La vida de Herodes: 125

Pág. 125 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


MARIADNES:

               ¿Cómo has vencido imposibles,
               dueño amado, tan terribles?

JOSEFO:

               Dejando al infante preso,
               que tu esposo se llamaba.

HERODES:

               (Preso imagina que estoy.) (-Aparte-)

JOSEFO:

               Trocó la Fortuna hoy,
               que de mudable se alaba
               su prosperidad, de suerte,
               derribando su ambición,
               que a su reino y pretensión
               dará triste fin su muerte.

HERODES:

               (Ya imagina que Faselo (-Aparte-)
               dio a mi vida fin cruel.)

JOSEFO:

               Muerto, pues, y libre de él
               no hay de quién tener recelo.

MARIADNES:

               ¡Qué bárbaro!

JOSEFO:

               ¡Qué arrogante!

MARIADNES:

               ¡Qué indiscreto!

JOSEFO:

               ¡Qué atrevido!
               ¡Llamóse, en fin, tu marido!

MARIADNES:

               ¿Cómo siendo tú mi amante
               tienes celos?

JOSEFO:

               Es forzoso.

MARIADNES:

               ¿Por qué?

JOSEFO:

               Amor es desconcierto.

MARIADNES:

               Pues ¿quién los tiene de un muerto?

JOSEFO:

               ¡Ay mi bien¡

MARIADNES:

               ¡Y ay dulce esposo!

JOSEFO:

               ¿No celebras mi venida?

MARIADNES:

               ¿Cómo?

JOSEFO:

               Dándome los brazos.