La vida de Herodes: 099

Pág. 099 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


HERODES:

               En Jerusalén te deja
               por sabio Gobernador
               mi tirano fratricida;
               a los muertos es razón
               satisfacer los amigos
               dando muestras de su amor;
               no túmulos de Artemisa,
               no aromas que exhala el sol,
               no pirámides de Menfis
               han de hacer ostentación
               de la lealtad que me debes,
               sino una resolución,
               quilate de tu amistad,
               descanso de mi pasión.

JOSEFO:

               Cuanto más difícil fuere
               dándome fama mayor,
               ilustrará más mi nombre
               y honrará mi sucesión.
               La vida y el ser te debo;
               hechura, príncipe, soy
               de tus manos; deshacerme
               puedes, seguro dispón
               de mí y de ella a tu servicio.

HERODES:

               Júrame, pues, si no son
               lisonjeras tus promesas,
               de ser fiel ejecutor
               de lo que aquí te mandare.

JOSEFO:

               Niégueme su amparo Dios,
               su sepultura la tierra
               y el mundo su habitación
               cuando no lo ejecutare,
               y con nombre de traidor,
               como quien su patria vende,
               me aborrezca mi nación.