La vida de Herodes (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de La vida de Herodes.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada


Personas
Pág. 001 de 151
La vida de Herodes


La vida de Herodes Tirso de Molina

Los que hablan en ella son los siguientes:

 



• ANTIPATRO, rey viejo
• FASELO, su hijo, príncipe
• HERODES, su hermano
• SALOMÉ, infanta
• JOSEFO
• MITILENE
• AUGUSTO César


• HERBEL
• HIRCANO, rey viejo
• ARISTÓBULO, príncipe
• MARIADNES, infanta
• ELIACER
• EFRAÍM
• TIRSO, pastor


• PACHÓN, pastor
• FENISA, pastora
• Dos ROMANOS
• Una JUDÍA
• Un VERDUGO
• ZAFIRO


• JABEL
• BATO
• LISENO
• NISO
• Una MUJER
• PASTORES




Escena I
Pág. 002 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


Salen ANTIPATRO, viejo, JOSEFO,
FASELO y SALOMÉ, dama
JOSEFO:

               Después de besar tus pies,
               que en el humano teatro
               siempre, invencible Antipatro,
               pisando coronas ves;
               porque a la Fortuna des
               las gracias de tu grandeza
               y porque estimes la alteza
               de tus inmortales glorias,
               en premio de tus vitorias
               te da el Amor su belleza.
               Contra su rueda voltaria
               has triunfado de Idumea,
               conquistado a Galilea
               y sujetado a Samaria;
               y porque con dicha varia
               la vejez que se te atreve
               al templo tus triunfos lleve
               del tiempo inmortal tesoro,
               hijos te dio en siglos de oro
               restauración de tu nieve.


Pág. 003 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


JOSEFO:

               Dióte al príncipe Faselo,
               fénix nuevo en quien se ve
               tu imagen, y a Salomé,
               bella exhalación del cielo;
               dióte a Herodes, que en el suelo,
               mientras a Alejandro imita,
               para que con él compita,
               y el mundo admire su fama,
               en vez de Alejandro llama
               a Herodes Ascalonita.
               Filipo al nacerle un hijo
               asombro de Babilonia
               y blasón de Macedonia,
               que era venturoso dijo,
               no tanto porque predijo
               en él su gloria real,
               cuanto porque en tiempo tal
               Aristóteles vivía,
               porque a su filosofía
               su valor hiciese igual.
               Pero tú con más certeza
               decirlo puedes mejor,
               pues cría a un tiempo el Amor,
               si hijos tú, Judá belleza;
               que si la naturaleza
               hace con ellos seguras
               de Dios en vivas figuras
               imágines naturales,
               suerte es que para hijos tales
               te dé tales hermosuras.


Pág. 004 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


ANTIPATRO:

               Tú seas, Josef, venido,
               a nuestro Ascalón con bien,
               pues que de Jerusalén
               tales nuevas me has traído.
               Sagaz medianero he sido
               con el senado romano
               para entronizar a Hircano,
               que ya sepultaba el ocio,
               en el reino y sacerdocio
               que quiso usurpar su hermano.
               Rey y sacerdote sumo
               su Jerusalén le llama,
               y en altar de Thimiama
               aromas ofrece en humo,
               reinando por mí, presumo,
               si agradecido repara
               en mi amistad noble y clara,
               que estimé por justa ley
               juntar sacerdote y rey,
               la corona a la tiara.
               Descendiente generoso
               es de Judas Macabeo,
               que al linaje Asamoneo
               dio blasón limpio y glorioso;
               el sacerdocio piadoso
               que honró en el desierto a Arón,
               propagó su sucesión
               contra ambiciosos engaños
               por ciento y setenta años
               de varón siempre en varón.


Pág. 005 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


ANTIPATRO:

               Ilustrar mi descendencia
               con renombre soberano
               y emparentar con Hircano
               apetece mi experiencia.
               A Mariadnes, excelencia
               de cuanta belleza ha habido,
               para el príncipe he pedido,
               como Aristóbulo dé
               con la mano a Salomé
               envidia al amor y olvido.
               De Hircano hijos los dos son,
               como Salomé y Faselo
               míos, si permite el cielo
               darme en ellos sucesión,
               del alcázar de Sión
               poseerán el solio real
               y con ventura inmortal
               gozará sangre idumea
               mezclándole con la hebrea
               un reino sacerdotal.
               Si esto Hircano me concede
               largas albricias me pide.


Pág. 006 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


JOSEFO:

               No sólo a tu gusto mide
               el suyo, pero aún le excede.
Dále a FASELO un retrato
               Sacar de esta copia puede
               el príncipe que se nombra
               su esposo, si no se asombra
               la luz que su cielo da,
               qué tan bello el sol será
               siendo tan bella su sombra.
A SALOMÉ otro
               Mire en éste vuestra alteza
               a Aristóbulo en bosquejo.

SALOMÉ:

               Hermoso asombro, Josefo.

JOSEFO:

               No pudo la sutileza
               del pincel en tal belleza
               ostentar más su primor,
               y aunque honrando a su pintor
               Apeles se ha aventajado,
               con ser éste su traslado
               parece su borrador.
               Aquí sólo no permite
               la naturaleza sabia,
               por más que el arte la agravia,
               que sus estudios imite;
               porque ni el oro compite
               con sus cabellos, ni toca
               su frente el cristal de roca,
               ni hay clavel, rosa o jazmín
               que se opongan al jardín
               de sus mejillas y boca.
               Vueltos aquí barbarismos
               los hipérboles verás,
               porque estos dos son no más
               hipérboles de sí mismos;
               de libertades abismos,
               por no llamarles prisión,
               y milagrosa lección
               donde tomó en sus trasuntos
               la Naturaleza puntos
               para leer de ostentación.


Pág. 007 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


FASELO:

               No lisonjero procedes
               en su alabanza, si es cierta
               la fama con que despierta
               Amor almas y armas redes;
               pues no estiman las paredes
               reales soberbios ornatos,
               ni en doseles y aparatos
               funda la ambición sus galas,
               mientras no adorna sus salas
               con estos bellos retratos.
               Egipto dé testimonio,
               pues sabe bien que idolatra
               en Aristóbol Cleopatra,
               en Mariadnes Marco Antonio.
               ¡Oh lazos del matrimonio
               que por mi amor habéis vuelto!
               A seguir estoy resuelto
               vuestra recíproca ley
               adonde el esclavo es rey
               y cautivo el que anda suelto.


Pág. 008 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


SALOMÉ:

               Yo, bellísimos despojos,
               no os hablo, que estoy en calma,
               mientras la lengua y el alma
               se trasladare a los ojos.
               Si quitáis, pintado, enojos,
               ¿qué haréis, príncipe, presente?
               Calle el alma lo que siente
               porque sienta lo que calla,
               que amor que palabras halla
               tan falso es cuanto elocuente.
Sale HERODES, bizarro, a lo soldado

HERODES:

               A tus pies, invicto padre,
               trofeos mis dichas postran,
               si imitación de tus hechos,
               primicias de tus victorias;
               que, puesto que comparadas
               a las tuyas, serán pocas
               las de Alejandro en Asiria
               y las de Aníbal en Roma,
               por ser las primera, creo
               que antepondrás a las propias
               las alabanzas de un hijo
               enigma de tus memorias.


Pág. 009 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Salí de Ascalón, mi patria,
               cuando el toro que hurtó a Europa
               en oro pagaba al sol
               un mes de hospicio y lisonjas,
               y con doce mil soldados,
               feliz número si notas
               que con otros tantos puso
               freno al Asia Macedonia,
               cerqué a Pacono en Petrea;
               Pacono, aquél con que asombran
               los partos las cuatro letras
               que Craso en Grecia enarbola.
               Y de su madre sacando
               al Ganges, porque se corra
               que en los brazos de su madre
               un hijo tan viejo corra,
               guïado por el silencio,
               una noche obscura y sorda,
               restitüí a sus cristales
               sangre, que aumentó sus olas.
               Y degollando a su rey,
               el alma, que iba a la boca,
               saliendo por la garganta
               la jornada halló más corta.
               No perdoné ningún sexo;
               lirio cano, joven rosa,
               caña humilde, roble fuerte,
               madre casta ni hija hermosa.


Pág. 010 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Pero donde se ve más
               mi venganza victoriosa
               fue en la pueril inocencia,
               pues de las madres piadosas
               arrancando tiernos hijos,
               mostré que mi sed provoca
               sangre en leche de inocentes
               medio blanca y medio roja.
               Bajé a Armenia desde allí,
               y destruyendo sus tropas,
               en púrpura de sus venas
               teñí sus listadas tocas.
               Encastillóse su rey
               en un castillo, una roca
               tan alta, que su cabeza
               coronó del sol la zona.
               Era de peña tajada
               y con una entrada sola
               tan inexpugnable y fuerte,
               que haciendo dificultosa
               su conquista, aseguraba
               al rey la vida y las joyas
               que atesoró en su homenaje
               la codicia temerosa.
               Pero como el interés
               tiene alas, sus puertas rotas,
               sirvió de escala una pica
               por donde subió la honra.
               Y franqueando las llamas
               la entrada a mi gente heroica,
               retrató el fuego en Armenia
               venganzas griegas de Troya.


Pág. 011 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Di a saco la fortaleza,
               y mientras el metal roban
               que la codicia persigue,
               aunque más el sol la esconda,
               despeñando al rey armenio,
               quedaron las peñas toscas
               cada cual con un pedazo,
               que también ellas despojan.
               Bañado en sangre enemiga,
               cantando el valor vitoria
               a las voces destempladas
               de los míseros que lloran,
               entré en una galería
               que por treinta claraboyas
               de alabastro, jaspe y mármol
               los bastidores de Flora
               enamoradas miraban,
               y en los cristales que adorna
               con marcos de primavera,
               se retratan majestuosas.
               Colgaban de sus paredes
               cuadros, en lugar de joyas,
               si desvelos del pincel
               emulación de la gloria,
               pues retratando bellezas
               refrescaban la memoria,
               tal del milagro de Chipre
               y tal de la virgen diosa.


Pág. 012 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Allí la griega robada,
               si del pastor robadora,
               que hurtó en las huertas de Venus
               la manzana a la discordia,
               a amor y aborrecimiento
               provocaba a las historias,
               por liviana aborrecible,
               y adorada por hermosa.
               Allí al honor consagraba
               la, tarde cuerda, Matrona,
               Tarquinos atrevimientos,
               recuerdos tristes de Roma.
               Y allí, en fin, la hermosa reina
               que África estima y adora,
               holocausto de sí haciendo,
               dejaba ejemplos a Porcia.
               Pero, entre tantas bellezas,
               la que por fénix de todas
               gozaba el lugar supremo
               en la mitad de la lonja
               era una hermosa judía,
               perdone el dios de Helicona,
               que no igualó a su hermosura
               la ninfa que le corona.


Pág. 013 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Bien pudo Dina a Sichén
               ser tragedia lastimosa,
               librar Judith a Bethulia
               del furor de Babilonia,
               hacer Raquel que Jacob
               juzgase distancia corta
               catorce años de servicio,
               poner a Amán en la horca
               el casto hechizo de Asuero,
               precipitar vitoriosa
               Bersabé al profeta rey,
               que aun cantando creo que llora,
               y, en fin, bien pudo rendir
               las letras, que el Amor postra,
               del rey pacífico y sabio
               la hermosura de Etiopia.
               Mas con éstas comparada
               es lo que el sol con la sombra,
               con la ciencia la ignorancia,
               con la verdad la lisonja.
               Supe quién era, aunque callo,
               porque la lengua no osa
               dar celos al corazón,
               que los tendrá si la nombra.
               Y como una alma pintada,
               dejando en prendas la propia,
               salí de mí y del castillo
               sin libertad ni memoria.
               Doce mil hombres llevé,
               y con ellos vuelvo agora
               sin que falte, padre invicto,
               ni de su sangre una gota.
               Sola una alma vuelve menos
               que por los ojos me roban,
               para ofrecer a su origen
               su más que divina copia.
               Triunfa en Ascalón con ellos,
               pisa reinos, trofeos goza,
               premia heridas, honra hazañas,
               haz mercedes, da coronas,
               y a mí licencia que busque
               en premio de esta vitoria
               un alma que, fugitiva,
               es vencida vencedora.


Pág. 014 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


ANTIPATRO:

               No hallo coronas a tu nombre iguales,
               hijo invencible, que tu fortaleza
               premien mejor que abrazos paternales;
               ceñir tu cuello en vez de tu cabeza
               las cívicas no bastan, ni murales,
               ni cuantas dio de Roma la grandeza
               a la ambición que eternizó su fama,
               puesto que junte al oro, al roble y grama.
               Conquista reinos que dichoso goces,
               gana blasones que te inmortalicen,
               plumas tu fama añada que veloces
               el valor te aseguren que predicen,
               y mientras la Fortuna que conoces
               en tu favor los tiempos autoricen,
               antes que acabe el círculo su rueda
               un clavo al eje pon, y estará queda.
               Si enamorado vuelves, no me espanto,
               que Marte y Venus al amor producen,
               pues sus hazañas triunfarán en tanto
               que sus aceros a sus llamas lucen.
               Tus dos hermanos a su yugo santo
               dos cuellos dichosísimos reducen,
               los más hermosos que en su ardiente carro
               puso coyundas el Amor bizarro.
               Hircano, rey y sacerdote sumo,
               al reino y templo que eterniza el Arca
               y a Dios da habitación en niebla y humo,
               entre las alas que el querub abarca,
               en premio del favor--según presumo--
               con que se ve sacerdotal monarca,
               sus dos hijos ofrece, luz del cielo,
               a tus hermanos Salomé y Faselo.
               Importa que prevenga su partida
               por lo que el nombre ganará idumeo,
               si a la corona aspira apetecida
               que restauró a su sangre el Macabeo.

Vase ANTIPATRO


Pág. 015 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


SALOMÉ:

               Perdona si no doy a tu venida,
               invicto hermano, a gusto del deseo
               parabienes retóricos, que duda
               de hablar quien ama agradecida y muda.
Vase SALOMÉ

FASELO:

               Yo, que sin alma todo me vuelvo ojos,
               salamandra de amor, vivo en su llama,
               puesto que ufano de que a tus despojos
               cinceles del valor, plumas la fama,
               pues adoras del sol los rayos rojos,
               mi cortedad perdona, y con tu dama
               coteja esa belleza, aunque en pintura,
               y alaba, si no envidia, mi ventura.

Dale el retrato y vase FASELO


Pág. 016 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               ¿Si no envidio tu ventura?
               ¿Por qué ocasión? Mas ¡ay, cielos!
               ¿No es ésta de mis desvelos
               la causa? En esta pintura,
               ¿no se cifra la hermosura
               que mi libertad abrasa?
               Si con Faselo se casa
               y mis dichos tiraniza,
               celos, volad en ceniza
               mi padre, hermanos y casa.
               ¿Qué importa que quiera Hircano
               que se case con Faselo?
               ¿Es su padre Amor del cielo?
               ¿Es monarca soberano?
               Antes que le dé la mano
               cuando el corazón la di
               un nuevo Caín en mí
               verá Faselo mi hermano
               que no es padre cuerdo Hircano,
               ni rey; tigre hircano sí.
               Celos, que os habéis entrado
               al alma que atormentáis,
               ¿por qué vivo me abrasáis
               si es mi amor solo pintado? ]
               El Amor os ha engendrado.
               Imitalde, pues procura
               cifrarse en esta figura;
               mas ay, que en tales motivos
               me da los tormentos vivos,
               y la esperanza en pintura.


Pág. 017 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Pero ¿de qué sirven, cielos,
               quejas y lamentos vanos,
               si el amor es todo manos
               y todo furor los celos?
               Lágrimas darán consuelos
               a cobardes esperanzas,
               como al olvido mudanzas,
               pero a injurias conocidas
               de pretensiones perdidas,
               no hay quejas como venganzas.
               ¿No ha abrasado mi valor
               la Armenia que he destrüido?
               ¿Pues es bien que sea vencido
               en mi casa y vencedor?
               ¡Muera mi hermano traidor
               y mi padre, pues que pasa
               las leyes que mi amor tasa,
               porque yo con ellas muera!
               ¡Al arma, venganza fiera;
               al arma, asaltad mi casa!
Sale ANTIPATRO

ANTIPATRO:

               ¿Qué tienes, hijo, qué es esto?


Pág. 018 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Quejas son a que me incitas
               cruel. ¿Es bien que permitas
               el tormento en que estoy puesto?
               Cuando a tus pies manifiesto
               reinos al romano iguales,
               ¿así a recebirme sales,
               y estos triunfos me previenes?
               En lugar de parabienes
               me recibes para males.
               ¿Tú eres mi padre y desdices
               del amor que te ha obligado?
               Miente el ser que tú me has dado
               y mientes tú si lo dices.
               Hoy llorarás infelices
               mis años, padre crüel.
               Ciprés en vez de laurel
               Amor a mis sienes ata,
               pues si a otros con flechas mata,
               a mí con sólo un pincel.

ANTIPATRO:

               ¿Estás en ti?


Pág. 019 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Estoy sin mí,
               sin ser, sin alma, sin vida,
               sin cuerpo. Sombra fingida
               soy; no más de lo que fui;
               pero ¿qué te importa a ti
               que yo tenga seso o no?
               Quien el alma me quitó,
               ¿cómo mi padre será?
               Ser el padre al hijo da;
               mi ser por ti pierdo yo.
               Pues si no te debo nada,
               ¿qué me quieres? Déjame.
               Una alma perdí, y hallé
               otra alma, pero es pintada.
               Mátame. Saca esa espada;
               más--¡ay, padre!--que estoy loco.
               Si a lástima te provoco,
               piadoso mi mal escucha;
               mas no, que es mi pena mucha
               y tu sentimiento poco.
               Pero de mi poco seso
               está, padre, reducida
               la restauración y vida
               en esta mano que beso;
               que te he agraviado confieso,
               mi remedio y salud trata.
               ¡Ay, mano crüel e ingrata!
               ¿Cómo a los labios te llego,
               si de ti ha nacido el fuego
               que mi esperanza maltrata?
               Huyendo de los engaños
               con que darme muerte quieres,
               me voy, tirano, no esperes
               remozar en mí tus años.
               Padres serán los extraños,
               ................. [ -er]
               pues tú lo dejas de ser;
               no soy tu hijo desde hoy,
               alma en pena, sí, que soy
               de una pintada mujer.

Vase HERODES


Pág. 020 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


ANTIPATRO:

               ¿Qué locuras serán estas
               que en confusión me han dejado?
               ¿Qué hechizos, hijo, te han dado
               que en llanto envuelve mis fiestas?
               De tus acciones opuestas
               solamente he colegido
               que habiendo el seso perdido
               anuncias mi desventura.
               ¿En qué retrato o pintura
               dices que te has convertido?
               Ya llamándome tirano
               riguroso te despides;
               ya, humilde, perdón me pides
               con los labios en mi mano;
               culpas me imputas en vano,
               que ignoro y saber deseo;
               o estás loco, o lo que creo
               por más cierto, estás celoso,
               que Amor con celos furioso
               las formas hurta a Proteo.
               Si porque al príncipe caso
               con Mariadnes se agravió,
               si fue el retrato que vio
               de su libertad ocaso.


Pág. 021 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


ANTIPATRO:

               ¡Oh, Amor liberal y escaso!
               Ya mal podré remediarte,
               por más que intente curarte,
               si es el daño que recelo,
               porque a casarse Faselo
               a Jerusalén se parte.
               Pues tienes alas, volaras,
               que en la presteza dispuso
               tu dicha, quien te las puso,
               y sus celos remediaras.
               Culpa tus plumas avaras
               y no a mí, ciego tirano,
               que cuando celoso, en vano
               pierda a Herodes, me consuelo
               del reino que por Faselo
               a mis sucesores gano.

Vase ANTIPATRO.


Pág. 022 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


Salen HIRCANO,
y ELIACER vistiéndole
HIRCANO:

               Al rey de Tiro agradezco
               su embajada y petición,
               mas llega en mala ocasión
               cuando al príncipe la ofrezco
               de Idumea, por quien reino.
               Es mi amigo y comarcano,
               dióme el senado romano
               por su intercesión el reino.
               Hame pedido a mi hija
               para esposa de Faselo.
               Nuestra ley guarda, y el cielo
               me aconseja que le elija.
               Aristóbulo también
               a Salomé su hija hermosa,
               ha nombrado por esposa,
               y alegre Jerusalén
               su entrada espera festiva,
               pues desde su puerta santa
               arcos y estatuas levanta
               y antiguos muros derriba.
               Esto al rey de Tiro di,
               y al de Sidón, que me pesa
               no admitir de la princesa,
               su hija, la mano, y "sí"
               para Aristóbulo, en fe
               de lo que la estimo y quiero;
               adelantóse primero
               el amor de Salomé
               y ganóle por la mano
               la mano que le apercibe.
               Lo mismo, Eliacer, escribe
               al rey de Persia, Artabano.
               A la infanta de Corinto;
               al rey de Libano, Hirán,
               y a todos cuantos están
               dentro el ciego laberinto
               del amor de mis dos hijos;
               y en fe de casar con ellos,
               por generosos y bellos,
               son pretendientes prolijos,
               que siendo no más de dos
               mal tantos yernos tendré.


Pág. 023 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


ELIACER:

               Liberal contigo fue
               en hijos y en reinos Dios.
               Rey Sacerdote te ha hecho
               y el primero a quien ampara
               con la corona y tïara
               tu honra y nuestro provecho.
               Dos hijos también te ha dado,
               milagros de la hermosura,
               con quien el cielo procura,
               eternizando tu estado,
               premiar de tus ascendientes
               el celo con que ampararon
               la ley que nos restauraron
               los Macabeos valientes.
               El reino y los hijos goces
               siglos por años, señor.

HIRCANO:

               ¿Dónde están?

ELIACER:

               Dando al Amor
               y fama plumas y voces.
               Como la belleza cría
               Amor, y tan bellos son,
               con inseparable unión
               y amorosa compañía
               uno con otro retrata
               un Géminis que en el suelo,
               avergonzando al del cielo,
               usurpar su signo trata.
               A caza querían salir
               por dar luz a este horizonte,
               y los caballos del monte
               mandaban apercebir.


Pág. 024 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


Sale EFRAÍM
EFRAÍM:

               Sal a uno de los balcones
               que honran tu parque, señor;
               que si en él los ojos pones,
               verás confuso el Amor
               en iguales opiniones,
               y a los dos príncipes bellos
               en dos caballos, y en ellos,
               Xantho y Pyrois transformados,
               por más que a su sol atados
               procura el sol detenellos.
               Bordados caparazones
               portátiles tronos son
               cuyas verdes guarniciones
               labró Flora a imitación
               del campo hermoso a jirones.
               Las crines entre distintas
               lazadas, si al mayo pintas
               que su tienda sale a abrir,
               no harás poco en distinguir
               si son flores o son cintas.
               Ni el oro, aunque más presuma
               en los jaeces mostrar
               valor en suma, sin suma,
               se podrá desestimar
               del esmalte de su espuma.


Pág. 025 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


EFRAÍM:

               Los dos, en fin, muestras dan,
               uno bayo, otro alazán,
               cuán bien se les medra y luce,
               que si el viento los produce
               los apacienta el Jordán.
               Los dos hermanos sobre ellos,
               sueltos al sol los cabellos,
               robando almas y dando ojos,
               para que los suyos rojos
               trence envidioso de vellos.
               Gabanes de verdemar
               honran, que el oro guarnece,
               dando a Amor que recelar,
               que en mar que esperanza ofrece
               no es cordura confïar.
               Con cuchillos damasquinos,
               cuya hermosa guarnición
               al sol puede ofrecer signos,
               pues, cuando no estrellas, son
               sus piedras esmaltes finos,
               y de plumas tanta copia
               que entre ellas la fama propia
               fácilmente se ofuscara,
               pues si Faetón las llevara
               no fuera negra Etiopia.
               Dos sacres llevan ufanos
               que, en lugar de las pigüelas,
               grillos de sus pies livianos,
               habrán menester espuelas
               para salir de sus manos,
               pues ni águila ni garza real
               les podrá dar presa igual
               cuando la sigan traviesos
               como la que gozan presos
               a alcándaras de cristal.


Pág. 026 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


EFRAÍM:

               De esta suerte, porque igualen
               pasatiempos con cuidados,
               que por los montes señalen
               de cazar almas cansados,
               a caza de fieras salen.
               Gózate en ver tus vasallos
               mil bendiciones echallos;
               mas los dos llegan aquí,
               no sé si a volver por sí,
               pues yo no supe pintallos.
Salen a caballo, y vestidos
como EFRAÍM dijo,
ARISTÓBULO y MARIADINES

MARIADNES:

               Para la felicidad
               de nuestra caza, señor,
               y vuelta con brevedad,
               su bendición y el favor
               nos dé vuestra majestad,
               porque en tales ocasiones
               la Fortuna satisfecha
               honrará nuestras acciones
               si su mano real nos echa,
               en una, tres bendiciones:
               de sacerdote primero
               y pastor de nuestra ley
               que reverencio y prefiero,
               de padre y luego de rey
               con que buen suceso espero
               cuando volvamos los dos.


Pág. 027 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HIRCANO:

               Ya todas tres las gozáis
               Mariadnes bella, vos,
               pues que apacible os lleváis
               la mía, del pueblo y Dios.
               Garzas el viento embaracen
               sin que el neblí las dé enojos,
               que cuando el cielo amenacen
               no es mucho que vuestros ojos
               siendo garzos, garzas cacen.
               Y vos, Aristóbulo mío,
               ¿también salís a cazar?

ARISTÓBALO:

               Amor alienta mi brío.
               No hay de cazar a casar
               mucho; y pues me casas, fío
               de mi ligera esperanza
               empresas dignas de fe
               contra el olvido y mudanza,
               que si es garza Salomé,
               más vuela Amor, pues la alcanza.
               Dejad, señor, que la siga
               el alma que en ella adora,
               si una caza a la otra obliga.

MARIADNES:

               Ya, padre y señor, es hora.

HIRCANO:

               El mismo Amor os bendiga.
               No os alejéis porque esté
               alegre nuestro horizonte
               si en sus cristales os ve,
               que yo a la casa del monte
               a recibiros saldré.

Vanse.


Pág. 028 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


Salen PACHÓN y TIRSO, pastores
TIRSO:

               En fin, ¿vos tenéis amor
               a Fenisa?

PACHÓN:

               Mirad, tío,
               yo no sé si es amorío,
               si estangurria o si sudor.
               Mas sea lo que se sea,
               mi real, como dijo el otro,
               en viéndola me quillotro
               y el alma se me menea.
               El pecho se me bazuca
               y me dan ceciones luego;
               si éste es amor doile al huego,
               que, pardiez, que es mala cuca.
               Si vuesa edad no me endilga
               lo que es esto, abrid la huesa
               a Pachón.

TIRSO:

               Celera es ésa.

PACHÓN:

               Estoy hecho una pocilga
               de celos, que por ser tercos,
               ponerse siempre de lodo
               y andar gruñéndolo todo
               se comparan a los puercos.

TIRSO:

               Pues bien, y ella, ¿sabe acaso
               que la amáis?

PACHÓN:

               Sí.


Pág. 029 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


TIRSO:

               Bueno está;
               y ¿habéisla hablado?

PACHÓN:

               Verá.
               Pullas la echo a cada paso.

TIRSO:

               Pescudo si la habéis dicho
               vueso amor.

PACHÓN:

               Por comparanzas,
               tal vez hay, que entre otras chanzas
               la declaro mi capricho.

TIRSO:

               ¿De qué modo?

PACHÓN:

               Daros quiero
               cuenta de vuesa demanda.
               Ya vos veis del modo que anda
               el gaticinio en Febrero.
               Estaba una gata bizca
               con cierto gato rabón
               allá en el camaranchón,
               tan tierno él como ella arisca,
               cual si les pegaran ascuas
               diciéndose cada uno
               en su lenguaje gatuno...

TIRSO:

               Sí.

PACHÓN:

               ...los nombres de las Pascuas.
               Porque si explicaros quiero,
               él siempre que maullaba
               de maulera la llamaba
               y ella con "fuf" de fullero.
               En fin, con gritos feroces
               andaban dando carreras,
               que gatos y verduleras
               sus faltas se echan a voces.
               Escuchábalos Fenisa,
               quizá envidiosa de verlos,
               y yo, que iba a componerlos,
               la manga de la camisa
               la así, porque no se escape;
               y como el amor me afrige,
               "miz," hocicando la dije,
               pero respondiendo "zape,"
               me dio en la cara un aruño
               que un carrillo me llevó;
               agarréla entonces yo,
               mas ella cerrando el puño
               escopir me hizo dos muelas
               deshaciéndome el gallillo.


Pág. 030 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


TIRSO:

               Hizo bien, porque un gatillo
               de ordinario es sacamuelas,
               y ese fue lindo favor.

PACHÓN:

               ¿Lindo? A otros dos si me toca
               me ha de despoblar la boca;
               pero otro me hizo mayor.

TIRSO:

               ¿Mayor, cómo?

PACHÓN:

               Hué al molino,
               y yo tras ella, antiyer;
               y acabando de moler
               llegué a cargarle el pollino.
               Y él cuando el costal le pongo
               dos yemas sin clara echó,
               y a la primera que vio
               dijo, "¡Papaos ese hongo!"
               Yo, como la vi burlar,
               las manos la así y beséselas,
               y apartómelas y apartéselas,
               y volviómelas a apartar.
               Tiróme una coz después,
               pronóstico de una potra,
               y yo tornándole otra
               jugamos ambos de pies.
               y volviendo a porfïar,
               volvióme dos y aparéselas,
               y tirómelas y tiréselas,
               y volviómelas a tirar.


Pág. 031 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


TIRSO:

               ¿Qué más quieres si conoces
               que te hace tanto favor?

PACHÓN:

               Dad al diablo, tío, el amor
               que entra a pellizcos y coces.
Sale FENISA

FENISA:

               Valga el dimonio la gente
               y quien acá la envió.

PACHÓN:

               Ésta es mi Fenisa.

FENISA:

               ¡Yo,
               que te estriego!
Llégase a ella y
FENISA le da una coz

TIRSO:

               Impertinente,
               dila, si casarte tratas,
               que tenga de ti mancilla.

PACHÓN:

               Llegad vos a persuadilla
               que tenga quedas las patas.

FENISA:

               ¡Oh! ¿Es mi tío?

TIRSO:

               Pues ¿con quién
               gruñís?

FENISA:

               Con el diablo gruño.

PACHÓN:

               Burlaos con ella.


Pág. 032 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


FENISA:

               El dimuño
               sacó de Jerusalén
               aquestas damas machorras
               que, olvidando los chapines,
               andan corriendo rocines,
               cazando gangas o zorras.
               Y con unos pajarotes
               tan grandes como milanos
               que atados traen en las manos
               con borlas y capirotes,
               no han dejado lino a vida.

TIRSO:

               Nuesos príncipes serán
               que a volar garzas saldrán.

FENISA:

               Yo vengo tan aburrida,
               que quizá el diablo los trajo
               acá. Si la honda desciño...

PACHÓN:

               ¡Mirad vos qué lindo aliño
               de decirla un resquebrajo!
               Fenisa, vuesos hocicos
               me traen tan emberrinchado
               desde que antiyer al prado
               llevábamos los borricos,
               que como amor me provoca
               hoy he dado en retozón.

FENISA:

               ¡Yo, que te estriego, Pachón!
Dale un mojicón

PACHÓN:

               ¡Ay!


Pág. 033 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


TIRSO:

               ¿Dónde te dió?

PACHÓN:

               En la boca,
               machucádomela ha toda.
               A este andar, si no que os duela,
               no ha de haber diente ni muela
               para el día de la boda.
Salen HERODES y JOSEFO

HERODES:

               No la gozará Faselo,
               por más que lo intente Hircano,
               aunque del primer hermano
               renueve agravios el cielo.

JOSEFO:

               Si ya se la ha prometido,
               ¿cómo estorballo podrás?

HERODES:

               Loco estoy y necio estás;
               amor que no se ha adquirido
               con dificultad no sé
               que tenga estima ni fama.
               Veré mañana a mi dama;
               mi hermano la pintaré
               de suerte que lo aborrezca.
               Diré que es desagradable,
               descortés, tosco, intratable,
               y porque mal le parezca,
               como tú el fin me acredites,
               pintaré en él el extremo
               de un esposo, un Polifemo,
               de un Coricleo, un Tersites.
               Pero ¿qué gentes son éstas?


Pág. 034 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


JOSEFO:

               Rústicas de estas montañas,
               cuyas pajizas cabañas
               desprecian cortes compuestas.

HERODES:

               ¿Cuánto está Jerusalén
               de aquí, buen hombre?

PACHÓN:

               Una legua
               que se la papa mi yegua,
               señor, en un sancti amén.
               Mas ¿para qué lo pescuda
               si viene a cazar de allá
               con la infanta?

HERODES:

               Pues ¿está
               la Infanta aquí?

PACHÓN:

               ¡Buena duda!

FENISA:

               En un caballo sobida,
               como hombre desparrancada,
               a la jineta ensillado.

PACHÓN:

               Tomárala yo a la brida.

FENISA:

               Nos trae puestos en rencilla
               de verla así cada vez,
               si deja la doncellez
               la infanta sobre la silla.

HERODES:

               Y vos, serrana de plata,
               ¿vivís aquí?

FENISA:

               Desde hoy más.

PACHÓN:

               Quítese él de detrás
               que es falsa de aquesa pata.
               Guárdese que no le borre
               de un golpe el encaramiento.

JOSEFO:

               Sobre un caballo del viento
               vuela un cazador o corre.


Pág. 035 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


Ruído de dentro,
como que corre un caballo
TIRSO:

               Será el príncipe, que hoy
               vuela garzas por aquí.
Voces dentro
               ¡Tener, tener!

HERODES:

               ¿Cayó?

JOSEFO:

               Sí.

MARIADNES:

               ¡Válgame Dios, muerta soy!

HERODES:

               ¡Terrible golpe!

TIRSO:

               No mueve
               pie ni mano.

HERODES:

               A darle ayuda
               me manda el amor que acuda.
Éntranse HERODES y JOSEFO

FENISA:

               Mas que el diablo se la lleve,
               que así mis linos maltrata.

PACHÓN:

               Si él vuesos sembrados pisa
               no os venguéis en mí, Fenisa,
               apartad allá la pata.


Pág. 036 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


Saca HERODES a MARIADNES
desmayada en los brazos
HERODES:

               Pastores, sentid conmigo
               hoy la pérdida mayor
               que pudo hacer el Amor.
               Llamadme, si es que os obligo,
               venturoso, desdichado,
               en el hallazgo que he hecho.

FENISA:

               Que es el príncipe sospecho.

PACHÓN:

               Mas ¿si se ha descalabrado?

FENISA:

               No es sino la hermosa infanta
               de Jerusalén.

HERODES:

               Si muere,
               ni el sol dar vueltas espere
               a su hermosa esfera y santa,
               ni en sucesión infinita
               piense la naturaleza
               eslabonar su belleza
               cuando la mayor nos quita,
               que del fuego que amenaza
               en el diluvio segundo
               la destrabazón del mundo
               llegó al término.

FENISA:

               Esta caza
               dola al diablo, nunca ha hecho,
               si este bien, a los que engaña.

TIRSO:

               En esta pobre cabaña,
               aunque grosero, hay un lecho:
               de heno y paja está lleno,
               echadla sobre él, señor,
               que toda hermosura en flor
               viene a rematar en heno.


Pág. 037 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Decís bien. ¡Ay suerte incierta!
               ¡Qué avarienta os me mostráis,
               pues la dicha que me dais
               o es pintada o medio muerta!
Llévala HERODES

PACHÓN:

               ¡Por Dios que es desgracia extraña!

FENISA:

               ¿Quién diablos la metió a ella
               en andar, siendo doncella,
               corriendo por la montaña
               a caza sobre un rocín?

TIRSO:

               La mujer, si es recogida,
               no ha de tener más caída
               que la de un bajo chapín.

FENISA:

               Metióse en oficio ajeno,
               tomóse lo que la vino;
               que lo que pecó en mi lino
               lo paga ahora en mi heno.

PACHÓN:

               ¿No será bien avisar
               a los que, desparramados,
               andan por montes y prados
               y vinieron a cazar
               con ella, que a remediarla
               acudan? No se nos muera
               entre manos

TIRSO:

               Bueno fuera
               que aquí viniesen a hallarla
               y nos pidiesen su muerte.


Pág. 038 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


PACHÓN:

               ¡Oste puto! A avisar voy
               al reye.

FENISA:

               Yo también soy
               de tu opinión.

PACHÓN:

               De esa suerte
               tú a los cazadores llama,
               yo iré a Jerusalén.

TIRSO:

               Yo voy contigo también,
               que si se muere en mi cama
               antes que se certifique,
               mos tiene de acrebillar
               el reye.

FENISA:

               No hay que dudar,
               por Dios, que nos crucifique.
Vanse.
Salen HERODES y JOSEF

HERODES:

               Esperanza da de vida,
               puesto Josefo que poca,
               a lo menos con su boca,
               temiendo la despedida
               del alma, la mía sellé
               para que, cuando saliera
               en aura, no se me huyera,
               porque cuando imaginé
               que bebiéndola el aliento
               el alma, que salir duda,
               fuera huésped que se muda
               de uno en otro aposento.
               Debiólo de echar de ver,
               y temiendo sus agravios,
               cerró el recelo los labios
               y volvió a retroceder
               al corazón, donde ordena
               vivir de asiento y me abrasa,
               porque, dueño de tal casa,
               ¿cómo vivirá en la ajena?
               Ve por agua, mi Josefo,
               podrá ser que vuelva en sí.


Pág. 039 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


JOSEFO:

               Harélo, señor, así.
               Amante y solo te dejo.
               Que traiga el agua querrás
               de las más lejas corrientes
               que dan cristal a sus fuentes,
               para que me tarde más.
               Voy, pues, que no es de perder
               por mí lo que tu amor fragua.
               Yo volveré con el agua
               cuando no sea menester.
Vase JOSEFO

HERODES:

               Alma, agora sí que os veis
               en más confusa porfía.
               Al amor y cortesía
               en competencia tenéis.
               La ocasión porque gocéis
               lo que vuestra fe merece,
               a vuestra dama os ofrece;
               cuando contra la esperanza
               la nobleza y confïanza
               la defiende y favorece.
               Enamoróme pintada,
               y la ocasión y ventura
               me la dan casi en pintura,
               pues me la dan desmayada.
               La cortedad es culpada
               en quien se precia de amar,
               mal el Amor podrá usar
               finezas hoy cortesanas.


Pág. 040 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Entre cabañas villanas
               la ocasión entro a gozar.
               Pero, Amor, si no os reporto,
               mi nobleza os culpará
               preciar de cortés, pues va
               poco de cortés a corto.
               No por un deleite corto
               intenté perder así
               los blasones que adquirí;
               detened el paso, Amor,
               que no hay vitoria mayor
               como es el vencerse a sí.
               Mas si pierdo por cortés
               la ocasión, ¿volveré a hallalla?
               No, que el tesoro que uno halla
               en el campo, suyo es.
               Si tengo derecho pues,
               al que aquí acabé de hallar
               y me le viene a quitar
               Faselo en mi menosprecio,
               en perderle seré necio.
               La ocasión entro a gozar.
               Mas no gozo, si lo advierto,
               sino como Pigmaleón,
               una estatua sin acción.
               Volved en vos desconcierto;
               que gozar un cuerpo muerto
               será brutal frenesí;
               la vida cortés la di,
               dadla también el honor,
               que no hay hazaña mayor
               como es el vencerse a sí.


Pág. 041 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Obligaréla cortés,
               si sabe que he refrenado
               apetitos al cuidado,
               ganancias al interés.
               Para asegurarla, pues,
               mudarme intento el vestido
               por el de pastor fingido,
               ya que asegurarla quiero,
               que en viéndome caballero
               ha de juzgarme atrevido.
               Trajes vi de cazadores
               colgados en la cabaña,
               haced hoy en mí--¡oh montaña!--
               transformaciones de amores.
               No paguéis en disfavores
               cortesanas cortedades,
               que, si en estas soledades
               no me ayudáis, siendo dios,
               formaré quejas de vos
               y no me fïaré en deidades.

Vase.


Pág. 042 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


Sale MARIADNES
MARIADNES:

               ¡Cielos! ¿Quién me trajo aquí
               y entre estos bárbaros techos,
               en una cabaña pobre
               de aqueste modo me ha puesto?
               ¿Dónde están mis cazadores?
               El príncipe, ¿qué se ha hecho?
               ¿Cómo sóla me han dejado?
               ¿Si imaginan que me he muerto?
               Acuérdome que caí
               de un caballo que siguiendo
               una garza remontada
               iba imitando su vuelo,
               y, aguardando la vitoria
               de dos halcones soberbios,
               imaginé con sus plumas
               vender despojos al viento.
               Debíme de desmayar
               más del golpe que del miedo,
               y algún pastor que me vio
               me trajo y redujo al heno
               de su rústico descanso
               pabellones opulentos.
               Si esto es así, ¿dónde está?
               ¡Ay temerosos recelos!
               ¿Si han hecho afrenta a mi honor
               villanos atrevimientos?
               Yo mujer y sin sentidos,
               descorteses y groseros
               labradores licenciosos,
               la ocasión vendiendo al tiempo
               tesoros que la honra guarda.


Pág. 043 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


MARIADNES:

               Yo, sobre el humilde lecho
               de una despreciada choza,
               mis vestidos descompuestos,
               ausente el que aquí me trajo,
               conjeturad pensamientos,
               mi desdicha y vuestro daño,
               y dadme muerte si es cierto.
               ¿Quién duda que si violó
               un cuerpo sin alma el dueño
               bárbaro de este hospedaje,
               que con las alas del miedo
               huiría el justo castigo
               encomendando al silencio
               afrentas que ya la fama
               esparcirá por los vientos?
               ¡Triste de mí! ¿Qué he de hacer?
               Mil veces maldiga el cielo
               al inventor que los gustos
               cifró en el errante vuelo
               de un pájaro codicioso,
               que entre leves pasatiempos
               de plumas que lleva el aire,
               Ícaro al honor ha hecho.
               Mas de la misma cabaña,
               sino del mal que sospecho,
               parece que un pastor sale.
               Hombre, ¿qué buscas adentro?


Pág. 044 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


Sale HERODES de pastor
HERODES:

               Busco lo que hallando en vos,
               después que con vida os veo,
               ha de hacer, hermosa infanta,
               corte ilustre este desierto.
               Agua rosada salí
               a pedir a un arroyuelo
               que, coronado de rosas,
               les bebe el licor de Venus,
               para espantar el desmayo
               que de vuestro rostro bello
               tiranizaba las flores
               de Amor, que es su jardinero.
               Mas, ya que volviendo en vos
               la luz al sol habéis vuelto,
               la primavera a estos prados,
               las estrellas a estos cielos,
               para dar a la Fortuna
               justos agradecimientos,
               quisiera que me feriaran
               sus lenguas los lisonjeros.

MARIADNES:

               ¿Sabéis quién soy?

HERODES:

               Por mi dicha.

MARIADNES:

               ¿Quién me trujo aquí?

HERODES:

               Recelo
               si os lo digo, gran señora,
               que he de aguaros el contento.

MARIADNES:

               ¡Ay de mí! ¿Por qué ocasión?
               Temores, si salís ciertos,
               yo haré en mi vida injuriada
               lo que el desmayo no ha hecho.


Pág. 045 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Corriendo sobre un caballo,
               que del tercer elemento
               debió de heredar las alas,
               sino es que el dios mensajero
               sus talares le prestó,
               íbades siguiendo el vuelo
               de una garza perseguida
               de dos halcones hambrientos,
               cuando en un hoyo que puso
               la envidia, que salió a veros,
               tropezando, renovaste
               llantos del hijo de Febo.
               Y retratando de Fidias
               un mármol sin vida bello,
               casi a infundiros el alma
               quiso volver Prometeo.
               Lloraban vuestra desgracia
               las aves de este desierto,
               las flores de aquestos prados,
               las fuentes, guarnición de ellos,
               cuando llegó presuroso
               un atrevido mancebo,
               si villano en sus acciones,
               en su traje caballero,
               y honrando con vos sus brazos
               en mi humilde alojamiento,
               el ébano y el marfil
               tuvieron envidia al heno.


Pág. 046 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Lastimado y compasivo
               buscara el temor remedios
               en boticas naturales
               de simples no descompuestos,
               cuando, cargado de hierbas
               como de lágrimas, vuelvo
               a dar vida a vuestro honor,
               en vez de dársela al cuerpo,
               porque el atrevido joven
               desnudo intentaba y ciego,
               por dejar injurias vivas,
               usurpar despojos muertos.
               Yo entonces, que aunque villano,
               tan ilustre el alma tengo
               que por no violentar frutos
               las encinas no vareo,
               diciéndole mil oprobios
               con medio roble grosero,
               a lascivos desatinos
               puse noble impedimento.
               Y despreciando las voces
               con que dijo, "Hombre grosero,
               advierte que a quien injurias
               es al príncipe Faselo,
               que, a pesar de pretendiente,
               a ser de la infanta vengo
               venturoso poseedor,
               si no legítimo dueño.
               No estorbes en daño tuyo
               ocasiones con que el tiempo
               imposibles facilita
               para que cumpla deseos."


Pág. 047 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Afrentado le hice hüir,
               despejando el aposento,
               porque no hay descortesía
               a quien no acompañe el miedo.
               Fue a buscar vasallos suyos
               porque, volviendo con ellos,
               con agravios dé principio
               a tu amor, señora, honesto.
               Aun no le dejé tomar
               las ropas reales, que ofrezco
               en muestra de mi valor
               y prueba de sus intentos;
Saca sus vestidos
               que quien desnudó del alma
               el noble comedimiento,
               bien merece por castigo
               que lleve desnudo el cuerpo.
               Si aguardas su vuelta torpe,
               que tardará poco, pienso
               que has de llorar deshonrada
               violadores menosprecios.
               Porque no intenta casarse
               el que pretende violento
               gozar despojos robados
               que le vienen de derecho.
               Éstas son las ropas suyas,
               y los brazos, señora, éstos,
               que en defensa de tu fama
               serán del honor trofeos.
               Mira lo que determinas,
               que, si tomas mi consejo,
               huyendo de los peligros
               sale vitorioso el cuerdo.


Pág. 048 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


MARIADNES:

               Pastor... no pastor, mas sí;
               que pues hoy del lobo fiero
               la inocencia de mi fama
               has defendido, no tengo
               blasón mejor con que honrarte.
               Yo pagaré lo que debo
               a tu generoso trato
               con largos y nobles premios.
               Estos vestidos infames
               tu verdad abonan, puesto
               que tal vez juraran falso
               si a Josef doy por ejemplo.
               Vamos a Jerusalén,
               donde, con honroso trueco,
               justos premios satisfagan
               la nobleza de tus hechos,
               y donde, libre y seguro,
               juzgue el aborrecimiento
               descorteses desacatos
               del atrevido idumeo.
               ¿Cómo te llamas?

HERODES:

               Claricio.

MARIADNES:

               Hacerte claro prometo
               entre cuantos la privanza
               sobre sus alas ha puesto.

HERODES:

               Dame a besar esas manos.
               (¡Oh Amor crïado en enredos, (-Aparte-)
               con bien de aqueste me saca,
               labraréte de oro un templo!)
               Atado al tronco dejé
               un caballo de aquel cedro,
               sube en él, seré la aurora
               que va delante de Febo.

Vanse.


Pág. 049 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


Salen HIRCANO, FASELO, ARISTÓBULO,
SALOMÉ, ELIACER, EFRAÍM y los pastores,
FENISIA, PACHÓN, y TIRSO
HIRCANO:

               Muerta la infanta mi hija,
               quebró el cristalino espejo
               en que la naturaleza
               se miraba.

FASELO:

               Si esto es cierto,
               en túmulos lastimosos
               los tálamos de Himeneo
               ha convertido la envidia,
               cuando a desposarme vengo.
               De mi vida a su memoria
               la haré sacrificios tiernos,
               sin que a restaurarla basten
               persuasiones ni consuelos.

ARISTÓBALO:

               ¿Aquí dices que mi hermana
               quedó?

PACHÓN:

               Como se lo cuento.
 Entran

HIRCANO:

               Entrad por ella, ¡ay de mi!
               ¿Cómo vivo, pues que muero?

Salen


Pág. 050 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


ELIACER:

               No hay en toda esta cabaña
               sino es en su pobre suelo
               unas pajas miserables,
               y entre sayales groseros
               estos curiosos y nobles.
Saca los vestidos de HERODES

TIRSO:

               ¡Aun el diablo vería eso!

HIRCANO:

               Villanos, ¿qué es de mi hija?
               ¿No habláis?

PACHÓN:

               ¿Qué quiere que hablemos?

FENISA:

               ¿No le juimos a llamar?
               ¿No la pusimos ahí dentro,
               quemando porque oliscaba
               a manojos el espliego?
               Quizá quien la agarró el alma
               volvió después por el cuerpo,
               o la comieron a escote.
               algunos grajos y cuervos.

FASELO:

               ¿Estos vestidos no son
               de mi hermano?

HIRCANO:

               ¡Ay santos cielos!
               Sin duda, que por robarle
               estos villanos le han muerto.

TIRSO:

               ¡Aún peor está que estaba!

ARISTÓBALO:

               ¿Hay más trágico suceso?

HIRCANO:

               ¿Qué es de mi hija, traidores?

FASELO:

               Mi sol, mi luz, ¿qué se ha hecho?

PACHÓN:

               ¿Hay son que, si se ha perdido,
               le dé un real al pregonero
               prometiendo buen hallazgo?


Pág. 051 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HIRCANO:

               ¡Oh crueles! Ya sospecho
               que por hurtarles las joyas,
               homicidas y avarientos,
               dos soles habéis quitado
               que daban luz a mis reinos.
               Enterrados los habrán.

PACHÓN:

               No les faltará a lo menos,
               si es cerote lo que sudo,
               cera hilada en el entierro.

HIRCANO:

               Prended esta vil canalla,
               descoyuntadla a tormentos
               hasta que la verdad digan.

PACHÓN:

               Fenisa potro tenemos.

FENISA:

               Más quisiera tener potra.

HIRCANO:

               ¡Ay desventurado viejo!
               No dejéis piedra ni planta
               de este monte, caballeros,
               que no busquéis.

ARISTÓBALO:

               ¡Triste caso!

PACHÓN:

               Yo os juro a Dios que me huelgo.

FENISA:

               ¿De qué?

PACHÓN:

               De que os han de dar
               en el potro pan de perro.

Vanse


Escena II
Pág. 052 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


Salen MARIADNES y HERODES, de pastor
MARIADNES:

               Deja, pastor, que el sol sus flechas quiebre
               en las hierbas menudas que marchita
               y a ese caballo dan fértil pesebre;
               y mientras el tirano solicita
               mi deshonra y su bárbara venganza
               por la ocasión que tu valor le quita,
               entre estas sombras que el rigor no alcanza,
               y en cuyas hojas leves representa
               a los tiempos el viento su mudanza,
               premiada tu lealtad tome a su cuenta
               principios de favores que te debo,
               y porque los asiente, aquí te asienta.

HERODES:

               Afrentaránse de favor tan nuevo
               estos cedros y palmas, gran señora,
               de la ventaja y dicha que les llevo;
               quisieran ellos humillar agora
               sus elevadas cumbres y cabezas
               para besar tus pies, que el mundo adora.


Pág. 053 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


MARIADNES:

               El campo siempre obliga a las llanezas
               que la ambición desprecia, dando silla
               a la soberbia hinchada con grandezas;
               de aquí a Jerusalén habrá una milla;
               siéntate, que de noche entrando en ella
               aseguro peligros.
Siéntase MARIADNES e hinca
HERODES la rodilla

HERODES:

               La rodilla
               hincada, como a imagen de amor bella,
               es mejor que te adore agradecido
               a mi propicia y venturosa estrella.

MARIADNES:

               Éste es mi gusto, acaba.
Siéntase HERODES

HERODES:

               ¡Que ha podido
               mi dicha verme junto al sol sentado!
               Amorosa deidad, perdón os pido.


Pág. 054 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


MARIADNES:

               Agora, pues, que nos convida el prado
               a divertir agravios del estío
               y dar lícitas treguas al cuidado,
               quiero que dejes satisfecho el mío,
               que, en mil contradicciones, te prometo,
               se quieren persuadir a un desvarío.
               Mil cosas he mirado en tu sujeto
               tan opuestas y nuevas como extrañas.
               Si rústico, ¿cómo eres tan discreto?
               No niego yo que a veces las montañas
               no fertilice el cielo dando en ellas
               al ingenio, al valor y a las hazañas.
               Comunes son a todos las estrellas,
               y entendimientos hay que entre sayales,
               en cuerpos toscos, cubren almas bellas;
               pero por más que influyen naturales,
               no retóricas lenguas, que consisten
               en idiomas de corte artificiales,
               los que antíparas toscas cual tú visten,
               con palabras groseras satisfacen
               a los que en techos míseros asisten;
               que aunque es verdad que los ingenios nacen
               delicados, tal vez en cualquier parte,
               los oradores con el uso se hacen,
               o la naturaleza pule el arte.
               Tú, pues, sin él, que afrentas la elocuencia
               y a Demóstenes puedes compararte,
               ¿cómo, falto de letras y experiencia,
               sutilizas conceptos y palabras
               y a Atenas hurtas el lenguaje y ciencia?
               Y aunque el misterio a mis enigmas abras,
               con respuestas que ignoro y dificulto;
               dime si al sol y al aire riges cabras
               y su inclemencia por el monte inculto
               los rostros tiraniza, pues los yerra
               como si el ver sus rayos fuera insulto.


Pág. 055 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


MARIADNES:

               Si el cultivar la siempre fértil tierra
               paga surcos en callos que en las manos
               por la dureza imitan a la sierra,
               ¿cómo injurias afeites cortesanos,
               siendo excepción de generales leyes?
               ¿Tú solamente culto entre villanos?
               Manos groseras que al arado y bueyes
               acostumbradas el trabajo tuesta,
               ¿pueden en ti afrentar las de los reyes?
               Cara, que a la del sol adusto opuesta,
               jamás huyó el encuentro a sus rigores,
               ¿compite con la dama más compuesta?
               A tu traje desmientes, tus colores,
               por más pastor que intentes con negallo
               encubrirte entre engaños labradores,
               cuando agora la silla del caballo
               la sed me hizo dejar de aquella fuente
               que de ti murmuraba lo que callo,
               y tú, templando del calor ardiente
               la furia rigorosa con su risa
               bañaste en su cristal manos y frente;
               testigo contra ti fue la camisa
               que, por el cuello libre del ultraje
               con que la encierras en sayal me avisa
               no dicen bien las puntas de su encaje
               con el buriel hipócrita que aforra
               en blanco lino el penitente traje.
               Declárame este enigma, si no borra
               tu poca confianza en el secreto
               lo que te debo; así el cielo socorra
               tus esperanzas con dichoso efeto.
               Las dudas satisface, di cómo eres,
               si rústico pastor, galán discreto.


Pág. 056 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Ya que apurar mis pensamientos quieres,
               curiosa por saber sucesos míos,
               por imitar a las demás mujeres,
               oye de la Fortuna desvaríos
               que ya que no te admiren, te entretengan,
               mientras aquestos árboles sombríos
               por huésped bello tu hermosura tengan.
               Ya que el sutil ingenio
               hijo de esa alma noble,
               curïoso inquisidor
               de celos y de amores,
               sacando del sagrado
               donde el secreto absconde,
               sucesos de mi vida,
               discreta los conoce,
               sabrás, hermosa infanta,
               que el rey del sacro monte
               que a Salomón dio cedros
               para que el templo corte
               y Hiram el mundo llama,
               se honra con el nombre
               de padre mío, puesto
               que injuria estos blasones.
               Fertilizó su sangre
               en himeneos conformes,
               el cielo con tres hijos,
               los dos de ellos varones.
               Y siendo yo el pequeño,
               mis años corresponden
               al grado en que he nacido
               que en dichas son menores.


Pág. 057 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Como perdí el derecho
               al reino, que dispone
               su herencia al mayorazgo,
               porque los demás lloren,
               mis quejas satisfizo
               con darme en fuerzas dobles
               para un alma de cera
               un corazón de bronce.
               Dispúsome a la guerra,
               que en ella inclinaciones
               dan a segundos hijos
               riquezas y opiniones.
               Y haciendo alarde al viento
               de plumas y atambores,
               de galas a Cupido
               y a Marte de escuadrones,
               salí contra el de Arabia
               que, descuidado entonces,
               pagaba en verdes años
               censo en deleites torpes.
               Vencíle, brevemente,
               que ahorrando digresiones
               no con prolijos cuentos
               pretendo que te enojes;
               dándole, pues, la muerte,
               a su vivir conforme,
               di a mis hazañas reinos
               y a mi valor renombres.


Pág. 058 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Y mientras que permito
               que afrenten y despojen
               tesoros y hermosuras
               soldados vencedores,
               en una galería
               entré, que en artesones
               dorados eran suma
               del cielo y de sus orbes.
               Caía a un jardín bello
               por cuyos corredores
               jazmines frescos eran
               escalas de sus flores.
               Colgaban sus paredes
               pinceles triunfadores
               de la naturaleza,
               cuyas ostentaciones
               bellezas celebraban,
               robaban corazones
               y daban almas vivas
               alientos y colores.
               En medio estaba un cuadro
               y en él--no sé cómo ose
               píntarle sin su injuria
               mi lengua agora torpe--
               un fénix de belleza,
               poco dije, perdone
               la diosa enamorada
               que en rosa volvió a Adonis.


Pág. 059 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Yo sé que si la viera
               el dios del cuarto coche
               causara nuevos celos
               a Clicie y a Leucote;
               menospreciara a Onfale,
               el que la rueca pone
               por el mayor trofeo
               de sus trabajos doce.
               Mas, para no cansarte,
               si quieres que la copie,
               mírate en el espejo
               de ese cristal que corre,
               que estando tú presente,
               porque su vista goce,
               no hay para qué sutiles
               buscar comparaciones.
               Metiéronla en el alma
               ojos aduladores,
               pagando, como el griego,
               hospicios con traiciones.
               Y yo sin mí y con ella
               volví a ostentar perdones,
               dando a mi patria vuelta
               que con festivas voces
               sus Venus y Narcisos,
               de Amor aduladores,
               alegres me esperaban
               con triunfos y ovaciones.
               Mi padre y dos hermanos,
               no sé si así los nombre,
               quisieron por mi cuello
               desocupar balcones.


Pág. 060 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Y oyendo parabienes,
               gozando aclamaciones,
               cantándome vitorias
               Homeros y Anfiones,
               veo a mi padre ingrato
               --¡Ay si muriera entonces!--
               del rey Orbel de Lidia
               honrando embajadores.
               Traíanle el retrato
               de la princesa Doris,
               y el sí con el de esposa
               para mi hermano Orontes.
               Pagaba el rey albricias
               con gracias y con dones,
               y el príncipe lozano
               exageraba amores.
               Cuando los dos me dicen,
               "A tus victorias nobles,
               añade, Periandro,
               la dicha que hoy conoces
               en tu mayor hermano,
               pues es ya su consorte
               el sol que a Lidia alumbra
               en tálamos conformes."
               Dejáronme el retrato,
               solícitos disponen
               recibimientos reales;
               mandan que palios borden,
               triunfales arcos labran
               con versos y con motes.


Pág. 061 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Ya ingenios muestran prendas
               que premien intenciones.
               Partiéronse, al fin, todos,
               y yo, como quien oye
               la capital sentencia
               si impróvido le coge,
               estatua fui de mármol
               por dos horas, inmóvil,
               que repentinas penas
               suspenden las acciones.
               Pero volviendo en mí,
               furioso de que roben
               tesoros de esperanzas
               tiranos salteadores,
               cual onza que los hijos
               le llevan cazadores,
               partí desesperado;
               y sin saber por dónde,
               sin seso y sin camino,
               mil veces con mil voces
               enmudecí las aves
               y lastimé los montes.
               Llegué al fin a un desierto
               rasgando el traje noble
               --que mal sufrirá abrigos
               quien un volcán absconde--
               y allí, a no socorrerme
               solícitos pastores,
               fuera sin duda presa
               de tigres o leones.


Pág. 062 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               En fin, determinado
               de huir soberbias cortes,
               destierro de verdades
               y amparo de ambiciones,
               compuse una cabaña
               de ramos y de adobes
               donde pobrezas ricas
               huyen riquezas pobres.
               Pero, cuando gozaba,
               en vez de aduladores,
               por dulces compañeras
               mis imaginaciones,
               una apacible tarde,
               umbrales de la noche,
               que el cielo se vestía
               rosados arreboles,
               veo venir huyendo
               una mujer de un hombre,
               si aquél que gustos fuerza
               es digno de este nombre.
               Opúseme a su furia
               con pasos tan veloces,
               que a un tiempo le alcanzaron
               mis pasos y mis voces.
               Y siendo el instrumento
               de su castigo un roble,
               a su torpeza y vida
               dio fin un solo golpe.


Pág. 063 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Volví a ver mi agraviada,
               y hallé que los colores
               de nieve y rosicleres,
               con un desmayo inorme,
               en gualdas y violetas
               trocaba, dando entonces
               premisas a la muerte,
               obsequias a las flores.
               Pero, reconociendo
               sus eclipsados soles,
               originales bellos
               de aquella imagen noble
               que el alma me ha robado
               agravios y favores,
               agradecí con quejas
               al ciego Amor sin orden.
               ¿Qué hallazgo tan divino
               con tal pesar congoje?
               Mas ¿cuándo dio el Amor
               deleites sin dolores?
               Cogíla alegre y triste
               en brazos, y sirvióme
               al cuello de cadena
               libre en tales prisiones,
               y en un grosero albergue,
               sobre unas pajas pobres,
               deposité aquel cielo,
               de Amor primero móvil.


Pág. 064 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


MARIADNES:

               Pastor ilustre, espera,
               primero que provoques
               sospechas que en el alma
               engendran mis temores.
               Con la verdad me engañas,
               pues pienso que propones
               sucesos de mi vida
               trocando el reino y nombres.
               Casi lo que refieres,
               antes que el cuento tornes,
               para pintar mi historia,
               te da falsos colores.
               Yo debo ser, sin duda,
               la que, llamando Doris,
               cuando a Faselo aguardo,
               me das por dueño a Orontes.
               ¿Qué es esto?

HERODES:

               Infanta bella,
               sosiega y no te asombren
               sucesos que a las veces
               hermanan ocasiones.
               No es ésta la primera
               que en dos distintos nombres,
               naturaleza sabia
               un mismo rostro forme.
               ¿Qué mucho, pues, que así
               amor sujetos forje
               con cuya semejanza
               engendre admiraciones?

MARIADNES:

               No sé qué diga en eso,
               tú mismo me responde,
               y acaba de sacarme
               de tantas confusiones.

HERODES:

               Quedaba de mi historia...

MARIADNES:

               En que dejaste a Doris
               dando con su desmayo
               a Amor ponderaciones.


Pág. 065 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Viéndola, pues, ansí,
               y que para que goce
               cabellos la ocasión
               al viento los descoge,
               su poca resistencia,
               la soledad de un monte
               y, en fin, Amor que ciego
               casi imposibles rompe,
               por poco me vencieran
               con necias persuasiones
               a que el valor olvide
               y que la honra postre.
               Mas la razón, que cuerda,
               noblezas reconoce,
               ató al atrevimiento
               deseos y ocasiones.
               Pues sólo satisfecha
               con que la vista goce
               despojos sin injuria
               del sol que es bien que adore,
               licencia dio a los labios
               para que, mientras cogen
               el ámbar de su aliento
               se impriman en sus flores.
               Pero antes que prosiga
               mis lícitos amores,
               bellísima señora,
               ¿qué hicieras tú si entonces,
               volviendo del desmayo,
               sirvieran de eslabones
               tus brazos de marfil
               al cuello de quien oyes?
               ¿Y más, si satisfecha
               de las obligaciones
               con que amparó tu fama,
               supieras que aquel hombre,
               abeja de tus labios,
               atrevimientos nobles
               ejecutando en ellos
               gozó tales favores?


Pág. 066 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


MARIADNES:

               Aunque con tal pregunta
               en confusión me pones,
               y a sospechosas dudas
               indicios das mayores,
               no sé si agradecida
               a que por él no llore
               mi honra restaurada
               agravios violadores,
               pagara resistencias
               de un apetito torpe
               con darle honestos frutos
               a quien sus rosas coge.
               Y si al contrario de esto
               contigo lo hizo Doris
               y ingrata dio a tu hermano
               de esposa mano y nombre,
               engaño a su honor hizo,
               pues necia defraudóle
               primicias usurpadas
               de labios ya traidores.
               Mas de eso, ¿qué coliges?

HERODES:

               ¡Oh, juez sin pasión! Oye...
               mas no podrás, que vienen
               tus viles ofensores;
               mi vida con tu fama
               a cargo el valor tome,
               pues no es bien que consienta
               que nadie te deshonre.


Pág. 067 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


MARIADNES:

               ¡Ay Dios! ¿Por dónde vienen?

HERODES:

               Vuelve los claros soles,
               podrá ser que los ciegues;
               veráslos que trasponen
               aquel verde collado.

MARIADNES:

               Y yo, porque te asombre;
               pues el valor me anima
               de mis antecesores,
               ofreceré a las aras
               que el mundo al honor pone
               la vida, antes que el mío
               sus viles manos toquen.
               Mas ¿qué es de ellos?
Mientras MARIADNES vuelve a ver los que
vienen se quita el sayo rústico y queda
en cala y jubón de tabí muy bizarro


Pág. 068 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Aquí
               tus dos ojos vencedores,
               de Amor siempre invencible,
               verán metamorfosis.
               Yo soy, hermosa infanta,
               quien triunfos y blasones,
               como a deidad suprema,
               hoy a tus plantas pone.
               Pintada me rendiste
               y viva echas prisiones
               a un alma que allá tienes,
               feliz si la conoces.
               Halléte casi muerta
               y sin testigos, donde
               pudieran apetitos
               vencer obligaciones;
               pero mi amor hidalgo
               alegre contentóse
               con que pagasen labios
               deseos acreedores.
               Juez fuiste de ti misma
               en tribunal de flores,
               sentencias ejecuta
               y agradecida ponme
               en posesión de gustos,
               que, como trueque el nombre
               de amante en el de esposo,
               en láminas de bronce
               escribirá a los tiempos
               de Doris y de Orontes
               engaños verdaderos
               tu siempre esclavo Herodes.


Pág. 069 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


MARIADNES:

               Basta: que en Palestina
               también nacen Sinones
               que ofrezcan entre enredos
               a Troya Paladiones.
               No quiero revocarte
               sentencias que di a Doris,
               y pagará Mariadnes,
               no con ponderaciones
               culpar atrevimientos,
               agradecer favores,
               loando resistencias,
               encareciendo acciones.
               Ya Febo ha permitido
               que sus caballos mojen
               sus crines en el mar
               y estrellas da a la noche.
               Ocupa, infante ilustre,
               de aquése los arzones,
               que yo, alegre en sus ancas,
               hoy mostraré a la corte
               que Amor es coyuntura;
               sus dichas, ocasiones;
               sus armas, cortesías;
               mudanzas, sus blasones.
               Perdonará Faselo,
               y cuando no perdone,
               ¿qué importa, como sea
               esposo mío Herodes?


Pág. 070 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Dame a besar cristales,
               mientras que se corone
               mi cuello de tus brazos.

MARIADNES:

               Celosa estoy de Doris,
               con ser dama fingida.

HERODES:

               ¿Por qué, si no es Orontes
               quien idolatra en ti?

MARIADNES:

               ¿Pues quién eres?

HERODES:

               Herodes.
Vanse.
Sale HIRCANO

HIRCANO:

               No ha el sol de destrenzar cabellos
               rojos tras el aurora fría
               en el purpúreo Oriente
               sin ver salir dos mares de mis ojos
               que aneguen cada día
               memorias de tu pérdida inclemente;
               ni con pincel valiente
               podrá la primavera
               juntar alegres prados
               que alivien mis cuidados,
               por más que esmalte flores lisonjeras,
               sin darles mis congojas
               más lágrimas que brota en abril hojas.


Pág. 071 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


Sale ANTIPATRO
ANTIPATRO:

               No agostará los campos el estío
               con pálida guadaña
               cuando a abrasarlos llegue,
               sin que el prolijo y caudaloso río
               que mis mejillas baña,
               hijo querido, aquestas canas riegue,
               ni porque rico llegue
               otoño generoso
               de frutos adornado,
               que sabio ha sazonado,
               y ofrece al hortelano codicioso,
               de mí tendrá otro fruto
               que lágrimas, mi Herodes, en tu luto.
Sale ARISTÓBALO

ARISTÓBALO:

               No de plata escarchada hará el diciembre
               al suelo bordaduras
               y alfombras al invierno,
               que impida, hermosa hermana, que no siembre
               entre lágrimas puras
               penas que den por fruto llanto tierno,
               mi desconsuelo eterno,
               Mariadnes querida,
               mientras que me faltares
               y viviere sin ti con media vida,
               convirtiendo mis gustos en pesares
               cada vez que se acuerde
               obsequias llorará del bien que pierde.


Pág. 072 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


Sale FASELO
FASELO:

               Viudo antes que casado, quiso el cielo,
               mi Mariadnes bella,
               que tu pérdida llore,
               no merecía tu hermosura el suelo,
               sino que vuelta estrella
               tu belleza en su zona el sol decore,
               porque en ella te adore
               a esfera que te abraza;
               maldiga el hado fiero
               al inventor primero
               que a riesgo puso en la silvestre caza
               la vida, de quien pierde
               por un liviano gusto su edad verde.
Sale SALOMÉ

SALOMÉ:

               Si blasonas ser dios, ¿por qué maltratas,
               Amor, a quien sujeto
               te da el alma en tributo?
               Si te precia, de dar, ¿por qué dilatas
               el premio que el discreto
               es árbol que en dar luego dobla el fruto?
               Galas truecas en luto,
               y faltando mi hermano
               con la Infanta, haces vano
               con deseo que alienta mi esperanza;
               pero en el mar de amar siempre hay mudanza.


Pág. 073 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HIRCANO:

               Cubrid de jerga negra mi palacio,
               fúnebres instrumentos
               imiten mi tristeza,
               dad muerte a esos traidores tan despacio
               que duren sus tormentos
               lo que mi mal, que cuando acaba empieza;
               adornad mi cabeza
               en vez de la diadema
               y tïara suprema,
               que tal caída ha dado a mi grandeza,
               de ceniza, y mi vida acabe en ella,
               pues faltan Herodes y Mariadnes bella.
Salen MARIADNES y HERODES,
éste se retira

MARIADNES:

               Si las muestras de dolor
               con que se enluta tu corte
               son por mí, padre y señor,
               mi vista su mal reporte,
               mis brazos paguen tu amor.

HIRCANO:

               Hija mía, al pecho llega
               esa luz sin la cual muerto
               en desconsuelos se anega;
               que no alegra tanto el puerto
               al que sin velas navega;
               el perdón al sentenciado,
               el tesoro al avariento,
               los despojos al soldado,
               la fuente fresca al sediento
               y el tálamo al desposado,
               como tu alegre venida,
               cuanto menos esperada,
               tanto más agradecida,
               pues da a mi vejez cansada
               prolongación de su vida.


Pág. 074 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


ARISTÓBALO:

               Quien por muerta os ha llorado,
               bella hermana, ¡qué consuelo
               sentirá cuando os ha hallado!

FASELO:

               Albricias pida a Faselo
               su amor ya desesperado
               y mis brazos galardón
               de su pasada tristeza.

SALOMÉ:

               Lloraba la dilación
               que daba vuestra belleza
               a mi amante corazón;
               mas ya que con vos se ve,
               en su esperanza primera
               mi gozo restauraré.

HIRCANO:

               Mirad, infanta, que espera
               vuestros brazos Salomé
               y el rey Antipatro, a quien
               debe tanto mi corona
               y es vuestro padre también,
               dándoos su hijo, pregona
               triunfos a Jerusalén.
               Agradeced su venida.

MARIADNES:

               Con más extremo sintiera,
               señor, que el perder la vida
               el que la dicha perdiera
               siendo vuestra hija querida,
               quien interesa tener
               por mi dueño, prenda vuestra
               y el dejar de conocer,
               señora, en la corte vuestra
               lo que no sé encarecer,
               y en vos ha cifrado el cielo.


Pág. 075 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


SALOMÉ:

               Respondan por mí los ojos
               a cuyas lenguas apelo.

FASELO:

               Para que destierre enojos,
               dad al príncipe Faselo
               las nuevas de su ventura;
               que si entre luto y dolor
               hacer obsequias procura
               a su mal logrado amor,
               fénix es vuestra hermosura
               que de sí misma renace.

HIRCANO:

               ¿Qué suceso, hija querida,
               con tantos extremos hace
               que el peligro de tu vida
               las de tantos amenace?
               ¿Qué te sucedió cazando?

MARIADNES:

               Desgracias que venturosas
               temo y estoy deseando;
               pérdidas que gananciosas
               libre me están cautivando.
               En fin, con una caída
               que tras una garza di
               hasta el sol desvanecida,
               a un tiempo gané y perdí
               la libertad y la vida.
               Opuestos contrarios son,
               padre, los que necesitan
               imprudencia y discreción.
               ¿Hay razones que compitan
               con amor y obligación?
               Si a los umbrales me vieras
               de la muerte desmayada,
               y a elección de hambrientas fieras,
               que era presa mal lograda
               de su crüeldad supieras,
               y un hombre entonces llegara
               que, cortés y piadoso,
               segunda vez animara
               el cuerpo, que temeroso
               la muerte copió en su cara,
               con cuya ayuda volviese
               al cuerpo el alma constante,
               y mi honra defendiese,
               ¿tuvieras premio bastante
               que igual a esta deuda fuese?


Pág. 076 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HIRCANO:

               Si aprecia el alma el amor
               que te tengo, mi corona
               no igualara su valor.

MARIADNES:

               Y si acaso esta persona;
               entre la ausencia y rigor
               de los celos me adorara,
               y en aquella soledad
               con la ocasión consultara
               lances de la voluntad,
               que en estorbos no repara,
               y contra apremios de amor
               la voluntad lisonjera
               reconociera al valor,
               y sin mi ofensa saliera
               de sí mismo vencedor,
               al favor, padre, primero,
               ¿qué pudieras añadir?

HIRCANO:

               Estatuas que el tiempo fiero
               no bastara a consumir,
               por más que vuele ligero.

MARIADNES:

               ¿Y si éste fuera pastor
               y se sintiera injuriado
               que en premio de su favor,
               habiéndome así obligado,
               otro usurpara su amor?


Pág. 077 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HIRCANO:

               Ése descubriera el pecho
               que procuró honrar en vano,
               pues mostrara sin provecho
               que era en la ambición villano,
               si bien nacido en el hecho.
               Y pues premios apetece
               fuera de su natural,
               nada darle me parece,
               que es bien a quien pide mal
               le quiten lo que merece.

MARIADNES:

               Alegara, aunque villano,
               que le ofreció la ocasión
               tiempo, a no ser cortesano,
               en que a su satisfacción
               se pagara de su mano.

HIRCANO:

               No importara su porfía,
               pues con tan loco interés
               le quitó en un mismo día,
               lo que mereció cortés,
               su misma descortesía.
               Y tú, que por él alegas,
               si es verdadero el enima
               y por un rústico ruegas,
               ¿cómo a un pastor sin estima
               las prendas del alma entregas?
               ¿Quiéresle bien?

MARIADNES:

               La ocasión
               en que guardó mi honra y vida,
               ¿no es digna de obligación?


Pág. 078 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HIRCANO:

               La que a su ser tosco mida
               la prudencia y la razón.

MARIADNES:

               ¿Pagaréle con desdén
               su socorro liberal,
               princesa en Jerusalén?

HIRCANO:

               Eso no.

MARIADNES:

               ¿Querréle mal?

HIRCANO:

               Tampoco.

MARIADNES:

               ¿Querréle bien?

HIRCANO:

               Eso sí.

MARIADNES:

               ¿Y el bien querer
               no es amar?

HIRCANO:

               Casi es amor.

MARIADNES:

               Luego casi he de tener
               voluntad a este pastor,
               que casi me vino a ver
               muerta, si no me ayudara.
               Pues un "casi" no es rigor
               que su fortuna haga avara;
               ni mira en puntos Amor,
               ni nunca en "casis" repara,
               honra y vida me dio nueva
               honra y vida le he de dar,
               pues cuando a pedir se atreva
               lo que no puedo negar,
               ¿qué le doy que no le deba?

HIRCANO:

               De tu mucha discreción,
               hija, has ya degenerado
               con tan indigna afición.


Pág. 079 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


MARIADNES:

               [Pues, no hay ningún mal criado]
               ni en el noble ejecución
               de socorro recebido
               que no pague liberal.
               Los réditos que han corrido
               igualan al principal,
               y a ejecutar me han venido.
               Mas dime, si el acreedor
               en nobleza me igualase,
               ¿mereciera que el deudor
               con la deuda le negase
               la obligación de su honor?

HIRCANO:

               Entonces por justo empleo
               de su valor te entregara,
               si tan lícito deseo
               la palabra no estorbara
               que he dado al rey idumeo.

MARIADNES:

               ¿No estriba la que me has dado
               en que me case con su hijo?

HIRCANO:

               En ésa me ha ejecutado.

MARIADNES:

               Y si es padre del que elijo,
               ¿no la habrás desempeñado?

HIRCANO:

               No hay duda.

MARIADNES:

               Pues dale al cielo
               gracias, padre, que no ha sido
               pastor de rústico suelo
               el que, noble y comedido,
               quitó a mi honor el recelo,
               como el peligro a mi vida,
               sino un príncipe que aquí
               pide paga agradecida
               de que, venciéndose a sí
               me restituya vencida.
               Y Amor que estatuas le labra
               quiere, en fe de sus blasones,
               que templos la fama le abra,
               que pague yo obligaciones
               y tú cumplas tu palabra.


Pág. 080 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Fortuna, que siempre ha sido
               juego de Amor de importancia,
               de quien sale con ganancia
               a veces el más perdido,
               cuando más lo estaba yo,
               celoso y desesperado,
               volvió en mi favor el dado
               y en suerte su azar trocó,
               pues habiendo el caudal
               puesto de mi vida en esta mano,
Dale la mano
               envidó su amor mi hermano
               y ganéle todo el resto.
               Un destierro fue el tablero,
               y jugador de ventaja
               Amor, que el dado baraja
               con sospechas de fullero.
               Si su pérdida llorare,
               seguro estoy de perder,
               porque no pienso querer
               aunque envide y se repare.


Pág. 081 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Cuando levantarme trato,
               dando barato a mi amor,
               en fe de que el jugador
               no juega en dando barato,
               ni será, padre, cordura
               impedir nuestro sosiego
               sabiendo que amor y juego
               consisten sólo en ventura.
               Mariadnes es mi esposa,
               si alguno intenta, tirano,
               barajarme aquesta mano,
               y esta suerte quitarme osa,
               no me juzgare arrogancia
               castigar su desatino,
               como quien sale al camino
               a robarme la ganancia.
               Porque estoy determinado
               contra cualquiera poder
               a morir y defender
               el caudal que hoy he ganado.

ANTIPATRO:

               Si es en tu favor el cielo
               y esa ganancia permite,
               no es bien que yo a Herodes quite
               lo que ha perdido Faselo.
               Hijos míos sois los dos,
               en un mismo grado estáis,
               si en competencia jugáis
               y perdéis, príncipe, vos,
               o esotro, cosa es que pasa,
               y yo en mi provecho alego
               la ganancia de este juego,
               pues, en fin, se queda en casa.
               La infanta escoja, que es cuerda,
               y juzque esto el rey Hircano.


Pág. 082 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HIRCANO:

               Si Herodes ganó por mano,
               Faselo por postre pierda;
               que en amor la diligencia
               gana de quien se levanta.
               Dadle la vuestra a la infanta;
               tenga quien pierde paciencia
               y salgamos a alegrar
               mi corte; que os llora muerta
               de llanto y luto cubierta.

MARIADNES:

               Sí, albricias tengo de dar
               de que el alma esposo os cobre,
               en fe que adeudada queda,
               dadme abrazos que dar pueda,
               que sin ellos estoy pobre.
Van a abrazarse, alborótase FASELO
y llégase a detener a HERODES

HERODES:

               Hermano: ya llegáis tarde;
               de la infanta soy esposo,
               pierde amando el perezoso
               como en la guerra el cobarde.
               La ocasión y coyuntura
               mis bodas y dichas traza,
               que el amor, el juego y caza
               sólo consiste en ventura.

Vanse HERODES y MARIADNES
de las manos


Pág. 083 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


FASELO:

               ¿Qué es esto, padre crüel?
               Riguroso rey, ¿qué es esto?

ANTIPATRO:

               En la voluntad ha puesto
               su imperio Amor. Quejaos de él.
               Si contra vos ejecuta,
               hijo, su gusto la infanta,
               porque en resolución tanta
               sobre gustos no hay disputa.
Vase ANTIPATRO

FASELO:

               Hircano, en el nombre fiero
               como en las obras, ¿ansí
               se cumplen palabras?

HIRCANO:

               Di,
               la que si cumpliros quiero
               halla mil dificultades,
               porque la infanta hace ley
               de su gusto y sólo es rey
               Amor de las voluntades.
               La de mi hija es absoluta,
               su gusto es fuerza seguir,
               que a intentarle resistir
               sobre gustos no hay disputa.

Vase


Pág. 084 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


FASELO:

               Hermana, decidme vos
               si esto es sueño o es verdad.

SALOMÉ:

               Violencias en voluntad
               no las sufre Amor, que es dios;
               pues que su gusto ejecuta,
               desbaratarle es en vano,
               pues, como sabes, hermano,
               sobre gustos no hay disputa.
Vase

FASELO:

               ¿Sois vos, príncipe, también
               de esta tirana opinión?

ARISTÓBALO:

               Amor es obligación
               y su paga el querer bien.
               La ocasión, tercera astuta,
               y el gusto, rey que soberbio
               dice, conforme al proverbio,
               "sobre gustos no hay disputa."

Vase


Pág. 085 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


FASELO:

               La ley que no las admite
               no es hija de la razón,
               pues la ciencia y la opinión
               más probable las admite.
               Cuando ciego Amor las quite
               y la acción que tengo tuerza
               su agravio, a vengarme es fuerza.
               ¡Tiranas resoluciones!
               Que quien no admite razones
               da permisión a la fuerza.
               Leyes la justicia escribe
               que llama el mundo derechos,
               y contra tiranos pechos
               armas la fuerza apercibe.
               Cuando mi hermano derribe
               mi esperanza, y con desvelos
               me ofenda a mí y a los cielos,
               si mientras los ejecuta
               sobre gustos no hay disputa,
               tampoco hay templanza en celos.
               Marco Antonio en Asia rige
               la monarquía romana,
               y a la célebre gitana
               su idólatra amor dirige.
               Ser su emperador colige
               y oprimir la libertad
               de Roma, por tanta edad
               conservada en su senado,
               conmigo noble ha guardado
               las leyes de la amistad.
               Con César Augusto tiene
               guerras por la monarquía,
               que no admite compañía
               quien a amar o a reinar viene.
               Su opinión mi fe mantiene
               contra su enemigo Augusto,
               y pues Herodes injusto
               a Marco Antonio se opone,
               hoy mi venganza dispone
               tragedias contra su gusto.
               Referiré a Marco Antonio
               mi agravio con su delito
               sacando gente de Egito,
               de su amistad testimonio;
               y afrentando el matrimonio
               que goza y tirano alcanza,
               verá con justa mudanza,
               pues ciego mi amor disfruta,
               que, si en gustos no hay disputa,
               hay en agravios mudanza.


Pág. 086 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


Salen dos ROMANOS
ROMANO 1:

               Marco Antonio, mi señor,
               que en prueba de tu amistad
               quiere en la necesidad
               hacerla de tu favor,
               antes que a la guerra parta
               que sobre el imperio apresta
               contra Augusto la respuesta
               aguarda de aquesta carta.

Dale una carta


Pág. 087 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


FASELO:

               A medida del deseo
               que tengo viene. (Esperanza, (-Aparte-)
               dad filos a mi venganza
               mientras su ejecución leo.)
Lee la carta
               "A embarcarme parto a la isla de Samos,
               para reducir al trance de una batalla naval
               la pérdida o imperio del mundo contra
               Augusto, mi competidor. Llevo ochocientas
               naves y ciento y cincuenta mil hombres.
               Todos los reyes, mis amigos, muestran serlo
               en mi ayuda, y no espero yo menos de vuestra
               alteza, estando en el primer lugar.
               Aventajaráse a todos si, trayéndome preso
               a su hermano el infante Herodes, parcial de
               mi contrario, aseguramos un enemigo poderoso,
               y será dichoso pronóstico de mi vitoria si
               para premio de ella viene en su compañía la
               infanta de Jerusalén Mariadnes, cuya
               hermosura en relación me tiene sin libertad
               para uno y otro. Envio provisiones bastantes
               y aguardo la ejecución por ellas de entrambas
               cosas. Los dioses me den vitoria y a vuestra
               alteza guarden. De Bizancio a las calendas
               de junio, año de la fundación de Roma 754.
               Yo el emperador."


Pág. 088 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


ROMANO 2:

               Éstas son las provisiones
               que Marco Antonio te envía.

FASELO:

               Di que de la dicha mía
               son felices comisiones.
               Si la amistad se antepone
               al deudo que hay más cercano,
               y me ha ofendido mi hermano,
               su deudo y sangre perdone.
               ¡Ay amorosos desvelos,
               lo que estas cartas preciara
               si sus letras no borrara
               la sospecha de mis celos!
               A Mariadnes quiere ver
               en muestras de su hermosura
               Marco Antonio, y si procura
               juntar a amor su poder,
               ¿qué hará en viendo sus despojos
               quien de oídas la celebra,
               si amistad y leyes quiebra
               amor que asiste en los ojos?
               Que se la lleve me pide,
               y aunque en la Egipcia idolatra,
               ¿qué mucho deje a Cleopatra
               y obligaciones olvide
               de nuestra amistad pasada,
               que aunque la gitana es bella,
               al fin para aborrecella
               basta ser mujer gozada?
               Perdonará su amistad,
               que no llega su valor
               a las aras del Amor
               ni ley de la voluntad.
               Porque mis sospechas claras,
               aunque su amistad admiten,
               sólo que llegue permiten
               el amigo hasta las aras.
               El tentar a la Fortuna
               no es cordura en tal demanda,
               ni de dos cosas que manda
               será poco hacer la una.
               Prender a mi hermano quiero,
               que es lo que le está mejor
               a mi venganza y amor,
               porque de su muerte espero
               resucitar mi esperanza,
               aumentar mi patrimonio
               y granjear de Marco Antonio
               la amistad y la privanza.

Vanse FASELO y los ROMANOS.


Pág. 089 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


Salen PACHÓN, FENISA
y un VERDUGO
VERDUGO:

               Ya está el potro aparejado,
               paciencia, hermano, ¿qué espera?
               Acabemos. Ropa afuera.

PACHÓN:

               Quedaréme en verdugado
               cuando me quede con él,
               que es verdugo sin ser dama.
               Fenisa, si el potro es cama
               de nuestra boda crüel,
               a gentil boda, por Dios,
               nos convida el casamiento.
               ¿No bastaba por tormento
               el casarnos a los dos?
               Supuesto que hay suegra
               en casa ¿hay potro que más afrija
               que una suegra que, prolija
               rezongando al que se casa,
               gruñe más que una lechona?


Pág. 090 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


FENISA:

               ¿En fin, que también a mí
               me empotran?

VERDUGO:

               Hermana, sí.

FENISA:

               El que a nadie no perdona
               es un potro, ¡ay mi Pachón!

PACHÓN:

               Aunque el ánima me arrancas,
               tú irás, Fenisa, a las ancas,
               y yo me tendré al arzón.

FENISA:

               ¡Oh huego de Dios en potro
               que sin albarda ni cincha
               ni camina ni relincha!

PACHÓN:

               Ese potro, dómele otro,
               pues, no comiendo cebada,
               sin menearse de un puesto
               al rollo llega tan presto
               que es su ordinaria jornada.

VERDUGO:

               Acaben.

FENISA:

               No se dé prisa.

VERDUGO:

               ¿No se desnudan?

FENISA:

               ¡Ay cielo!

PACHÓN:

               Potro de palo y en pelo
               a caballo y en camisa,
               corcovos sin caminar,
               medroso en él, el más diestro
               al de encima con cabestro
               y al de abajo sin herrar.
               Atados el uno al otro,
               descoyuntando medulas,
               verdugo el mozo de mulas,
               ¡válgate el diablo por potro!


Pág. 091 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


FENISA:

               ¿Y qué tormento, si sabe,
               mos tienen de dar?

VERDUGO:

               De toca.

FENISA:

               ¿Qué es de toca?

VERDUGO:

               Abrir la boca,
               y toda el agua que cabe
               en un cántaro tragar
               con veinte varas de lino.

PACHÓN:

               ¿No huera mijor de vino?
               ¿Agua es la que os han de echar?

VERDUGO:

               Agua que aun no sufren peñas.

PACHÓN:

               ¿Con tocas un hombre honrado?
               ¿Han mis tripas enviudado,
               o son por ventura dueñas?

VERDUGO:

               Así sacarse procura
               la pura verdad.

PACHÓN:

               Pues ¿cómo,
               si un cántaro de agua tomo,
               sacarán la verdad pura?

VERDUGO:

               Todo esto se excusará
               si confesáis este robo
               y estas muertes.

PACHÓN:

               No es mal bobo
               su mercé. Pues venga acá.
               Si Fenisa algo supiera,
               ¿luego no lo desbuchara?
               ¿No sabe que no la para
               secreto que no eche fuera?
               ¿Para qué eran menester
               potro, cordel ni testigos?
               ¿No hay mayores enemigos
               que el secreto y la mujer?
               ¿No ve que en las más calladas,
               cuando se ven en aprieto,
               es mal de madre el secreto
               que las hace dar arcadas?
               Ahora acabe de saber
               que meten por no guardarle
               los dedos para sacarle.
               Mas ¿qué es esto?


Pág. 092 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


VERDUGO:

               Deben ser
               los jueces.

PACHÓN:

               Fenisa, el miedo
               dentro el alma me da voces.

FENISA:

               ¡Huego en potro que da coces
               que matan y se está quedo!
Salen FASELO, HERBEL y otros

FASELO:

               Mi padre y el rey Hircano
               tengan, Herbel, por prisión
               el alcázar de Sïón;
               y del presidio romano
               quinientos hombres los guarden,
               porque de esta suerte trato
               que no estorben el mandato
               de Marco Antonio, ni aguarden
               que ruegos ni persuasiones,
               al tirano de mi amor
               han de poder dar favor
               ni aliviarle las prisiones.
               Esté también detenida
               la infanta en su mismo cuarto,
               mientras a Grecia no parto
               a quitarle con la vida
               de su esposo la esperanza
               de gozar su libertad,
               mientras que mi voluntad
               lo que le usurpó no alcanza.
               Guardas la poned también.


Pág. 093 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERBEL:

               Así, gran señor, se hará.

FASELO:

               Y por sus bodas verá
               tragedias Jerusalén.
               Salgan libres esos dos,
               pues inocentes están.

PACHÓN:

               Mas, ¿no nada?

VERDUGO:

               ¿No se van?

PACHÓN:

               ¿Dónde?

VERDUGO:

               Libres.

PACHÓN:

               Mas, ¿por Dios?

FENISA:

               ¿Sin tormentos ni quillotros?

HERBEL:

               Ya los Infantes perdidos
               parecieron.

PACHÓN:

               ¿Sin ruidos
               de tocas, aguas y potros?

HERBEL:

               Acabad.


Pág. 094 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


PACHÓN:

               Adiós, rabel,
               por quien paga la garganta
               en el aire lo que canta
               bamboleos a un cordel.
               Cama mal encordelada,
               que en vez de chinches y pulgas
               verdades buscas y espulgas.
               Arpa siempre destemplada,
               donde con voces prolijas
               en vez del Orfeo sutil
               te tañe un verdugo vil
               y son piernas las clavijas,
               y brazos del desdichado
               a quien tus cuerdas dan vueltas
               do las culpas van absueltas
               cuando no se han confesado.
               Que si a nueso rey profeta
               las suyas Dios perdonó,
               cuando aquél pecó, cantó
               al arpa con voz perfeta.
               Al que en ti cantó sus penas,
               porque otra arpa en ti se ve,
               apenas dice "pequé"
               cuando a muerte le condenas.
               Potro que, sin coyunturas,
               te quedas sano y entero,
               y el que llevas caballero
               sale con las mataduras.
               Corra tus carreras otro
               que, pues de ti me libré,
               más vale salir a pie
               que a la jineta en tal potro.

Vanse PACHÓN y FENISA.


Pág. 095 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


Sale EFRAÍM
EFRAÍM:

               A tu hermano, gran señor,
               traen a tu presencia preso.

FASELO:

               Que temo verle os confieso,
               que, aunque a mi sangre es traidor,
               es mi hermano, y mis enojos
               su presencia ablandará,
               que es mi sangre, y se entrará
               al corazón por los ojos.
               Pluguiera a Dios que no fuera
               tan a costa de mi vida
               la injuria de él recebida,
               que si yo vivir pudiera
               sin la prenda que me ha hurtado,
               viera en mí la diferencia
               que le hace la clemencia
               de que noble me he preciado.
               Sin la infanta será en vano
               adorándola vivir,
               y si el uno ha de morir,
               viva yo y muera mi hermano,
               vengándose mis enojos
               sin verle, que en tal demanda
               Amor, como es niño, ablanda
               niñas que están en los ojos.
               Llevadle preso conmigo,
               que, si a la infanta renuncia,
               la muerte que ya pronuncia
               Marco Antonio, su enemigo,
               contra él, vuelta en amistad,
               celebraré en su favor
               los quilates de mi amor
               y la ley de mi piedad.

Vanse todos.


Pág. 096 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


Salen HERODES, preso, y JOSEFO
HERODES:

               ¿Por qué sin verme te vas,
               tirano? ¿Por qué razón
               temes mostrarme la cara,
               si es de infames el temor?
               Las espaldas me volviste;
               mas, haces bien, que al fin hoy
               echas, vendiendo tu sangre,
               a las espaldas tu honor.
               Vuélvelas y podrás verme
               por ellas, que ya sé yo,
               villano, que las espaldas
               son la cara del traidor.
               Medrando vas en oficios.
               Ayer príncipe te vió
               Idumea; hoy, mercader;
               creciendo va tu opinión.
               A feria de afrentas vas,
               caudal llevas de valor,
               abre tiendas a tu infamia,
               venda en ellas tu traición
               tu misma sangre, que de ella
               sacarás caudal mayor,
               que fratricida primero
               materia de tu lición.


Pág. 097 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Si te sentiste agraviado
               de que me pusiese Amor,
               siendo juez la voluntad,
               en la hermosa posesión
               de la infanta, armas
               tenías, desafíos aplacó
               la venganza y el agravio
               donde pudieras mejor
               vengar injurias del alma,
               que no vil pesquisidor,
               cifrar armas en procesos,
               civil juez de comisión.
               Agraviarte de que goce
               despojos que la ocasión,
               el tiempo, la soledad
               y hasta un desmayo ofreció
               al deseo, que cortés
               de sí mismo vencedor,
               obligando comedido
               generoso conquistó.
               ¿Y no te agravias
               de ser afrentoso ejecutor
               de quien, torpe, solicitas
               menosprecios de tu amor?
               ¿No te pide Marco Antonio
               la infanta? ¿No te escribió
               que, preso de su belleza,
               intenta ser su opresor?
               Pues, dime, amante tercero:
               ¿parécete que es mejor,
               en ofensa de tu dama,
               ser mercader de su honor
               que, gozándola tu hermano,
               obligarnos a los dos,
               cortesano liberal,
               a darte inmortal blasón?
               ¿Tú eres príncipe? ¿Tú hermano?
               ¿Tú amante? ¿Tú?


Pág. 098 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


JOSEFO:

               Gran señor:
               ¿de qué sirven esas quejas?

HERODES:

               De aliviar el corazón.
               ¡Ay, Josefo! ¿Cómo puedo,
               cuando sé que a morir voy,
               dejar en Jerusalén
               el alma en tal confusión?
               ¿Podré yo tener descanso,
               cuando en un infierno estoy
               de celos, si mi enemigo
               de mi infanta es sucesor?
               Hoy a mi esposa he alcanzado,
               pues ¿será justo que hoy
               llame dueño con mi muerte
               a mi ingrato matador?
               Ya a Faselo llame esposo,
               ya al crüel emperador,
               siendo un preso de su gusto
               de afrentosa posesión,
               ¿qué gloria en el otro mundo
               tendrá el alma que la amó,
               si despojos que ha ganado
               premio de otro dueño son?
               ¿Quieres tú darme remedio?

JOSEFO:

               Pluguiera, príncipe, a Dios,
               que hallaran en mí tus penas
               segura satisfación.

HERODES:

               Sí la hallarán, si eres fiel.

JOSEFO:

               Siempre te tuve afición.


Pág. 099 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               En Jerusalén te deja
               por sabio Gobernador
               mi tirano fratricida;
               a los muertos es razón
               satisfacer los amigos
               dando muestras de su amor;
               no túmulos de Artemisa,
               no aromas que exhala el sol,
               no pirámides de Menfis
               han de hacer ostentación
               de la lealtad que me debes,
               sino una resolución,
               quilate de tu amistad,
               descanso de mi pasión.

JOSEFO:

               Cuanto más difícil fuere
               dándome fama mayor,
               ilustrará más mi nombre
               y honrará mi sucesión.
               La vida y el ser te debo;
               hechura, príncipe, soy
               de tus manos; deshacerme
               puedes, seguro dispón
               de mí y de ella a tu servicio.

HERODES:

               Júrame, pues, si no son
               lisonjeras tus promesas,
               de ser fiel ejecutor
               de lo que aquí te mandare.

JOSEFO:

               Niégueme su amparo Dios,
               su sepultura la tierra
               y el mundo su habitación
               cuando no lo ejecutare,
               y con nombre de traidor,
               como quien su patria vende,
               me aborrezca mi nación.


Pág. 100 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               Mira lo que me has jurado.

JOSEFO:

               Lo que me mandas propón.

HERODES:

               Ley fuerte es la voluntad
               última del testador.
               Supuesto que has de cumplirla,
               y que yo a la muerte estoy,
               lo que de jurarme acabas
               es--¡ay terrible rigor!--
               que al punto mismo que sepas
               que la muerte ejecutó
               en mí el natural poder
               que no permite excepción,
               se la des a Mariadnes.

JOSEFO:

               ¿Qué dices?

HERODES:

               Será menor
               mi pena mortal sabiendo
               que en su compañía voy.
               Quitaréle a mi homicida,
               con su muerte, la ocasión
               del oprobio de mi fama
               y desprecios de mi amor.

JOSEFO:

               Mira...

HERODES:

               Esto me has prometido;
               cualquiera ponderación
               disminuirá tu lealtad
               y el crédito que te doy.

JOSEFO:

               Cumpliré mi juramento
               aunque si supiera yo
               que a tal crueldad se obligara...


Pág. 101 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


Sale EFRAÍM
EFRAÍM:

               Ya se parte, gran señor,
               tu hermano.

HERODES:

               Y yo consolado
               parto a morir. Tu valor
               muestra en esto.

JOSEFO:

                Harélo así.
               ¿Hay tal determinación?
 
FIN DEL ACTO SEGUNDO


Escena III
Pág. 102 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Salen HERODES preso,
HERBEL, ZAFIRO y JAREL
HERODES:

               En fin, Faselo me condena a muerte.

HERBEL:

               Murió Hircano, blasón del Macabeo,
               y Marco Antonio, que en Faselo advierte
               la amistad y valor, aunque idumeo,
               antes que pruebe la dudosa suerte
               que contra Augusto le dará el trofeo,
               o el imperio del mundo o fin tirano,
               rey de Jerusalén nombró a tu hermano;
               mandóle que en venganza de que sigas
               de Augusto la opinión, con tu cabeza
               mengüe parcialidades enemigas
               asegurando en Asia su grandeza;
               mas él, tu sangre, en fin, si es que te obligas
               a repudiar la infanta y su belleza
               permites, que autorice su corona
               y a Marco Antonio sigues, te perdona;
               de manera, que está tu muerte o vida
               en tu mano.


Pág. 103 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

               Mi muerte bien dijeras
               si repararas por cuán bien perdida
               la dan leyes de amigo verdaderas.
               La amistad a la vida es preferida;
               la honra da al valor nobles banderas,
               contra la infamia del vivir sin ella
               el amor, vida y reinos atropella.
               Amigo soy de Augusto, que inmutable
               en el peligro mi firmeza pruebo;
               la honra es mi blasón incontrastable
               y eternamente conservarla debo;
               mi esposa es Mariadnes, que agradable
               como carácter dentro el alma llevo;
               ¿qué importa, pues, la muerte que aperciben,
               si mi amistad, mi honra y amor viven?
               ¿Permitiré por una vida infame
               --del mundo oprobio, injuria de los cielos--
               que a mi consorte bella esposa llame
               otro que yo? La sombra de los celos
               me abrasa sola; pues cuando derrame
               de golpe su ponzoña y en desvelos
               se reduzca la afrenta que me asombra,
               ¿qué hará si me atormenta sólo en sombra?
               ¿Faselo, usurpador, esposa mía,
               viviendo yo, de tus hermosos brazos?
               Ni muerto; pues el cielo no sería
               descanso para mí de eternos lazos,
               si desde allá te viese en compañía
               de otro que yo, le arrojaría pedazos,
               por ser azules, de los mismos cielos,
               para vengar así celos con celos.
               Díle que bañe, infame fratricida,
               en sangre de su mano, acero y ojos;
               será la infanta oprobio de su vida,
               de Marco Antonio ilícitos despojos,
               que yo más noble que él mientras que pida
               el mundo al sol su luz de rayos rojos,
               esposo he de llamarme a su disgusto
               de la infanta, y amigo fiel de Augusto.


Pág. 104 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Sale FASELO
FASELO:

               Pues morirás, para mayor afrenta
               bárbaro, a vista de tu amada infanta,
               dentro en Jerusalén, porque mi afrenta
               su sed mitigar pueda en tu garganta.
               Llevadle allá, pues que morir intenta,
               y en la plaza del templo antigua y santa,
               un cadahalso haced que cubra el luto
               de sus amores merecido fruto.

HERODES:

               No le tendrá, tirano, tu esperanza,
               que Mariadnes, que gozar pretendes,
               en mi satisfacción y su venganza,
               conmigo ha de ir, aunque su honra vendes;
               juntos al reino libre de mudanza
               partiremos, crüel; y pues ofendes
               su inocencia, mi amor y al cielo justo...

FASELO:

               ¿Qué es esto?
Dentro

VOCES:

               ¡Emperador de Roma, Augusto!

Música dentro y voces.


Pág. 105 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Sale AUGUSTO César como
emperador a lo antiguo,
laurel en la cabeza,
bastón y acompañamiento
AUGUSTO:

               Gracias al cielo que ya
               no tendré competidor
               que contradiga el favor
               que la Fortuna me da.
               Marco Antonio huyó vencido;
               ampárele la gitana
               tan bella como liviana,
               y recójale en el nido
               de Menfis, que si procura
               defenderle, y allí están
               sus pirámides, podrán
               servirles de sepultura,
               si los pasos no les toma
               mi valor y la presteza
               con que la egipcia belleza
               triunfos me previene en Roma.
               Marchad a Egipto, soldados,
               muera Marco Antonio en él,
               Cleopatra dé a mi laurel
               triunfos de fama doblados.
               Mas ¿qué miro? ¿Éste no es
               Herodes, mi fiel amigo?
               Pues ¿qué delito y castigo
               cadenas ciñe a sus pies?
               ¿Faselo no es éste? ¡Cielo!
               Pues ¿cómo será razón
               que Herodes esté en prisión
               y coronado Faselo?
               ¡Bárbaro! ¿A tu hermano prendes?


Pág. 106 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


FASELO:

               Vueltas son de la Fortuna,
               mudable como la luna.
               No me espanto si te ofendes
               de que de Jerusalén
               la corona me autorice.
               Las partes contra ti hice
               de Marco Antonio, prevén
               rigores que a mi lealtad
               den la pena, que te ofrece
               tu dicha, si la merece
               una segura amistad.
               Que el valor da testimonio
               con que sus leyes guardé;
               que yo honrado moriré
               amigo de Marco Antonio;
               porque no ha querido sello
               mi hermano, está como ves
               con cadenas a los pies
               y con el cuchillo al cuello.
               Su prisión será testigo
               de lo que por leal gano,
               pues tengo en menos mi hermano
               que la opinión de mi amigo.
               Si no te parece mal,
               venga en mí tu pecho airado,
               moriré por desdichado,
               pero no por desleal.


Pág. 107 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

               Y yo, invictísimo Augusto,
               gozoso que al mundo des
               leyes, humilde a tus pies
               en albricias de este gusto
               la vida doy, que ofrecía
               al templo de tu amistad,
               y en fe de aquesta verdad,
               si una nueva cada día
               me diera el cielo, y pudiera
               comprarte de la Fortuna
               un mundo con cada una,
               tantos mundos adquiriera
               a tus hazañas cumplidas,
               que con blasones profundos,
               por darte infinitos mundos,
               perdiera infinitas vidas.

AUGUSTO:

               La tuya estimo yo en tanto,
               que el que acabo de adquirir
               diera yo por redimir
               amigo que vale tanto.
               Mas, pues los dioses de suerte
               favorecen mi vitoria
               que no han querido su gloria
               disminüír con tu muerte,
               y a tal tiempo te socorren
               con mi venida oportuna,
               pues una misma fortuna
               los buenos amigos corren,
               la adversa llore Faselo
               que a Marco Antonio postró,
               mientras la próspera yo
               gozo y agradezco al cielo,
               haciéndote a ti también
               partícipe del provecho
               como del peligro he hecho.


Pág. 108 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


AUGUSTO:

               Llámete Jerusalén
               su rey. Tributaria
               acuda a obedecer tu persona.
               Mude sienes la corona,
               pues el cielo reyes muda.
Quítale a FASELO la corona de
laurel y pónesela a HERODES
               Y la que en las de éste ves,
               con que tu amor satisfago
               goza; pero dale en pago
               las que atormentan tus pies;
               que cuando Fortuna empieza
               a habitar a quien ultraja,
               la corona en hierro abaja
               a los pies de la cabeza.
               En poder suyo te hallé,
               en poder tuyo le dejo;
               haz de él según tu consejo.
               Dale muerte o suéltale.
               Y quédate, rey, con Dios;
               que yo al Egipto encamino
               mi gente, que no imagino,
               mientras vivieren los dos,
               Antonio y Cleopatra bella,
               que estará mi imperio firme.
               Su monarca ha de aplaudirme
               Roma triunfante con ella.
               Nuevas armas aperciben
               y así prenderlos procuro,
               que no hay monarca seguro
               mientras sus contrarios viven.

Vase AUGUSTO César


Pág. 109 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

               César generoso, espera.
               Iré, si gustas, contigo
               liberal y cuerdo amigo.
               No solamente la esfera
               del mundo que has conquistado
               es digno de tu valor;
               la del sol fuera mejor
               que confirmara tu estado.
               En sus orbes celestiales
               merece triunfar tu fama,
               la zona que honra su llama
               con sus signos inmortales.
               Te ofrezca entre luces bellas
               su Vía láctea, que autorices
               por alfombras y tapices,
               cielos goza y pisa estrellas.
               Y pues eres maravilla
               del valor más inmortal,
               quítale al sol su sitial
               si no te asienta en su silla.
               Y tú, cuya confianza,
               frágil hiedra de Jonás,
               cuando iba creciendo más
               y alentara su esperanza,
               en llanto tu ambición trueca,
               porque el humano favor
               es una hierba que en flor
               luego que nace se seca.


Pág. 110 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

               En un día juez y reo,
               libre y preso, esclavo y rey,
               de la Fortuna sin ley
               oprobio y juego te veo.
               Escarmienta en la grandeza
               que hoy en ti abatida ves,
               pues son hierros de tus pies
               el oro de mi cabeza.
               Que no importa que bizarro,
               cuando a ser monarca vengas,
               la cabeza de oro tengas
               si al fin son los pies de barro.
               En este castillo preso
               te servirán de lición
               los consejos de Solón
               y el desengaño de Creso;
               que, para poder vengar
               mi injuria y tu tiranía,
               por matarte cada día
               nunca te pienso matar.
               Llevadle.

FASELO:

               Dióme el poder
               la mano subiendo yo;
               si la escala se quebró
               ¿qué mucho venga a caer?
               Haga la suerte inclemente
               prueba en mí, que hasta morir,
               a lo menos en sufrir
               seré más que tú prudente;
               que no irritaré tu furia
               hablando en tu menosprecio,
               porque sé que el preso es necio
               que al juez con la lengua injuria.

Llévanle.


Pág. 111 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Sale EFRAÍM con una carta
EFRAÍM:

               Aquésta trujo un correo
               para Faselo tu hermano,
               y siendo el fin inhumano
               que tuvo su reino hebreo,
               huyó de ti, que ignorante
               no le aseguró el temor
               las leyes de embajador.
               Mira si es algo importante.
Toma la carta y lee

HERODES:

               "Si acaso a tu hermano has muerto
               por casarte con su esposa,
               por ser la honra peligrosa,
               lo que hay en ello te advierto.
               En mujer ausente es cierto
               ser mudable la mejor.
               Josefo, el gobernador
               que diste a Jerusalén,
               a la infanta guarda bien,
               mas no con ella tu honor."
               ¡Cielos! ¡Oh celos! ¿Creeré
               lo que este papel afirma?
               No; porque carta sin firma
               si no miente no hace fe.
               Pues ¿cómo satisfaré
               sospechas que hace al temor?


Pág. 112 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

Lee
               "Josefo, el gobernador,
               que diste a Jerusalén,
               a la infanta guarda bien
               mas no con ella tu honor."
               Agora, alma, ¿os acobarda
               un papel sin más consejo?
               ¡Josefo, cielos, Josefo!
               ¿La infanta y no mi honor guarda?
               Vuestra venganza, ¿qué aguarda,
               deshonra, pues os han muerto?
Lee
               "En mujer ausente es cierto
               que es mudable la mejor."
               ¡Ah, peligros del honor
               que os anegáis junto al puerto!
               ¿De qué, corona, servís,
               si ya con afrenta tanta
               sois cordel de mi garganta
               que a darme muerte venís?
               Pisaréos, pues sufrís
               agravios de una mujer
               sin que os ose más traer
               mi cabeza deshonrada,
               porque afrenta coronada
               echaráse más de ver.


Pág. 113 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

               ¡Válgame Dios! ¡Que se guarde
               con tanta industria la vida
               de acero y hierro vestida
               tras la muralla cobarde!
               ¡Que no osando hacer alarde
               del oro naturaleza
               guarde tanto su riqueza,
               que le sirven las montañas
               de cofres, cuyas entrañas
               aseguran su aspereza!
               ¡Con naves de nácar cierra
               las perlas que esconde el mar,
               y aun no las puede guardar
               del avaro y de su guerra!
               ¡Con armas la fértil tierra
               a sus plantas satisfizo,
               archeros de espinas hizo
               contra el interés sutil,
               y hasta la fruta más vil
               vistió el arnés de un erizo!
               ¡Y que la honra que es suma
               de todo el valor y ser,
               la fíe de una mujer
               que es viento, sombra y espuma!
               ¿Del humo vil, de la pluma,
               confianza se ha de hacer?
               ¿Cómo ha de poder tener
               cargas del honor molestas
               una mujer flaca a cuestas,
               sin que le deje caer?


Pág. 114 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

               ¡Ah, vil papel, en quien pinta
               la deshonra mis desvelos!
               ¡Si son veneno los celos,
               veneno es también tu tinta!
               La muerte, en suma, sucinta
               me has dado, pero castigos.
               ¡Ay, renglones enemigos!
               En mis manos mas deshonra
               es, rasgándoos, contra mi honra
               multiplicar los testigos.
Rasga el papel y
vuelve a coger los fragmentos
               Vuelva a cogeros mi afrenta,
               que seré, si roto os dejo,
               como quien rompe el espejo
               y en pedazos le acrecienta.
               En vano mi agravio intenta
               vengarse en vos; pero rabio,
               y aunque no es mi furor sabio,
               soy toro, a quien se le escapa
               el dueño y hace en la capa
               demostración de su agravio.
               Honra, flor sois que se agosta
               con vientos de una sospecha.
               Celos os da la cosecha
               del amor a vuestra costa.
               ¡Hola! Ensilladme una posta.
               A Jerusalén, engaños,
               que son los instantes años.
               ¡Averigüemos, desvelos,
               si son infiernos los celos,
               lo que serán desengaños!

Vanse.


Pág. 115 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Salen SALOMÉ y ARISTÓBALO
ARISTÓBALO:

               Bella esposa, ten sosiego.

SALOMÉ:

               Menosprecios de la infanta
               a mi enojo añaden fuego;
               no ha de ser su altivez tanta
               como la que a ver hoy llego
               en su ánimo levantado.
               Bastara el ser yo tu esposa,
               cuando no fuera mi estado
               de estirpe tan generosa
               como la que ella ha heredado.

ARISTÓBALO:

               ¿En qué tu valor afrenta,
               Salomé hermosa, la infanta?


Pág. 116 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


SALOMÉ:

               En mejor lugar se asienta;
               ni cuando entro se levanta,
               ni cortesana hace cuenta
               de mí. Fui a verla a su casa
               que la sirve de prisión,
               hallándola tan escasa
               que su loca presunción
               aun las altezas me tasa.
               Una vez sola me dio
               este título en un hora
               que conmigo conversó,
               porque soberbia y señora
               tantos rodeos buscó
               y términos desiguales
               para mostrar la grandeza
               de sus humos más que reales
               que por ahorrar de otra alteza
               me habló por impersonales.
               Yo colérica, "Ya sobras,"
               le dije, "de descortés.
               Y ambiciosa fama cobras;
               que quien en palabras es
               avara, ¿qué hará en las obras?
               No hayas miedo que destruyas
               bien crïada tus grandezas,
               pues cuanto más serlo arguyas
               y me dieres más altezas,
               aumentarán más las tuyas.
               Infanta como tú soy,
               con tu hermano desposada,
               no en menor estado estoy
               ni tú tan entronizada
               que así me desprecies hoy.


Pág. 117 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


SALOMÉ:

               ¿Qué imperio romano alcanza
               tu ambición, que crece al doble,
               y te obliga a tal mudanza,
               no campea en el más noble
               mucho más la buena crïanza?"
               Respondióme, "Sí, campea,
               mas no con su desigual,
               y aunque real tu sangre sea
               no iguala a mi estado real,
               que eres, en fin, idumea.
               Yo, que de Abraham desciendo
               y de David he tenido
               la corona, que pretendo
               por mil años he traído
               la sangre real que estás viendo,
               y si a tu padre hizo el cielo
               rey, dispensando en las leyes
               que hace el poder en el suelo,
               ¿qué sé yo, si guardó bueyes
               en Palestina tu abuelo?"
               Levantóse airada y loca
               yendo a responderle yo
               por lo que a su honra toca,
               y descortés me dejó
               con la palabra en la boca.
               Mas no importa que si alcanza
               la carta que hoy a Faselo
               le despachó mi venganza,
               satisfacerme recelo
               quitando a la esperanza
               que siendo su esposa tiene
               del solo y real posesión
               que Judea le previene,
               y su loca presunción
               verá en lo que a parar viene.


Pág. 118 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


ARISTÓBALO:

               Anda, no mires, mi bien,
               en aquesas liviandades.
               Antes, si me quieres bien,
               a renovar amistades
               conmigo a su cuarto ven.

SALOMÉ:

               ¿Qué dices? ¿Yo, tal bajeza?

ARISTÓBALO:

               Oye, que ella sale acá.

SALOMÉ:

               Excusemos su grandeza,
               que el palacio rodeará
               por no intitularme alteza.
Vanse.
Salen MARIADNES y JOSEFO

JOSEFO:

               Tanto te adora como esto.

MARIADNES:

               Muerte mandó que me dieses
               cuando la suya supieses.

JOSEFO:

               No le es el morir molesto
               tanto como el ver que quedas
               A la tirana elección
               de Faselo, en ocasión
               que persuadida de él puedas,
               olvidando la venganza
               de su muerte, ser su esposa;
               que en las mujeres es cosa
               ordinaria la mudanza
               y más en muerte o en ausencia.

MARIADNES:

               Mal de mí se satisface
               quien tan poco caudal hace
               de mi amor.


Pág. 119 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


JOSEFO:

               ¿Con qué paciencia
               morirá quien te dio el alma,
               si para mayor castigo
               te casas con su enemigo?

MARIADNES:

               Nunca dio fruto la palma
               si su consorte la quitan.
               Anque otro planten por él
               palma soy de Herodes fiel.
               Cuando matarle permitan
               sus enemigos, ¿qué importa
               si no tengo de dar fruto,
               menos que en llanto y en luto,
               a quien mi palma me corta?
               De mi esposo no me quejo,
               puesto que de mi opinión
               no tiene satisfacción,
               antes estimo, Josefo,
               que me mande dar la muerte,
               y cuando él no la mandara
               yo mismo la ejecutara,
               que no es mi amor menos fuerte
               que el de Porcia para hacer
               lo que sus hechos declaran,
               pues cuando dagas faltaran
               brasas supiera comer.

JOSEFO:

               A tu esposo guarde el cielo,
               que es lo que importa, señora;
               porque, aunque tanto te adora,
               no es tan bárbaro Faselo
               que en su sangre misma bañe
               sus manos.


Pág. 120 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


MARIADNES:

               Hacen los celos
               mil crueldades.

JOSEFO:

               Tus recelos
               la cuerda prudencia engañe.
               Faselo no es rigoroso
               ni de manera terrible
               que el natural apacible
               de su valor generoso
               trueque en hazaña tan fiera.
               Ya ves cuán opuestos son
               los dos en la condición,
               y que quien los considera
               tiene por menos tratable
               a tu Herodes que a Faselo.

MARIADNES:

               Su muerte es la que recelo;
               mas, haga el hado inmutable
               lo que quisiere, que yo,
               viva o muera, determino
               seguir el mismo camino
               que el cielo a mi esposo dio.

JOSEFO:

               Divierte esos pensamientos,
               no siempre en eso imagines.

MARIADNES:

               Cuando a eso me determines,
               ¿cómo si mis pensamientos,
               ya duerma, ya esté despierta,
               siguiendo a mi esposo van,
               entretenerse podrán,
               ni qué habrá que los divierta?


Pág. 121 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


JOSEFO:

               Con ellos mismos podrás
               consolarte y divertirte.
               No llegues a persuadirte
               que es muerto tu esposo; mas
               imagínate que viene
               por rey de Jerusalén,
               y por que se haga más bien,
               si es que aquesto te entretiene,
               finjamos que Herodes soy,
               que habiendo vencido Augusto
               a Marco Antonio con gusto
               de su vitoria vengo hoy
               a transformar tu tristeza
               en abrazos y alegría,
               que ya suceder podría
               salir mi ficción certeza.

MARIADNES:

               ¡Ay, que no soy yo, Josefo,
               tan dichosa!

JOSEFO:

               Deja ahora
               de agorar tu bien, señora,
               y haz esto que te aconsejo.
               Veamos con qué blasones
               sabes darle el parabién
               cuando entre en Jerusalén.

MARIADNES:

               No sé lo que en tus razones
               hallo que me pronostican
               algún dichoso suceso;
               que me consuelas confieso.

JOSEFO:

               ¡Así remedios se aplican
               a la tristeza!


Pág. 122 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


MARIADNES:

               Ahora bien,
               aunque por ser tan pequeños
               como tesoro entre sueños
               después más pena me den,
               por buen presagio he tenido
               tu propuesto pasatiempo;
               ocupemos así el tiempo,
               que en mi esposo no es perdido.

JOSEFO:

               Salgo, pues, esposa mía.

MARIADNES:

               ¡Ay, príncipe de mis ojos!
               No con sus reflejos rojos
               alegra el sol tanto el día
               como tu amada presencia,
               en tanto más estimada
               cuanto menos esperada,
               como de la cruel sentencia
               del bárbaro fratricida.
               ¿Libre, caro esposo, vienes?

JOSEFO:

               Porque si tú mi alma tienes,
               mal puede ofender mi vida
               quien quitármela pretende,
               siendo tú mi esposa bella
               el fiel depósito de ella.

MARIADNES:

               Bueno es, que mi mal suspende,
               Josefo, el entretenido
               engaño que has inventado.
               ¡Ay Dios si en ti transformado
               mi esposo hubiese venido!

JOSEFO:

               Podrá ser que profetice
               su libertad mi invención.


Pág. 123 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Sale HERODES acechando
HERODES:

               (Averiguad, confusión, (-Aparte-)
               si lo que la carta dice
               es verdad, por vuestros ojos,
               y satisfaceos de espacio.
               Por la huerta de palacio
               me han traído mis enojos
               a este cuarto, donde espero
               apurar mi pena crüel,
               aunque si me ofende en él
               no es cuarto, sino tercero.
               Mas--¡ay, cielos!--no me quejo
               sin causa, ni mentís vos,
               papel; aquí están los dos
               solos, la infanta y Josefo.
               Mirad, honra, desde aquí
               sustanciar la información
               que, puesta en ejecución,
               ha de salir contra mí.)

MARIADNES:

               Pasa, Josefo, adelante;
               asegundemos favores,
               presagios de mis amores;
               que haces muy bien un amante.


Pág. 124 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

               (¿Qué es esto, cuerdo temor? (-Aparte-)
               Si favores asegundan,
               en los primeros se fundan
               mis injurias, ¡ay, honor!
               Vuestra muerte llorar quiero;
               papel, en creeros me fundo,
               si este agravio es el segundo,
               ¿luego vistes el primero?
               ¿Luego ya me han ofendido?
               ¿Luego habláis por evidencias?
               Luego ¡ay, ciegas consecuencias,
               mi muerte habéis conseguido!
               "¡Que haces muy bien un amante,"
               dijo! Y un traidor también,
               diré yo, y diré más bien.
               ¿Hay desdicha semejante?)

JOSEFO:

               Digo, pues, esposa mía,
               que ya bien puedo gozar
               tal nombre, sin recelar
               del que usurparme quería
               el título con que Amor
               hace de sus gustos ley,
               que hoy ha de verme su rey
               Jerusalén.

HERODES:

               (¡Oh, traidor! (-Aparte-)
               ¿El reino me tiranizas?
               ¿Esposa a la infanta llamas?
               ¿Ausente mi boda infamas?
               ¿Torpes bodas solemnizas?
               ¿Esto escucho y tengo seso?)


Pág. 125 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


MARIADNES:

               ¿Cómo has vencido imposibles,
               dueño amado, tan terribles?

JOSEFO:

               Dejando al infante preso,
               que tu esposo se llamaba.

HERODES:

               (Preso imagina que estoy.) (-Aparte-)

JOSEFO:

               Trocó la Fortuna hoy,
               que de mudable se alaba
               su prosperidad, de suerte,
               derribando su ambición,
               que a su reino y pretensión
               dará triste fin su muerte.

HERODES:

               (Ya imagina que Faselo (-Aparte-)
               dio a mi vida fin cruel.)

JOSEFO:

               Muerto, pues, y libre de él
               no hay de quién tener recelo.

MARIADNES:

               ¡Qué bárbaro!

JOSEFO:

               ¡Qué arrogante!

MARIADNES:

               ¡Qué indiscreto!

JOSEFO:

               ¡Qué atrevido!
               ¡Llamóse, en fin, tu marido!

MARIADNES:

               ¿Cómo siendo tú mi amante
               tienes celos?

JOSEFO:

               Es forzoso.

MARIADNES:

               ¿Por qué?

JOSEFO:

               Amor es desconcierto.

MARIADNES:

               Pues ¿quién los tiene de un muerto?

JOSEFO:

               ¡Ay mi bien¡

MARIADNES:

               ¡Y ay dulce esposo!

JOSEFO:

               ¿No celebras mi venida?

MARIADNES:

               ¿Cómo?

JOSEFO:

               Dándome los brazos.


Pág. 126 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Descúbrese HERODES
HERODES:

               Primero, haciéndoos pedazos,
               aunque en quitaros la vida
               no satisfaga mi afrenta,
               mitigaré mi furor.
               ¡Vivo está Herodes, traidor,
               aunque por muerto le cuenta
               el honor que me has quitadol
               ¡Torpe Flora, Herodes vive,
               que hoy en tu sangre apercibe
               lavar la honra que has manchado!

MARIADNES:

               ¡Ay mi bien, que vivo vienes,
               que vuelves con libertad!
               Burlas en veras trocad,
               abrazos y parabienes.

HERODES:

               ¡Aparta, adúltera crüel,
               que ya engaños llegan tarde
               contra el afrentoso alarde
               que he visto, y este papel
               en oprobío tuyo afirma,
               que aunque sin firma se ha escrito,
               mis ojos, que tu delito
               han visto, sirven de firma.

JOSEFO:

               ¡Señor!

HERODES:

               ¡Ah, infame sin ley!
               ¿Señor nombras al que infamas?
               ¿Mujer a mi esposa llamas?
               ¿De mi reino te haces rey?


Pág. 127 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Salen EFRAÍM y HERBEL
EFRAÍM:

               Gran señor: ya sabe
               Jerusalén tu venida;
               y alegre y agradecida
               de que sobre el trono grave
               de su silla te autorice
               Augusto César, previene
               triunfos, y a besarte viene
               los pies.

HERODES:

               ¡Ay suerte infelice!
               Prended a aqueste traidor,
               no me entre ninguno a ver,
               que mal puedo su rey ser
               sin seso, vida y honor.
               Cerrad esas puertas todas,
               llevadme de aquí esta infame,
               ninguno reina la llame,
               que el tálamo de sus bodas
               será un mortal cadahalso.
               Esté en el castillo presa.
               ¿Qué hacéis villanos? Daos priesa.

JOSEFO:

               Mira, gran señor.

HERODES:

               ¡Ah falso!
               ¡Ah tirana de mi honor,
               qué de engaños viles sabes!
               Llevadla y dadme las llaves.

MARIADNES:

               ¿Hay tal crueldad, tal rigor?


Pág. 128 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Llévanlos, quedándose HERODES solo
HERODES:

               ¿Quién creyera, honra mía, que perdida
               por un vasallo, su amistad borrara
               y que una mujer fácil derribara
               la fortaleza vuestra ya abatida?
               El interés de una corona olvida
               obligaciones, la belleza rara
               postra amistades, y en la ausencia avara
               el loco a la mujer firmeza pida.
               Si el amor y el reinar es tiranía
               que derriba el honor del más prudente,
               y el fuego del amor la ausencia enfría,
               no es mucho que él me agravie y ella afrente.
               ¡Malhaya, amén, el hombre que confía
               de amigo avaro y de mujer ausente!


Pág. 129 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Sale otra vez EFRAÍM
EFRAÍM:

               Sal, gran señor, si pretendes
               sosegar la plebe loca
               que se alborota y provoca
               cuando ser su rey entiendes.
               Jerusalén, conmovida
               de una nueva extraordinaria,
               a tu corona contraria
               en riesgo pone tu vida.
               Tres reyes que en el oriente
               diademas Arabia da,
               y de Tarsis y Sabá
               ciñen nobles cada frente,
               con soberbia ostentación
               y variedad de vasallos,
               dromedarios y caballos
               traen tu corte en confusión.
               Reposteros de brocado
               de su recámara real,
               ofrecen al sol sitial
               mejor que el suyo dorado.
               Las cargas debajo de ellos,
               aunque cubiertas están,
               en la fragancia que dan
               desde los corvos camellos
               odoríferos aromas,
               muestran ser de más estima
               que el bálsamo que sublima
               en Gadir y ofrece en pomas.


Pág. 130 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


EFRAÍM:

               Atan el sabeo aroma,
               porque ir más süave pueda,
               cordones de fina seda,
               garrotes de plata y oro.
               Y los penachos sin suma
               que al aire adulan sutiles,
               son portátiles pensiles
               que llevan montes de pluma.
               Venerable majestad
               representa el rey primero,
               pagando en plata el enero
               los tres tercios de su edad.
               El segundo, que retrata
               de abril el joven decoro,
               censos toma al tiempo en oro,
               que después trocará en plata.
               Y el tercero más robusto
               con el enano se atreve,
               bruñido a hacer que la nieve
               su color envidie adusto,
               pues la bella perfección
               de su negra compostura
               enseña, con la hermosura
               de sus partes, trabazón.
               Con esta presencia bella
               han entrado todos tres
               en tu corte, y dicen que es
               su paje de hacha una estrella
               que a vista de esta ciudad
               se les ha desparecido,
               sin que el sol haya podido
               suplirles su claridad.


Pág. 131 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


EFRAÍM:

               Y así perdido su norte
               contra la ambición, concluyen
               que hasta las estrellas huyen
               los peligros de la corte.
               Síguelos Jerusalén,
               miran las damas sus talles,
               y ellos por plazas y calles
               preguntan a cuantos ven
               adónde está el que ha nacido
               rey de los judíos.

HERODES:

               Tente.

EFRAÍM:

               "Vimos su estrella en oriente
               y a adorarle hemos venido."

HERODES:

               ¿A adorar vienen al rey
               que ha nacido a los judíos?
               ¿Qué aguardáis temores míos,
               celes sin orden ni ley?
               No ha un hora apenas que reino,
               y cuando acaba un traidor
               de quitarme el ser y honor,
               ¿me quita un muchacho el reino?
               ¿Cuándo hubo persona alguna,
               cielos, que nacer rey pueda?
               El reino que no se hereda
               le conquista la Fortuna.
               Pues ¿quién es éste que ahora
               nace rey y me atropella?
               ¿Quién es éste que a una estrella
               manda ser su embajadora?


Pág. 132 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

               ¿Éste que con ella avisa
               tres reyes y cortes hace,
               éste que al punto que nace
               coronas de oriente pisa?
               Si le viene de derecho
               a la sangre de Judá
               y a mi, idumeo, me da
               Roma el reino sin provecho,
               ¿para qué Augusto me elige?
               De David la descendencia
               hereda esta preeminencia;
               mas la ambición que me aflige
               no tiene de permitir
               agravio tan evidente,
               el que fuere descendiente
               de David ha de morir.
               A Aristóbulo prended,
               que por ser hijo de Hircano
               su derecho tiene llano.
               ¿No vais?

EFRAÍM:

               Sí, señor.

Vase uno


Pág. 133 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

               Poned'
               nuevas guardas a la infanta.
               Dad un garrote a Josefo.
               No quede mozo ni viejo
               de la estirpe real y santa
               del rey profeta con vida.
               Ponga esto en ejecución
               esa romana legión
               en mi guarda apercebida.
               Mi vida importa su fin;
               muera también el senado
               de los setenta que han dado
               tanta fama al sanhedrín.
               No quede hombre en Israel
               que sangre de David tenga.
               Aunque fama a alcanzar venga
               a Herodes del más crüel
               que vio el mundo, no haya hombre
               que en el siglo venidero
               si un rey quiere pintar fiero
               no le atribuya mi nombre.
               Sangre mi rabia derrame,
               que en ella mi reino fundo.
               Quien cruel fuere en el mundo
               Herodes desde hoy se llame.


Pág. 134 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

               Esos tres Reyes de oriente
               a mi presencia llamad,
               los escribas convocad,
               no quede escriba o prudente
               en los libros de la ley
               y profeta que no acuda
               a sacarme de esta duda.
               Sepamos quién es el rey
               que encubriéndose de mí
               recién nacido me asombra,
               rey en mi agravio se nombra
               y trae de oriente hasta aquí
               los reyes de tres en tres
               y predominando estrellas
               en todos nace sobre ellas;
               que si acaso Dios no es,
               a pesar de la Fortuna,
               si una vez sé donde está
               túmulo suyo será
               en vez de trono su cuna.
Vanse.


Pág. 135 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Salen TIRSO, BATO,
PACHÓN y FENISA
TIRSO:

               ¡Válgate Dios por chicote,
               por pesebre y por portal!
               Bato, ¿vistes tal zagal?

BATO:

               Lindo es, ¡voto a mi capote!

PACHÓN:

               No nace el blanco cordero
               mientras que la oveja bala
               que vista el vellón por gala,
               más nevado que un enero.
               No regocija el cabrito
               recién nacido al pastor
               por las peñas trepador
               de rojas pintas escrito;
               ni el corzo, o simple ternera,
               mientras que los pechos goza
               cuando a la madre retoza
               en el soto o la ribera,
               dan tanto gusto, pardiez,
               como el chicotillo bello.

FENISA:

               No hago sino ir a vello
               y apenas, Pachón, hay vez
               que me aparte de él, que luego
               me aquillotro por volver
               a verle.

TIRSO:

               Debe de ser
               el dios de amor.

PACHÓN:

               Ése es ciego.
               Mas estotro sus dos ojos
               como dos candelas tien,
               par Dios, dichosa es Belén
               en gozar tales despojos.


Pág. 136 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


TIRSO:

               ¡Y que un pesebre sea cuna
               de quien lleva al sol ventaja!
               Cuando le vi entre la paja,
               Pachón, voto a mi fortuna,
               que quitándome el pellico
               en somo de él se le eché,
               sólo entonces envidié
               del rey el toldo más rico.

BATO:

               ¿En el heno estaba echado?

TIRSO:

               ¿No has visto cuando conservas
               entre la paja las servas
               o el níspero coronado,
               la camuesa con su flor,
               que trae en ambas mejillas
               cual dama las salserillas
               a pares de la color?
               Pues la competencia es baja,
               porque no hay camuesa o serba
               entre la atocha o la hierba
               como el chico entre la paja.

PACHÓN:

               Yo cuando vi su hermosura
               le dije, "¡Pardiez, garzón,
               que quien en la paja os pon
               para comer vos madura,
               y pues en Belén os dan
               a cuantos os quieren bien,
               si es casa de pan Belén
               creo que sois el Dios pan
               que para que mos hartéis
               de la troj del cielo abaja,
               pues como pan en la paja
               hermoso grano nacéis!"
               Debió entender mi simpleza
               el tamaño.


Pág. 137 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


FENISA:

               ¿Cómo así?

PACHÓN:

               Porque se rió de mí,
               meneando la cabeza
               que los rayos del sol dora.

BATO:

               Qué, ¿se rió?

PACHÓN:

               Y juntamente
               llorara creo agua ardiente,
               pues me abrasa y enamora.

FENISA:

               ¿Y la madre?

PACHÓN:

               Ésa es la luna,
               el sol, el alba, el ciprés,
               la flor, la palma en Cadés,
               la Fénix que sola es una.

TIRSO:

               ¿Y el padre?

PACHÓN:

               El Jusepe es
               esposo de niña tal,
               padre del bello zagal.

TIRSO:

               Para en uno son los tres.

PACHÓN:

               ¡Y el buey, Bato, y el borrico!

FENISA:

               En eso habías de parar.

PACHÓN:

               ¡Par Dios! que le quise dar
               mil besos en el hocico.
               ¿Pues el mancebete hermoso
               que de alas y plumas lleno
               el cielo volvió sereno
               y más que el sol relumbroso
               que en aquella noche o día,
               alegró nuesa majada
               con la divina embajada?

BATO:

               ¡Pardiobre, que parecía
               un ángel!


Pág. 138 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


FENISA:

               Si era ángel,
               ¿qué mucho lo pareciese?

PACHÓN:

               ¡Ahao! ¿Mas que no se cayese
               volando?

TIRSO:

               ¿No era Luzbel,
               el otro que por roín
               le echoren?

BATO:

               ¡Desdicha brava!

FENISA:

               Garridamente volaba.

PACHÓN:

               Era de Dios volatín;
               mas ¿qué hué lo que cantó?
               Porque yo, por San Mingollo,
               que tengo fraco el meollo
               y no me acuerdo.

BATO:

               Ni yo.

TIRSO:

               "Gloria a Dios en las alturas,"
               nos cantó el bello rapaz;
               y luego, "en la tierra paz
               a las humanas criaturas."

PACHÓN:

               Gloria a Dios, paz a la tierra
               nos cantó; decís verdad.

TIRSO:

               Y de huena voluntad.

BATO:

               ¿Luego ya no ha de haber guerra?

TIRSO:

               Si es el Mesías el chico,
               según Josef le da el nombre,
               her cuenta entre Dios y el hombre
               paz perpetua.


Pág. 139 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


PACHÓN:

               Del borrico,
               Bato, yo estó enamorado.
               ¡Oh, quién en él se volviera
               y en el pesebre estuviera
               junto del zagal atado!
               Pardiez, porque no llorara,
               que le había de arrullar,
               y en vez, Bato, de cantar,
               sospecho que rebuznara.
               De parto estaba Fenisa,
               que el día que me casé
               como huevo la dejé
               de dos yemas, dando prisa
               por las torrijas, y yo
               que goloso me comía,
               Bato, más que la freía;
               luego que el ángel cantó
               la gloria y paz de aquel modo,
               enamorado del son,
               sin alzar el cucharón
               salí con sartén y todo,
               y alegróme de manera
               en la voz, plumas y cara,
               que creo, si entonces bajara,
               que las torrijas le diera.


Pág. 140 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Sale LISENO
LISENO:

               Pastores: si queréis ver
               lo que no sé encareceros,
               ni es bien por no deteneros,
               volvé al portal que ha de ser
               más que el templo celebrado
               que a Dios labró Salomón.
               Venid, veréis el garzón
               de tres reyes adorado,
               que piden que los despache
               para sus reinos con gozo:
               prata el buen viejo, oro el mozo,
               y el tercero es azabache.
               Perdióseles una estrella
               que les mostrara el camino,
               cuando a ver la corte vino,
               y ellos, a escuras sin ella,
               a Herodes hueron a hablar,
               preguntando por un reye
               que ha nacido y nuesa leye
               diz que viene a mejorar.
               Lleno el crüel de alboroto,
               pidió que a adorarle fuesen
               y por allí se volviesen,
               porque él humilde y devoto
               quería adorarle también;
               pero lo que de esto saco...
               --¡Que Herodes es un bellaco!—


Pág. 141 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


LISENO:

               Salió de Jerusalén
               de los tres la trinca bella,
               y apenas el campo pisan,
               cuando contentos divisan
               otra vez la hermosa estrella.
               Y guïados al portal
               venturoso de Belén,
               aquel brinco de Dios ven
               de oro, nácar y cristal,
               en los brazos del aurora
               que tal bello sol encierra.
               Cada cual postrado en tierra,
               los pies le besa y adora,
               y de oro, mirra y encienso,
               tributo le van a dar.
               Mas ¿cómo oso yo contar
               ni medir lo que es inmenso?
               El portal que reverencio
               es éste del Dios de amor,
               vedle y callad, que es mejor
               que la lengua aquí el silencio.
Descúbrese un portal de heno, romero y paja,
lleno de copos de nieve, y en él la adoración
de los REYES como se pinta

FENISA:

               ¡Hermosa apariencia a fe
               y de fe a lo que imagino,
               que este aparador divino
               por misterio le tendré!

TIRSO:

               Postrado el rey viejo está
               a los pies del Dios de amor.


Pág. 142 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


BATO:

               Es del cielo emperador,
               por eso los pies le da.

PACHÓN:

               ¡Dichoso el que en tales leyes
               emplea alma y corazón!

FENISA:

               No vi en mi vida, Pachón,
               igual cuatrinca de reyes.

PACHÓN:

               Como es de amor la baraja,
               gana el cielo el que aquí envida
               el corazón y la vida.

TIRSO:

               ¿Cuatro reyes sobre paja?
               ¿Ay tal cuatrinca? ¿Ay tal juego?

BATO:

               Y son los reyes presentes
               de manjares diferentes.

PACHÓN:

               Es verdad, porque a ver llego
               que el uno, que en negros pastos
               y toscos reina, será
               el rey de bastos.

TIRSO:

               ¡Verá
               qué gallardo rey de bastos!

PACHÓN:

               El viejo de reales ropas
               que en la copa al niño ofrece
               el incienso, me parece
               que se llame el rey de copas,
               y el mozo que sus tesoros
               rinde al chico y oro abate,
               de eterna ley y quilate,
               llamarse puede rey de oros.

TIRSO:

               Pues el niño, si a vencer
               viene al mundo y el pecado
               de nuesa flaqueza armado,
               rey de espadas vendrá a ser.


Pág. 143 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


PACHÓN:

               Antes lo viene a ser todo,
               que Dios que el alma me abranda,
               hoy profetizar nos manda,
               y así digo de este modo,
               que si la divinidad
               que encubre es el oro rico
               que disfraza en el pellico
               de nuesa mortalidad,
               y es infinita la ley
               del oro de su riqueza,
               según su naturaleza,
               de oros el niño es rey.

FENISA:

               Después, cuando se desangre
               en el huerto, y el temor
               de la muerte y su rigor
               le obligue a que se dé en sangre,
               bañando flores y ropas
               y el cáliz de mi ventura
               beba en copa de amargura,
               será entonces rey de copas.

TIRSO:

               Otro manjar le señalo
               cuando se eclipse la luz
               del sol y sobre la cruz
               el triunfo le entre del palo.
               Que si allá su reino muda,
               y con tal basto deshace
               las culpas, contra quien nace
               rey de bastos es, sin duda.

BATO:

               Mísero quien le provoca
               y en desgracia suya caiga,
               cuando de dos filos traiga
               la espada puesta en la boca,
               que las almas condenadas
               eternamente al volcán,
               por su desdicha sabrán
               que este niño es rey de espadas.


Pág. 144 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Sale NISO
NISO:

               Pastores: el que tuviere
               hijo al pecho de su madre,
               para que el vivir le cuadre
               escóndale, si no quiere
               que el furor de un rey tirano,
               lobo de tiernos corderos,
               bañe en leche los aceros
               de su cuchillo inhumano.
               Degollar los niños manda
               que de dos años abajo
               paguen en risa el trabajo
               de sus madres, y en demanda
               de la inocencia pueril,
               andan verdugos crüeles
               cortando tiernos claveles
               que apenas sacó el abril.
               Sin que con él aproveche
               el llanto que los socorre;
               por las calles sangre corre,
               y entre ellas cándida leche.
               Poco los ruegos importan
               de las madres, que en sus brazos
               los lloran hechos pedazos,
               porque los pechos los cortan
               para quitárselos de ellos,
               y sus gargantas segando
               la leche que están mamando
               vuelve a salir por sus cuellos.
               De este milano cruel
               esconded vuestros polluelos,
               que sin admitir consuelos
               sus hijos llora Raquel.


Pág. 145 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


FENISA:

               ¡Ay desdichada de mi!
               Un niño de trece días
               tengo, y de las penas mías
               consuelo. Amigos vení
               y en las peñas le escondamos
               que en estos montes están,
               que, en fin, más blandas serán
               que aqueste tirano.

PACHÓN:

               Vamos.

TIRSO:

               No es bien que en pámpanos podes
               el majuelo de Israel,
               tirano rey.

FENISA:

               ¡Huego en él!

PACHÓN:

               Es un tigre.

FENISA:

               Es un Herodes.
Vanse.
Salen HERODES, HERBEL, JABEL y OTROS

JABEL:

               Sosiégate, gran señor.

HERODES:

               ¿Cómo queréis que sosiegue
               quien la vida, el reino y honra
               a un tiempo y a un punto pierde?
               ¡La vida un traidor me quita,
               la honra una mujer leve;
               el reino, que aún no he gozado,
               un niño que me atormente!
               Hidrópico estoy de sangre,
               más sed tiene quien más bebe.
               Dejad que me harte en ellas
               y aplaque este fuego ardiente.


Pág. 146 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

               Mueran todos, pues que muero,
               y traspase en mí la muerte
               toda la jurisdicción
               que sobre los hombres tiene.
               No ha de quedar de David
               hombre o niño en quien conserve
               la esperanza que ha fundado
               el reino sobre su especie.
               La parca soy de las vidas,
               cortaré en pámpanos verdes
               los sarmientos que en Judá
               para atormentarme crecen.
               Prometiéronme volver
               en hallando los tres reyes
               a este niño portentoso
               que han adorado sin verle;
               mas, pues que me han engañado,
               y mi propósito aleve
               conocen, pues temerosos
               a avisarme de él no vuelven,
               paguen en él mis agravios
               todos cuantos inocentes
               a los pechos de sus madres
               su amor alimenta en leche.
               Podrá ser que muera entre ellos
               el triunfador del oriente
               que, naciendo coronado,
               cetros pisa y reyes vence.
               Bañe en su sangre el cuchillo
               el que mi vasallo fuere,
               porque el fuego en que me abraso
               puedan mitigar sus fuentes.
               De dos años tengo un hijo
               que, engendrado en Mitilene,
               de la sangre de Judá
               derecho a este reino tiene,
               mas degolladle también
               para que ninguno quede
               exento de mi furor,
               pues él pasa por sus leyes.


Pág. 147 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


JABEL:

               Catorce mil y más niños
               degollados enternecen
               las piedras, que con su sangre,
               no piedras, cera parecen.
               ¿Un niño te hace temblar?
               Monarcas rindes, ¿y temes
               la inocencia de un infante?

HERODES:

               Niño no, gigante fuerte
               es quien gigantes conquista;
               si recién nacido puede
               postrar reyes a sus plantas,
               ¿qué hará, vasallos, si crece?
               Dejadme morir matando,
               nadie me hable ni aconseje;
               rey soy, púrpura de sangre
               es la que mi rabia quiere.


Pág. 148 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Sale MITILENE con un niño en los brazos
vestida a lo bizarro, de judía
MITILENE:

               ¿Cómo es posible, señor,
               que a tu mismo hijo sentencies
               al riguroso cuchillo
               de los verdugos crüeles?
               ¿Tu misma imagen deshaces?
               Llega en este espejo a verte,
               que de tu misma sustancia
               con mis brazos se guarnece.
               La amada vida le diste,
               ¿qué dirá de ti el que viere
               que lo que una vez has dado
               avariento a quitar vuelves?
               Tu misma sangre derramas,
               sangra, médico imprudente,
               la vena del corazón
               que en fuego de mi amor hierve.


Pág. 149 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Sale otra JUDÍA con otra
criatura en los brazos
JUDÍA:

               Cielos, ¿cómo permitís,
               si es que os preciáis de clementes,
               tan bárbara crueldad?
               ¿Qué Falaris, qué Diomedes
               hizo tal? Tirano rey,
               ¿qué hazañas a honrarte vienen?
               ¿Qué triunfos te inmortalizan?
               ¿Qué injurias te hacen que vengues?
               ¿Posible es que los balidos
               de este cordero inocente
               no enternecen tus entrañas
               y tus ojos humedecen?
               Mátame a mí, deja un niño
               que apenas en el oriente
               de su vida ve la luz
               cuando se pone en la muerte.

Quitalas los niños de los brazos


Pág. 150 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

               Soltad, enfadosas madres,
               los amorosos joyeles
               que vuestros pechos adornan
               y a más venganza me mueven;
               retratos de aquel infante
               que a usurpar mi reino viene.
               Lobo soy, corderos busco,
               vuestra sangre me sustente.
               Espigas sois de David,
               en berza es razón que os siegue.
               Racimos sois de Judá,
               vendimia ros quiero en ciernes.
               ¿Lloráis? Pero ¿qué me espanta?
               También los sarmientos verdes
               lloran antes de dar fruto.
               Flores sois de almendro fértil,
               yo cierzo que por tempranos
               me manda el rigor que os seque,
               mi rabia que os despedace,
               mi pena que os atormente.
               ¡Ojalá que entre vosotros
               aquel infante estuviese,
               de mi frenesí la furia
               causa y principio inclemente!
               Satisficiera mi hambre
               con las manos, con los dientes,
               porque con su corazón
               mi enojo hiciera un banquete.
               Pero supliréis por él,
               y serviréis en mi muerte
               de ofrenda, como corderos;
               morid, pues Herodes muere.

Vase


Pág. 151 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


MITILENE:

               Pedid venganza, hijo mío,
               al cielo.

JABEL:

               Tiernos claveles,
               a Dios vuestra sangre clama.
               Hijos, pedidle que os vengue.
Sale EFRAÍM y descúbrese muerto
HERODES con dos niños desnudos
y ensangrentados en las manos

EFRAÍM:

               Murió el bárbaro rabiando
               y ahogando los dos Abeles.
               Se libró Jerusalén
               de sus tiránicas leyes.
               Sirva su vista de espanto,
               y demos fin con su muerte
               a su inaudita crueldad
               y lástima a los presentes.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg