La vida de Herodes: 115

Pág. 115 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Salen SALOMÉ y ARISTÓBALO
ARISTÓBALO:

               Bella esposa, ten sosiego.

SALOMÉ:

               Menosprecios de la infanta
               a mi enojo añaden fuego;
               no ha de ser su altivez tanta
               como la que a ver hoy llego
               en su ánimo levantado.
               Bastara el ser yo tu esposa,
               cuando no fuera mi estado
               de estirpe tan generosa
               como la que ella ha heredado.

ARISTÓBALO:

               ¿En qué tu valor afrenta,
               Salomé hermosa, la infanta?