La vida de Herodes: 095

Pág. 095 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


Sale EFRAÍM
EFRAÍM:

               A tu hermano, gran señor,
               traen a tu presencia preso.

FASELO:

               Que temo verle os confieso,
               que, aunque a mi sangre es traidor,
               es mi hermano, y mis enojos
               su presencia ablandará,
               que es mi sangre, y se entrará
               al corazón por los ojos.
               Pluguiera a Dios que no fuera
               tan a costa de mi vida
               la injuria de él recebida,
               que si yo vivir pudiera
               sin la prenda que me ha hurtado,
               viera en mí la diferencia
               que le hace la clemencia
               de que noble me he preciado.
               Sin la infanta será en vano
               adorándola vivir,
               y si el uno ha de morir,
               viva yo y muera mi hermano,
               vengándose mis enojos
               sin verle, que en tal demanda
               Amor, como es niño, ablanda
               niñas que están en los ojos.
               Llevadle preso conmigo,
               que, si a la infanta renuncia,
               la muerte que ya pronuncia
               Marco Antonio, su enemigo,
               contra él, vuelta en amistad,
               celebraré en su favor
               los quilates de mi amor
               y la ley de mi piedad.

Vanse todos.