La vida de Herodes: 036

Pág. 036 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


Saca HERODES a MARIADNES
desmayada en los brazos
HERODES:

               Pastores, sentid conmigo
               hoy la pérdida mayor
               que pudo hacer el Amor.
               Llamadme, si es que os obligo,
               venturoso, desdichado,
               en el hallazgo que he hecho.

FENISA:

               Que es el príncipe sospecho.

PACHÓN:

               Mas ¿si se ha descalabrado?

FENISA:

               No es sino la hermosa infanta
               de Jerusalén.

HERODES:

               Si muere,
               ni el sol dar vueltas espere
               a su hermosa esfera y santa,
               ni en sucesión infinita
               piense la naturaleza
               eslabonar su belleza
               cuando la mayor nos quita,
               que del fuego que amenaza
               en el diluvio segundo
               la destrabazón del mundo
               llegó al término.

FENISA:

               Esta caza
               dola al diablo, nunca ha hecho,
               si este bien, a los que engaña.

TIRSO:

               En esta pobre cabaña,
               aunque grosero, hay un lecho:
               de heno y paja está lleno,
               echadla sobre él, señor,
               que toda hermosura en flor
               viene a rematar en heno.