La vida de Herodes: 014

Pág. 014 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


ANTIPATRO:

               No hallo coronas a tu nombre iguales,
               hijo invencible, que tu fortaleza
               premien mejor que abrazos paternales;
               ceñir tu cuello en vez de tu cabeza
               las cívicas no bastan, ni murales,
               ni cuantas dio de Roma la grandeza
               a la ambición que eternizó su fama,
               puesto que junte al oro, al roble y grama.
               Conquista reinos que dichoso goces,
               gana blasones que te inmortalicen,
               plumas tu fama añada que veloces
               el valor te aseguren que predicen,
               y mientras la Fortuna que conoces
               en tu favor los tiempos autoricen,
               antes que acabe el círculo su rueda
               un clavo al eje pon, y estará queda.
               Si enamorado vuelves, no me espanto,
               que Marte y Venus al amor producen,
               pues sus hazañas triunfarán en tanto
               que sus aceros a sus llamas lucen.
               Tus dos hermanos a su yugo santo
               dos cuellos dichosísimos reducen,
               los más hermosos que en su ardiente carro
               puso coyundas el Amor bizarro.
               Hircano, rey y sacerdote sumo,
               al reino y templo que eterniza el Arca
               y a Dios da habitación en niebla y humo,
               entre las alas que el querub abarca,
               en premio del favor--según presumo--
               con que se ve sacerdotal monarca,
               sus dos hijos ofrece, luz del cielo,
               a tus hermanos Salomé y Faselo.
               Importa que prevenga su partida
               por lo que el nombre ganará idumeo,
               si a la corona aspira apetecida
               que restauró a su sangre el Macabeo.

Vase ANTIPATRO