La vida de Herodes: 089

Pág. 089 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


Salen PACHÓN, FENISA
y un VERDUGO
VERDUGO:

               Ya está el potro aparejado,
               paciencia, hermano, ¿qué espera?
               Acabemos. Ropa afuera.

PACHÓN:

               Quedaréme en verdugado
               cuando me quede con él,
               que es verdugo sin ser dama.
               Fenisa, si el potro es cama
               de nuestra boda crüel,
               a gentil boda, por Dios,
               nos convida el casamiento.
               ¿No bastaba por tormento
               el casarnos a los dos?
               Supuesto que hay suegra
               en casa ¿hay potro que más afrija
               que una suegra que, prolija
               rezongando al que se casa,
               gruñe más que una lechona?