La vida de Herodes: 044

Pág. 044 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


Sale HERODES de pastor
HERODES:

               Busco lo que hallando en vos,
               después que con vida os veo,
               ha de hacer, hermosa infanta,
               corte ilustre este desierto.
               Agua rosada salí
               a pedir a un arroyuelo
               que, coronado de rosas,
               les bebe el licor de Venus,
               para espantar el desmayo
               que de vuestro rostro bello
               tiranizaba las flores
               de Amor, que es su jardinero.
               Mas, ya que volviendo en vos
               la luz al sol habéis vuelto,
               la primavera a estos prados,
               las estrellas a estos cielos,
               para dar a la Fortuna
               justos agradecimientos,
               quisiera que me feriaran
               sus lenguas los lisonjeros.

MARIADNES:

               ¿Sabéis quién soy?

HERODES:

               Por mi dicha.

MARIADNES:

               ¿Quién me trujo aquí?

HERODES:

               Recelo
               si os lo digo, gran señora,
               que he de aguaros el contento.

MARIADNES:

               ¡Ay de mí! ¿Por qué ocasión?
               Temores, si salís ciertos,
               yo haré en mi vida injuriada
               lo que el desmayo no ha hecho.