La vida de Herodes: 113

Pág. 113 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


HERODES:

               ¡Válgame Dios! ¡Que se guarde
               con tanta industria la vida
               de acero y hierro vestida
               tras la muralla cobarde!
               ¡Que no osando hacer alarde
               del oro naturaleza
               guarde tanto su riqueza,
               que le sirven las montañas
               de cofres, cuyas entrañas
               aseguran su aspereza!
               ¡Con naves de nácar cierra
               las perlas que esconde el mar,
               y aun no las puede guardar
               del avaro y de su guerra!
               ¡Con armas la fértil tierra
               a sus plantas satisfizo,
               archeros de espinas hizo
               contra el interés sutil,
               y hasta la fruta más vil
               vistió el arnés de un erizo!
               ¡Y que la honra que es suma
               de todo el valor y ser,
               la fíe de una mujer
               que es viento, sombra y espuma!
               ¿Del humo vil, de la pluma,
               confianza se ha de hacer?
               ¿Cómo ha de poder tener
               cargas del honor molestas
               una mujer flaca a cuestas,
               sin que le deje caer?