La vida de Herodes: 090

Pág. 090 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


FENISA:

               ¿En fin, que también a mí
               me empotran?

VERDUGO:

               Hermana, sí.

FENISA:

               El que a nadie no perdona
               es un potro, ¡ay mi Pachón!

PACHÓN:

               Aunque el ánima me arrancas,
               tú irás, Fenisa, a las ancas,
               y yo me tendré al arzón.

FENISA:

               ¡Oh huego de Dios en potro
               que sin albarda ni cincha
               ni camina ni relincha!

PACHÓN:

               Ese potro, dómele otro,
               pues, no comiendo cebada,
               sin menearse de un puesto
               al rollo llega tan presto
               que es su ordinaria jornada.

VERDUGO:

               Acaben.

FENISA:

               No se dé prisa.

VERDUGO:

               ¿No se desnudan?

FENISA:

               ¡Ay cielo!

PACHÓN:

               Potro de palo y en pelo
               a caballo y en camisa,
               corcovos sin caminar,
               medroso en él, el más diestro
               al de encima con cabestro
               y al de abajo sin herrar.
               Atados el uno al otro,
               descoyuntando medulas,
               verdugo el mozo de mulas,
               ¡válgate el diablo por potro!