La vida de Herodes: 105

Pág. 105 de 151
La vida de Herodes Acto III Tirso de Molina


Sale AUGUSTO César como
emperador a lo antiguo,
laurel en la cabeza,
bastón y acompañamiento
AUGUSTO:

               Gracias al cielo que ya
               no tendré competidor
               que contradiga el favor
               que la Fortuna me da.
               Marco Antonio huyó vencido;
               ampárele la gitana
               tan bella como liviana,
               y recójale en el nido
               de Menfis, que si procura
               defenderle, y allí están
               sus pirámides, podrán
               servirles de sepultura,
               si los pasos no les toma
               mi valor y la presteza
               con que la egipcia belleza
               triunfos me previene en Roma.
               Marchad a Egipto, soldados,
               muera Marco Antonio en él,
               Cleopatra dé a mi laurel
               triunfos de fama doblados.
               Mas ¿qué miro? ¿Éste no es
               Herodes, mi fiel amigo?
               Pues ¿qué delito y castigo
               cadenas ciñe a sus pies?
               ¿Faselo no es éste? ¡Cielo!
               Pues ¿cómo será razón
               que Herodes esté en prisión
               y coronado Faselo?
               ¡Bárbaro! ¿A tu hermano prendes?