La vida de Herodes: 098

Pág. 098 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


JOSEFO:

               Gran señor:
               ¿de qué sirven esas quejas?

HERODES:

               De aliviar el corazón.
               ¡Ay, Josefo! ¿Cómo puedo,
               cuando sé que a morir voy,
               dejar en Jerusalén
               el alma en tal confusión?
               ¿Podré yo tener descanso,
               cuando en un infierno estoy
               de celos, si mi enemigo
               de mi infanta es sucesor?
               Hoy a mi esposa he alcanzado,
               pues ¿será justo que hoy
               llame dueño con mi muerte
               a mi ingrato matador?
               Ya a Faselo llame esposo,
               ya al crüel emperador,
               siendo un preso de su gusto
               de afrentosa posesión,
               ¿qué gloria en el otro mundo
               tendrá el alma que la amó,
               si despojos que ha ganado
               premio de otro dueño son?
               ¿Quieres tú darme remedio?

JOSEFO:

               Pluguiera, príncipe, a Dios,
               que hallaran en mí tus penas
               segura satisfación.

HERODES:

               Sí la hallarán, si eres fiel.

JOSEFO:

               Siempre te tuve afición.