Lloro solo mi mal, y el hondo río

Lloro solo mi mal, y el hondo río de Fernando de Herrera


 Lloro solo mi mal, y el hondo río   
 en sus turbadas ondas lleva el llanto;   
 ya es tiempo, digo, Amor, en triste canto,   
 que pongas justo fin al dolor mío;   
 

 que sigo ausente sin tu desvarío, 
 y en tu vana esperanza me levanto,   
 y en este paso desamparas cuanto   
 de tu promesa y tu valor confío.   
 

 Ya es tiempo, Amor, que el áspero tormento   
 acabe, o que mi vida se deshaga, 
 la esperanza, el deseo y osadía;   
 

 que en tanto mal ya falta el sufrimiento,   
 y el crudo golpe de esta acerba llaga   
 al íntima llegó del alma mía.