La vida de Herodes: 118

Pág. 118 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


ARISTÓBALO:

               Anda, no mires, mi bien,
               en aquesas liviandades.
               Antes, si me quieres bien,
               a renovar amistades
               conmigo a su cuarto ven.

SALOMÉ:

               ¿Qué dices? ¿Yo, tal bajeza?

ARISTÓBALO:

               Oye, que ella sale acá.

SALOMÉ:

               Excusemos su grandeza,
               que el palacio rodeará
               por no intitularme alteza.
Vanse.
Salen MARIADNES y JOSEFO

JOSEFO:

               Tanto te adora como esto.

MARIADNES:

               Muerte mandó que me dieses
               cuando la suya supieses.

JOSEFO:

               No le es el morir molesto
               tanto como el ver que quedas
               A la tirana elección
               de Faselo, en ocasión
               que persuadida de él puedas,
               olvidando la venganza
               de su muerte, ser su esposa;
               que en las mujeres es cosa
               ordinaria la mudanza
               y más en muerte o en ausencia.

MARIADNES:

               Mal de mí se satisface
               quien tan poco caudal hace
               de mi amor.