La vida de Herodes: 064

Pág. 064 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


MARIADNES:

               Pastor ilustre, espera,
               primero que provoques
               sospechas que en el alma
               engendran mis temores.
               Con la verdad me engañas,
               pues pienso que propones
               sucesos de mi vida
               trocando el reino y nombres.
               Casi lo que refieres,
               antes que el cuento tornes,
               para pintar mi historia,
               te da falsos colores.
               Yo debo ser, sin duda,
               la que, llamando Doris,
               cuando a Faselo aguardo,
               me das por dueño a Orontes.
               ¿Qué es esto?

HERODES:

               Infanta bella,
               sosiega y no te asombren
               sucesos que a las veces
               hermanan ocasiones.
               No es ésta la primera
               que en dos distintos nombres,
               naturaleza sabia
               un mismo rostro forme.
               ¿Qué mucho, pues, que así
               amor sujetos forje
               con cuya semejanza
               engendre admiraciones?

MARIADNES:

               No sé qué diga en eso,
               tú mismo me responde,
               y acaba de sacarme
               de tantas confusiones.

HERODES:

               Quedaba de mi historia...

MARIADNES:

               En que dejaste a Doris
               dando con su desmayo
               a Amor ponderaciones.