La vida de Herodes: 047

Pág. 047 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Afrentado le hice hüir,
               despejando el aposento,
               porque no hay descortesía
               a quien no acompañe el miedo.
               Fue a buscar vasallos suyos
               porque, volviendo con ellos,
               con agravios dé principio
               a tu amor, señora, honesto.
               Aun no le dejé tomar
               las ropas reales, que ofrezco
               en muestra de mi valor
               y prueba de sus intentos;
Saca sus vestidos
               que quien desnudó del alma
               el noble comedimiento,
               bien merece por castigo
               que lleve desnudo el cuerpo.
               Si aguardas su vuelta torpe,
               que tardará poco, pienso
               que has de llorar deshonrada
               violadores menosprecios.
               Porque no intenta casarse
               el que pretende violento
               gozar despojos robados
               que le vienen de derecho.
               Éstas son las ropas suyas,
               y los brazos, señora, éstos,
               que en defensa de tu fama
               serán del honor trofeos.
               Mira lo que determinas,
               que, si tomas mi consejo,
               huyendo de los peligros
               sale vitorioso el cuerdo.