Abrir menú principal

La zorra y la careta vacía
de Esopo



Entró un día una zorra en la casa de un actor, y después de revisar sus utensilios, encontró entre muchas otras cosas una máscara artísticamente trabajada.

La tomó entre sus patas, la observó y se dijo:

- ¡Hermosa cabeza! Pero qué lástima que no tiene sesos.


Moraleja: No te llenes de apariencias vacías. Llénate mejor siempre de buen juicio.