La vida de Herodes: 120

Pág. 120 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


MARIADNES:

               Hacen los celos
               mil crueldades.

JOSEFO:

               Tus recelos
               la cuerda prudencia engañe.
               Faselo no es rigoroso
               ni de manera terrible
               que el natural apacible
               de su valor generoso
               trueque en hazaña tan fiera.
               Ya ves cuán opuestos son
               los dos en la condición,
               y que quien los considera
               tiene por menos tratable
               a tu Herodes que a Faselo.

MARIADNES:

               Su muerte es la que recelo;
               mas, haga el hado inmutable
               lo que quisiere, que yo,
               viva o muera, determino
               seguir el mismo camino
               que el cielo a mi esposo dio.

JOSEFO:

               Divierte esos pensamientos,
               no siempre en eso imagines.

MARIADNES:

               Cuando a eso me determines,
               ¿cómo si mis pensamientos,
               ya duerma, ya esté despierta,
               siguiendo a mi esposo van,
               entretenerse podrán,
               ni qué habrá que los divierta?