La vida de Herodes: 139

Pág. 139 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


PACHÓN:

               Del borrico,
               Bato, yo estó enamorado.
               ¡Oh, quién en él se volviera
               y en el pesebre estuviera
               junto del zagal atado!
               Pardiez, porque no llorara,
               que le había de arrullar,
               y en vez, Bato, de cantar,
               sospecho que rebuznara.
               De parto estaba Fenisa,
               que el día que me casé
               como huevo la dejé
               de dos yemas, dando prisa
               por las torrijas, y yo
               que goloso me comía,
               Bato, más que la freía;
               luego que el ángel cantó
               la gloria y paz de aquel modo,
               enamorado del son,
               sin alzar el cucharón
               salí con sartén y todo,
               y alegróme de manera
               en la voz, plumas y cara,
               que creo, si entonces bajara,
               que las torrijas le diera.