Lo bueno y lo malo del madrugar

El libro de los cuentos de Rafael Boira
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


Lo bueno y lo malo del madrugar.

Para quitar la pereza á un niño, le decia su padre:

— Uno que madrugó mucho halló un bolsillo en el camino.

— Padre, contestó el muchacho, mas debió madrugar el que lo perdió.


<<< Capítulo anterior Título del capítulo Capítulo siguiente >>>
La muerte de una cuñada Lo bueno y lo malo del madrugar Los aplausos de la muchedumbre