La vida de Herodes: 010

Pág. 010 de 151
La vida de Herodes Acto I Tirso de Molina


HERODES:

               Pero donde se ve más
               mi venganza victoriosa
               fue en la pueril inocencia,
               pues de las madres piadosas
               arrancando tiernos hijos,
               mostré que mi sed provoca
               sangre en leche de inocentes
               medio blanca y medio roja.
               Bajé a Armenia desde allí,
               y destruyendo sus tropas,
               en púrpura de sus venas
               teñí sus listadas tocas.
               Encastillóse su rey
               en un castillo, una roca
               tan alta, que su cabeza
               coronó del sol la zona.
               Era de peña tajada
               y con una entrada sola
               tan inexpugnable y fuerte,
               que haciendo dificultosa
               su conquista, aseguraba
               al rey la vida y las joyas
               que atesoró en su homenaje
               la codicia temerosa.
               Pero como el interés
               tiene alas, sus puertas rotas,
               sirvió de escala una pica
               por donde subió la honra.
               Y franqueando las llamas
               la entrada a mi gente heroica,
               retrató el fuego en Armenia
               venganzas griegas de Troya.