La vida de Herodes: 052

Escena II
Pág. 052 de 151
La vida de Herodes Acto II Tirso de Molina


Salen MARIADNES y HERODES, de pastor
MARIADNES:

               Deja, pastor, que el sol sus flechas quiebre
               en las hierbas menudas que marchita
               y a ese caballo dan fértil pesebre;
               y mientras el tirano solicita
               mi deshonra y su bárbara venganza
               por la ocasión que tu valor le quita,
               entre estas sombras que el rigor no alcanza,
               y en cuyas hojas leves representa
               a los tiempos el viento su mudanza,
               premiada tu lealtad tome a su cuenta
               principios de favores que te debo,
               y porque los asiente, aquí te asienta.

HERODES:

               Afrentaránse de favor tan nuevo
               estos cedros y palmas, gran señora,
               de la ventaja y dicha que les llevo;
               quisieran ellos humillar agora
               sus elevadas cumbres y cabezas
               para besar tus pies, que el mundo adora.