué humano está el rey!

TELLO MOZO:

               ¡Qué cuerdo!
               ¡García!

REY:

               Llegad, sobrino,
               al altar.

TELLO VIEJO:

               ¡Dichoso Tello,
               que llegas a ver un día
               de tanta gloria!
A GARCI-TELLO

REY:

               En el suelo
               poned las rodillas.
Corren una cortina,
y vese un altar con luces
               Oíd,
               hoy, que os hago caballero,
               García, con atención
               a lo que os obliga el serlo,
               mientras que os ciño la espada,
               en cuyo desnudo acero
               escribiréis mis palabras,
               que os han de servir de espejo.
               La ley de Dios, sobre todo,
               defenderéis lo primero;
               guardaréis lealtad al rey,
               y a su justicia respeto;
               en las guerras de los moros
               jamás volveréis huyendo,
               porque los hombre fidalgos
               o vencen o quedan muertos.
               Saldréis al campo, García,
               si os hicieren algún reto;
               y todo pleito homenaje
               guardaréis, o libre o preso.
               No consentiréis que agravien
               mujer ninguna; todo esto
               habéis de jurar aquí.


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III

Pág. 111 de 111
Los Tellos de Meneses segunda parte Acto III Félix Lope de Vega y Carpio


GARCI-TELLO:

               Sí juro.

REY:

               Pues, caballero,
               estos tres golpes os doy;
               acción con que honraros puedo.

INFANTA:

               En tan dichosa ocasión
               viene bien pediros, Tello,
               para un caballero a Laura,
               de cuyo acertado empleo
               podéis estar bien seguro,
               pues estoy yo de por medio.

TELLO VIEJO:

               ¿Sabe Laura que la casas?

INFANTA:

               Sabe que yo lo deseo.

TELLO VIEJO:

               Pues ya te habrá dado el sí,
               aunque no supiera el dueño;
               el ansia desde que nacen
               es, Elvira, el casamiento.
               Si es don Arias, doy el mío.

ARIAS:

               A tanto favor no puedo
               responder, sino humillarme.

GARCI-TELLO:

               Señora, sabéis que tengo
               desafiado a don Arias.
               ¿Cómo le ha dado mi abuelo
               por mujer a Laura, y vos
               se la pedís, sabiendo
               que entre las obligaciones
               que tengo de caballero
               es la que toca a mi honor?

INFANTA:

               Hijo, también os advierto
               que no puede haber agravio
               delante del rey.

REY:

               Los Tellos
               vengan conmigo a León,
               adonde premiar prometo
               tanto valor y lealtad.

TELLO VIEJO:

               Y aquí, senado discreto,
               da fin la Segunda parte
               de la historia de los Tellos.

FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg


Los Tellos de Meneses II de Lope de Vega

Personas - Acto I - Acto II - Acto III