La vida de Herodes: 037

Pág. 037 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Decís bien. ¡Ay suerte incierta!
               ¡Qué avarienta os me mostráis,
               pues la dicha que me dais
               o es pintada o medio muerta!
Llévala HERODES

PACHÓN:

               ¡Por Dios que es desgracia extraña!

FENISA:

               ¿Quién diablos la metió a ella
               en andar, siendo doncella,
               corriendo por la montaña
               a caza sobre un rocín?

TIRSO:

               La mujer, si es recogida,
               no ha de tener más caída
               que la de un bajo chapín.

FENISA:

               Metióse en oficio ajeno,
               tomóse lo que la vino;
               que lo que pecó en mi lino
               lo paga ahora en mi heno.

PACHÓN:

               ¿No será bien avisar
               a los que, desparramados,
               andan por montes y prados
               y vinieron a cazar
               con ella, que a remediarla
               acudan? No se nos muera
               entre manos

TIRSO:

               Bueno fuera
               que aquí viniesen a hallarla
               y nos pidiesen su muerte.